lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Opinión

Cinco clichés del nacionalismo español sobre ‘Cataluña’ y ‘los catalanes’

Si la semana pasada escribíamos acerca de los cinco clichés del nacionalismo catalán sobre su idea de ‘España’ y de ‘los españoles’ hoy toca hacer lo propio pero a la

Si la semana pasada escribíamos acerca de los cinco clichés del nacionalismo catalán sobre su idea de ‘España’ y de ‘los españoles’ hoy toca hacer lo propio pero a la inversa. Son más conocidos estos clichés ‘españolistas’ (y por lo tanto es más fácil desenmascararlos), pero no son menos graves. Su principal peligro es que esos clichés operan en personas que ni siquiera son conscientes de su nacionalismo, que dan por sentado que las cosas son de una manera…

1. ‘El catalán es un dialecto del castellano’. Este cliché es propio de ignorantes y denota una supina falta de conocimiento. A veces se formula de la siguiente manera: “los catalanes lo único que hacen es cortar las palabras españolas por el final y ya está”. El catalán es un idioma, como lo es el castellano, que proviene del latín. Ambas lenguas comparten raíces y, por cierto, se han prestado algunos términos entre sí (más de 300 palabras del castellano provienen del catalán). Por ejemplo el término ‘capicúa’ en castellano, es de origen catalán (significa ‘cabeza y cola’). Más de 11 millones de personas hablan catalán en España, Francia, Andorra e Italia. Existen más de 20 dialectos y variaciones dialectales del catalán, entre otras el valenciano y el mallorquín. Parece mentira tener que reiterar esto, pero el catalán NO es un dialecto.

2. ‘Lo catalán no es español’. Este cliché es compartido por nacionalistas de uno y otro lado. Hoy nos fijamos en los ‘españolistas’ que consideran que lo catalán, al no ser ‘castellano’, no es ‘español’. Una muestra de este odio a lo catalán visto como algo extranjero sucede en Madrid cada vez que el Barça juega contra el Real Madrid en el Bernabéu. Desde las gradas llega siempre el berrido de buena parte de la hinchada ‘española’ que para animar al Madrid grita: ‘¡Es-pa-ña!, ¡Es-pa-ña!’. Ese berrido es exactamente lo que quiere oír un nacionalista catalán radical, claro. Es la ‘confirmación’ de que Cataluña no es España. Imaginemos qué reacción provocará en un catalán no nacionalista escuchar que se corea semejante cosa… Este cliché es el que opera en la mente del ministro de Educación, José Ignacio Wert, cuando dice que hay que ‘españolizar’ a los alumnos catalanes. Queda claro que para Wert lo catalán no es español. Es curioso porque estos nacionalistas españolistas por un lado piensan que lo catalán no es español pero, al mismo tiempo, no conciben la posibilidad de que Cataluña se independice de España. Supongo que ven Cataluña como una colonia de España, en exactamente la misma dialéctica que emplean los nacionalistas catalanes más radicales… Muchos de esos españolistas que no quieren que Cataluña se independice desprecian a los catalanes llamándolos ‘catalufos’ o ‘polacos’. Toda una ‘invitación a la convivencia’, vaya…

3. ‘Cataluña no es una nación, pero España sí’. Esta afirmación es fascinante, porque proviene de ‘españolistas’ que supuestamente se dicen no nacionalistas. Son antinacionalistas pero sólo de un lado. No soportan ningún nacionalismo que no sea el suyo. Defienden dos ideas de España muy concretas estos nacionalistas españoles: o bien –la mayoritaria– de que ‘lo español’ no tiene ingredientes catalanes (ni vascos, ni gallegos, etc…), o sea, ‘lo español’ es ‘lo castellano’ (lo que por otra parte denota una ignorancia máxima sobre qué es Castilla); o bien –la minoritaria– de que la ‘esencia’ española es mixta, con ingredientes de todas esas ‘regiones’, pero que nación-nación, sólo hay una: la española.. El entonces político del PP Aleix Vidal-Quadras llegó a decir en 2005 que a él lo de que España es una ‘nación de naciones’ le parecía tan carente de sentido como hablar de una ‘bicicleta de bicicletas’…

Estos ‘españolistas’ no creen que exista un ‘pueblo catalán’ pero sí creen que existe un ‘pueblo español’. Y lo creen porque lo pone en el artículo 1, punto 2 de la Constitución española: ‘La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado’. Estos españolistas obvian que toda legislación, también una Constitución, no deja de ser una creación humana y, por tanto, artificial. O se rechaza la idea nacionalista de ‘pueblo’, sea cual sea el ‘apellido’ (catalán, español, etc…), o no se puede esgrimir ningún argumento válido para rechazar a unos pueblos sí y a otros no… Las razones para que un conjunto de individuos decidan colectivamente sobre su día a día y, para ello, establezcan una legislación (y en el caso último una Constitución que los constituya como Estado) no deberían buscarse en la supuesta preexistencia de esencias identitarias, sino en el puro deseo de compartir proyectos, derechos y deberes (es por ejemplo el caso del hoy tan menoscabado proyecto europeísta). Los procesos constituyentes, sin necesidad de recurrir a la peligrosa noción de pueblo, pueden motivarse simplemente como “una sensata forma de defensa ciudadana frente a un retroceso social y democrático clamorosos” (Gerardo Pisarello, Procesos constituyentes, Trotta, 2014).

