lamarea.com

domingo 19 agosto 2018

Sociedad

La atención primaria, el patito feo de la sanidad pública

La masificación de los centros de salud y la consecuente falta de continuidad en la atención a pacientes crónicos muestra un deterioro de un modelo sanitario que, según denuncia la FADSP, responde a una estrategia regida por el mercado y la competencia.

25 enero 2017
06:00
Compartir
La atención primaria, el patito feo de la sanidad pública
Varios pacientes del centro de salud Pino Montano B, en Sevilla.

Un lunes cualquiera, a las diez de la mañana, José Miguel, 61 años, acude a su centro de salud, en el barrio sevillano de Pino Montano, para pedir cita. Quiere comentarle a su médica algunas cuestiones sobre una pastilla que le está afectando al tiroides. “Usted ya tiene una cita para hoy, dentro de un ratito”, le dice la administrativa en el mostrador. José Miguel se queda sorprendido. “Yo no he pedido ninguna cita”, responde. “Pues aquí tiene una”, insiste la funcionaria. Manuel decide aprovecharla y acude a su consulta. Hay siete personas esperando. “A esto no hay derecho. Yo vengo de urgencias y llevo aquí una hora con mi hija. Y la médica dice que se va a desayunar”, protesta una mujer. “Ella no tiene la culpa, señora, el problema es que no hay médicos suficientes. ¿O es que la médica no tiene derecho a desayunar o a ir al baño?”, le responde Emilio, otro paciente, de 76 años. “¿Ves? Esto es lo que pasa, esto es un desastre”, concluye José Miguel, que continúa explicando su caso mientras llega su turno: “Me sacaron el corazón, lo pusieron encima de la mesa, ¿sabes? Y llevo tres bypass”. La megafonía pronuncia su nombre veinte minutos después de la hora asignada.

“La cita la he pedido yo porque si no, no me da tiempo de leer el último informe que me trajiste del cardiólogo”, le dice su doctora, que muestra en un cuaderno una larga lista de pacientes crónicos que acuden con bastante frecuencia a la consulta. El centro, Pino Montano B, tiene asignadas 21.237 cartillas entre medicina de familia y pediatría para 11 médicos y cuatro pediatras, que no siempre son sustituidos, como ocurrió al menos durante los dos días que La Marea acudió al ambulatorio. 

Según un informe publicado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), el 52% de las personas que demanda asistencia en los centros de atención primaria no son atendidas el mismo día y el 11% tardan más de una semana. “Esto es incompatible con la filosofía y la lógica de la atención primaria, que debería atender la demanda de manera inmediata”, denuncia la federación. El informe cifra la masificación de los cupos de la siguiente manera: “Más del 52% tienen más de 1.500 tarjetas individuales, que son 250 tarjetas más de las marcadas por las sociedades de medicina de familia, pediatría y enfermería”. Esta situación -en el caso de Pino Montano B corresponde a cada médico más de 1.400 cartillas- obliga a atender a una media de 40-50 pacientes al día, lo que repercute “en la asistencia y la capacidad para resolver casos en el nivel por falta de recursos y tiempo”, añade el documento, que atribuye el deterioro a un modelo sanitario regido por el mercado y la competencia en el que la atención primaria, orientada a la promoción, la prevención y la medicina comunitaria, queda relegada. 

“El negocio sanitario pasa por potenciar la atención hospitalaria, el uso intensivo de las nuevas tecnologías y medicamentos (cuanto más costosos mejor),  y medicalizar la vida de las personas para que hagan un elevado consumo sanitario -denuncia la federación-. En esta estrategia están implicados responsables políticos de la administración, el complejo de la industria farmacéutica y de equipamientos, las grandes corporaciones tecnológicas (como IBM) y los fondos de inversión internacional, con puertas giratorias en las que altos cargos intercambian sus puestos entre la administración sanitaria y las empresas”.

La doctora, que prefiere no identificarse, asegura que lleva atendidos esa mañana a más pacientes de otros médicos que están de vacaciones o enfermos que suyos. “Hoy faltan cuatro y somos once. Y deberíamos ser tres más. Esto siempre es así. Los procesos crónicos y los agudos nunca se terminan de atender. Porque tú pides cita a Salud Responde y te la dan con tu médico, aunque esté de vacaciones. Luego llegas aquí y te veo otro. Vienes y está un médico, vienes y está otro… Lo que es la continuidad, que es la base de la atención primaria, no se hace nunca”, explica. Las citas se dan cada seis minutos. “Yo atiendo una media de 48 pacientes al día. Yo no puedo hacer un seguimiento así”, afirma con gesto impotente. 

Emilio es uno de los pacientes crónicos que acuden al centro con asiduidad. Ha sido diagnosticado, además de diversas dolencias, de cáncer de próstata. Lleva puesta una sonda. “Si a mi médico le preguntas por lo que tengo, sabe que tengo de menos dinero”, cuenta. Y eso es lo que permite, por ejemplo, no realizar pruebas innecesarias, como denuncia también el informe de la FADSP, que destaca que el envío de pacientes de manera innecesaria a hospitales o a servicios de urgencias aumenta “los costes (innecesarios), los riesgos para la salud y las listas de espera”. Además, señala que la presión asistencial impide llevar adelante actividades esenciales previstas en el actual modelo de salud comunitaria, como la promoción de salud, la prevención de la enfermedad o el trabajo con la población.

