lamarea.com

miércoles 26 septiembre 2018

crónicas

Mi cuerpo

“El hecho de tener cuerpo de mujer me pone en peligro y me convierte además en una persona susceptible de ser violentada”. Una reflexión en torno a ‘La Manada’.

25 abril 2018
22:52
Compartir
Mi cuerpo
Una de las imágenes utilizadas en una campaña contra el acoso callejero en Madrid.

Hace algunos días compartí una jornada con un grupo de mujeres y hombres jóvenes. Hasta que llegué a casa y me desnudé, no me di cuenta de lo delgados y elásticos que eran sus cuerpos, de la diferencia. Tengo 50 años y, ya en la ducha, me alegró mucho hacerme con mi cuerpo, con su solidez y la constatación del paso del tiempo sobre él. Divina, magnífica constatación.

Hablamos poco del cuerpo, sobre todo las mujeres y sobre todo llegadas a una cierta edad. Forma parte del engaño que supone pensar que somos algo intangible y el cuerpo representa solo un peso que cargamos, a menudo incómodo, y objeto de la mayoría de los ataques contra nuestra satisfacción y nuestro equilibrio. Somos cuerpo. Somos nuestro cuerpo. Y en el caso de las mujeres, nuestro cuerpo es susceptible de ser violentado. Esto es así por el simple hecho de que es diferente al del hombre. Tan poquísimo diferente. Mis genitales, mi pecho y mi rostro –no mi educación ni mi inteligencia ni mis capacidades– me convierten en un ser susceptible de ser atacado, agredido, despreciado, violado. Por esa simple razón.

La manera en la que industria, consumo y cultura alimentan nuestra frustración es una forma de violencia, por supuesto. Pero hay algo más, algo que puede considerarse “histórico”: el hecho de tener cuerpo de mujer me pone en peligro, un peligro congénito, y me convierte además en la diana de múltiples violencias. Es mi cuerpo lo que violentan, y por lo tanto me violentan a mí, que no soy otra cosa que ese cuerpo.

Con el paso de los años, a esos miedos cabalmente fundamentados, construidos sobre una experiencia innegable de día a día, hora a hora de existencia, se une la asunción del rechazo a la edad. Parece que debemos dejar de apreciar nuestro cuerpo, como si tuviéramos que resignarnos a él. Resignarse es el verbo, en el mejor de los casos. Sin embargo, ese cuerpo sigo siendo yo. Ahí radica una de las trampas más tristes. El castigo a la madurez se ceba en el cuerpo femenino y nosotras tendemos a asumirlo, de nuevo, como algo que arrastramos, como una carga inevitable, o evitable a base de infligirle otras violencias, heridas de bisturí y relleno.

No se castiga un cuerpo, se castiga a una persona; no se zarandea, toca, agrede o viola un cuerpo, sino a la persona. Pienso en la joven en la que se cebaron los hombres llamados La Manada, y en cómo los medios han detallado la penetración de sus orificios. Me resulta brutal esa descripción, por todo lo anteriormente dicho. Pienso en la persona que padeció las embestidas, y en cómo el relato que hemos ido haciendo es el de un cuerpo violentado. Pero ese cuerpo no es un trozo de carne, no es un cuerpo, es una persona. No se violentan sus orificios ni sus pechos sino a ella. ¿Y por qué? Porque ellos saben, han asumido, que un ser humano con esos pechos y genitales puede ser violentado, y detrás de ellos baila toda una industria feroz que así lo construye.

Quizás sea la edad la que nos reconcilia con lo que somos, o sea cuerpo. Y con ella, con la edad, llega un desprecio profundo por quienes participan en toda esta violencia. Luego, frente al espejo, solo cabe reconocer el miedo, el terror que nos acompaña desde que nacimos, la certeza de que nuestra forma nos condena.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

Periodista y escritora. También colabora en Público.es y Cuatro, entre otros medios. Su última novela es Honrarás a tu padre y a tu madre. Recibió el Premio del Director de la Semana Negra de Gijón (2012) y el Premio Dashiell Hammet de novela negra (2012), entre otros galardones. Previamente trabajó para El Mundo, Cadena Ser, RNE, Diario ADN, Telecinco, Antena 3, La Sexta...

