lamarea.com

lunes 21 enero 2019

análisis

José María Aznar, guerra de Iraq y Rupert Murdoch: pago a los servicios prestados

Rupert Murdoch, el gran agitador de la guerra de Iraq beneficiado empresarialmente por la administración Bush, ha hecho ganar desde entonces a Aznar más de dos millones de euros.

14 diciembre 2018
19:33
Compartir
José María Aznar, guerra de Iraq y Rupert Murdoch: pago a los servicios prestados
Blair, Bush y Aznar en la famosa foto de las Azores. REUTERS / Pool / Harry Page

En enero de este año, José María Aznar fichaba, como experto internacional, por el despacho Latham & Watkins, uno de los bufetes de mayor facturación del mundo. Este asesoramiento del expresidente no es, sin embargo, el único que presta a compañías extranjeras. Desde 2006, poco después de su salida de la Moncloa, Aznar se encuentra en el Consejo de Administración de News Corporation, la macrocorporación del siempre polémico Rupert Murdoch. ¿Cómo llega el político español a sentarse en la cúpula directiva de News Corp.? Para explicarlo, inevitablemente, vamos a relacionar diferentes aspectos que tienen que ver con las estructuras de poder. Queremos advertir al lector/a que, en ningún caso, los protagonistas de esta historia van a dejar de manera explícita huella de las relaciones establecidas, por lo que es necesario realizar un razonamiento deductivo a partir del análisis de los hechos. Para ello, hagamos un poco de memoria.

En marzo de 2003 comienza la invasión de Iraq por parte de tropas estadounidenses bajo el mandato de George Bush hijo. La guerra, de dudosa legitimidad ante la comunidad internacional, contó sin embargo con el apoyo de dos países con sus respectivos mandatorios al frente: Tony Blair en Gran Bretaña y José María Aznar en España. A pesar de una mayoritaria opinión pública en contra, a pesar de las dudas razonables sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Iraq (que incluso inspectores de la ONU, como Hans Blix, habían reconocido), los dos mandatarios europeos se posicionaron como socios absolutos de Bush en el conflicto. La famosa foto del Trío de las Azores es una demostración gráfica del entendimiento Bush-Blair-Aznar como cruzados antiterroristas contra el que consideraban uno de los baluartes del eje del mal: Sadam Hussein.

En este relato de los hechos, nos falta un protagonista: Rupert Murdoch, presidente de News Corporation. El magnate australiano mantenía ya en aquel momento una excelente relación con Tony Blair, a quien decidió apoyar desde su primera legislatura en 1997. Tenemos que decir que Murdoch posee en Gran Bretaña dos de los principales periódicos, el sensacionalista The Sun y el diario de referencia conservador The Times, además de una importante participación en la plataforma Sky. De esta forma, según datos de un trabajo que publicamos en 2015, en virtud de información extraída de la Oficina de Comunicaciones (Ofcom), la influencia de News Corporation en la opinión pública en el Reino Unido es bastante alta, situándose en un 23,7% del total de noticias consumidas al día por la población británica.

Las relaciones de Murdoch con los políticos también han sido importantes en su país de origen, Australia, y en Estados Unidos, donde claramente, su cadena, Fox, se ha decantado siempre por el partido republicano. Precisamente, durante 2003, la cadena Fox fue una de las más beligerantes en su defensa de la guerra de Iraq, hasta tal punto que recibió numerosas críticas por su cobertura informativa. Greg Dyke, entonces director general de la BBC, calificó como “patriotismo belicoso” la actuación de Fox News, mientras que Ted Turner, fundador de CNN, acusó a la cadena de “seguir una línea patriótica y entregada al ejército de Estados Unidos”.

