lamarea.com

miércoles 26 septiembre 2018

Los socios/as escriben

Una sentencia muy dolorosa

“Me violaron de pequeño. Un cura se metió en mi cama durante una estancia a la que acudí en un colegio británico para aprender inglés. Me quedé petrificado”. Tras conocer la sentencia contra ‘La Manada’, un socio de La Marea explica la paralización de muchas víctimas de violación.

27 abril 2018
13:32
Compartir
Una sentencia muy dolorosa
'La belleza de la tristeza'. Foto: Guillaume Delabarre / CC BY-NC-ND 2.0.

Me violaron de pequeño. Un cura se metió en mi cama durante una estancia a la que acudí en un colegio británico para aprender inglés. Me quedé petrificado. El cura no ejerció ninguna violencia. No me forzó de ninguna manera. Manoseó todo mi cuerpo y restregó su barba contra todo mi cuerpo. Tocó todo lo tocable con detenimiento y chupó todo lo chupable. Lengua y pelos de su barba se confundían con mi piel por todas partes. Yo, petrificado.

Me quedé paralizado. Ponía mi mano en su cuerpo, en todas las partes de su cuerpo. Yo, inmóvil, la dejaba donde él la ponía. La mano izquierda, la que él tenía cerca. La derecha estaba tan inmóvil como el resto, pegada a mi costado. Estaba paralizado, pero no podía dejar de sentir el roce. Ni de oler.

El cura era español y mis padres lo denunciaron en España. Según me contó mi padre, le cayeron seis años de cárcel y supuestamente a los tres estaría en la calle. A mí, con aquellos años, la pena de seis años de cárcel me sorprendió. Pedí a mi padre que se la quitaran. Me dijo que no se podía.

¿Seis años son muchos o son pocos? No soy capaz de decirlo. ¿Los nueve años que les han impuesto a los integrantes de ‘La Manada’ son muchos o pocos? No tengo ni idea. ¿Quién es capaz de establecer equivalencias entre el dolor infligido y la pena de cárcel? ¿Quién es capaz de establecer equivalencias entre la pena de cárcel y la posibilidad de reinserción?

No quiero que a los integrantes de ‘La Manada’ les pongan más años de cárcel. Ni menos. Ni nada. ¿De qué le sirven a la chica violada los años de cárcel de estos energúmenos? ¿De qué me hubiera servido a mí que aquel cura estuviera seis, diez o cincuenta años en la cárcel?

Lo que sí sé es que yo era una persona indefensa. Sé que esta chica era una persona indefensa. Quizá los chicos no sintieran que ejercían violencia, quizá el cura pensaba que como yo no me quejaba, que como no me movía, estaba tan a gusto. Quizá el juez y la jueza no aprecien violencia, quizá la ley y la jurisprudencia no hayan definido correctamente qué significa violencia.

Lo que sí sé bien es que no se puede recibir más violencia. Ese olor indeseado, esa barba y esa lengua indeseadas que recorrieron todo mi cuerpo indefenso y paralizado no pudieron hacerme más daño. No existe mayor posibilidad de violencia. Si me hubiera pegado o forzado, si me hubiera herido con un cuchillo, si me hubiera matado, no me hubiera hecho más daño.

Lo que duele de la sentencia, lo que me duele de esta sentencia, no son los años de cárcel que les puedan caer. No hay años de cárcel que compensen el dolor ni el daño. No hay motivo para la venganza. La cárcel sólo debe servir para evitar daños a otros y para la reinserción. Las penas se aplican sobre cuerpos diferentes, sobre seres diferentes. No se compensan. Los años de cárcel sólo sirven, si sirven para algo, si les permiten aprender algo. Sirven si evitan que cometan actos parecidos en el futuro. Sirven por el resultado que se obtenga de ellos, no por la pena, no por el castigo.

Lo que duele de la sentencia, lo que me duele, es que no considere violencia una agresión tan salvaje. Que una falta de consideración tan evidente por otro ser humano, que una agresión tan brutal como no tener en cuenta el deseo del otro, no sea obviamente violencia para todo el mundo, para todos los jueces, para todos los ciudadanos, para todos los seres humanos.

