lamarea.com

Lunes 22 Mayo 2017

Opinión

‘El País’ contra Podemos, la rama publicada del establishment

El diario ‘El País’ ha mantenido una línea editorial muy agresiva contra el partido de Pablo Iglesias para evitar su crecimiento y favorecer un acuerdo de las oligarquías.

31 Marzo 2016
12:01
Compartir
‘El País’ contra Podemos, la rama publicada del establishment

Madrid// Pablo Iglesias decía, en una entrevista que le realizó Tariq Ali, sobre la petición de Felipe González de una gran coalición: “Creo que tiene que ver con la principal institución de la casta en España, que es el diario El País y el Grupo Prisa. Es muy extraño que desde 1978 el régimen español se haya basado mucho más en el PSOE y el Grupo Prisa que en la derecha o en los antiguos partidarios de la dictadura. Pero si uno quiere saber lo que realmente quiere saber el establishment hay que leer los editoriales de El País”.

La visión de Pablo Iglesias no se reduce a una mera posición política, sino a una interpretación histórica de lo que El País, como creador principal de la opinión pública española, supuso durante la transición y que hoy en día se resiste a abandonar. Gregorio Morán narra en su libro El precio de la transición cómo se fraguó la puesta en marcha del diario El País y quiénes lo llevaron a cabo. Morán especifica que fueron tres los ideólogos de la cabecera de Prisa: Jesús Polanco; José Ortega Spottorno, hijo de Ortega y Gasset; y Manuel Fraga.

Fue en una reunión entre José Ortega y Manuel Fraga donde salió el nombre de Juan Luis Cebrián para ser el director del diario. El encuentro, según Morán, se produjo en mayo de 1974, y Ortega le presentó una serie de nombres a Fraga para dirigir el proyecto. El elegido fue el del hijo del falangista Vicente Cebrián. El hecho de que el todavía director de la nueva cabecera hubiera estudiado en el colegio de El Pilar y que se hubiera formado bajo la dirección de Emilio Romero en el diario Pueblo significaron toda una garantía para Fraga.

El País nunca fue un referente de izquierdas, como dijo Soledad Gallego Díaz, sino un suculento negocio para los Polanco con Cebrián como mano ejecutora. Gregorio Morán explica en El cura y los mandarines la verdadera esencia del diario de Prisa. “En Polanco había un empresario que sabía utilizar al Gobierno para la promoción de sus productos, hasta que llega a un punto que es él quien promociona al Gobierno para beneficio extraordinario de sus intereses”.

Ésa es la línea que ahora Cebrián quiere continuar sin los vaivenes que causaron los quebrantos económicos por la “guerra del fútbol” y su enfrentamiento con Aznar. Juan Luis Cebrián siempre ha sido una de las figuras más importantes de la oligarquía española y uno de los pilares básicos del mito de la cultura de la transición. Siempre unido a las élites económicas, ha velado desde la imprenta por la pervivencia del statu quo que el turnismo de partidos garantizaba. La obra que Cebrián quiere consolidar para sus intereses es una versión mejorada del turno de partidos. Un pensamiento único: el extremo centro. Una gran coalición sin espacio para una ideología alternativa que cuestione los pilares esenciales de los privilegios de las oligarquías. Un enemigo que Cebrián identificó en Podemos.

Proyecto Gran coalición

Antes de la aparición de Podemos,  inquietos ante el desgaste del turnismo y el proceso soberanista en Cataluña, ya se gestó un proyecto para consolidar el relato hegemónico del extremo centro. Fue el diario El País en 2012 el que comenzó a mostrarse abierto a la necesidad de consensos y pactos entre el PP y el PSOE alertado ante la posibilidad de que los apoyos que perdía el PP por la gestión de la crisis no fueran al PSOE y se perdieran en opciones políticas como IU, UPyD o la abstención.

En 2014, las encuestas llegaron a dar al PP y al PSOE apenas el 51% de los votos. Su cuesta abajo puso de manifiesto la necesidad de animar a poner las bases de esa gran coalición desde varios frentes: mediático, político y económico.