Para terminar de comprender cómo funcionan las relaciones de poder en el entramado del sistema mediático, necesitamos hacer referencia a la autoridad regulatoria del mercado de la comunicación en Estados Unidos: la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). Desde un punto de vista editorial, se podría pensar que la Fox actuó como portavoz del partido republicano por interés comercial al cubrir un espectro de audiencia afín a su posicionamiento. Pero el interés empresarial, no solo de la cadena Fox, sino de la compañía a la que pertenece, también estaba en juego. Y aquí entra de lleno el papel de la FCC. Formada en aquel momento por cinco comisionados, representantes del bipartidismo en el país, el sesgo político de la FCC suele coincidir con el partido en el gobierno, que elige también a su presidente. Podemos así confirmar que en 2003, el presidente de la FCC era Michael Powell, hijo de Colin Powell, a la sazón secretario de Estado de la Administración Bush durante la guerra de Iraq. A estas alturas del texto, el lector/a puede preguntarse ¿qué tiene que ver todo esto con Aznar? Vamos a terminar de relacionar el conjunto de elementos de la estructura de poder y podrá llegar a interesantes conclusiones. Repasemos los datos. Tenemos a George Bush y Colin Powell como dirigentes del gobierno republicano que lleva a cabo la invasión de Iraq; también contamos con una cadena, Fox, que realiza una importante campaña de propaganda para justificar el conflicto. En la FCC, está Michael Powell, partidario de aumentar hasta el 45% el límite de audiencia de la televisión en Estados Unidos, algo que beneficia especialmente a la cadena Fox, que en aquel momento superaba el límite legal establecido anteriormente, al alcanzar el 39% de cuota de pantalla. Y en estas circunstancias, irrumpe la sociedad civil de Estados Unidos, que logra parar las medidas de la FCC. ¿Se quedó la Fox sin premio después de su labor a favor de la guerra de Iraq? Claro que no. El presidente George Bush terminó firmando una enmienda de la Telecommunication Act que ampliaba hasta ese 39% la audiencia nacional en la televisión, justo  la cuota que tanto necesitaban Fox, Rupert Murdoch y News Corporation para mantener su dominio empresarial y mediático en Estados Unidos.

No perdamos de vista, por tanto, que en 2003 la administración Bush entra en la guerra de Iraq con la inestimable ayuda propagandística de la Fox y los apoyos políticos de Blair y Aznar. Y recordemos que en 2006, Murdoch ofrece a estos dos mandatarios formar parte de la cúpula de News Corporation. Blair declinó la oferta, pero Aznar aceptó y desde entonces ha visto recompensado su asesoramiento con creces, subiéndole el sueldo un 7,6% en 2012 (una retribución de unos 198.000 euros al año) y un 29,1% en 2016 (unos 282.000 euros al año). Cabe preguntarse cuál es el asesoramiento de Aznar a una empresa de comunicación, ya que nunca ha trascendido de qué labores se encarga, señalando únicamente que “aporta conocimiento, experiencia y una perspectiva internacional al consejo”. Más interesante resulta recordar, sin embargo, la entrega del gobierno de Aznar a la guerra de Iraq, con sus consignas a medios e informadores para defender la causa. Periodistas como Jon Sistiaga denunciaron que no solo el gobierno de Estados Unidos, sino que también el ejecutivo de Aznar, “instaba a directores y responsables de televisiones, radios y periódicos a que levantaran a su gente de Bagdad” porque “cuantos menos testigos hubiera mejor”. Rafael Poch habló de alineamiento del gobierno del Partido Popular con la guerra, mientras que otros como Ricardo Ortega fueron cesados de cadenas claramente conservadoras como Antena 3 por no seguir las directrices de la Moncloa. No podemos olvidar la muerte de Julio Anguita Parrado y el asesinato del cámara José Couso en el Hotel Palestina de Bagdad, que provocó el plante de la prensa española a Aznar, quien se limitó a lamentar lo sucedido y señalar que ambos “eran conscientes del alto riesgo” que corrían. Meses después de la caída de Bagdad, el Partido Popular perdía el gobierno de España tras el vuelco electoral provocado por los atentados del 11-M en Madrid, cuya investigación llevó al juez Juan del Olmo a vincular el ataque contra los trenes a la participación española en la guerra de Iraq. Aznar abandonaba la Moncloa. Un prometedor futuro como asesor internacional le esperaba en News Corporation. Rupert Murdoch, el gran agitador de la guerra de Iraq beneficiado empresarialmente por la administración Bush, ha hecho ganar desde entonces a Aznar más de dos millones de euros.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Aurora Labio-Bernal

Aurora Labio-Bernal

2 comentarios

  1. Chorche
    Chorche 17/12/2018, 16:20

    Cansino Casado (delfín de Aznar) erre que erre: 155 indefinido y que el Estado nombre nuevo Govern. (seguramente en la intimidad hable catalán como Aznar)

    Lo ha expresado esta mañana, por enésima vez y en eso que llaman “desayuno informativo” (seguro que repite lo mismo en una “comida de trabajo”), que el Gobierno de España debe aplicar el artículo 155 en Catalunya. Asegura el cansino Casado que la aplicación tiene que ser “inmediata” y “sin límites en el tiempo”, para que el Ejecutivo español “nombre el Govern de la Generalitat”.