4. ‘La pela es la pela’: ‘Los catalanes son tacaños y codiciosos’. Este cliché se aplica sobre los catalanes y, también, sobre los judíos y sobre los escoceses. El caso escocés deriva del hecho de que, al vivir en un entorno natural muy hostil, las familias escocesas hicieron de la austeridad y del ser ahorrativo una seña de identidad sobre la que todavía hoy bromean los ingleses. En el caso judío y en el catalán el origen es común: muchos comerciantes judíos y catalanes manejaban dinero en metálico (algo poco común en el pasado, cuando lo habitual era el pago en especie o el trueque) y se convirtieron en prestamistas. No creo que exista un solo prestamista con buena fama, sea catalán, murciano, lapón o croata. La leyenda de la tacañería catalana figura ya en La divina comedia de Dante, del siglo XV, y radica en el malestar de los habitantes de Cerdeña, Sicilia y Nápoles (hoy Italia) por el dominio que sobre esos territorios ejerció la Corona de Aragón, a la que pertenecían los catalanes. El cliché se emplea ahora en discusiones sobre la financiación autonómica. Da igual que el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, del PP, se haya quejado tanto o más que Artur Mas sobre la ‘injusticia’ del sistema de financiación autonómica. Nadie acusa a Ignacio González ni a los madrileños de tacaños.

5. ‘Todos los catalanes son nacionalistas (y todos los nacionalistas, independentistas)’. Esté cliché también es compartido entre nacionalistas de uno y otro lado (como ya vimos el otro día). Si nos fijamos en el lado españolista, se detecta rápido por todas esas frases que arrancan con el sujeto ‘los catalanes’. Por ejemplo en una expresión como  ‘si los catalanes quieren la independencia, que se vayan’ casi siempre se refieren sólo a los nacionalistas catalanes, pero da igual. Los matices sobran. Si uno osa pronunciar nombres de catalanes famosos, personalidades de la cultura no nacionalistas (Maruja Torres, Félix de Azúa, Juan Marsé, Serrat, etc…) recibirá el silencio por respuesta. ¿Qué connota ese silencio?: ‘Esos no son catalanes, de verdad’. A este cliché se añade ese otro de que todo nacionalista es independentista… cuando no sólo existen nacionalistas que no quieren la independencia, sino que también existen independentistas catalanes que no son nacionalistas…

En fin, entre estos extremos, el de muchos españolistas conscientes e inconscientes, y el que vimos el otro día (el de muchos nacionalistas catalanes), se estira el chicle que estos días masca la mayoría de los políticos y que pretenden que masquemos todos, como ovejas en el prado ibérico…

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toño Fraguas

Toño Fraguas

9 comentarios

  1. carlos
    carlos 28/09/2014, 17:22

    Una de las mejores explicaciones del nacionalismo Español, ( o patriotismo ) y su actitud hacia cataluña.

    No me considero nacionalista, la verdad es que estoy bastante harto de banderitas.

    Pero si soy independentista.

    Y mis razones son básicamente las que derivan de los clichés que describes.

    Lamentablemente en España hay mucha gente que piensa así y al final te sueltan que ellos no son nacionalistas, son patriotas.

    Responder a este comentario
  2. Sergi Alcon
    Sergi Alcon 26/09/2014, 11:04

    Disculpi Sr.Toni Fraguas i web “La Marea” però aquest article lluny de aclarir les coses les lia més, seguidament argumento segons els punts que trobo esviaxats i equivocats:

    2. Perdó? lo catalan és espanyol? però que diu? Lo català no sempre és espanyol, en el sentit que pertany a l’Estat Espanyol, no sap que una cinquena part de Catalunya està a França oi?, lamentable, a no ser que és pensi que el Rosselló, el Capcir, l’Alta Cerdanya i el Vallespir és espanyol.. Per no parlar d’Andorra…

    3. El Terme “Nació de Nacions” efectivament és com dir “una bicicleta de bicicletas” com deia en Vidal Quadras, li dono la raó, és com dir que Europa és una Nació de Nacions i que aplicat al cas català seria una Nació de Nacions Nació de Nacions…. lamentable, Espanya NO és una Nació, és un Estat PluriNacional.

    5. Felix de Azua no nacionalista???, o bé s’indica que no és nacionalista, catalanista o independentista català (adjectius que no tenen perque coincidir), o bé diu que és nacionalista español. I sino que el treguin de la llista Déu meu!

    Responder a este comentario
  3. eda
    eda 24/09/2014, 09:54

    Cierto. Ahora para completar el dibujo debería publicarse otro artículo sobre los 5 clichés del nacionalismo catalán respecto al resto de España. Y a partir de ahí empezar a desmontarlos todos. Lo digo por eso de ir avanzando en buena dirección por ambas partes

    Responder a este comentario
  4. mirfueja
    mirfueja 23/09/2014, 15:01

    Me ha parecido muy interesante su abordaje, procurando un punto de vista neutro y racional.
    Muchas gracias, como catalan y como espanol, aprecio mucho esta sensibilidad.
    Esta claro que hay grupos que quieren simplificar las cosas bajo su propio provecho, y asi limitar las opciones a ‘blanco’ o ‘negro’. Ni mucho menos la realidad es asi.
    Solo como comentario, su abordaje no es unico, y he leido ultimamente en Meneame varios articulos con el mismo ponderamiento. Un ejemplo es el articulo de FernandoMexia, aportando mas puntos de vista.
    Con eso no quiero promocionar nada, simplemente indicar que en el pensamiento racional usted no esta solo.
    Mi vision de la cuestion, si pudiera interesar, es que despues de decadas de nacionalismo espanol excluyente, ahora estan apareciendo las contrareplicas. Y parece que eso no gusta, igual como no gusto el 15M. Que le vamos a hacer, cosas del poder.
    Gran articulo. Estoy ansioso por leer mas.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.