lamarea.com

lunes 19 noviembre 2018

Los socios/as escriben

Sobre la legitimidad del Estado de Israel (y 3)

El nacionalismo y el militarismo se hacen muy visibles en el estado de Israel

16 mayo 2014
10:26
Compartir
Sobre la legitimidad del Estado de Israel (y 3)

[Al final del text es pot llegir l’article en valencià]

[Ir a la primera parte del artículo]

[Ir a la segunda parte del artículo]

Como otras entidades nacionales jóvenes, Israel tiene una gran necesidad de autoafirmación. Respecto a la presencia de símbolos nacionales, era realmente enorme la cantidad de banderas israelíes que colgaba de balcones y ventanas, comparable, salvando las distancias, a la presencia de estelades en Cataluña en esta época de efervescencia independentista.

Otro aspecto de la construcción de la identidad nacional israelí que también me causó un fuerte rechazo es la fuerte militarización de la sociedad israelí. Ejemplos había muchos. Quizás una de los más llamativos es la gran cantidad de gente joven alrededor de los 18 años, vestida de militar, en los trenes, a menudo con fusil automático, en trayecto de casa al cuartel o viceversa.

También recuerdo la conversación con Guy, un amigo israelí, de una ideología moderada y hasta cierto punto progresista y muy interesado en otras culturas. Él recordaba su servicio militar con gran afecto y como un momento muy especial en la conformación de su identidad nacional. Era un periodo en el que había podido servir a suya patria y se había relacionado con gente de diferentes orígenes geográficos y socioeconómicos, lo cual le había enriquecido. Al mismo tiempo, le costaba entender el rechazo que sentía por las armas.

Asimismo me sorprendió la presencia de un museo militar en Israel en una de las zonas principales de paseo de Tel Aviv, junto a la antigua estación de tren.

Para nuestra vergüenza, nuestras administraciones son desgraciadamente buenos clientes de la industria militar y de seguridad israelí:

https://www.lamarea.com/2014/02/23/espana-se-rinde-al-sello-probado-en-combate-del-armamento-y-la-formacion-militar-israeli/

https://www.youtube.com/watch?v=YPrNmGcIFpY

https://www.lamarea.com/2014/03/02/homeland-security-la-seguridad-ciudadana-como-negocio/

El gran dilema

El escritor de origen cristiano libanés Amin Maalouf pone en boca de un personaje suyo (de origen libanés judío) del libro Los Desorientados el gran dilema ético con el pueblo israelí: la solución definitiva al rechazo histórico sufrido por las comunidades judías se ha basado en la construcción de un estado mediante la expulsión y opresión de millones de personas y de los derechos más elementales de estas personas. Además, la sociedad israelí presenta un racismo importante no sólo hacia el pueblo palestino, sino incluso entre los mismos judíos, en función de su origen.

No creo que el legítimo derecho de una comunidad a vivir en paz se pueda basar en la limpieza étnica y el racismo. Tiene que haber otras alternativas.

Me gustaría creer en la solución propuesta por diferentes fuerzas progresistas palestinas: un único estado con igualdad de ciudadanía independientemente del origen religioso, cultural y geográfico. Esta solución no parece tener apoyo ni en la mayoría de la población palestina ni, mucho menos, en la población judía. Otra opción podría ser la división en dos estados a cambio de la paz, que es lo que se está negociando eternamente desde los 90; aquí el quid es qué territorios se quedaría cada comunidad. En cualquier caso, las diferentes propuestas barajadas otorgan una clara ventaja geográfica a Israel.

De hecho, el aumento progresivo de las personas que viven en colonias y de las familias ultraortodoxas aleja cualquiera de estas soluciones; tampoco ayuda la apuesta de una parte de la sociedad palestina por Hamas como alternativa “honesta” al corrupto Al-Fatah.

Además, el dolor causado mutuamente por ambas comunidades, del cual considero que la potencia imperialista es más responsable, dificulta más aún cualquier solución. Desgraciadamente, el dolor continúa creciendo. Y, además, hay aspectos que probablemente no se pudieran resolver de ninguna de las maneras, como la cuestión de los refugiados palestinos internos y externos.

Otro elemento a tener en cuenta es la debilidad del estado de Israel. Un ejemplo es la progresiva pérdida de derechos sociales por gran parte de la población israelí con la implementación progresiva de políticas neoliberales, en un estado fundado básicamente por un sionismo de cariz socialdemócrata.