    Desconocemos si en el mencionado “desayuno informativo” le han servido el café muy cargado, lo cierto es que ha cogido carrerilla y no ha parado de decir sandeces como sólo las dicen los reaccionarios: “En Cataluña no se puede aguantar más la kale borroka”, ha afirmado Casado.
    Seguidamente ha vomitado (¿le habrá sentado mal el “desayuno informativo”? que ha pedido también la aplicación de la ley de partidos para “ilegalizar Arran, las CUP, y todas las formaciones independentistas que hayan animado” cualquier tipo de “violencia”.

    También ha mostrado el expreso deseo de modificar la Ley de financiación de los partidos políticos para que cualquier formación o asociación que tenga líderes condenados por rebelión “no cobren ni un euro de dinero público”, y eliminar la posibilidad de indultar presos condenados por este delito. Por supuesto que de los condenados por robar a dos manos (de esos hay una plaga en su partido) no ha dicho nada de nada.

    En otra de sus habituales arcadas ha expulsado de su boca que quiere recuperar para el Estado la titularidad de los servicios como la Educación, que “es una competencia nacional” para que haya materias troncales en todo el Estado y que en Cataluña “no se manipule los niños”.
    Ha dicho más cosas, pero creemos que por hoy ya les hemos molestado demasiado.

    (Qué autoridad moral para hablar tienen todos estos tipejos herederos de la saga golpista del 36, la más genocida de la historia de España?. Pero cuando el pueblo está adoctrinado, manipulado y callado, pués eso, beeeeeh, beeeeeh, beeeeeh)

    Titula el diario más influyente de Suiza LE TEMPS: “Catalunya, el proceso que España no puede ganar.
    Comienza explicando la celebración de los 40 años de la Constitución española, de la que dice: “está rodeada de un fuerte olor a rancio”. Y continúa diciendo que “Desaparecida durante cuatro décadas, vuelve la extrema derecha, alimentada por una crisis en Catalunya que está lejos de arreglarse”.

    En referencia al proceso judicial contra los cargos públicos hoy encarcelados Le Temps augura que a España “le esperan unas semanas y meses delicados”.

    El diario Suizo atribuye la victoria de Vox en las elecciones andaluzas a “una nostalgia de la dictadura del general Franco” y al “deterioro de la crisis de la independencia catalana”. Y es que, en su opinión, la “mala respuesta de la clase política y del gobierno español” han sido las responsables de haber llegado a esta situación tan sumamente irrespirable.

    Además de cargar contundentemente contra la nefasta gestión del conflicto catalán por parte del Gobierno de Mariano Rajoy y ahora el de Pedro Sánchez, Le Temps advierte a las autoridades españolas que “No pueden escapar de sus responsabilidades; al chocar en Catalunya con una multitud pacífica, acusando de sedición y convirtiéndolos en un golpe de estado, el gobierno de Madrid ha abusado de los reflejos ultranacionalistas”.

    El editorial finaliza diciendo que los juicios contra los presos políticos catalanes “no pueden ser ganados por Madrid”, porque según su criterio “la cuestión catalana ha llegado para quedarse”.
    (Insurgente.org)

    Responder a este comentario
  2. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 16/12/2018, 17:45

    Los seres de baja catadura, miserables, son cobardes, lamen el culo a los poderosos para con el apoyo de éstos ensañarse y sacar provecho de los débiles. Son de la más rastrera y despreciable condición humana.

    Teresa Galeote: La herencia que nos dejo el franquismo.https://laicismo.org/la-herencia-que-nos-dejo-el-franquismo/
    “El dictador murió, pero El Movimiento Nacional no murió con él; sólo estuvo agazapado. Los ocho años del gobierno de Aznar supuso un afianzamiento del ideario político añorado y, por otra parte, muy afín a las ideas del gobierno estadounidense de Bush. El ex presidente Aznar, fiel embajador de la metrópoli estadounidense y de las jerarquías eclesiásticas. Durante su gobierno fomentó el sentimiento nacional-católico extremo, excluyendo de su ideario la compresión de otras nacionalidades históricas. Pero a la vez incurrió en la mayor contradicción; permitió dictados del Imperio estadounidense como si fuese un fiel gobernador de provincias”.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM67 – Enero 2019

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

No hay 400.000 fascistas en Andalucía, pero sí tenemos problemas

Tras la irrupción de Vox en Andalucía: "Aún podemos ganar, y debemos hacer lo necesario para lograrlo: esto incluye analizar correctamente la situación", argumenta David Karvala.

Los socios/as escriben

Por qué no soy comunista

"Me refiero al comunismo que tiene su origen en la filosofía de Marx y que Lenin materializo con la revolución rusa", explica el autor.