lamarea.com

Lunes 21 Agosto 2017

Los socios/as escriben

El programa de Corbyn para la remontada

“La campaña electoral no está siendo el camino de rosas que esperaba Theresa May: las encuestas muestran una remontada espectacular del Partido Laborista y le sitúan a solo 3 puntos de los conservadores”.

02 Junio 2017
11:56
Compartir
El programa de Corbyn para la remontada
Jeremy Corbyn, en una imagen de archivo. GARRY KNIGHT

Aunque no estaban previstas hasta mayo de 2020, el próximo 8 de junio se celebrarán elecciones generales en el Reino Unido tras haber aprobado el Parlamento británico (casi por unanimidad) la sorpresiva decisión del 18 de mayo de Theresa May de adelantar las elecciones debido a las negociaciones del Brexit.

Aunque May siempre dijo que respetaría la duración de la legislatura, su cambio de opinión pudo ser debido a que las encuestas daban al Partido Conservador una ventaja de más de 20 puntos, lo que en un sistema mayoritario uninominal a una vuelta (el que consigue más votos en una circunscripción es el que consigue ese escaño y los demás no consiguen nada) le garantizaría una holgada mayoría absoluta para poder negociar un Brexit duro. Sin embargo, la campaña electoral no está siendo el camino de rosas que esperaba: las encuestas muestran unánimemente una remontada espectacular del Partido Laborista y le sitúan a solo 3 puntos de los conservadores, lo que les haría perder la mayoría absoluta para la que necesitan 326 escaños ya que en total son 650.

Las consecuencias de esto serían imprevisibles, por varios motivos: se descarta una Gran Coalición, el acuerdo con los nacionalistas escoceses es imposible ya que ellos se oponen frontalmente al Brexit,  un acuerdo con los liberal-demócratas se ve lejano y además podría ser insuficiente, y el UKIP no va a conseguir ningún escaño. Quizá una alianza con los unionistas de Irlanda del Norte, pero podría también ser insuficiente, lo que llevaría a un hung parliament (Parlamento “colgado”/dividido) donde ningún partido o coalición tenga mayoría y abriría un período de inestabilidad política en el Reino Unido justo en plenas negociaciones de salida de la Unión Europea. En 2010 ningún partido obtuvo mayoría pero en pocos días se formó una coalición entre conservadores y liberal-demócratas, y en 1974 hubo que repetir elecciones ese mismo año al no poder formarse Gobierno.

El candidato laborista es Jeremy Corbyn, de 68 años y del sur de Inglaterra, un viejo conocido de la política. Sus padres se conocieron cuando hacían campaña a favor de la II República Española y su hermano es miembro del Partido Comunista. Estuvo dos años trabajando en Ayuda al Desarrollo en Jamaica, hizo campaña contra la Guerra de Vietnam, a favor del medio ambiente y ha sido también sindicalista. A los 25 años fue elegido concejal, y con 34 fue diputado por Islington North (al norte de Londres), siendo conocido por haber votado centenares de veces lo opuesto a su partido al haber mantenido siempre un discurso y un hacer coherente con sus ideas.

Habla español con fluidez, quizá debido a su matrimonio con una mejicana y anteriormente con una chilena. Se presentó a las primarias en septiembre de 2015 consiguiendo los avales necesarios dos minutos antes del plazo ya que algunos diputados querían que el debate pareciese más plural y las casas de apuestas pagaban a 1.000 a 1 su victoria. Y ganó, arrasó con un 60% y 40 puntos de ventaja sobre el siguiente de los cuatro candidatos. Una campaña de afiliación masiva hizo que las filas del Partido Laborista se incrementasen y virasen la formación hacia la izquierda.

Sin embargo, sus enemigos dentro del partido, la vieja guardia nostálgica de los tiempos de Tony Blair, forzó otras primarias tras una campaña de acoso con el argumento de que Corbyn era demasiado de izquierdas para que el partido pudiese ganar. Y lo volvió a hacer, con un 62% de apoyo en septiembre de 2016. Y así es como el líder de la Muy Leal Oposición de su Majestad se enfrenta a estas elecciones.

Para su campaña ha contado con una plataforma de apoyo fundada en 2015 y que ya cuenta con más de 22.000 miembros y 200.000 donantes (Momentum) y también con el apoyo del equipo de Bernie Sanders. El atentado de Manchester hizo que se suspendiera la campaña por unos días, pero parece que no tendrá influencia sobre los votantes. Sí que influirá a favor de Theresa May que el UKIP, creado por y para el Brexit y que llegó a ganar las elecciones europeas de 2014 con casi un 28% ahora ha colapsado tras la dimisión de su carismático líder y apenas obtendrá un 3% de votos, pasando sus votantes en masa al Partido Conservador.

Corbyn va a tener dos bazas importantes para ganar las elecciones y conseguir la gran remontada: una estrategia nefasta de los tories y una planificación de los labours que les está proporciona excelentes resultados. Los dos Manifiestos, el Conservador (“dementia tax“, impuesto a la demencia) y el Laborista, han tenido una acogida muy diversa, sobre todo por ese impuesto a la demencia. Los conservadores han propuesto que, dado que los pacientes con demencia u otras enfermedades que necesitan cuidados continuos en su domicilio provocan un gasto considerable al NHS (Servicio Nacional de Salud), deberán costearlo en su totalidad y sin límites si tienen más de 100.000 libras (incluyendo el valor de su hogar).