Israel tiene tres grandes cargas económicas por las que lo considero débil: La clara enemistad del países vecinos y de una parte importante de la propia población, que le obligan a una inversión constante y enorme en seguridad y ejército es una.

Otro lastre importante es el aumento constante de las colonias en los territorios ocupados, que obliga a una inversión muy grande en personal y en infraestructuras, principalmente de seguridad, como por ejemplo el muro.

El otro gran impedimento económico del estado de Israel son los privilegios de la población ultraortodoxa, cuyos hombres reciben un salario del estado y se reproducen como conejos, sin tener algunos de los deberes del resto de la población, como por ejemplo gran parte de los deberes militares.

Más allá del indudable desarrollo de la industria israelí en muchos campos que en parte requieren alta tecnología e innovación, el estado de Israel se mantiene en parte por la acumulación de los recursos naturales de la región (como el agua del Golán) y también parcialmente gracias al apoyo de la comunidad judía internacional y de sus aliados gubernamentales de EEUU y Europa. Respecto al apoyo de la comunidad judía internacional, me sorprendió mucho ver bienes públicos, como por ejemplo ambulancias, en los cuales constaba que habían sentado pagados por personas residentes en Londres, por ejemplo.

Sin embargo, esta necesidad del apoyo internacional para la supervivencia del actual modelo de estado israelí les hace muy vulnerables. Por eso considero que las campañas de desinversión y boicot a los productos israelíes son potencialmente de gran fuerza como forma de presionar al gobierno y la sociedad israelíes hacia un proceso del tipo que tuvo lugar en Sudáfrica. Tenemos que crear un escenario que haga reflexionar a la mayoría de la población israelí que la actual situación de apartheid no los conviene. Porque las alternativas son la perpetuación de una situación cada vez peor para gran parte de la población palestina con violencia intermitente por ambas partes o una guerra de destrucción total del enemigo. Y, desgraciadamente, la opción de la guerra de destrucción total estaba en boca de muchas personas palestinas con quienes hablamos, no como deseo sino como escenario probable a medio o largo plazo.

——————————————

Com altres entitats nacionals joves, Israel té una gran necessitat d’autoafirmació. Respecte a la presència de símbols nacionals, era realment enorme la quantitat de banderes israelianes que penjava de balcons i finestres, comparable, salvant les distàncies, a la presència d’estelades a Catalunya en esta època d’efervescència independentista.

Un altre aspecte de la construcció de la identitat nacional israeliana que també em causava un fort rebuig és la forta militarització de la societat israeliana. Exemples n’hi havia molts. Potser una dels més cridaners és la gran quantitat de gent jove al voltant dels 18 anys, vestida de militar, als trens, sovint amb fusell automàtic, en trajecte de casa a la caserna o viceversa.

També recorde la conversa amb Guy, un amic israelià, d’una ideologia moderada i fins a cert punt progressista i molt interessat en altres cultures. Ell recordava el seu servei militar amb gran afecte i com a un període molt especial en la conformació de la seva identitat nacional. Era un temps en el qual havia pogut servir la seua pàtria i s’havia relacionat amb gent de diferents orígens geogràfics i socioeconòmics, la qual cosa li havia enriquit. Al mateix temps, li costava entendre el rebuig que jo sentia per les armes.

Així mateix, em sorprengué la presència d’un museu militar a Israel en una de les zones principals de passeig de Tel Aviv, al costat de l’antiga estació de tren.

Per a vergonya nostra, les nostres administracions són malauradament bons clients de la indústria militar i de seguretat israeliana:

https://www.lamarea.com/2014/02/23/espana-se-rinde-al-sello-probado-en-combate-del-armamento-y-la-formacion-militar-israeli/

https://www.youtube.com/watch?v=YPrNmGcIFpY

https://www.lamarea.com/2014/03/02/homeland-security-la-seguridad-ciudadana-como-negocio/

El gran dilema

L’escriptor d’origen cristià libanés Amin Maalouf posa en boca d’un personatge seu (d’origen libanès jueu) del llibre Les Désorientés el gran dilema ètic amb el poble israelià: la solució definitiva al rebuig històric patit per les comunitats jueves s’ha basat en la construcció d’un estat mitjançant l’expulsió i opressió de milions de persones i dels drets més elementals d’estes persones. A més, la societat israeliana presenta un racisme important no sols cap al poble palestí, sinó fins i tot entre els mateixos jueus, en funció del seu origen.

