lamarea.com

Miércoles 26 Abril 2017

Tres mínimos para que el nuevo bono social no quede (otra vez) en papel mojado

  Tres mínimos para que el nuevo bono social no quede (otra vez) en papel mojado
Un empleado de una compañía eléctrica revisa un contador de la luz.

Que nadie que lo necesite se quede fuera, que la energía no se someta a las reglas del mercado y que no ocurran casos como el de Rosa, la mujer que murió en Reus. La Defensora del Pueblo corrige la propuesta aprobada por el Congreso desde el propio concepto de consumidor vulnerable.

 
Destacados

  Jóvenes Papas, viejos comunistas. Contra la política de la amabilidad

Jóvenes Papas, viejos comunistas. Contra la política de la amabilidad

"Si ser de izquierdas —luchar contra este desbarajuste que tiene visos de llevarnos de nuevo al precipicio, llámenlo como quieran— es percibido como una opción, ahí sí, estamos derrotados", sostiene el autor.

  Cientos de personas se manifiestan frente a la sede del PP

Cientos de personas se manifiestan frente a la sede del PP

La protesta fue convocada a través de Twitter con el hashtag #MadridSinMafia, a la que se han unido dirigentes de Podemos, Izquierda Unida y otros activistas sociales.

Otras noticias

  Un antifascista jamás duda: Le Pen no es opción

Un antifascista jamás duda: Le Pen no es opción

"Políticos como el exbanquero Macron y sus políticas son las que han llevado a la ultraderecha a su máximo histórico. Pero combatirle será otra guerra, y ya va siendo hora de que la izquierda sepa cómo afrontarla".

  ‘Los Cinco y yo’, de Antonio Orejudo: mucho más que entretenimiento

‘Los Cinco y yo’, de Antonio Orejudo: mucho más que entretenimiento

"El escritor ahora, como siempre, nos da herramientas para la reflexión, la crítica y también el descubrimiento".

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.