lamarea.com

domingo 17 diciembre 2017

Internacional

El último vuelo de la ESMA

40 años después, la Justicia argentina condena a responsables de la ESMA por torturas, desapariciones y otros crímenes de lesa humanidad. En España, el Estado sigue sin juzgar los delitos del franquismo.

30 noviembre 2017
20:18
Compartir
El último vuelo de la ESMA
Manifestación de la Asociación Madres de la Plaza de Mayo en Buenos Aires. Foto: Daniel Ayllón.

Las mujeres detenidas evitaban ir al baño porque allí era donde los guardias las violaban a su antojo. No era el objetivo inicial del recinto de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), pero sí un ejemplo del infierno en el que se convirtió uno de sus edificios, el Casino de Oficiales, en Buenos Aires (Argentina). Gran cloaca de la última dictadura (1976-1983), fue uno de los mayores centros clandestinos de detención, tortura y exterminio (CCDTyE) y un agujero negro para los Derechos Humanos: desde allí se hizo desaparecer a cerca de 4.000 personas a través de los ‘vuelos de la muerte’, aviones que los arrojaban todavía vivos al mar.

Este miércoles, por primera vez y después de cuatro décadas, la Justicia argentina condenó a los responsables de los crímenes de lesa humanidad practicados en la ESMA: las 54 imputaciones por delitos contra 789 víctimas se saldaron con 29 cadenas perpetuas, 6 absoluciones y penas de prisión de entre 8 y 25 años para el resto de acusados.

Hace 10 días visité la ESMA y el edificio Casino de Oficiales sigue siendo aterrador. Dentro del recinto arbolado, de 17 hectáreas y salpicado por una decena de construcciones, el centro de oficiales centralizó las detenciones y las torturas. En la tercera planta y en la buhardilla yacían los detenidos, en nichos de 200 por 70 centímetros, sobre finos colchones en el suelo, con las manos siempre esposadas, grilletes en los tobillos y atados a una bala de cañón de 20 kilos. Dos ruidosos extractores daban algo de ventilación al espacio de reclusión. Las pequeñas ventanas estaban tapiadas y apenas entraba algo de luz natural, rebotada desde los camarotes aledaños.

Pero poco importaba la luz porque los detenidos tenían, en todo momento, la cabeza cubierta con una capucha (por eso estas dos dependencias eran conocidas como ‘Capucha’ y ‘Capuchita’). Unos pasaban así entre 10 y 15 días. Otros, años. Podían subirse la capucha hasta la nariz sólo para comer. Excepcionalmente, también podían descubrirse en el baño. Los médicos controlaban que los presos comiesen lo indispensable para seguir con vida: mate cocido con pan, una taza de caldo, dos panes con carne fría, algo de agua, una naranja.

Tras el internamiento, se les drogaba con pentotal, se les desnudaba y se les trasladaba a los ‘vuelos de la muerte’. Entre los casos más aterradores, destacan los de las mujeres: además de las violaciones en los baños, las embarazadas permanecían en la ESMA hasta que daban a luz. Entonces, las madres eran enviadas a los ‘vuelos de la muerte’ y sus hijos entraban en la red clandestina de tráfico de bebés robados.

En la actualidad, la ESMA organiza una visita guiada por supervivientes una vez al mes. El centro, reconvertido en un museo al servicio de la memoria histórica, es un ejemplo mundial de educación y concienciación para las nuevas generaciones. Todos los días hay decenas de visitas organizadas por colegios e institutos para que los jóvenes conozcan las atrocidades cometidas.

En los últimos años, he tenido la oportunidad de visitar espacios parecidos en los campos de concentración de Sachsenhausen (Alemania) y Auschwitz (Polonia), o en la isla-prisión de Robben Island (Sudáfrica), entre otros países. Ésta última es la cárcel rodeada de mar, a 10 kilómetros de Ciudad del Cabo, en la que Nelson Mandela estuvo preso 18 años (entre otras miles de víctimas del apartheid). En 1999 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y son también supervivientes quienes se encargan de guiar las visitas al antiguo centro penitenciario.

En España, el Estado sigue haciendo contorsionismo para no juzgar los crímenes del franquismo, blindados por la Ley de Amnistía de 1977; 114.000 víctimas siguen desaparecidas (la ONU volvió a criticar hace dos meses a España por mantener “un patrón de impunidad“); y el Valle de los Caídos, que podría ser hoy un centro de memoria y educación como la ESMA o Auschwitz, es desde hace 42 años el mausoleo en el que descansa en paz el dictador Franco y al que peregrinan sus nostálgicos cada 20 de noviembre a rendirle tributo.

