lamarea.com

jueves 20 septiembre 2018

Opinión

Erosión ‘a la catalana’

“Todo apunta al principio del fin de un Gobierno incapaz de lidiar con el independentismo. Pero el PP, el PSOE y la Justicia española también sufren un notable desgaste”.

06 abril 2018
18:08
Compartir
Erosión ‘a la catalana’
Cristina Cifuentes y Mariano Rajoy. PP

La semana pasada España asistió a cómo el sistema judicial, apoyado por el Gobierno y gran parte de los diputados –PP, PSOE y Ciudadanos– trataban de imponer a la sociedad una idea de violencia que no respondía más que al empeño por criminalizar las manifestaciones y los pasos de los independentistas catalanes. En aquellos cuatro días, los papeles estelares, además del juez Pablo Llarena y el PP, fueron para dos políticos socialistas: José Luis Ábalos, secretario de organización del PSOE, y Miquel Iceta, primer secretario del PSC. El primero comparó a los independentistas con movimientos armados latinoamericanos; Iceta habló de la posibilidad de “un enfrentamiento civil”·.

Todo ello respondía la necesidad de justificar el procesamiento de los líderes políticos independentistas por el delito de rebelión. Más allá de que dicha acusación carece de toda base jurídica, la forma en la que la mayoría de los políticos españoles y de los medios de comunicación la apoyaron dibujaba un panorama que podía derivar hacia lo grotesco o hacia una transformación brutalizante de la justicia, algo que no sorprendería a nadie dados los últimos pasos en recortes de las libertades individuales en España. Por lo que parece, y por ahora, la decisión de la justicia alemana de dejar en libertad a Puigdemont ha puesto freno a la locura represiva en la que estaba entrando el país. Por ahora.

Eso, en cuanto a la semana pasada. Esta ha resultado más interesante si cabe. En solo cinco días han empezado a soltar arenilla las columnas que sostienen la Justicia, el Gobierno, la Universidad, el PSOE y el PP.

Este  podría ser un resumen del principio del fin:

Justicia española. La Justicia alemana ha rechazado que exista delito de rebelión. Ello deja al descubierto que la construcción de “violencia” que necesita dicho delito no tiene consistencia. Al menos no en Alemania, que pasaba por ser el “país más duro” al que se podía enfrentar el presidente Puigdemont. Con ello, además, quedan en evidencia los políticos y medios de comunicación que han ayudado a sostener tal disparate. Cabe añadir que el menoscabo que puede suponer todo ello a la Justicia española se une al varapalo que recibieron el Supremo y el Constitucional hace menos de un mes por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) al decretar que quemar una foto del rey entra dentro de la libertad de expresión.

El Gobierno de España. Cuando Mariano Rajoy decidió dejar que las relaciones de Cataluña con España se pudrieran definitivamente, el apoyo independentista no llegaba a un tercio de la población, la mayoría pedía celebrar un referéndum sobre el asunto, y la posibilidad de mandar a las fuerzas del orden españolas a cargar contra la ciudadanía parecía una broma de El Jueves. Y, sin embargo, eso que algunos llaman “inacción” de Rajoy era en realidad una acción brutal: atizar el desprecio a las instituciones catalanas, hasta acabar ocupándolas, y ceder a la Justicia una labor convenientemente azuzada por la Fiscalía del Estado. La huida de Puigdemont y parte de sus correligionarios a Bélgica fue, como se ha demostrado, una hábil estrategia para internacionalizar el conflicto. Y de paso, recordar al resto de las democracias europeas que aquí tenemos parte de la dictadura franquista aún sin solucionar, entre otros detalles en descomposición. En este momento, resulta evidente que a Rajoy la jugada se le ha ido de las manos y que el papel de su Gobierno ya no solo ha quedado en cueros en la UE, sino también entre sus propios votantes españoles.

La Universidad española. Paralelamente a la libertad de Puigdemont corre el caso del máster de la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, que sería chusco de no resultar un golpe dramático a la credibilidad de la Universidad española. La mentira de Cifuentes ha quedado más que demostrada, a lo que hay que sumar que ni siquiera ha sido refutada con un mínimo de rigor. Ella sigue encastillada, pero no es lo peor. Lo peor es lo que arrastra consigo. Por un lado, evidentemente, la credibilidad del PP, a la que tampoco le quedaba ya mucho pelo. Pero por otro, haber obligado al rector a intervenir, e implicar con ello a varios catedráticos y catedráticas, deja a la altura del betún a una de las pocas instituciones que, pese a haber visto cómo la dejaban en los huesos, aún no había sido salpicada por la corrupción ya habitual y omnipresente en España.

El Partido Popular (PP). El papel que ha jugado el Gobierno de Mariano Rajoy, ya detallado anteriormente, amenaza con arrastrar al partido completo. Las formas políticas del propio Rajoy, rayanas en un autoritarismo de provincias, ha impuesto un argumentario a la posible “nueva generación” de políticos que parecían llamados a renovar una fuerza que empieza a descoserse por la parte del franquismo y la evidente decadencia. Son Javier Maroto, Andrea Levi y Pablo Casado quienes han defendido públicamente las posturas más insostenibles, que nos son pocas, de los últimos años: corrupciones varias, recortes de libertades, violencia en Cataluña…

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Es el del PSOE quizás uno de los papeles más tristes en los últimos años, tocando la pandereta en el ya cuestionado concierto del Gobierno del PP en Cataluña. El artículo 155 de la Constitución no se habría podido aplicar sin su apoyo, y cabe recordar que se trata de un artículo que, justo un mes antes de que se hiciera, nadie pensó que pudiera aplicarse. Fruto de aquello, la tan bochornosa como sorprendente foto de Miquel Iceta con la plana mayor del PP en Cataluña, así como la participación socialista en las manifestaciones convocadas por Societat Civil Catalana. Su justificación de las cargas policiales del 1 de octubre, su apoyo al encarcelamiento de Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart y Joaquim Forn, su sostén a la idea de un delito de rebelión… Todo ello debe sumarse al hecho de que fueron ellos quienes, con su abstención, permitieron en la práctica que el PP se hiciera con el Gobierno una vez conocidos ya los principales casos de corrupción y financiación irregular, así como la gestión de la crisis, terrible para la mayor parte de la población. Y, para finalizar, se le puede poner la guinda de haber vuelto a firmar con el PP la negativa a que se juzguen los crímenes del franquismo.