10 comentarios

  1. Gaia
    Gaia 05/05/2018, 13:53

    Hola, Cristina. Gracias por tus escritos. Pero, ¿sabes?, te echo de menos. No sé qué ha pasado, pero llevas muchos días sin escribir en este medio y creo que te necesitamos. Por favor, escribe. No quiero pensar que ya no escribas en este medio…

    Responder a este comentario
  2. Esther
    Esther 03/05/2018, 23:52

    Somos un cuerpo y más para la sociedad, un cuerpo que debe mantenerse bello porque si no eres menos que nada, una mujer mayor se supone que no tiene interés para la sociedad, ni para el amor, ni para el trabajo y es algo que hemos asumido, es algo que será difícil cambiar hasta que no asumamos que nuestro horizonte sólo se reduce en una pequeña cosa, no poder utilizar tallas de las que antes usábamos, lo demás sigue existiendo en nosotras, por eso la Manada no ha abusado de un cuerpo sólo, ha mancillado una mente y destrozado una sana forma de vivir con los demás para convertirla en una relación de miedo, desconfianza y soledad

    Responder a este comentario
  3. rojozamorano
    rojozamorano 28/04/2018, 09:49

    Todo esto es fruto de una educación machista y medieval organizada y apoyada por asquerosos políticos vividores de las miserias humanas y certificados por unos “jueces” mafiosos y corruptos. Aunque es cierto que nosotros los que somos un pocos mas inteligentes hemos permitido con nuestro pasotismo secular.

    Responder a este comentario
    • Aldebaran
      Aldebaran 02/05/2018, 10:03

      No te eches la culpa tan pronto.desde k salio Eva a comer la manzana nosotras estamos señaladas.vivimos inmersas en una cultura patriarcal,dicen que hace miles de años matriarcal,pero yo no lo vi.Cada pasito es muy costoso y ahi vamos adquiriendo conciencia para cambiar el mundo.

      Responder a este comentario
  4. Abad
    Abad 26/04/2018, 19:26

    Hay que cambiar la ley del Código Penal sobre este tema. .Abuso sexual y violación. Para mi es lo mismo es una VIOLACIÓN.

    Responder a este comentario
  5. Enrique
    Enrique 26/04/2018, 11:31

    Tan triste como cierto, ta crudo como la vida misma. Aunque sólo tenga un apunte, o más bien una opinión personal. No sólo somos cuerpo, qué triste sería todo esto si fuese así.
    Un abrazo <3

    Responder a este comentario
  6. maremar
    maremar 26/04/2018, 09:01

    Muchas mujeres no quieren que quede rastro de su embarazo ni parto y además rápido. A tantas he oído decir que quieren “volver a la normalidad” cuanto antes” de cuerpo y de vida. Cada vez que lo oigo me sobrecojo y pienso en esas crías llegadas al mundo . Entonces me acaricio mi cicatriz, recuerdo los años cuando mi cuerpo, mis pechos eran el refugio de la mía y me entra un gran bienestar. Tantos años de mala educación a las féminas hacen mella.

    Responder a este comentario
  7. Lucía
    Lucía 26/04/2018, 00:32

    Tengo 42 años, he gestado una persona en mi vientre, la he amamantado y mi cuerpo da cuenta de ello. Mi cuerpo habla de mi, cuenta mi historia y cada vez más me gusta que así sea.
    Trabajo acompañando familias durante los primeros meses de la crianza. Cuántas madres quieren que no se note que han estado embarazadas, que han parido, amamantado… Y pienso… ¿Si les pasase a ellos lo lucirían como cicatrices de su valor y hombría?
    Otra agresión más a nuestros cuerpos, a lo que somos

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".