lamarea.com

Lunes 24 Julio 2017

Política

De tal palo, tal monarquía

Mil días después de suceder a su padre, Felipe VI mantiene las esencias de la institución. “La función que acomete es la misma, aunque esté representada de forma diferente”, afirma el líder de IU, Alberto Garzón.

14 Abril 2017
10:05
Compartir
De tal palo, tal monarquía

Este artículo está incluido en #LaMarea48, que puedes descargar aquí por 1,90 euros.

Desde antes de que su padre abdicara, buena parte de la sociedad veía en su figura –incluso con temor en círculos republicanos–, la posible renovación de una monarquía abrasada por las correrías del propio monarca y la corrupción en la que estaba implicada parte de su familia. Joven, preparado, casado con una periodista divorciada ¡y no caza osos! “La Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos, saber ganarse continuamente su aprecio, su respeto y su confianza (…). Hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan, con toda razón, que los principios morales y éticos inspiren, y la ejemplaridad presida nuestra vida pública”, dijo Felipe VI en su primer discurso como rey de España. A diferencia de su padre, que juró su cargo delante de una Biblia y un crucifijo, él acababa de hacerlo sobre la Constitución.

Las manifestaciones a favor de la República que fueron prendiendo en distintos puntos del país cuando se conoció la abdicación de Juan Carlos I se diluyeron con los meses, pero el tiempo intocable de la monarquía nunca más volvió. Desde entonces, Felipe VI ha sido recibido en numerosos actos con protestas. “No queremos escuchar ningún discurso fácil de una estructura monárquica impuesta”, expresaron este mes de marzo los concentrados en una visita del rey a la empresa vasca Velatia. El pasado noviembre, en la apertura de la XII legislatura, un senador de IU llegó a desplegar una bandera republicana. El diputado y exlíder del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Diego Cañamero, lució una camiseta con el lema “Yo no voté a ningún rey”. Y los diputados de Unidos Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza, no le aplaudieron. Hace unos días,  Ahora Madrid y PSOE votaron en la Junta Municipal de Hortaleza a favor de cambiar el nombre del Parque Felipe VI por el de Parque Forestal de Valdebebas.

Mil días después de suceder a su padre, y a pesar de llevar a cabo modificaciones en una casa pagada con dinero público pero sin apenas control, el heredero no ha dado señales reales de una renovación profunda y sí ha ofrecido, en consecuencia, más argumentos a partidos republicanos como IU para exigir el referéndum. El hashtag #MerecemosRepública ha sido tendencia en Twitter estos días. “Lo que debe importarnos es si la función que acomete Felipe VI tiene que ver o no con la que hacía su padre y creo que es la misma, aunque esté representada de forma diferente”, afirma el líder de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, preguntado sobre si el rey ha mejorado algo con respecto a su antecesor. Estos son cinco ejemplos en los que padre e hijo han mantenido, con más o menos diferencias, su hoja de ruta.


TRANSPARENCIA

Presupuesto y rentas

La Casa del Rey no está obligada a detallar el presupuesto asignado. Lo dice el artículo 65 de la Constitución sobre la que juró su cargo Felipe VI. De la época de su padre hasta ahora han cambiado algunas cosas: se ha realizado una auditoría externa, se publica desde 2015 la lista de regalos institucionales recibidos…  Pero las medidas son insuficientes. “Las preguntas que hacemos al Gobierno siempre son rechazadas y ese es el ejemplo más claro de cómo la transparencia sigue siendo nula”, sostiene Garzón. Su partido pide que se publique la distribución del presupuesto; el patrimonio de cada miembro, las acciones en sociedades, los ingresos y rentas, su origen y las actividades a las que se deben, además de una fiscalización por el Tribunal de Cuentas.

Los Papeles de la Castellana han puesto en evidencia la ausencia total de control y la alegría con la que algunos Borbones han gestionado sus fortunas. El caso de los Borbón-Dos Sicilias es paradigmático: aprovecharon la amnistía fiscal del PP para repatriar capitales que llevaban años ocultos en bancos suizos y otros paraísos fiscales. “¿Va a exigir responsabilidades al rey emérito por ser titular de una cuenta en Suiza, al parecer herencia de su padre? ¿Puede afirmar que ningún miembro de la familia real tiene recursos en el extranjero y, en particular, en paraísos fiscales?”, plantea el diputado Miguel Ángel Bustamante al Gobierno. IU también pide que Zarzuela informe sobre las organizaciones, ONG o patronatos en los que sus miembros ostenten cargos tras la deriva de Iñaki Urdangarin en el caso Nóos.

Miles de personas en una manifestación en la Puerta del Sol de Madrid para pedir la República. FERNANDO SÁNCHEZ

JUSTICIA

El caso Urdangarin

Aún retumban en la tele las palabras que pronunció el hoy rey emérito en su discurso de Navidad de 2011: “La Justicia es igual para todos”. Casi seis años después, las decisiones judiciales han desmontado aquella afirmación. Iñaki Urdangarin, su yerno, cuñado del rey actual, espera en Suiza la resolución del recurso a su condena: seis años de cárcel por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencia y dos delitos fiscales. Ni ha entrado en prisión ni ha tenido que pagar fianza para eludirla. Nada más acceder al trono, Felipe VI marcó distancias con su hermana, la infanta Cristina, al retirarle el título de duquesa de Palma y reducir la familia real a la reina y sus hijas. “La Casa Real primero protegió a Urdangarin y a la infanta, y después, cuando era inevitable, fue cuando intervino para salvar su imagen con cambios estéticos. Posteriormente utilizó todas las instituciones del Estado, toda su capacidad de presión para que el juicio fuera asimétrico en relación con el resto de juicios de los españoles. Y nos encontramos ante el ejemplo de la Fiscalía ejerciendo como abogado defensor o las instituciones del Estado como Hacienda actuando en función de las necesidades del abogado defensor”, denuncia Garzón.

