El reto de los ‘ayuntamientos del cambio’ ante las violencias machistas

Cientos de personas han asistido al acto municipalista. Foto: AHORA MADRID

Los últimos años han estado marcados por una movilización feminista que no ha dejado de crecer. ¿Qué han hecho y qué prevén estos gobiernos municipales?

De cara a los comicios del 26-M, los apodados ‘ayuntamientos del cambio’ se juegan su continuidad en varias ciudades españolas. Hace cuatro años que las coaliciones que abanderaban una transformación en la gestión municipal llegaron a las alcaldías de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Cádiz, A Coruña, Ferrol y Santiago de Compostela.

Con el fin de la legislatura, comienzan los balances. Este jueves, Manuela Carmena lamentaba, en una entrevista con Pepa Bueno en la Cadena Ser, no haber profundizado sobre la violencia machista la noche anterior, en el debate que Telemadrid celebró con los candidatos y candidatas a la alcaldía de Madrid. Carmena rebatió a sus rivales que Madrid fuera una ciudad insegura: “En 2017 hubo 16 homicidios”. Y aclaraba que, de ellos, cinco habían sido casos de violencia de género.

Los últimos años han estado marcados por una movilización feminista que no ha dejado de crecer. Las consignas en torno al 8-M y las protestas contra la violencia sexual a raíz del caso de La Manada han puesto en la agenda política y mediática diversas reflexiones en torno a la violencia contra las mujeres, como la protección a aquellas que están en una situación de maltrato por parte de su pareja o los recursos que existen para prevenir las agresiones sexuales en el ocio nocturno.

Las candidaturas del cambio se presentaban en 2015 como una opción de gobierno feminista. Durante este tiempo, en lo que se refiere a violencias machistas, han aumentado los recursos y se han puesto en marcha nuevas políticas: campañas de concienciación, programas para mujeres supervivientes y acciones contra la violencia más allá del marco de la pareja. Desde este año, Cádiz cuenta ya con un Plan Municipal Integral contra la Violencia de Género, el primero de la ciudad. Barcelona, por su parte, ha implementado un protocolo contra las agresiones sexistas en espacios festivos llamado ‘No Callem’, también el primero de ámbito municipal en este sentido.

Los ‘ayuntamientos del cambio’ han impulsado la actuación institucional frente a las agresiones sexuales en fiestas y entornos de ocio con la creación, entre otras medidas, de ‘puntos lilas’ de atención a mujeres y la difusión de campañas que por primera vez ponían el foco sobre los agresores.

Pero todavía hay retos pendientes. Durante 2018, cinco mujeres fueron asesinadas en Madrid y Barcelona. En Zaragoza y A Coruña hubo dos casos en ese año, según las estadísticas de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

Un factor común: el aumento del presupuesto

Al llegar a la alcaldía, Ada Colau y la regidora de Feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Barcelona, Laura Pérez, anunciaron el incremento del presupuesto destinado a luchar contra la violencia machista. La partida pasó de 4,7 millones en 2015 a 5,8 millones en el año siguiente. Después de que en noviembre de 2015 se aprobara la Mejora para el abordaje integral de las violencias machistas en Barcelona, según datos del Área de Feminismos y LGTBI, durante este mandato se han duplicado los fondos destinados en la legislatura anterior, con una inversión total de 22,46 millones de euros. Asimismo, explican que en este tiempo los servicios municipales han atendido a 14.495 mujeres y familiares y han llegado a 29.000 personas a través de acciones de detección, formación y sensibilización en violencia machista en los barrios.

Desde el Área de Políticas de Género y Diversidad del Ayuntamiento de Madrid, creada en 2017, destacan un dato: “En 10 años, la Comunidad de Madrid ha reducido un 50% el presupuesto para luchar contra la violencia machista y Manuela Carmena lo ha multiplicado por 5 desde 2015”. Desde la creación de esta área –antes, la partida específica de violencia no estaba separada de la de igualdad–, la cantidad destinada a Prevención y Atención a las Víctimas de Violencia de Género ha pasado de 6.375.609 euros en 2017 a 11.576.518 en 2019. En total, el presupuesto aprobado para 2019 en este ámbito desde el Ayuntamiento de Madrid asciende a 25,5 millones de euros en 2019, un 47% más del que anunciaron en 2017.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza afirman destinar anualmente 1,1 millones de euros a la atención a mujeres víctimas, sensibilización contra la violencia machista y promoción de la igualdad. La Marea preguntó el pasado verano a este consistorio sobre su presupuesto específico en materia de violencia machista, en el marco de la investigación del proyecto #PorTodas. «En el año 2018, el presupuesto destinado a la Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género es de 341.466 euros. También se cuenta con otra partida de 25.000 euros para un programa personalizado laboral para mujeres víctimas de violencia de género», fue su respuesta.

El Ayuntamiento de Valencia, también preguntado con este fin, incrementó, al igual que Barcelona, su presupuesto entre 2015 y 2016. El primer año el presupuesto fue de 233.000 euros mientras que al año siguiente se destinaron 494.964 euros. En 2019, la cantidad asciende a 816.917 euros. El pasado mes de abril, la concejala de Igualdad y Políticas Inclusivas de este gobierno, Isabel Lozano, anunciaba además que destinaría su partida correspondiente del Pacto de Estado contra la Violencia de Género a un programa de atención psicológica a mujeres víctimas de violencia y a sus familiares.