No crec que el legítim dret d’una comunitat a viure en pau es puga basar en la neteja ètnica i el racisme. Ha d’haver-hi altres alternatives.

M’agradaria creure en la solució proposada per diferents forces progressistes palestines: un únic estat amb igualtat de ciutadania independentment de l’origen religiós, cultural i geogràfic. Esta solució no pareix tindre suport ni en la majoria de la població palestina ni, molt menys, en la població jueva. Una altra opció podria ser la divisió en dos estats a canvi de la pau, que és el que s’està negociant eternament des dels 90; aquí el quid és quins territoris es quedaria cada comunitat. En qualsevol cas, les diferents propostes barrejades atorguen un clar avantatge geogràfic a Israel.

De fet, l’augment progressiu de les persones que viuen en colònies i de les famílies ultraortodoxes allunya qualsevol d’aquestes solucions; tampoc ajuda l’aposta d’una part de la societat palestina per Hamas com a alternativa “honesta” al corrupte Al-Fatah.

A més, el dolor causat mútuament per ambdues comunitats, del qual considere que la potència imperialista és més responsable, dificulta més encara esta solució. Malauradament, el dolor continua creixent. I, a més, hi ha aspectes que probablement no es pogueren resoldre de cap de les maneres, com la qüestió dels refugiats palestins interns i externs.

Un altre element a tindre en compte és la feblesa de l’estat d’Israel. Un exemple n’és la progressiva pèrdua de drets socials per gran part de la població israeliana amb la implementació progressiva de polítiques neoliberals, en un estat fundat bàsicament per un sionisme de caire socialdemòcrata.

Israel té tres grans càrregues econòmiques pels quals el considere feble: La clara enemistat del països veïns i d’una part important de la pròpia població, que li obliguen a una inversió constant i enorme en seguretat i exèrcit n’és una.

Un altre pes important és l’augment constant de les colònies en els territoris ocupats, que obliga a una inversió molt gran en personal i en infraestructures, principalment de seguretat, com ara el mur.

L’altre gran impediment econòmic de l’estat d’Israel són els privilegis de la població ultra-ortodoxa, els homes de la qual reben un salari de l’estat i es reprodueixen com a conills, sense tindre alguns dels deures de la resta de la població, com ara gran part dels deures militars.

Més enllà de l’indubtable desenvolupament de la indústria israeliana en molts camps que en part requereixen d’alta tecnologia i innovació, l’estat d’Israel es manté en part per l’acumulació dels recursos naturals de la regió (com l’aigua del Golan) i també parcialment gràcies al suport de la comunitat jueva internacional i dels seus aliats governamentals d’EEUU i Europa. Respecte al suport de la comunitat jueva internacional, em sorprengué molt vore béns públics, com ara ambulàncies, en els quals constava que havien segut pagats per persones residents a Londres, per exemple.

Esta necessitat, però, del suport internacional per la supervivència de l’actual model d’estat israelià els fa molts vulnerables. Per això considere que les campanyes de desinversió i boicot als productes israelians són potencialment de gran força com a forma de pressionar el govern i la societat israelians cap a un procés del tipus que tingué lloc a Sudàfrica. Hem de crear un escenari que faça reflexionar la majoria de la població israeliana que l’actual situació d’apartheid no els convé. Perquè les alternatives són la perpetuació d’una situació cada vegada pitjor per a gran part de la població palestina amb violència intermitent per ambdues parts o una guerra de destrucció total de l’enemic. I, malauradament, l’opció de la guerra estava en boca de moltes persones palestines amb qui parlàrem, no com  a desig sinó com a escenari probable a mig o llarg termini.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Jordi Ortiz

Jordi Ortiz

8 comentarios

  1. Jordi
    Jordi 22/05/2014, 14:51

    No entraré en las ironías. ni en los sinsentidos , como acusarme de filofranquista.