Theresa May y otros ministros han hecho declaraciones contradictorias que han provocado un hundimiento en las expectativas electorales de su partido, que han querido amortiguar colocando un anuncio de pago en Google cada vez que alguien busca “dementia tax”. En la actualidad, las personas necesitadas de cuidados en una residencia deben pagar el coste íntegro de sus cuidados si su riqueza (casas incluidas) es mayor de 23.250 libras, pero esto no se aplica en los cuidados a domicilio.

Además, May quiere recortar el “winter fuel allowance” (subsidio para la calefacción), reducir los menús escolares gratuitos, intervenir los precios de la luz y el gas, no permitir que el saldo de inmigración neta sea mayor a 100.000 inmigrantes anuales y, en cuanto al Brexit, defiende que es mejor que no haya un acuerdo a que haya un mal acuerdo. Estos recortes a la tercera edad es lo que le puede costar las elecciones, ya que este sector de la población ha sido tradicionalmente su granero de votos.

Por otro lado, el Partido Laborista ha presentado otras medidas de orientación muy distinta que, a tenor de las encuestas, parecen haber encontrado mejor acogida entre el electorado:

* Subida del “Income Tax” (Impuesto sobre la Renta) a los que ganen mas de 80.000 libras al año (el 5% más rico de la población) y promesa de no subirlo al 95% restante
*Nacionalización del sector eléctrico (una mayoría de la población defiende la nacionalización de varios sectores)
* Abolición de las tasas de matrículas universitarias (en la actualidad son de hasta 9.000 libras por curso, aunque en Escocia es gratis, y esto crea un gran problema de sobreendeudamiento en los estudiantes)
* Nacionalización de los ferrocarriles
* Nacionalización del abastecimiento de agua
* Nacionalización del Royal Mail (Correos), que fue privatizado en 2015
* No subir el IVA (en 2011 se subió del 17,5% al 20%)
* Incremento del gasto en Sanidad, Servicios Sociales e Infraestructuras
* Integración en el Mercado Único Europeo y la unión aduanera (Brexit “blando”)
* Defiende que los ciudadanos de la UE residentes en el Reino Unido y los británicos residentes en la UE mantengan los derechos adquiridos
* Alcanzar el 3% de inversión en I+D en 2030
* Mayores impuestos a las empresas cuyo trabajador mejor pagado gane más de 20 veces lo que el trabajador peor pagado
* Transformación del nacionalizado Royal Bank of Scotland en varios bancos públicos locales
* Prohibición de que los bancos cierren sucursales donde claramente haya una necesidad local
* Reducción del Impuesto de Sociedades a las pequeñas empresas
* Obligación de las empresas a que paguen a sus proveedores antes de 30 días si quieren tener algún contrato con la Administración
* Doblar el peso de las cooperativas en la economía
* Subvenciones para el aislamiento térmico de los hogares
* Prohibición del fracking
* Creación de una red de guarderías capaz de satisfacer la demanda
* Ampliación de la baja de maternidad a 12 meses (actualmente el máximo pagado son 39 semanas), y de la de paternidad de las actuales 2 semanas a 4 semanas

En materia laboral:
* Abolición de los contratos de cero horas
* Aumento de los días festivos de los 8 anuales existentes a 12
* Subida del salario mínimo de las 7,50 libras/hora actuales a 10 libras/hora en 2020
* Subida del sueldo de los funcionarios públicos tras años de congelaciones
* Prohibición de las prácticas no pagadas

En cuanto a vivienda:
* Impulso a la vivienda pública
* Subida de la duración mínima del contrato de alquiler de 6 meses a 3 años, no pudiendo subir más que la inflación
* Prohibición de que las agencias de alquiler cobren comisiones por el alquiler a los inquilinos
* Recuperación de las ayudas al alquiler para los menores de 21 años

En definitiva, el Labour Party ofrece al electorado un programa opuesto a los programas de austeridad que se vienen practicando en la UE desde hace unos años y propone una redistribución de la riqueza y un aumento del gasto público. Asimismo, aboga por una política de nacionalizaciones que es lo opuesto a la ortodoxia thatcherista que ha impregnado la política británica en las últimas décadas. Por un lado, la propuesta del “dementia tax” le va a costar a los tories un buen puñado de escaños; por otro lado el Partido Laborista ha sabido presentar un programa atractivo para los jóvenes y los no tan jóvenes que sufren con mayor virulencia los efectos de la crisis.

Además, el hecho de que Theresa May se haya negado en varias ocasiones a participar en debates con Jeremy Corbyn, ya sea apareciendo en un formato en el que los dos no se enfrentaban o negándose a participar en un debate a 7 con los demás líderes, no ayuda a detener la sangría de votos de los conservadores.

Los ingleses, tan amantes de las apuestas, pagan 6 a 1 que Corbyn sea el próximo Primer Ministro. Ninguna locura si tenemos en cuenta que en la misma noche electoral la victoria de Trump o del Brexit se llegaron a mucho más. Hay que tener en cuenta además que los nacionalistas escoceses sacarán unos 50 diputados y ya han declarado que apoyarían a Corbyn.

¿Logrará Corbyn una remontada histórica? En unos días saldremos de dudas.

Donación a La Marea

Luis Miguel García

Luis Miguel García

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

¿De quién es la Universidad?

"Estoy orgullosa de mi pasado y de mi presente, mucho. Pero yo soñaba con ser médico y creo que mi madre también lo soñaba", escribe Noelia Ordieres