lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Los socios/as escriben

Mentalidad postcapitalista

“Lo de la meritocracia resultaría de risa si no tuviera unas consecuencias tan crueles. ¿Qué méritos han hecho los ocho hombres más ricos del planeta para tener la misma riqueza que los 3.600 millones de personas más pobres?”. Antonio Zugasti reflexiona sobre el imaginario capitalista.

25 abril 2018
11:06
Compartir
Mentalidad postcapitalista
Grafiti en El Toscal, Santa Cruz de Tenerife. Foto: José Mesa / CC BY 2.0.

En un artículo anterior hablaba de la posibilidad de intentar la transformación de la sociedad capitalista basándonos en la transformación de la persona. En el desarrollo de una ética y unos valores humanos opuestos a los valores capitalistas. En relación con este tema, Zygmunt Bauman, en una ponencia presentada con motivo del 150 aniversario de la socialdemocracia alemana, afirmó que la izquierda está perdiendo la batalla política porque ha perdido la batalla cultural e ideológica. Mantiene Bauman que en nuestra sociedad se ha impuesto el imaginario colectivo burgués, y señala los tres supuestos fundamentales que, según él, forman este imaginario:

El primero es la confianza en el crecimiento económico como panacea para todos los males, no existen otras formas de mejorar la suerte del género humano.

La segunda suposición es, en palabras de Bauman, “que la felicidad humana consiste en visitar las tiendas –todos los caminos a la felicidad nos llevan a ir de compras, es decir, a un aumento del consumo-. En la base de este pensamiento se encuentra la convicción de que el consumo se puede aumentar hasta el infinito y que uno puede olvidarse de otros métodos sencillos, preindustriales para lograr la felicidad”.

El tercer supuesto del imaginario burgués sería lo que se llama meritocracia. Según este pensamiento, las personas son y serán siempre desiguales, pero la desigualdad en sí misma no es un mal, es un medio con el que aumentar la prosperidad, pues “la gente se enriquece a través de la honestidad y el trabajo. Si te esfuerzas y trabajas duro, encontrarás sitio en la élite. La pobreza y la discapacidad no son una pena impuesta por el destino, sino por la pereza o la negligencia”.

Esta postura de Bauman viene a coincidir con el pensamiento de Gramsci, para el que la situación y la condición social del hombre dependen fundamentalmente de la filosofía. Pero no de la filosofía en un sentido universitario, sino de lo que él denomina ideología, o con un término más reciente, imaginario, es decir, cómo nos imaginamos el orden del mundo, las condiciones que rigen nuestras acciones, por qué valores vale la pena luchar y hacia dónde debemos orientar nuestros esfuerzos.

Este diagnóstico de Bauman lo podemos ver confirmado a poco que abramos los ojos al mundo en el que vivimos. Un imaginario burgués que no sólo nos lo repiten machaconamente los formidables medios de persuasión en manos del capital, sino que lo respiramos continuamente a nuestro alrededor, incluso entre los perdedores del sistema.

A un nivel intelectual estos supuestos son bastante fáciles de desmontar, lo que ya resulta bastante más difícil es cambiar las creencias paciente y hábilmente introducidas en el imaginario colectivo. Pero en esta lucha tenemos a nuestro favor la realidad en la que estamos inmersos, la cual está evidenciando con una claridad meridiana la falsedad de ese imaginario. Así es que podemos trabajar con esperanza de que ese cambio es posible.

Analizaré aquí los supuestos primero y tercero. Sobre la confianza en el crecimiento resulta evidente que es demencial aspirar a un crecimiento indefinido, ilimitado, en un planeta de recursos limitados. Y más cuando numerosos estudios científicos nos están repitiendo que muchos de esos recursos se acercan peligrosamente a su agotamiento

Para convencernos de seguir con el crecimiento a pesar de todo, el recurso más socorrido es recurrir a la confianza en el avance de la tecnología. Convierten la tecnología en un ídolo que permitirá disipar todas las nubes que se puedan formar en torno al sagrado crecimiento. Pero la realidad nos dice que llevamos desarrollando la tecnología desde la revolución industrial y el deterioro de nuestro mundo se acelera cada vez más.

Lo de la meritocracia resultaría de risa si no tuviera unas consecuencias tan crueles. ¿Qué méritos han hecho los ocho hombres más ricos del planeta para tener la misma riqueza que los 3.600 millones de personas más pobres? Es evidente que ninguna gran fortuna se ha logrado gracias al esfuerzo individual de una persona extraordinaria. Todas se han conseguido –utilizando términos marxistas- apropiándose de la plusvalía generada por el trabajo de miles o millones de personas. Esto, que ha sido siempre así, crece desmesuradamente con el aumento de las operaciones puramente especulativas, y especialmente con la financiarización de la economía. Y no es por pereza por lo que una buena parte de la humanidad no tiene la más mínima posibilidad de alcanzar una vida digna. La estructura económica capitalista los condena irremisiblemente.

El segundo supuesto, el de la felicidad por el consumo, me parece lo fundamental del imaginario burgués, y creo que merece una atención más amplia.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Zugasti

Antonio Zugasti

3 comentarios

  1. Chorche
    Chorche 29/04/2018, 20:05

    ja, ja, ja,
    Z. Bauman dice que la gente se enriquece a través de la honestidad y el trabajo…éste es un disparate de los más gordos que he oído en mi vida.
    La gran riqueza de las personas honestas es estar en paz con su conciencia, la autoestima que les da su propia honestidad, su sabiduría, que hace que vivan con sencillez para que todos puedan vivir….
    Yo no diría que el exceso de consumo haga feliz a nadie. Nunca se sienten llenos, a más bienes, más vacío, más miseria interior, su conciencia, con la que no se molestan en conectar no demanda bienes materiales, no es su alimento.
    Jean Ziegler, exrelator de la ONU:
    las oligarquías del capital financiero son más fuertes que los estados más poderosos y ejercen una verdadera dictadura sobre el mundo. Vivimos en una “democracia” más bien simulada.
    Estamos en un momento crucial, o acabamos con el orden caníbal del mundo o bien este acaba con nosotros.Soy optimista.
    Creo que el despertar de las conciencias aún es posible y que está muy cerca.
    (El Salto)

    Responder a este comentario
    • A.Z.
      A.Z. 01/05/2018, 16:42

      Por supuesto que Bauman no defiende el que la gente se enriquezca a través de la honestidad y el trabajo. Esas son las palabras con que Bauman describe el tercero de los punto básicos del imaginario colectivo burgués. Y su pensamiento es radicalmente crítico con ese imaginario.

      Responder a este comentario
  2. Carmen C.
    Carmen C. 28/04/2018, 19:51

    Qué méritos han hecho los 8 hombres más ricos del planeta?
    Han sabido manipular a los pueblos y parece que los pueblos no acabemos de despertar de una especie de anestesia de lo cual ellos se siguen aprovechando.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.