lamarea.com

martes 16 octubre 2018

EL CLUB DE LA MAREA

Sorteo para mecenas: ‘Carro de combate: consumir es un acto político’

“Si el consumo es un acto político, la primera batalla es la de la información”. Laura Villadiego y Nazaret Castro ofrecen claves y alternativas para transformar el modelo actual. Sorteamos

28 enero 2015
10:51
Compartir

“Si el consumo es un acto político, la primera batalla es la de la información”. Laura Villadiego y Nazaret Castro ofrecen claves y alternativas para transformar el modelo actual.

Carro Combate CMYK

Sorteamos cinco ejemplares de Carro de combate: consumir es un acto político, recientemente editado por Clave Intelectual, entre nuestros mecenas.

Para participar hazte mecenas semestral o anual (si todavía no lo eres) y envía un mail antes del 20 de febrero a suscripciones@lamarea.com indicando en el asunto “Sorteo Carro Combate”.

 

Actualización 24 de febrero de 2015

Ganadores del concurso:

  • Suscriptor #3633 – Diego Romero
  • Suscriptor #2132 – Pedro Canales
  • Suscriptora #3446 – Cristina Aguilar
  • Suscriptor #318 – Ricardo Biurrun
  • Suscriptor #3669 – Imanol Pérez

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".