lamarea.com

viernes 21 septiembre 2018

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

“Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega”.

15 septiembre 2018
11:47
Compartir
Nicaragua: La corrupción de lo mejor
Una manifestante sostiene un cartel que compara al presidente Daniel Ortega con el dictador nicaragüense Anastasio Somoza. Foto: Reuters / Jorge Cabrera.

Los filósofos latinos decían que la  corrupción de las cosas mejores es la peor. Lo hemos visto confirmado muchas veces a lo largo de la historia. Ahora, la evolución del Frente Sandinista en Nicaragua es un ejemplo de lo más claro de esta ‘corrupción de lo mejor’. La Revolución Sandinista, que triunfó sobre la dictadura familiar de los Somoza en 1979, y las primeras medidas tomadas por los sandinistas, como la campaña nacional de alfabetización, que movilizó a miles de jóvenes para llevar a la educación a los más apartados rincones del país, sacudió las conciencias de todos los sectores progresistas del mundo, lo que provocó una imponente ola de solidaridad internacional con Nicaragua. En mi empresa, Iberia, se formó un comité de solidaridad con el país, que empezó a lanzar unas hojas mensuales apoyando la Revolución Sandinista. En la primera hoja se podía leer: “NICARAGUA, Una luz de esperanza para todos los pueblos del Tercer Mundo que luchan por su liberación ¡AYUDA A MANTENERLA ENCENDIDA!”

Pero la luz de esperanza se apagó pronto. Desde EE. UU. se desató una feroz ofensiva contra esa revolución.Guerra a nivel político y económico, y en la frontera con Honduras se organizó y armó una fuerza guerrillera, la Contra,  para luchar contra los sandinistas. Una guerra que dejó extenuada a Nicaragua, y  llevó a que el Frente Sandinista perdiera  las elecciones de 1990. Pero lo peor no fue la pérdida de las elecciones, sino la reacción de la dirigencia sandinista. Antes de entregar el poder,  líderes y gente de su entorno pusieron a su nombre gran cantidad de bienes muebles e inmuebles, en una operación conocida popularmente como la piñata.

Formaron un grupo burgués que, conservando el nombre y el discurso revolucionario, en el terreno ético y moral fueron cayendo cada vez más bajo. Daniel Ortega se alió con Arnoldo Alemán, un expresidente notoriamente corrupto. Con una ley que penaliza el aborto en cualquier circunstancia se atrajo al cardenal Obando, líder de la Iglesia más reaccionaria. Estableció acuerdos con la gran patronal nicaragüense para que realizara sus negocios sin trabas y, por fin, lanzó el demencial proyecto del gran canal interoceánico.

Ortega, de nuevo en el poder tras las elecciones de 2007, controla todas las instituciones del Estado, la Junta Electoral Central y el poder judicial. Ha ilegalizado a las formaciones políticas que le podían hacer sombra y reformado la Constitución para permitirle la reelección indefinida. Por último, ha designado a su mujer, Rosario Murillo, como vicepresidenta de un país en el que la corrupción se masca. Y eso es lo que está en el fondo de las actuales movilizaciones populares.

En una carta firmada por Ernesto Cardenal, sacerdote y ministro del primer gobierno sandinista, y un numeroso grupo de personas, antiguos sandinistas y seguidores de la Teología de la Liberación, se afirma: No vivimos ninguna conspiración planificada, financiada y dirigida desde el norte. Es una insurrección de la conciencia, la de un pueblo harto de diez años de abusos, arbitrariedades, corrupción e impunidad. No es un golpe suave contra un gobierno revolucionario socialista, es una revuelta ciudadana contra un excelente alumno de las más pura recetas neoliberales. No es esto un gobierno sandinista, es un régimen terrorista”.

Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega. Y, además, dado que ya sabemos cómo se las gasta el gran vecino del norte, mucha gente pensó que las manifestaciones populares respondían a una de las conocidas maniobras de la CIA. Pero poco a poco la realidad se va abriendo paso.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Zugasti

Antonio Zugasti

6 comentarios

  1. Ricard S.A
    Ricard S.A 17/09/2018, 12:16

    Una cosa es la corrupción de la cupula Sandinista y otra que no intervenga la CIA en las protestas.
    Vamos a ver el FSLN es un movimiento mas que un partido politico al uso como tal alli dentro a ni el ideologico hay de todo y hay enormes diferencias entre la cupula de Managua que es un loby social democrata y el resto del FSLN del pais en la que hay trosquistas , anarcos , etc. Por otro lado se veia venir que los pactos antinatura de Daniel y la Rosario traerian estas consecuencias.