En la misma línea de actuación, A Coruña anunció que destinaría los casi 45.000 euros que le corresponden del Pacto de Estado a fortalecer la atención psicológica a las víctimas. En la ciudad gallega, más de 200 mujeres hicieron uso del servicio telefónico Atenpro para mujeres víctimas de violencia de género durante 2018, un 48% más que en 2017, según cifras del Ayuntamiento.

Desde este mes de mayo, en Cádiz está en vigor el primer Plan Integral Municipal contra la Violencia de Género, dotado con 306.199 euros. En esta ciudad y durante 2018, 191 mujeres fueron atendidas por el servicio de atención 24 horas a víctimas de violencia de género y 563 acudieron al equipo de la Fundación de la Mujer, según cifras del Ayuntamiento.

Medidas centradas en la recuperación de las mujeres

Reforzar la atención a mujeres que han sido o están siendo víctimas de violencia machista ha estado también entre las prioridades de los ‘ayuntamientos del cambio’. Desde el Ayuntamiento de Barcelona señalan que entre 2015 y 2018 las plazas en casas de acogida han pasado de 104 a 204. En Madrid, se trabaja desde el pasado febrero en la creación de un nuevo Centro de Atención Psico-socio-educativa (CAPSEM) en el sur de Madrid que ofrezca servicios de recuperación de las secuelas de la violencia de género en siete distritos, como ya lo hace el CAPSEM que da cobertura a 14 distritos del centro y norte de la ciudad y que cuenta con 18 profesionales que asisten tanto a las mujeres como a sus hijos e hijas.

El Programa de Atención Integral para Víctimas de Violencia de Género del Ayuntamiento de Zaragoza, gestionado por la Casa de la Mujer, que ofrece información, acogida, atención psicológica, social y educativa, atendió a 922 mujeres entre enero y octubre de 2018, según datos de la concejalía de Educación e Inclusión del consistorio de la capital aragonesa.

En la misma línea, Valencia ha creado durante esta legislatura un Programa de vivienda social para víctimas de violencia de género. Una medida que el programa electoral de Compostela Aberta, el partido en el gobierno de Santiago de Compostela, lleva en su actual programa. Un servicio que también se ha implementado en A Coruña: su red municipal incluye tanto una Casa de Acogida con capacidad para 19 personas como los llamados Pisos de Transición a la Vida Autonóma, que representan un segundo nivel de intervención con mujeres que han pasado por una situación de violencia machista.

Propuestas para el 26-M

Ada Colau, Manuela Carmena, Joan Ribó, Pedro Santisteve, José María González ‘Kichi’, Xulio Ferreiro, Martiño Noriega y Jorge Suárez presentan de nuevo sus candidaturas a las alcaldías de Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza, Cádiz, A Coruña, Santiago de Compostela y Ferrol con programas electorales que vuelven a incidir en el feminismo como una de sus piezas fundamentales.

Para Barcelona en Comú «el último mandato, el feminismo ha sido una prioridad clara que se ha visibilizado en acciones como la internacionalización de servicios, un presupuesto y personal triplicado o la creación del centro LGTBI». Así lo explican en su programa, donde, de cara a una nueva legislatura, inciden en retos como el abordaje del acoso en el transporte público, la mejora de la atención sanitaria en casos de violencia machista o la educación en feminismo de la gente joven.

En el apartado ‘Un Madrid feminista, de derechos, más inclusivo y cuidador’ del programa de Más Madrid, se señala como único punto sobre violencia machista el mantenimiento de los centros de atención a mujeres víctimas de violencia machista y de abusos sexuales y violaciones.

En el programa electoral de Compromís reconocen que se deben poner en marcha medidas más efectivas para la prevención de la violencia: el diseño de un programa de información integral contra la violencia machista que fomente la cooperación entre todos los agentes implicados y la mejora de la atención a las mujeres, a sus hijos e hijas y también a los maltratadores. Desde el consistorio añaden además que «una de las medidas a tomar es la reeducación de los maltratadores para que no reincidan». «Ellos están en el origen de la violencia y también debemos atajar el problema en el origen», afirman.

El de Zaragoza en Común es el único programa electoral de las candidaturas mencionadas que no hace una referencia específica a las medidas en cuanto a violencia machista e incide solo en «garantizar el acceso a la vivienda, empleo y apoyo con las cargas familiares a mujeres en situación de emergencia (monomarentales, mayores o víctimas de violencia).»

Desarrollar el Plan Integral contra la Violencia de Género que recientemente se ha puesto en marcha en Cádiz es la propuesta principal de la candidatura de Adelante Cádiz, encabezada por José María González ‘Kichi’. En concreto, su programa electoral plantea también el desarrollo de acciones contra el acoso sexual callejero y las agresiones sexuales y la creación de una unidad de atención y grupos de apoyo especializados a víctimas de agresiones sexuales.

En Galicia, Marea Atlántica propone para A Coruña el refuerzo de medios y personal para los Centros de Orientación Familiar y la Casa de Acogida y recalca que la atención a las mujeres que sufren violencia de género debe ser multidisciplinar: sanitaria, educativa, jurídica, laboral, social, etc. Compostela Aberta dice en su propuesta para estas elecciones que «situará la violencia patriarcal en el centro de la agenda política municipal y además de asistencia y atención directa a las mujeres que se encuentren en situación de violencia, continuará llevando a cabo actuaciones de prevención y sensibilización social y creando redes institucionales y sociales para hacerle frente conjuntamente». Otra de sus propuestas en este sentido es la creación de un Recurso habitacional para mujeres maltratadas y sus hijos e hijas. Ferrol en Común, por su parte, insiste en los programas de prevención de violencia machista desde edades tempranas.

aportacion la marea
PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner