lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Opinión

Ciudadanos, el Frankenstein de las élites

Ciudadanos es la derecha pop, admiradora de la cultura de de Wall Street, con mucho de marketing e imagen, de impostura que oculte su visión de las relaciones laborales en detrimento de los trabajadores.

02 noviembre 2015
13:30
Compartir
Ciudadanos, el Frankenstein de las élites

El número de la revista de noviembre incluye un especial sobre Ciudadanos. Cómprala aquí

MADRID// Desde sus orígenes, en el año 2005, Ciudadanos es una suerte de conglomerado de élites de intelectuales. Comenzó con una oligarquía cultural catalana que mantenían su superioridad frente a la ‘masa orteguiana’, el concepto usado por Teresa Giménez Barbat en su libro Los españolistas de la Plaza Real. Los Arcadi, Félix de Azúa y Francesc de Carreras (el valedor de Rivera y de Luis Garicano) conformaron el partido antes del nacimiento de UPYD con tics de soberbia intelectual como principal germen. Un partido de elegidos que tenía como principal objetivo diferenciarse del PSC, del PP y de los nacionalistas. Como explicaba Félix de Azúa en los reuniones de los orígenes ciudadanistas: “Las masas agonizan de horror vacui cuando no se les da todo muy evidente”.

Ciudadanos no lo ha creado el IBEX 35. No hace falta. Simplemente ha contado con el apoyo de las élites económicas para crecer de forma exponencial y limar el campo de crecimiento de los que creían antisistema. Albert Rivera y C’s fueron la apuesta del establishment para parar el empuje que a finales de 2014 y principios de 2015 tenía Podemos y que tanto PP como PSOE se vieron incapaces de hacer. Albert Rivera es la solución para la oligarquía empresarial para mantener el statu quo, dando a la ciudadanía una cara nueva que sustituya a la ajada y desgastada faz de los dos grandes partidos. Ciudadanos anunció en octubre de 2014 que se presentaría a las elecciones generales. Antes, en agosto, Pedro J. Ramirez había defendido la posición que Sosa Wagner propuso sobre la fusión de UPyD y Ciudadanos: “Como votante de UPyD y admirador de Rosa Diez estoy mil por mil de acuerdo con Sosa Wagner: el pacto con Ciudadanos cambiaría España”. El apoyo e intención de uno de los hombres más influyentes de España no es baladí. Tras la negativa de Rosa Díez a acceder a la unión con C’s, el actual director de El Español retiró el apoyo que venía otorgando a la formación magenta para volcarse en Ciudadanos. De hecho fue uno de los que asistieron a la presentación en el Círculo de Bellas Artes del programa económico.

La connivencia de Ciudadanos con las élites quedó demostrada en una reunión en Barcelona días antes de que Artur Mas anunciara las elecciones del 27-S y que sólo fue advertida por UPyD. Se trata del encuentro del pub Kitty’s, que fue organizado por Juan Lanaspa (hermano del Lanaspa de la Fundación La Caixa) con destacados empresarios y políticos influyentes, como el presidente de Abertis, Salvador Alemany; el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls; el presidente de Fiatc, Joan Castells; el ex presidente de Nissan y de Mutua Universal, Juan Echevarría. En lo que respecta al ámbito político, acudieron el conseller de Empresa, Felip Puig (CDC); el diputado del Partido Popular catalán, Enric Millo; la dirigente de Ciutadans, Carina Mejías; y Miquel Iceta, líder del PSC. A la reunión también acudió el Fiscal Superior de Cataluña, José María Romero de Tejada y otros altos cargos del ejercito y la Guardia Civil. Dicho encuentro provocó que Rosa Díez realizara una pregunta al gobierno cuestionando sobre la presencia de altos cargos militares y judiciales en una reunión secreta. La diputada de Ciudadanos de C’s Carina Mejías se negó a hablar sobre lo que se dijo en el encuentro secreto y se limitó a confirmar su asistencia.

La derecha pop

Ciudadanos es la derecha que prescinde de la moral católica. La que reniega de la lucha de clases pero opta por el bando de los empresarios, de los burgueses, de los que tienen la sartén por el mango en las negociaciones laborales. La derecha que ha asumido que el matrimonio homosexual y el aborto forman parte de la sociedad moderna. La derecha pop, admiradora de la cultura de de Wall Street, con mucho de marketing e imagen, de impostura que oculte su visión de las relaciones laborales en detrimento de los trabajadores, una derecha que proviene de familias acomodadas alejadas de los núcleos nacionalcatólicos, la de los profesionales liberales que han podido estudiar en universidades privadas.

La evolución de Ciudadanos desde su fundación en 2005 tiene mucho que ver con la aparición de Albert Rivera como líder en 2006. Su liderazgo supuso un giro a la derecha que llegó a provocar el abandono de miembros de su formación, como el denominado Grupo de Bouza. Cuando Ciudadanos se constituyó como partido Teresa Gimenez narró apesadumbrada en su libro que Felix Ovejero era la cara izquierdista del grupo y que no entendía el partido si no era de izquierdas. Teresa Giménez, ahora en UPyD, era partidaria del transversalismo y explicaba las discusiones sobre la ideología que tendría C’s mostrando, además, ese tono despreciativo para con la clase obrera y la línea ideológica de Ovejero:

“Aparentemente sólo los concienciados podrían darnos su apoyo. Y sólo tenían conciencia los pobres. Todavía estábamos con el obrero con conciencia de clase. Como tantos y tantos intelectuales que aún se dan de bruces con que nadie quiere ser obrero para siempre, esas visiones tan irreales le llevaban a estar seguro de que ‘nuestro banco natural de votos’ era ‘el de los de abajo’. Dicho exactamente con estas palabras. Afortunadamente se gana la vida como funcionario universitario. ¡Santa Lucía le conserve la vista! ¿acaso había obreros entre nosotros?”

Esa visión de la realidad política fue la que ha triunfado con Albert Rivera como número uno. Su presidencialismo, criticado hasta por Arcadi Espada, llevó al partido a adoptar una visión joseantoniana del espectro ideólogico: llamar a la superación de los rojos y azules, de la derecha y la izquierda, para poco a poco implantar una visión azul de la economía y las relaciones laborales con la conquista de los cinturones rojos. Un discurso tercerposicionista que primero intentó UPyD y con el que coqueteó, con escaso éxito, Podemos.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".