    Responder a este comentario
  2. Madab
    Madab 16/09/2018, 23:03

    De ser el caso Nicaragua el de Chile de Allende y la clase media chilena reventando a caceroladas las calles contra Allende, contra el desabastecimiento de supermercados (huelga de transportistas larguísima financiada por USA), etc., más toda la prensa chilena cargando contra Allende por hacer como Cuba, etc., me imagino que la clase media nicaragüense hoy, que no la clase popular, estaría como la chilena clamando por una salida del Gobierno de Allende, etc. Una oposición con armas de guerra y quema de guarderías, centros públicos, curas de por medio y todos los focos de medios occidentales es una repetición de las ya ensayadas revoluciones de terciopelo que Soros y fundaciones del departamento de Estado yanki han financiado y programado. De momento, y afortunadamente, han fracasado en Nicaragua. ¿Por qué no se montan en Colombia que ya llevan más de trescientos asesinatos de líderes populares y hoy es último ha sido una joven colombiana? Aquí aún se recuerda los sectores minoritarios de izquierda clase media clamando contra Gadafi y esperando que la Otan facilitara «liberar» al pueblo libio.

    Responder a este comentario
  3. Pedro T.
    Pedro T. 15/09/2018, 19:35

    Pero mi querido amigo Antonio, si ya está probado la intervención de la CIA en las revueltas de Nicaragua. Como es posible que la gente salga a las calles a protestar, con todo derecho, por un decreto del gobierno sobre la sesuridad social, el gobierno decide anularlo por las presiones de la calle y al día siguiente hay en las calles cientos de personas con rifles, bombas, quemando organismos oficiales (haan incendiado 30 alcaldías) y toda la prensa internacional (que es de derechas como todos sabemos) jaleando a los manifestantes y hablando de la dictadura nicaraguense. Esa prensa no hizo lo mismo cuando el golpe de estado de Honduras.
    Hablas del acuerdo de Daniel ortega y Arnoldo Alemán, pues claro de esa manera el sandinismo recuperó el poder, sino hubiera sido imposible. Por último recordar que es el único pais de Centroamérica en el que no hay maras y el de mayor seguridad ciudadana y el desarro humano más alto de toda la región.
    Los poderes fácticos no soportan que sea un país amigo de Venezuela y Cuba. Un abrazo Antonio

    Responder a este comentario
  4. Pedro T.
    Pedro T. 15/09/2018, 19:35

    Pero mi querido amigo Antonio, si ya está probado la intervención de la CIA en las revueltas de Nicaragua. Como es posible que la gente salga a las calles a protestar, con todo derecho, por un decreto del gobierno sobre la sesuridad social, el gobierno decide anularlo por las presiones de la calle y al día siguiente hay en las calles cientos de personas con rifles, bombas, quemando organismos oficiales (haan incendiado 30 alcaldías) y toda la prensa internacional (que es de derechas como todos sabemos) jaleando a los manifestantes y hablando de la dictadura nicaraguense. Esa prensa no hizo lo mismo cuando el golpe de estado de Honduras.
    Hablas del acuerdo de Daniel ortega y Arnoldo Alemán, pues claro de esa manera el sandinismo recuperó el poder, sino hubiera sido imposible. Por último recordar que es el único pais de Centroamérica en el que no hay maras y el de mayor seguridad ciudadana y el desarro humano más alto de toda la región.
    Los poderes fácticos no soportan que sea un país amigo de Venezuela y Cuba.

    Responder a este comentario
    • A.Z.
      A.Z. 16/09/2018, 19:15

      Mira Pedro, durante todos estos años hemos seguido en contacto con Nicaragua y hemos visto como el Sandinismo se iba deteriorando. ¿Por qué crees tú que esa prensa internacional, tan de derechas, se cebaba con Venezuela y dejába totalmente en paz a Nicaragua? Acusaba de dictatorial al gobierno chavista, que ha ganado un montón de elecciones bajo la supervisión internacional, mientras que no decía nada de Ortega, que reformó la constitución para poder ser reelegido indefinidamente, que ilegalizó uno tras otro a los partidos de la oposición que le podían hacdr sombra y, por fin, eelige a su mujer como vicepresidenta. ¿Quién te ha hablado de cientos de personas con rifles y bombas? ¿Crees que la CIA maneja a Ernesto Cardenal,a Gioconda Belli, a Sergio Ramirez y a tantos otros críticos de Ortega? ¿Piensas que la Universidad Centroamericana de Managua está influida por la CIA?
      No, Pedro, no podemos seguir abrazados a las ilusiones del pasado.
      Antonio

      Responder a este comentario
    • Lucho
      Lucho 18/09/2018, 15:28

      Señor Pedro. Daniel Ortega recibió el Instituto nicaragüense de seguridad social con superávit en 2007, 10 años más tarde usándolo como caja chica lo tiene en banca rota. De que se vale usted para decir q en mi país tenemos armas los rebeldes en contra del gobierno? Créame que de ser cierta esa aseveración aquí ya estaríamos en guerra. Somos muy aguerridos por aquí. El gobierno lo sabe,por esta razón las ventas de armas legales está congelada.
      Y con respecto a las quemas de instituciones, que opina usted de que previamente a las quemas de instituciones se evacuaban papelería y equipo de oficina?
      En una ocacion el jefe de la bancada del partido hablo de la quema de un edificio de la dirección general de ingresos en León, dijo “ahorita están quemando la digo en leon” minutos antes aparecieron paramilitares con bombas Molotov a efectuar la orden, la población no lo permitió. El gobierno de Nicaragua es un estado terrorista

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".