 

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Daniel Ayllón

Daniel Ayllón

3 comentarios

  1. Lucamiable.
    Lucamiable. 03/12/2017, 00:42

    Dice un proverbio, que “para vivir la realidad, hay que sufrirla” y esta pobre Argentina sufrió los horrores de una Dictadura Militar, que hasta el día de hoy se está juzgando. Supongo y presiento que los mismos horrores se vivieron en la Guerra Civil de España…

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 01/12/2017, 20:12

    Me alegro por Argentina, aunque desconcierta que tan pronto tengan un gobierno progresista cómo uno capitalista. (esto parace común en Latinoamérica)
    No sé si serán la fuerza, argucias y artimañas del capital o que las masas van dando bandazos sin importarles hacia dónde.
    Y respecto a Españistán, cualquiera medianamente despierto puede ver cómo rodamos, inconscientes como una piedra, hacia atrás.

    Es necesaria la movilización de las fuerzas democráticas frente a los herederos del franquismo.

    EL COSTE DE LA DESMEMORIA HISTORICA
    La escasa recuperación de la Memoria Histórica en los círculos políticos, mediáticos e incluso académicos españoles explica que no se haya corregido la tergiversada historia de este país, tergiversación que continúa dominando el relato del pasado y del presente. No hay plena conciencia ni hay pleno reconocimiento, por ejemplo, de que la Guerra Civil fue un golpe militar contra un sistema democrático gobernado por unas fuerzas políticas promotoras de reformas urgentes y necesarias que estaban afectando los intereses de las clases privilegiadas y dominantes que, siendo una minoría de la población, necesitaron de una enorme y cruel represión frente a la mayoría de la población, que eran las clases populares.
    De no ser por la enorme resistencia popular en la mayor parte de los territorios españoles, aquel golpe militar se hubiera impuesto en cuestión de dos o tres meses.
    Pero a pesar de la ayuda de las tropas nazis alemanas y fascistas italianas, y de la escasa ayuda militar que el gobierno republicano recibió de los supuestamente democráticos gobiernos occidentales (temerosos estos de que las reformas altamente populares del Frente Popular contaminaran a sus propias clases populares), no pudieron conseguir someter a la mayoría de la población hasta tres años más tarde, estableciendo uno de los regímenes más represivos, crueles y terroristas (es decir, que el terror era una política del Estado) que hayan existido en Europa durante el siglo XX. Nunca hay que olvidar que por cada asesinato que cometió Mussolini, el régimen de Franco cometió diez mil.
    LA GUERRA CIVIL FUE UNA LUCHA DE CLASES PERO TAMBIEN FUE UNA LUCHA DE DOS VISIONES DE LO QUE ES ESPAÑA.
    LA ESPAÑA PLURINACIONAL FUE SIEMPRE LA VISION PREFERENTE DENTRO DE LAS IZQUIERDAS CATALANAS Y ESPAÑOLAS.
    LA REPRESION FASCISTA CONTRA LOS QUE LA DICTADURA DEFINIO COMO ROJOS Y SEPARATISTAS.
    EL RENACER DEL PLURINACIONALISMO.
    LA DEMANDA POR UN REFERENDUM.
    CRITICAS A ALGUNAS RESPUESTAS DE SECTORES DE IZQUIERDAS.
    LA LLAMADA A LA MOVILIZACION DEMOCRATICA.
    EL MOVIMIENTO DEMOCRATICO INICIADO EN CATALUÑA QUE DEBERIA EXTENDERSE AL RESTO DE ESPAÑA.
    http://kaosenlared.net/la-necesaria-movilizacion-las-fuerzas-democraticas-frente-los-herederos-del-franquismo/

    Responder a este comentario
  3. Iñigo
    Iñigo 30/11/2017, 23:29

    ¿”Contorsionismo”?. El Estado ni se inmuta, no necesita hacer contorsionismo.El Estado represor español lleva instalado más de 80 años en la impunidad y en la inmunidad. Me salen palabras más gruesas, pero tengo miedo, no por mi. El miedo paraliza.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda

"A pesar de todas las críticas, Alejandro Guillier podría ganar a Sebastián Piñera en las elecciones de este domingo en Chile", sostiene Manuel-Fabien Aliana.

Los socios/as escriben

Otra mujer confiesa que la han violado

"Se confiesa, es decir, se reconoce a regañadientes, aquello que avergüenza. Por eso la víctima de un delito no confiesa, la víctima denuncia, acusa al agresor, al delincuente, al culpable", reflexiona Amparo Ariño