Felipe VI no estuvo a la altura tampoco el día que la Audiencia de Palma hizo pública la sentencia. Ese viernes, el rey tenía un acto público en el Museo Thyssen. No dijo ni una palabra más allá del manoseado “respeto absoluto a la independencia del Poder Judicial”, siempre a mano en el Palacio de la Zarzuela. Los periodistas no pudieron acompañarles en su visita, como sí sucede en otras ocasiones. La sentencia no solo condena a su cuñado, como destacó buena parte de la prensa. Exige a la infanta –absuelta de los delitos fiscales– la devolución de los 265.088 euros de los que se benefició por los delitos de su marido.


DIPLOMACIA

Viajes a Arabia Saudí

A diferencia de su padre, un huésped frecuente de las monarquías del Golfo Pérsico durante su reinado –agasajado con opulentos obsequios–, Felipe VI ha medido sus visitas a la zona. Uno de los viajes previstos a Arabia Saudí tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015 fue suspendido e interpretado en algunos círculos como una muestra de sensibilidad hacia la opinión pública por las violaciones de los derechos humanos en aquel país. No obstante, tras varias cancelaciones, Felipe VI aterrizó en Riad en un viaje oficial de carácter económico: contratos multimillonarios que incluían, entre otras cuestiones, la venta de cinco corbetas que construirá Navantia.

“Independientemente del juicio que nos merezca su comportamiento en un tema u otro, [Arabia Saudí] es un elemento clave en la región y tiene un papel fundamental en su estabilización”, argumentó el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis. “Nadie pone en duda el compromiso del Jefe del Estado con los derechos humanos”, defendió el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando. “Desgraciadamente, no es nada nuevo”, lamentó el portavoz de ERC, Gabriel Rufián. El líder de Ciudadanos también pidió que se hiciera notar la violación de derechos humanos en aquel país. “Sigue siendo el intermediario de las grandes empresas españolas para hacer negocio con los países que no respetan los derechos humanos”, insiste Garzón. “Vivimos la hipocresía más absoluta por parte de las élites, que son capaces de condenar lo que sucede en un país democrático como Venezuela e incapaces de hacer un mínimo comentario ante países más parecidos a un régimen feudal que a una democracia”.


IGUALDAD

El artículo machista

La Constitución sobre la que juró su cargo Felipe VI también recoge un artículo, el 57.1, absolutamente machista en la línea sucesoria –aunque en su caso no afecte, porque ha tenido únicamente hijas–. Las diputadas constituyentes se salieron del hemiciclo en la votación de aquel artículo, “una voluntad expresa de la monarquía que la ponencia constitucional respetó”, como afirma una de ellas. En 2005, el gobierno de Zapatero solicitó al Consejo de Estado un informe para su modificación, aunque pidiendo que se salvaguardasen expresamente los derechos del Príncipe de Asturias. El Consejo de Estado propuso introducir directamente que la sucesión correspondía a Felipe de Borbón y eliminar la referencia a la prevalencia del hombre sobre la mujer. Hasta el momento, el monarca tampoco se ha pronunciado sobre la reforma de ese artículo. Desde el PSOE insisten en que es necesario emprender una reforma de la Constitución que responda a la realidad de la España del siglo XXI, comprometida con la igualdad.


MEMORIA HISTÓRICA

Víctimas del franquismo

“La actitud de Juan Carlos ha sido indignante desde que en 1969 lo nombraron heredero. Jamás tuvo un minuto para las víctimas y jamás, jamás, dijo una palabra contra el dictador. Incluso, como decía su mujer, no le gustaba que nadie en su presencia dijera algo contra Franco. He gastado mucha saliva denunciando esto. Respecto a su hijo, ya se verá”, decía el historiador José María García Márquez el pasado verano en un reportaje publicado en esta misma revista. Unos meses más tarde, en el discurso de Navidad, Felipe VI pronunció las siguientes palabras: “Son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas”.

Atendiendo a estas declaraciones, el hijo no solo no ha tenido palabras para las víctimas del franquismo, sino que las que ha pronunciado han sido para ofenderlas, como denunció la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que presentó una queja ante la Defensora del Pueblo. En su respuesta, la institución alegó que no tenía competencias para actuar en ese caso. Un caso, recuerda la ARMH, de derechos humanos.

Olivia Carballar

Olivia Carballar

LM51 – Julio/Agosto 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La errática política migratoria italiana

"Las ventas de armamento de Italia aumentan a un ritmo vertiginoso, lo que alimenta las guerras olvidadas que llenan las pateras".

Tus artículos

Alsasua: resucitar a ETA a toda costa

"Con ese caldo de cultivo no es extraño que organismos judiciales aporten su grano de arena en esa cerrazón por resucitar a ETA", escribe Gonzalo del Campo.