    No digo que seas judío o no (o cristiano, o musulmán, o budista -me es igual-), sólo considero que eres prosionista y ahí es donde está para mí la discusión, en el sionismo, no en el judaísmo, adonde tú la intentas llevar.
    La idea de que Palestina (según palabras de la declaración Balfourd) es la tierra del pueblo de Israel es una idea de textos religiosos de hace más de 2000 años y de una identidad subjetiva nacionalista legítima (el Sionismo, que no es igual al judaismo, por mucho que insistas). Que para ello, haya que expulsar en sucesivas guerras y ofensivas militares a centenares de miles de personas y asesinar a millares de ellas, no es legítimo. Comprendo que muchas personas judías vean en el Estado de Israel una sensación de seguridad (también comprendo que muchas familias ricas en Iberoaméricaa y, cada vez más, en Europa) vean vivir en una urbanización cerrada con seguridad armada, una garantía de seguridad. Sin embargo, creo que la mayor seguridad se basa en minimizar las diferencias sociales, legales y económicas con las personas con las que se convive. Y eso ni el muro de Cisjordania ni las empresas de seguridad lo dan. Porque, la represión continua llevan a la rabia y a la violencia, tanto en Siria, como en Cisjordania como en Iberoamérica.

    Probablemente seas iberoamericano, por alguna falta de ortografía (no relacionada con tu improbable smartphone de comercio justo) que te he pillado (escribiste una “z” en lugar de una “s”). Por tanto, probablemente tengas más o menos origen genético en algún territorio de la antiga corona de Castilla. No creo que, por ello, estés reivindicando tu derecho a volver a vivir en el pueblo del que alguna vez (¿hace 300-500 años?) salió algún antepasado tuyo de la Península Ibérica, si hace falta expulsando a quien actualmente viva allá.

    Perdona, pero mi lucha contra le desmemoria histórica en Españistán no la puedes juzgar porque no la conoces, igual que yo no voy a juzgar tu militancia contra la probable represión y violencia de estado en el estado en que residas. Y condeno la desmemoria tanto de la vergüenza de la expulsión de los judíos y los moriscos como de la del siglo XX, incluyendo la de las personas represaliadas por ambas partes en la guerra civil (mucho más, por cierto, por el lado nacional). En este artículo no voy a tratar todas las injusticias del mundo, me centro en una.

    Responder a este comentario
    • Adonai
      Adonai 23/05/2014, 10:40

      Pues no. California tierra de sol y surf. Y mis raices provienen de 5 países distintos de Europa. Ya he vivido en 8 paises distintos incluyendo España, por eso digo lo que digo. No te estoy tratando de filo nada, solo digo que tanta tendencia judeofoba durante siglos, hace mella en en las cabezas de muchos. Balfour con tantos otros que hayan reflotado una idea de.un.hogar nacional judío, pensaron aipre en “Palestina” incluyendo a Napoleon, supongo que será por que lo decía una galletitas de la fortuna ( al gran Corso le gustaba mucho la comida china), no es un invento ni un delirio abogar por volver a la tierra de los antepasados. Hay mayor evidencia que una biblia para decir que el pueblo judío es de allí, y de momento no has óxido demostrar que los palestinos lo sean. Solo incistes con ese argumento del dichoso libro y y en varios errores que denotan una falta de lectura sobre el tema Y tampoco intento llevar la discusión a ningún lado que dices, el sionismo es un movimiento importante dentro del judaísmo y eso es todo. Las guerras han sido iniciadas por los árabes en todos los casos, jamas aceptaron la partición, ni siquiera las resoluciones mas importantes de UN y han perdido todas las guerras. Mientras tuvieron Gaz, Cisjordania y Jerusalem, ni se les cruzó por la cabeza fundar el Estado Palestino, vaya curiosidad, no ? otro dato para que no hables asi a la ligera, el rey de Jordania mando a asesinar en el foso Setiembre Negro a los refugiados árabes que se encontraban en su territorio, esa sola vez.murieron mas palestinos que los que lleva toso el conflicto arabe-israeli. En este artículo puedes tratar lo que quieras, lo mano de la libertad de “prensa” es que cualquiera escribe cualquier cosa, mejor dicho, el papel aguanta cualquier cosa …

      Responder a este comentario
  2. Adonai
    Adonai 20/05/2014, 04:27

    Lamento algunos errores de tipeo, estoy usando un teléfono ( lo de comercio justo) y olvido quitar el auto corrector. Tampoco es posible editar el comentario. Lo siento.