“Aquí lo que tenemos es el conocimiento continuo del paciente, su vida, y cómo va cambiando conforme va pasando el tiempo. Para nosotros no es tan importante una resonancia magnética al instante. Para mí es más importante hablar con mi paciente, ver cómo está, y para eso es imprescindible que siempre lo vea el mismo médico, porque si no seríamos médicos de hospital -insiste la médica-. Tenemos cuatro años de Mir como todos, pero trabajamos desde la palabra, el contacto humano, la repetición de las visitas, y no con grandes pruebas maravillosas y fantásticas que nos dan un diagnóstico maravilloso, porque eso lo hacen otros médicos”.

Varias asociaciones vecinales agrupadas en la Plataforma por una buena salud del Distrito Norte han intensificado sus protestas por el colapso del centro en los últimos meses. Jesús, también paciente crónico con cáncer, denuncia el descuido de las instalaciones: “Mira, sin papel higiénico”, señala en un baño. “Mira, la cisterna rota”, muestra en otro. [En la segunda visita de La Marea, el papel había sido repuesto].

La Consejería de Salud, no obstante, defiende su apuesta por la atención primaria y recuerda que ha incrementado el presupuesto en 123,9 millones, hasta alcanzar los 3.350 millones este año. Sobre este centro en concreto, sitúa la cifra media de atención a 38 pacientes al día y asegura que están cubiertas con sustitutos las dos ausencias que existen en medicina de familia: una liberación sindical y una incapacidad temporal. La Administración añade, además, que a principios de enero se ha incorporado un profesional de medicina de familia y otro de enfermería. “En cuanto a los refuerzos, desde el mes de noviembre de 2016 se ha aumentado el personal en la Unidad de Atención al Ciudadano con un administrativo más”, detalla.

Ese mismo mes, el entonces director, el pediatra Pepe Pérez, dimitió de su cargo y aún sigue sin nombrarse a un nuevo responsable. Según la Junta, se hará “próximamente”, sin especificar la fecha. Así se despidió Pérez en una carta, recogida en El Correo de Andalucía

No creo que la rapidez sea una virtud, ni que el derecho a la inmediatez supere el de la calidad. No sé por qué en el ámbito sanitario no se respeta el tiempo que cada profesional debe tener para realizar el desempeño de su profesión con un mínimo de dignidad. Ni sé por qué no nos sustituyen cuando estamos enfermos o ausentes por cualquier otro motivo. Ni sé por qué no nos dotan de más personal cuando está claro y documentado que son necesarios. El recurso a ver más gente y más rápido es muy fácil y muy antiguo, el criticar al profesional por no ser capaz de gestionar la demanda también. Culpabilizar al profesional… lo de siempre”.

Un elemento clave en el retroceso del nivel primario es, según el informe de la FADSP, el abandono de los planes de mejora, como la paralización del desarrollo la Estrategia AP 21consensuada por el Gobierno de Zapatero con las organizaciones profesionales con un presupuesto de 24 millones de euros y en cuya elaboración colaboraron más de 90 expertos de sociedades científicas, comunidades y asociaciones de pacientes: “La estrategia preveía construir nuevos centros de salud; incrementar el personal hasta alcanzar unos ratios de personal facultativo y de enfermería de 1.250 personas; aumentar el prepuesto hasta llegar al 25% del total; facilitar a los profesionales el acceso a los recursos diagnósticos en las mismas condiciones que los hospitales (mediante protocolos comunes); y la reducción de la actividad burocrática, que actualmente ocupa el 30% de la actividad del personal médico. La paralización de este ambicioso proyecto muestra la total ausencia de interés del Gobierno de Rajoy por la Atención Primaria a la que condena al deterioro y a la obsolescencia”. El Ministerio de Sanidad, preguntado por La Marea, no ha respondido sobre la paralización de la estrategia ni sobre si será reactivada.

El otro factor que ha deteriorado esta atención, según la FADSP, es el sometimiento de los centros de salud a las gerencias hospitalarias:En este nuevo modelo el Ministerio de Sanidad ha asignado al nivel primario el papel de portero del sistema (y de sus centros hospitalarios), con la finalidad de seleccionar pacientes y patológicas para los hospitales atendiendo a criterios de control del gasto y rentabilidad económica. Este papel es clave para que los centros hospitalarios puedan competir entre sí, discriminando procesos y pacientes según rentabilidad económica, algo que tiene poco que ver con las necesidades de salud de la población”.

Son las doce de la mañana. Los administrativos continúan atendiendo a numerosos usuarios; otros continúan esperando en las consultas abiertas. “¿Si aquí no hay aparatos y lo único que tenemos son médicos, por qué no se ponen? Porque yo no discuto la calidad de la sanidad en Andalucía. Aquí hay médicos extraordinarios. Pero tiene que haber médicos”, concluye Emilio mientras toma un café en el bar de al lado. 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Olivia Carballar

Olivia Carballar

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Quorum global, en busca de un diccionario de retos comunes

Con motivo de la celebración del encuentro de Quorum Global en Málaga en octubre, publicamos una serie de artículos. Hoy escribe Ruth de Frutos

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.