lamarea.com

Política

Desaparecen cinco millones de fondos europeos de un centro tecnológico valenciano

Aidico recibió una subvención en 2010 de siete millones de euros para hacer su nuevo centro en Novelda (Alicante).
Hoy la empresa está en concurso de acreedores y del edificio sólo se construyó la estructura

22 Mayo 2015
07:01
Compartir
Desaparecen cinco millones de fondos europeos de un centro tecnológico valenciano
Requerimiento del Ministerio de Economía para que Aidico justifique en qué se ha gastado los siete millones de euros de subvención.

El 8 de enero de 2010, la cuenta del instituto tecnológico Aidico en la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) recibe un ingreso de siete millones de euros. El dinero proviene de la subvención de los Fondos Feder y del Ministerio de Ciencia y Tecnología para financiar la construcción de un nuevo centro de investigación sobre el mármol en Novelda (Alicante). Ese día la cuenta se cierra con 7,5 millones de euros. El 30 de abril, el balance bancario en la CAM es únicamente de 2,2 millones de euros. Y en octubre de 2010 la cuenta ya ha caído hasta los 36.000 euros. En diez meses se han dilapidado siete millones de euros de fondos públicos, cinco de ellos productos de una subvención europea.

La Marea ha tenido acceso a información sobre el caso a través de filtrala.org, el buzón de filtraciones anónimas y seguras en el que colabora La Marea junto a Diagonal y eldiario.es, –en el marco de su campaña #TiraDeLaManta sobre casos de corrupción municipal.

Según estos documentos, el propio Ministerio de Economía y Competitividad ha hecho dos requerimientos (16 de mayo de 2014 y 19 de diciembre de 2014) para que el instituto Aidico, que funciona con fondos públicos y actualmente está en suspensión de pagos, justifique esos gastos.

El Ministerio le pide que detalle de “forma pormenorizada el uso que se ha hecho de los 7.040.997 euros“. Por su parte, el informe de la administración concursal en el que se encuentra Aidico, señala que “el grado de ejecución del proyecto es del 55%, pese a que sólo se han presentado a justificación ante la Administración por parte de Aidico de 1.549.761,02 euros, lo que representa un grado de certificación del 30,74%”. Del resto de dinero, nada se sabe.

En el año 2010 el gerente de Aidico era Ramón Congost, quien dimitió cuatro años después con el instituto ya en quiebra. Congost es actualmente cónsul honorario de Rusia en el País Valenciano. Al ser contactado por La Marea ha evitado hacer declaraciones. Quien sí ha hablado ha sido el actual gerente, Fernando Palomares, para quien este escándalo “salpica a los anteriores responsables”. Preguntado por si conoce a qué se destinaron los fondos, Palomares duda y responde: “al pago de nóminas”. “¿Siete millones de euros en nóminas?”. “Eran otros tiempos…”, responde lacónico.

Otras fuentes consultadas por La Marea explican que este dinero, que Aidico tenía que dedicar a construir su nueva sede en Novelda, fue a parar a “otros fines más oscuros”. De hecho, la Fiscalía ya tiene sobre su mesa varias denuncias sobre la gestión de fondos públicos por parte de Aidico. Una de esas denuncias implican al antiguo alcalde de Paterna, Lorenzo Agustí, como supuesto beneficiario de un viaje a China.

España podría perder los fondos Feder

La gestión de Aidico tiene una ramificación mayor. Según fuentes consultadas conocedoras del caso, la falta de justificación de esos gastos podría suponer graves sanciones a España o que incluso la Unión Europea llegase a paralizar la entrega de fondos Feder al país.

La UE destinó 5.040.997 euros (sin IVA) para la “construcción de nuevas instalaciones del centro tecnológico del mármol y actividades mineras y equipamiento del mismo”, según consta en el convenio firmado el 15 de diciembre de 2009 entre el Ministerio de Ciencia e Innovación, la Generalitat Valenciana y la propia Aidico.

El convenio detalla de forma pormenorizada el uso que se le tendría que haber dado a la subvención, desde la estructura a las instalaciones eléctricas, el saneamiento o el mobiliario de laboratorio. Sin embargo, del centro hoy sólo queda un esqueleto de hormigón y una empresa en quiebra.

Dinero hacia Rumania

Lo que sí hizo Aidico durante esos años fue expandirse en Rumania. Con la subvención recién cobrada, el instituto tecnológico compra una pequeña nave por 400.000 euros. Durante el año 2010 y 2011 las transferencias entre la cuenta del Banco Sabadell -donde tiene el dinero el Instituto-, y Rumanía son constantes. En un mes se transfieren más de 87.000 euros a una cuenta en el Raiffeisen Bank a nombre de “Sc Civic Trans Construct SRT”. El 30/04/2010 se transfieren 30.087 euros; el 13/05/2010, 21.607,16 y el28/05/2010, un total de 36.375,18; acciones que se repiten los siguientes meses.

Fuentes conocedoras de la operación aseguran que “con ese dinero que se gastó, se podría comprar medio polígono industrial en Rumanía, estaba fuera del precio de mercado”. En 2011 el propio vicepresidente del Consell y mano derecha de Francisco Camps, Vicente Rambla, inauguraba las instalaciones. Tres años después se vendieron por 200.000 euros, aunque Aidico nunca los cobró.

Todo esto pasaba a la vista del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) quien debía ejercer de vigilante, auque toma cartas en el asunto demasiado tarde e interviene el instituto en septiembre de 2013. Mientras continúa sin aclararse dónde están los cinco millones de euros de la UE, los trabajadores que continúan en el instituto ya llevan cuatro meses sin cobrar la nómina, según aseguran ellos mismos.

La Marea, Suscripción, Revista

Toni Martínez

Toni Martínez

Última hora

LM47 – MARZO 2017

Los socios/as escriben

Excelencia es no poner lavadoras

"Excelencia es echarle más horas. Excelencia es no poner lavadoras", escribe Álex Gaita.

Tus artículos

Sin ingresos no hay derechos

"La excusa es sencilla: 'No hay dinero'. Sí que lo hubo para el rescate bancario, para proteger a La Trama mediante la modificación del artículo 135 de la Constitución. Quieren que vivamos del aire para mantener sus privilegios", sostiene la diputada de Podemos Isabel Franco.