Juan Luis Cebrián desde el eje mediático, Felipe González en el político y Francisco González, presidente del BBVA, en el económico fueron los principales impulsores de esta corriente de opinión pública. El líder del PSOE en una entrevista en El Objetivo de La Sexta en 2014 puso a rodar nuevamente la idea que El País avanzó e hizo un llamamiento a una gran coalición entre los dos grandes partidos, “si España lo necesita” .

Tras esta idea siempre han estado los grandes empresarios. Pronto los más importantes de este país comenzaron a mostrarse a favor de ella, más aún después de que Podemos lograra su magnífico resultado en las elecciones europeas de mayo de 2014. Antonio Brufau (Repsol), Cesar Alierta (Telefónica) , Joan Rosell (CEOE) y Jose Ignacio Goirigolzarri (Bankia), entre otros, se posicionaron a favor de esa gran coalición para garantizar la “estabilidad”.

Ciudadanos, el conseguidor

El ascenso de Podemos en los procesos electorales y en las encuestas provocó que Ciudadanos aprovechara la ventana de oportunidad y apostara en octubre de 2014 por su candidatura a a las elecciones generales al calor de esas peticiones de gran coalición y de la negativa del nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, a pactar con el PP. El establishment tenía un plan b que El País comenzó a alabar. Los hechos han demostrado que Ciudadanos se ha convertido en el conseguidor de un pacto de las oligarquías, de un gobierno de concentración PP, PSOE y C’s que evite bajo cualquier circunstancia que Podemos llegue el poder y mantener intacta la soberanía nacional cuestionada en Cataluña.

El País ha sido la plataforma sobre la que se ha construido la imagen de Ciudadanos a la vez que se minaba la de Podemos con continuos ataques que, en algunos casos, no guardaban ni la mínima estética de independencia que un medio de comunicación debe guardar. En las tribunas del diario de Prisa eran muy corrientes las páginas de fundadores de Ciudadanos como Francesc de Carreras o Félix de Azúa ensalzando las bondades de Albert Rivera y criticando con la máscara de independientes al partido de Pablo Iglesias.

Un ejemplo paradigmático de esta actitud mantenida en las páginas del periódico de Cebrián se dio en marzo de 2015. El artículo titulado “¿Es Ciudadanos de derechas?” negaba que la formación naranja lo fuese y, con un tono laudatorio, ensalzaba las medidas de la organización de Albert Rivera mientras criticaba las de Podemos. El texto estaba firmado por Antonio Roldán como economista y doctorando sin mencionar su proximidad a Ciudadanos, ya declarada, que le acabaría llevando a ser diputado en las elecciones.

La postura de El País a favor de Ciudadanos le llevó a titular un editorial con un eslogan de Albert Rivera. En marzo de 2015 en una entrevista en eldiario.es, el líder de Ciudadanos aseguró que el sectarismo no tenía lugar en España y que lo que proponía su organización era un “cambio tranquilo”. Una idea principal que siguieron desarrollando apelando al cambio sensato y que el diario de Prisa consideró idónea para que fuera su titular del día posdebate organizado por El País.

Desde las páginas del diario no han sido sólo los editoriales los que han promovido un gobierno de concentración que margine a Podemos y a los independentistas. Desde multitud de tribunas se ha encargado a personajes ilustres de las élites culturales que marquen la opinión pública favorable a esa opción. Mario Vargas Llosa pidió ese acuerdo una semana después de las elecciones generales en una tribuna titulada “la gran coalición”. Sólo un par de días antes, Josep M. Colomer había escrito en la misma línea alegrándose de la oportunidad que las elecciones habían creado para una coalición entre PP, PSOE y Cs.

