Gloria Fuertes, la vecina desconocida de Lavapiés

Recuperamos la figura de la poeta y un poema en el centenario de su nacimiento.

Puedes seguir leyendo este reportaje y un poema olvidado de Gloria Fuertes en #LaMarea46

Era mujer, humilde, lesbiana y poeta. Visto así, lo raro hubiera sido verse siquiera publicada durante el franquismo, que relegó a la mujer a un lugar oscuro y cegado de toda cultura. Sin embargo, Gloria Fuertes (1917-1998) no solo logró representarse a sí misma como poeta fuera de las convenciones del sistema, sino reivindicar la marginalidad a través de una filosofía de vida pacifista y fuera de todo establishment. Una personalidad que ha quedado para la historia como “la poeta de los niños”, un título condescendiente e inexacto a partes iguales. Los que crecieron escuchando recitar a Fuertes en Un globo, dos globos, tres globos o La cometa blanca son ya adultos.

Y precisamente ahora, cuando la escritora madrileña hubiera cumplido cien años, es buen momento de reivindicar su trabajo como poeta social. Ese que en EEUU tiene ya más que asignado (diez expertos en su obra lo confirman por esas lejanas tierras), mientras que en España todavía le es negado. En este reportaje recuperamos –gracias a la Fundación Gloria Fuertes– un poema olvidado, publicado en la revista El Urogallo, junto a escritores como Julio Cortázar y Ramón J. Sender, que evidencian que Fuertes no era solo la poeta de los niños.

Elena Rosillo

Elena Rosillo (Madrid, 1989). Periodista cultural freelance especializada en la crítica musical y la escena alternativa y underground. Doctora con la tesis 'La cultura underground madrileña a través de la música en directo durante la dictadura franquista'. También colabora en varios podcast radiofónicos.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.