    Responder a este comentario
  3. Adonai
    Adonai 17/05/2014, 00:14

    Hombre si quieres boicotear eres libre, empieza por no darte vacunas y apagar todos los ordenadores y móviles, ya que son diseños israelíes sus microprocesadores. Por otro lado si te ha resultado llamativa la Identidad nacional israelí, no me quiero imaginar la palestina, que es más reciente y que para muchos es inexistente

    Responder a este comentario
    • Jordi
      Jordi 17/05/2014, 09:08

      ¡Muy magnánimo en darme la libertad para hacer boicot!
      Me consta que el móvil que voy a comprar no tiene componentes israelíes, aunque no lo compré por esto.
      Desde luego, hay gente que niega la identidad palestina, y hay gente que niega la identidad catlana, la española… Las identidades nacionales es lo que tienen, ya que son subjetivas, hay gente que las siente y hay gente que no.

      Responder a este comentario
      • Adonai
        Adonai 17/05/2014, 10:00

        No Jordi. No le consta nada, por que in componente de un móvil poco podrá saber en donde diseñan los micro del mismo. Que pueden decir madre in china, pero pero el diseño esta hecho en Hacia. Algo asi como Apple, diseñado en Cupertino, CA y hecho en China. Gracias a la identidad judía, el pueblo judío pudo sobrevivir 2000 años en la Diáspora, hasta regresar a conformar un nuevo Estado en su tierra milenaria.

        Responder a este comentario
        • Jordi
          Jordi 18/05/2014, 11:07

          Ya veo que no sabes mucho del tema de comercio justo:
          http://www.fairphone.com/

          Y, por cierto, en mi ámbito científico es mucho más fácil el boicot. Basta con no citar artículos de universidades israelíes, no asistir a congresos en el estado de Israel (como uno de mi especialidad que no iré) ni invitar a profesores israelíes a encuentros realizados en mi grupo de investigación…

          Veo que sigues basando la legitimidad del estado de Israel en un libro medio histórico medio mitológico escrito hace aproximadamente unos 2500 años. La verdad es que no veo capacidad de razonamiento lógico con personas que se basan en razonamientos religiosos. Es como si uno habla en “haciense” y el otro en “Cupertino”.
          Con valores morales de hace 2000 años, sólo cabe el derecho de conquista, en el que se basa una parte muy significativa del control del territorio del estado de Israel (todo lo que va más allá de los territorios que les concedía la ONU en el plan del 1948, antes de la guerra del 48).
          Así se justifica todo, cualquier masacre, acto terrorista, genocidio, holocausto… como medio para conseguir el fin supremo del espacio vital, del retorno mítico a la tierra prometida, de la supremacía de una raza (sea la que sea…), de la aniquilación total del otro (sea el que sea). ¡Qué pena!
          Y, así, no vais a conseguir mucha simpatía por vuestra causa, yendo de Goliats por el mundo.

          Responder a este comentario
          • Adonai
            Adonai 20/05/2014, 04:23

            Primero que nada, ni soy judío ni mucho menos israelí o sionista. Ahí ya la pifias. Conozco sobre el comercio justo , lo necesario. Luego y como ya te he dicho , puedes hacer todo el boicot que quieras , me imagino que en jerusalem, tel aviv o haifa no van a poder dormir.del disgusto, ustedes los españoles siempre eligiendo la involución, volviendo a lo retrógrado. En este caso ni cupertino ni “haciense” , mientras la gran parte de la comunidad científica hace caso omiso a vuestro boicot algunos por ahi siguen citando artículos científicos de Gazastan o de Ramala. Macho dwapertad ! Son el pais de Europa con mayor reaentimiento a lo judio, es logico 8 siglos de arabes 5 de santa Inquisicion y 30 años de una dictadura que luxhaba contra el complot judeo-masonico, algo en los “genes” sin duda ha quedado. Es muy curioso como le exigen perfección a Israel y no a ustedes mismos como personas y país, por que vaya tela lo que tienen de políticos y demás podrías aprovechar que ahora esta la jueza argentina investigando sobre la barbaridades de Franco. De eso no he visto artículo alguno, ni que hablar del genocidio en Siria, Venezuela, o en distintos pintos de África. Las 200 niñas secuestradas ? Ni pío … Por cierto , en ningún momento cite laBiblia, de modo que vaya poder de analisis de texto que tienes, menoa al que no iras al congreso científico. un igo judío siempre me dice: “hoy día matar judíos no es gratis como antes, hoy tenemos a Israel que nos protege y somos el grano en el culo , delundo árabe un pequeño punto en miles de kilómetros de tierras musulmanas y eso auchos les jode”. Eso demuestra que el camino es el correcto y que David sigue sobreviviendo frente a Goliath a pesar de la propaganda y loa idiotas útiles. Que vaya bien Jordi !

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.