La línea editorial mantenida y constante de El País de llevar en volandas a Ciudadanos, sin cuestionar apenas sus posicionamientos, sirviendo de plataforma para que sus postulados sean vistos como moderados y sensatos mientras ejercía la crítica a Podemos, en ocasiones desmesurada, ha sido una herramienta efectiva para establecer las prioridades de la agenda pública. Ese posicionamiento editorial ha sido más intenso durante estos cien días de negociaciones, en los que el intento por influir en las decisiones por formar gobierno ha quedado en evidencia.

La cobertura que El País ha dado a Albert Rivera y a Pablo Iglesias no admite comparación. Ni el foco que ha puesto en las noticias ni el tono dado. Sirva de ejemplo lo que el editorial de este periódico decía de uno y otro tras el debate de investidura.

Sobre Pablo Iglesias:

“Peor estuvo Pablo Iglesias, que sigue sin entender dónde se encuentra. Olvidando que está en el Parlamento, realizó varias intervenciones agresivas e insultantes, más propias de un mitin electoral, una asamblea de estudiantes o una tertulia televisiva. Volvió a aparecer el líder de Podemos previo a la campaña electoral de diciembre y rompió todos los puentes con el PSOE, para ahora y para siempre. Es difícil creer que una parte de los cinco millones de votos recogidos por Podemos el 20-D estén de acuerdo con esa posición radical”.

Sobre Albert Rivera:

“Sin duda fue Albert Rivera el líder que más despuntó en la sesión de investidura de ayer. Defendió con claridad el acuerdo con el PSOE y puso contra las cuerdas a un Mariano Rajoy al que acusó de no querer reformar España y de ser el tapón para la regeneración del PP. El presidente de Ciudadanos llegó a pedir a la bancada popular el voto a favor rompiendo la disciplina de partido. Rivera sí encontró su lugar en el Parlamento y, sin duda, amplió su círculo de influencia desde el centro al centroderecha”.

Los primeros debates en el Congreso llevaron a que El País hiciera no un editorial, sino dos, sobre las “inaceptables formas” que los miembros de Podemos tuvieron en la Cámara Baja: “Sobran las faltas de respeto al Parlamento”, decía el texto, porque los diputados de Podemos “se excedieron en las fórmulas de acatamiento a la Constitución”. Son infinidad las muestras partidistas, siempre en la misma línea, que han dejado claras de forma meridiana las intenciones de El País a favor de Ciudadanos y en contra de Podemos.

Las disputas internas en la formación de Pablo Iglesias han ocupado portadas y decenas de páginas mientras se ocultaba en diminutas columnas la dimisión de Eva Borox, número 3 de Ciudadanos en Madrid por los viajes que le pagaba el cerebro de la Púnica. Han utilizado Metroscopia de forma clamorosa como una herramienta para establecer ambientes de opinión favorables a Albert Rivera ensalzándolo en las encuestas y mostrando una opinión pública siempre similar a la publicada por la cabecera de Prisa. Encuestas que incluso ha llegado a usar como herramienta argumentativa para legitimar un editorial contra Podemos. Otro más.

El periódico El País ha tomado una postura clara estos meses. La misma que sus dirigentes han tenido desde su nacimiento en 1976: que el poder sea cercano a sus intereses. Cebrián considera que Podemos es una amenaza para el mantenimiento de los privilegios del establishment y desde sus páginas ha combatido y combatirá cualquier propuesta que permita a los de Pablo Iglesias tener alguna responsabilidad institucional. La actitud de El País ha sido la de considerar el periodismo una herramienta más para mantener a salvo la diferencia entre los intereses de los poderosos y los que no forman parte su élite. Influir, y no informar.

faldon_noticias

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

LM49 – Mayo 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La batalla de Svalbard

El cambio climático está conquistando ya la Fortaleza de Svalbard, nuestra Bóveda Global de Semillas, diseñada para ser inexpugnable, recuerda el autor.

Tus artículos

El World Press Photo y la lucha de clases

El World Press Photo no incluye ninguna representación de los beneficiados de las crisis, la miseria y la guerra, argumenta Carlos Hernández Calvo. Sólo muestra las consecuencias sin enseñar a los culpables.