Así pues, si a alguien le cabía alguna duda de que el conflicto con Cataluña iba a suponer una de las mayores erosiones, si no la definitiva, al llamado Régimen del 78, ya puede ir despejándola.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

Periodista y escritora. También colabora en Público.es y Cuatro, entre otros medios. Su última novela es Honrarás a tu padre y a tu madre. Recibió el Premio del Director de la Semana Negra de Gijón (2012) y el Premio Dashiell Hammet de novela negra (2012), entre otros galardones. Previamente trabajó para El Mundo, Cadena Ser, RNE, Diario ADN, Telecinco, Antena 3, La Sexta...

8 comentarios

  1. alias
    alias 09/04/2018, 18:36

    Cuanto palmero tiene lamarea

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 07/04/2018, 22:17

    Apoyo a los presos de Altsasua y contra la represión, vamos a Pamplona a la manifestación del 14 de abril.
    PLATAFORMA POR LA LIBERTAD DE ALFON, MADRES CONTRA LA REPRESION, CGT STAP.

    Responder a este comentario
  3. Chorche
    Chorche 07/04/2018, 22:13

    RASSEMBLEMENT POUR LA LIBERTÉ D’EXPRESSION EN ESPAGNE.
    12 AVRIL 2018 á 11 HEURES FACE Á LA COUR EUROPÉENNE DES DROITS DE L’HOMME. (ESTRASBOURG).
    On demande la liberté pour les rappeurs, (Valtonyc, Hasel, La Insurgencia), les journalistes et les tweeters condamnés á prison pour s’exprimer.
    Pour tout renseigement: +34650648030
    merce28paris@hotmail.com

    Responder a este comentario
  4. Tino Rosón
    Tino Rosón 07/04/2018, 20:16

    Bravo Cristina Fallarás. Claro, conciso y aterrador

    Responder a este comentario
  5. jamonfresco
    jamonfresco 07/04/2018, 19:55

    Jo Cristina que diferencia con su homónima la popular y mentirosa Cifuentes.
    Tengo que decirle que debe cambiar su apellido por el de Nofallaras.
    Acierta en todo lo que dice em este artículo se le ha olvidado de mencionar al PELIGRO NARANJA con sus triquiñuelas y sus desvaríos que le convierten al parecer (Oh My God) en el partido más y mejor colocado en el parvulario político español.
    Un partido que niega hoy lo que afirma ayer, que hace lo contrario de lo que promete, un partido que se dice blanco y lo que está es muy empolvado.
    Un partido oportunista con líderes erráticos maniáticos y siempre muy bien empolvados, Ciudadanos es una mentira mayor y un grave peligro para la democracia española y la dignidad de sus habitantes. Un mecanismo preparado y financiado por el IBEX 155 y los medios subordinados.
    Le da igual apoyar a la infausta Susana de pequeña socialista y ahora sucia y lista que a la delincuente de Cifuentes en Madrid.
    Cualquier día enloquece de delirium tremens y se suicida solo hay que ayudarle a mostrar claramente sus tripas venenosas de hiel y fango gangrenado

    Responder a este comentario
  6. stato corruto
    stato corruto 07/04/2018, 19:30

    Zapatero y Rajoy cambiaron la Constitución a fin de asegurar a los bancos alemanes el cobro de la deuda española. Y no conviene olvidar la amabilidad de la ‘Justicia’ española con empresas alemanas, como en los casos de la Talidomida, Volkswagen y otros, donde fueron absueltas de pagar indemnizaciones a los afectados españoles, contrariamente a lo resuelto en EEUU, Francia, Reino Unido… y la propia Alemania, donde han sido condenadas a sanciones e indemnizaciones millonarias. El gran Sobrecogedor pensaba que en base a ello Alemania “colaboraría”. Craso error, los jueces alemanes han demostrado ser independientes del Gobierno.

    Responder a este comentario
  7. Manuelenrique
    Manuelenrique 07/04/2018, 13:42

    Esta mujer es cada vez más peligrosa: inteligente, oportuna, lúcida, rigurosa… y además mantiene una dignidad apabullante. Y, encima, es mujer! Lo dicho.

    Responder a este comentario
  8. Carmen C.
    Carmen C. 07/04/2018, 11:59

    ¡Si no fuera por el buen periodismo, independiente y comprometido! sois cómo un faro, una esperanza y un buen amigx para quienes sentimos, ante la incomprensión de la mayoría, que se está involucionando en todos los ámbitos.
    Ay, los votantes españoles del PP, Cristina, aunque el amo les apalee le seguirán con docilidad.
    Muchos de ellos están adoctrinados en el franquismo, muchos otros son animalicos de costumbres, lo que se ha hecho siempre es lo correcto y luego la bestial manipulación que no cesa y a la que accede la mayoría de la gente. Manipula, manipula, que algo siempre queda.
    Que triste el papel del P(SO)E.
    Hay que aceptar que hace muchos años que ya no son socialistas; pero una aún tenía algo de esperanza en su regeneración.
    ¿Qué ha sido de lxs auténticxs socialistas? ¿Nada que decir?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".