lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Economía

TTIP

La liberalización de servicios que pactan en secreto 50 países amenaza la privacidad

Un documento filtrado de las negociaciones ultrasecretas entre la UE, EEUU y otros 21 países revela que se pretende socavar condiciones nacionales a la hora de conceder servicios

17 diciembre 2014
12:01
Compartir
La liberalización de servicios que pactan en secreto 50 países amenaza la privacidad
Angela Merkel y Barack Obama, en la Puerta de Brandenburgo. WHITE HOUSE

La liberalización de servicios podría suponer una amenaza para la privacidad de datos de los consumidores si salen adelante los planes de las partes que actualmente están negociando el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, en sus siglas en inglés). Así lo reflejan los documentos secretos a los que ha tenido acceso La Marea a través de la plataforma de filtración de archivos Fíltrala, en la que también colaboran Diagonal, eldiario.es y Mongolia.

“Ninguna Parte podrá impedir a un proveedor de servicios de otra Parte transferir, acceder, tratar o almacenar la información, incluyendo información personal, dentro o fuera del territorio de la Parte, cuando esa actividad se lleva a cabo en relación con el ejercicio de la actividad comercial del prestador de servicios”, reza un documento clasificado de las negociaciones que se están llevando a cabo con la misma opacidad que las rondas sobre el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP, en sus siglas en inglés). Esto podría chocar con normas nacionales de protección de datos que regulan su uso en el ámbito nacional.

Actualmente, y en paralelo al TTIP, se está negociando la liberalización de servicios para que empresas de otros países puedan ofrecer sus servicios sin restricciones nacionales allí donde quieran operar. A diferencia del TTIP, que afecta a EEUU y los 28 Estados de la UE, en TISA participan 21 países más, como Colombia, Japón o Suiza. Los sindicatos están en alerta porque temen la pérdida de la calidad de servicios en beneficios de empresas multinacionales que podrían socavar estándares laborales, técnicos o medioambientales establecidos en cada país.

Rosa Pavanelli, secretaria general de la federación global de sindicatos del sector público Public Services International (PSI), que representa más de 200 millones de trabajadores en 150 países, denuncia que la “negociación sin restricciones de flujo de información personal, neutralidad del Internet y  firma eletrónicas puede ser usada para violar los derechos individuales. Los gobiernos deben ser claros sobre lo que están negociando en esos tratados secretos”. Sobre el oscurantismo con el que se están desarrollando las negociaciones, Pavanelli tilda de “inaceptable” que ciudadanos sólo puedan enterarse a través de documentos filtrados de “las leyes que sus gobiernos están negociando en su nombre”.

El documento que ha dado a conocer Fíltrala establece, como principio básico, que la prestación de servicios no esté sujeta a condicionantes locales como ocurre en muchos concursos o contratos públicos, en los que, por ejemplo, se prima la proximidad de la empresa o el empleo de mano de obra local. El documento “protegido de divulgación no autorizada” afirma que no se puede “condicionar la recepción o continua recepción de una ventaja al cumplimiento de ningún requisito” como “bienes producidos en su territorio, o la compra de bienes en su territorio”.

Faldon-Filtrala_EDIIMA20141008_0219_1

Sin embargo, se establece una serie de excepciones que, en principio, permiten a los gobiernos nacionales salvar algunas condiciones a la hora de conceder servicios y que podrían interpretarse como un privilegio para empresas locales, como “programas de promoción de la exportación y la ayuda exterior” o condiciones de seguridad o medioambiente. Lo mismo se aplica a decisiones “por un tribunal judicial o administrativo o autoridad de competencia para rectificar una práctica declarada tras un procedimiento judicial o administrativo como anticompetitiva conforma a las leyes de competencia de la Parte”, según el documento.

Sindicatos como Ver.di en Alemania advierten que el TISA amenaza con diluir normas y estándares europeos en cuanto a la calificación profesional de las personas que prestan servicios o mínimos técnicos al prestar servicios, por ejemplo en los sectores de sanidad o la educación. Según estas opiniones, el tratado cementaría la liberalización de servicios públicos ya hecha y cerraría la puerta para que un gobierno en el futuro pueda dar marcha atrás y revertir ciertos servicios a la función pública.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

4 comentarios

  1. Oscar
    Oscar 17/12/2014, 23:58

    La economía colaborativa tan de moda últimamente esconde precisamente el germen de lo que se denuncia aquí. La precarización de los servicios con la excusa de que cualquiera puede hacer de todo. Vana ilusión cuando es la plataforma que gestiona todo la que marca las condiciones y baja las retribuciones en aras de un cliente que al final es también un precario.

    Responder a este comentario
  2. focalizalaatencion
    focalizalaatencion 17/12/2014, 18:25

    Aquí os dejo un reportaje Sub ES de la TV alemana sobre este tratado http://focalizalaatencion.com/2014/06/21/reportaje-televisivo-sobre-tisa/ Slds e información!

    Responder a este comentario
  3. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 17/12/2014, 16:43

    Con la que se nos viene encima, ¿no estamos demasiado relajados? ¿ o se trata de desinformación o de manipulación del tema?
    Tiempos de sustos, de disgustos, de vértigo..

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".