Quizá los ‘acosadores’ puedean ejercer más violencia para convertirse en ‘agresores’. Lo que es imposible que inflijan es un daño mayor.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(32 votos, promedio: 4,44 de 5)
Cargando…
Javier Moltó

Javier Moltó

Blog personal en el que opino de todo lo que tengo ganas de opinar. Nada escapa a mis ganas: economía, política, coches, sexo, religión...

10 comentarios

  1. Nopleguem
    Nopleguem 30/04/2018, 11:23

    La meua condemna absoluta a aquesta mena de violència. Coincidisc amb la major part de comentaris. Però només subratlle que vivim en una societat competitiva, pervertida en els seus valors, hipòcrita en les maneres d’actuar, etc I si la societat en conjunt no està ‘acabada’, com pretenem que els individus també la major part ‘inacabats’ no aprofiten per donar solta a les seues limitacions?

    Responder a este comentario
  2. Jaime
    Jaime 29/04/2018, 23:05

    O se limita el acceso de los menores y jóvenes a la pornografía, origen de muchos males, o mucho me temo que todo va a ir de mal en peor

    Responder a este comentario
  3. MG
    MG 29/04/2018, 16:52

    El centro de la discusión está en la calificación de los hechos y tanto la sentencia como el voto particular han tironeado del diccionario para decir por ej agobio en lugar de violencia, y en el colmo de la interpretación objetiva, jolgorio, todo hace pensar que juzgaba a la víctima.
    Un juez sancionado por atrasos, se permitió escribir un libro para discrepar (más de doscientos folios).
    Por qué tanto interés? O ensañamiento?

    Responder a este comentario
  4. valle
    valle 29/04/2018, 14:47

    Creo que una condena complementada por trabajo social en el que tengan que trabajar con mujeres víctima de violencia de género, les sería más útil para la renserción

    Responder a este comentario
    • Carmen C.
      Carmen C. 30/04/2018, 12:25

      Coincido contigo.
      Y la psicología y la psiquiatría tendrían que analizar y estudiar (y explicar públicamente para que sirva de lección a la sociedad) que lleva a una persona a delinquir y a comportarse tan incívicamente.
      Creo que NOPLEGUEM nos lo explica en su comentario.

      Responder a este comentario
    • paz
      paz 03/05/2018, 10:32

      Sí claro, ponemos al zorro a cuidar del gallinero. Ni hablar. Yo de estos cabrones no me fío.

      Responder a este comentario
  5. Isamaga
    Isamaga 29/04/2018, 13:19

    Javier, te agradezco que nos expliques tu experiencia y suscribo tus palabras, pienso igual.Un abrazo!

    Responder a este comentario
  6. Carmen C.
    Carmen C. 28/04/2018, 19:02

    Por lo que tengo entendido Javier, la cárcel no es lugar dónde se reinserte nadie, si no al contrario.
    Respecto a los abusos de los curas que a tí te tocó sufrir son clásicos en ellos; yo no los sufrí pero fui testigo de abusos de otro cura.
    Reflexiono en relación con la locura y el despropósito de estos tiempos actuales y llego a la conclusión de que en ausencia de valores e ideales altruistas (no confundamos con religiones que no tienen nada que ver) la bestia se apodera del espacio vacío de estos ideales y valores.
    Mucho tiene que ver la dictadura del capital por un lado y la inmadurez humana por otro.

    Responder a este comentario
  7. Tamarell
    Tamarell 28/04/2018, 17:21

    Cuantos más años encerrados, menos probabilidades de que hagan más daño a otros seres humanos

    Responder a este comentario
  8. Pazuca
    Pazuca 28/04/2018, 13:27

    Gracias. Me siento muy identificada, No por tu experiencia de violación, sino por no sentir que quiero que se pudran en la cárcel. Eso lo podrá sentir la víctima en tod9 caso….yo quiero que se reconozca como violación, y que menee los cimientos…
    Como puede ser que de igual lo que sienta una mujer mientras est9 ocurre?
    Como puede ser tratada como si sólo fuera un acumulo de orificios?
    Como pueden los niños y ad9lescentes seguir educandose en su sexualidad a base de porno? Porno en el que muchas veces se reproduce una situación como la comentada?
    Da igual que pasen 20 años en la cárcel si no se mueve la base de en que tipo de sexualidad nos construimos…y sino hay terapias de reinserción que busquen eso…sanar.
    Un abrazo

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".