lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Cultura

El Marruecos de las mujeres olvidadas

El periodista Hicham Houdaïfa refleja las duras condiciones de vida de las mujeres marroquíes en ‘A la mujer y a la mula, vara dura. Las olvidadas del Marruecos profundo’ (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo).

08 febrero 2018
13:41
Compartir
El Marruecos de las mujeres olvidadas
Portada del libro 'A la mujer y a la mula, vara dura'.

A la mujer y a la mula, vara dura. Las olvidadas del Marruecos profundo (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo)
Autor: Hicham Houdaifa
Traducción: Ana García Jiménez

Obreras clandestinas, matrimonios apalabrados en las minas, explotación, tortura, madres solteras, prostitución, abuso, poder, pueblos, grandes ciudades… En este pequeño ensayo, el periodista Hicham Houdaïfa nos abre los ojos y nos hace reflexionar sobre la realidad de la trágica condición de algunas mujeres, “las olvidadas del Marruecos profundo”, a través de ocho reportajes realizados por él mismo sobre el terreno: las obreras clandestinas de Mibladen; las torturadas de Ksar Sountate tras los acontecimientos de marzo de 1973 en el Medio Atlas; la doble pena de las mujeres ninja de Berkane; las mujeres prestadas de Kalaat Sraghna; las sin papeles del Atlas; las barmettate, camareras, de Casablanca; la tolerancia por la violencia hacia las mujeres y las víctimas de trata.

Houdaifa ha necesitado año y medio de investigación y decenas de entrevistas para escribir este libro que nos sumerge en la vida de las mujeres y de las adolescentes que viven en el medio rural o en la periferia de las grandes ciudades de Marruecos. Sus testimonios nos muestran cómo la tradición y la relajación de las instituciones parecen unirse para infligir a las mujeres violencia e injusticias insoportables todavía en pleno siglo XXI. Y eso a pesar de que, como bien nos explica Houdaifa, en 2004 tuvo lugar una revisión de la moudawana (código de familia) para tratar de evitar ciertos abusos desde el gobierno. Una reforma que no ha logrado evitarlos del todo.

Ocho historias desgarradoras que parece que poco tengan que ver con nuestras plácidas vidas pero que, como bien dice Isaías Barreñada en el prólogo del libro, están más cerca de nosotros de lo que imaginamos. Todas las vidas que corren por las páginas de A la mujer y a la mula, vara dura “no pasan en un socavón minero de Amazonía, en un olvidado conflicto en el corazón de África, o en un remoto rincón selvático del sudeste asiático, sino muy cerca de la próspera y ensimismada Europa, en esas fronteras de la vergüenza y de la indignidad entre Marruecos y España”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carmen Domingo

Carmen Domingo

1 comentario

  1. Carmen C.
    Carmen C. 09/02/2018, 19:17

    En la España rural de los últimos coletazos del franquismo, la mujer trabajaba como una mula en el campo y luego en casa dónde el hombre no la ayudaba para nada porque la casa “es tarea de las mujeres”. Si algún hombre lo hacía era la burla de los otros.
    Antes de cumplir 30 años las mujeres aparentaban tener 70, por el duro trabajo, el calor y el frío.
    Para huir de aquella vida de esclavas, nunca mejor dicho, las mujeres se fueron a servir a la ciudad, (cómo cantaba Victor Manuel en el “tren de madera”:
    “Viaja un cura gordo y un guardia civil,
    Hay un túnel largo que no tiene fin,
    Una brava moza quiere prosperar,
    Buscará trabajo en la gran ciudad”), dónde sirviendo y comparado con la vida que habían llevado casi que se sentían como señoras.
    Así que las despoblación del medio rural empezó aquellos años y en parte fue debida al machismo de aquellos hombres tan desconsiderados.
    La gente necia no entiende que los abusos traen malas consecuencias.
    Hoy la situación ha cambiado, pero el medio rural se sigue despoblando paulatinamente, el gobierno lo tiene abandonado pues los pelotazos, los grandes negocios y las comisiones no se hacen en el medio rural.
    Sin embargo es este medio, es la agricultura local y la de subsistencia la alternativa al sistema suicida capitalista, a la agricultura industrial, en manos de cuatro, para enriquecer a cuatro, insana y adulterada.
    Podeis firmar esta petición contra la Despoblación del Medio Rural para dirigir al Ministerio.
    Reclama medidas útiles para luchar contra la despoblación rural en España
    https://www.change.org/p/reclama-medidas-%C3%BAtiles-para-luchar-contra-la-despoblaci%C3%B3n-rural-en-espa%C3%B1a?source_location=search_index&algorithm=promoted&origin

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.