lamarea.com

lunes 21 enero 2019

Política

Catalunya, el periodismo en tiempos de la posverdad

“Sin la complicidad de muchos periodistas y de numerosos medios de comunicación, hubiera resultado imposible crear una realidad paralela. Basada en las emociones y no en los hechos”, reflexiona el exdecano del Col·legi de Periodistes de Catalunya y editor de ‘Catalunya Plural’.

21 diciembre 2018
10:41
Compartir
Catalunya, el periodismo en tiempos de la posverdad
Concentración a favor de la libertad de los líderes independentistas. ALBERT GEA / REUTERS

Este artículo forma parte del dossier ‘La urgencia de los matices’, en #LaMarea66. Puedes suscribirte aquí

Las ansias de independencia de una parte significativa de la población catalana tienen raíces y razones poderosas. La primera, un sentimiento de nación que los poderes del Estado se niegan a reconocer. Pero el procés es otra cosa. Es una estrategia de poder. Y para ello, ‘el fin justifica todos los medios’. Empezando por sacrificar la verdad.

Por eso ejercer un periodismo honesto ha sido tan complicado en Catalunya desde hace muchos años. El procés viene de lejos y cada periodista podría contar cómo lo ha vivido en su propia experiencia profesional. Algunos deberían explicar cómo lo han alimentado. Otros, recordar cómo lo han sufrido. Pero nadie puede afirmar que ha ejercido su trabajo sin verse afectado por él. Porque, en Catalunya, el periodismo ha estado en el epicentro del seísmo, y de sus constantes réplicas.

Sin la complicidad de muchos periodistas y de numerosos medios de comunicación, hubiera resultado imposible crear una realidad paralela. Basada en las emociones y no en los hechos. La verdad empírica, factual, no solo fue despreciada por los políticos que lideraban el procés, sino por responsables de los medios, periodistas, articulistas, tertulianos… Porque una parte de la población premiaba con su audiencia estos comportamientos. Y así se fue creando una inmensa burbuja emocional.

A la hora de construir la posverdad, el poder político contó con la complicidad de numerosos medios de comunicación públicos y privados y la implicación de una parte muy importante de la ciudadanía. La suma era imbatible. El resultado encajaba perfectamente en la definición que el diccionario Oxford hizo del término posverdad. Es decir, cuando “las llamadas a la emoción y de la creencia personal influyen más en la gente que los hechos objetivos”.

Los motivos que han llevado a prácticamente la mitad de la población catalana al independentismo tienen fundamento. Son el resultado de viejos agravios y desprecios recientes. Pero el camino trazado para conquistar el derecho a la autodeterminación estaba fuera de la realidad. Y, sin embargo, muchos periodistas y medios de comunicación, en lugar de velar por su veracidad, le dieron su aval. Lo amplificaron. Contaron las bondades de una travesía que acabó en desastre. Renunciaron a la información y, conscientes o no, entraron en el territorio de la propaganda. ¿Por sectarismo? ¿Por convicción? ¿Por interés? En cualquier caso, una parte del periodismo, en Catalunya, renunció a su compromiso con la verdad.

Enfrente, los poderes políticos, económicos y mediáticos que se sintieron amenazados por el procés también activaron todos sus resortes. Guerra sucia. Manipulación. Portadas insultantes. Y, de nuevo, la verdad volvió a salir malparada. Era, y es, el escenario ideal para los medios y los periodistas de trinchera, defensores de causas. Del blanco o negro. De la misión por encima de cualquier deontología profesional. En los conflictos, ya lo sabemos, la verdad es la primera víctima.

El periodismo de trinchera es el más fácil y el más rentable. Tiene la audiencia asegurada. Es una tentación tan fuerte que periódicos convencionales o, incluso, algunos de los que se presentan ahora como regeneradores acaban eligiendo bando. Acaban escribiendo aquello que su público quiere oír, antes que la información que debería conocer. Renuncian a la responsabilidad de asumir el riesgo de cantar las verdades a quienes no las quieren oír.

Pero esta actitud tiene sus costes. Ahora muchos periodistas que alimentaron el procés se sienten prisioneros de sus propios lectores. Algunos persisten. Otros optan por la discreción. Y quienes reconocen errores, son dilapidados en las redes. Porque el ‘monstruo’ creado con tantos años de posverdad ya tiene vida propia en Catalunya. Por eso mantenerse en tierra de nadie, navegar a contracorriente, resulta muy duro. Pero vale la pena. Es la mejor garantía para sentirse libre.


Josep Carles Rius. Exdecano del Col·legi de Periodistes de Catalunya y editor de ‘Catalunya Plural’.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Josep Carles Rius

Josep Carles Rius

3 comentarios

  1. José Luis
    José Luis 04/01/2019, 01:24

    Comparto punto por punto la crítica a los políticos y líderes de ‘procés’ y también al periodismo que lo amplificó, peró también hay que decir que tampoco ayudó a la gestión del conflicto y a la salida de esa realidad paralela, la respuesta dada por los políticos en el poder y el periodismo, en el otro lado el Estado, practicando un desprecio total por la realidad existente en Catalunya y sin querer dar una respuesta a ese problema realmente existente, haciendo vivir una realidad inventada en el resto de España a la mayoría de la población y haciendo aún más difícil una posible solución a medio o largo plazo. Sin esa crítica a los poderes políticos y mediáticos del Estado, este artículo se queda cojo y no abarca la totalidad del problema, resulta parcial

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 24/12/2018, 20:40

    El actor madrileño Alberto San Juán incide en que los catalanes “Se comportaron pacíficamente: el Estado, no“. El problema, según San Juán es que los dos lados del asunto están en las antípodas: “La única solución es que algún día haya un referéndum pactado, pero para poder llegar a eso, primero hace falta un proceso de distensión largo que está por empezar“. ¿Y cuándo podría empezar? Ni a corto ni a medio plazo, por dos hechos muy concretos: “Mientras haya presos, no puede empezar. El primer paso es sacar a los presos, cosa imposible con los actuales PP, Ciudadanos y ahora, su amigo Vox“.

    San Juan también ha repartido hacia los dirigentes del procés, ya que no entiende “La gestión posterior de los representantes institucionales y esa declaración falsa de República y ese ‘vamos a resistir pacíficamente’ y al día siguiente se han marchado todos…“
    https://kaosenlared.net/el-rotundo-analisis-de-alberto-san-juan-sobre-catalunya-y-el-proces/

    Responder a este comentario
  3. Carmen C.
    Carmen C. 23/12/2018, 21:26

    Antes que pertenecer a la España fascista, antes que tener que convivir con este paisanaje, embrutecido, caciquil e inculto cualquier excusa es válida.
    Esta es la España que hiela el corazón de la que nos advirtió aquel honesto maestro que fué Antonio Machado.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM67 – Enero 2019

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

No hay 400.000 fascistas en Andalucía, pero sí tenemos problemas

Tras la irrupción de Vox en Andalucía: "Aún podemos ganar, y debemos hacer lo necesario para lograrlo: esto incluye analizar correctamente la situación", argumenta David Karvala.

Los socios/as escriben

Por qué no soy comunista

"Me refiero al comunismo que tiene su origen en la filosofía de Marx y que Lenin materializo con la revolución rusa", explica el autor.