lamarea.com

miércoles 23 mayo 2018

Cultura

Un documental retrata la dignidad recuperada en Somonte

Un equipo de la asociación sin ánimo de lucro COMSOC compartió días de trabajo con los jornaleros en la finca ocupada y busca financiación para realizar el montaje final de la película

11 mayo 2014
19:15
Compartir
Un documental retrata la dignidad recuperada en Somonte
Trabajo en los cultivos de la finca Somonte. COMSOC - Comunicació Social.

“El hecho de poder ganarte la vida con tus propias manos y gobernarte tú mismo, conjuntamente con tus compañeros, es una experiencia que nunca habían tenido muchas de las personas que están en Somonte. Siempre habían trabajado de jornaleros para un patrón, habían tenido que emigrar a Francia u otros lugares para la vendimia. Poder autogestionarse los ha llenado de fuerza, de dignidad”. Así resume Damià Caro la experiencia de los habitantes de la finca de Somonte, situada en Palma del Río (Córdoba), después de la ocupación que ha devuelto la vida a esta tierra y ha dado sustento y trabajo a las familias.

Junto a un equipo integrado por miembros de la asociación sin ánimo de lucro COMSOC (Comunicación Social), Caro compartió días de trabajo con los jornaleros para retratar la experiencia en las tierras de Somonte en un documental, que ahora busca financiación para realizar el montaje final. El director de la película pudo rodar con la confianza que otorgan los días de convivencia. “Se creó una complicidad que nos ha permitido hacer un documental con mucha proximidad, con detalles de mucha vida cotidiana, y ellos se han podido expresar tal como son”, explica.

Después de pasarse dos años en Brasil junto al Movimiento Sin Tierra, al conocer la noticia de la ocupación de la finca de Somonte sintió la necesidad de desplazarse hasta allí para conocerla de cerca. “Llegué el día que se celebraba el primer mes de la ocupación de Somonte. Compartí diez días con ellos e hice un primer reportaje. Mantuvimos el contacto durante todo ese tiempo y volvimos a finales de abril del 2013, estuvimos otros diez días y compartimos la acción de Las Turquillas del Primero de mayo”.

El documental retrata la vida en el campo de las familias, su organización horizontal mediante la cual todos comparten las tareas, desde el trabajo en la cocina, el campo, la limpieza o la venta de verduras en el mercado de Córdoba. Un relato de colectividad cuyos personajes habían tomado una inamovible decisión. “Tenían la convicción de que ya basta de buenas palabras, de ir a manifestaciones y volver a casa, de que lo que se debía hacer era dejar las ocupaciones simbólicas y volver a las ocupaciones reales”, explica Caro.

Negarse a la resignación

Así fue como, mediante el empuje del SAT de Córdoba, se ocupó la finca propiedad de la Junta de Andalucía que la Administración había puesto a la venta en subasta. “Vieron que aquellas tierras, que eran públicas, no se estaban utilizando, y que se iban a malvender. Accedieron a esta tierra, resistieron el primer desalojo, y mostraron una gran fuerza y convicción en que esta ocupación no era sólo una pancarta, un discurso o un acto bonito de un día”, apunta Caro.

La película habla de insumisión, de hartazgo pero también de ilusión. Y de que hay alternativa. “Los propios protagonistas hacen esta reflexión, que ya está bien de desesperarse por ahogarse en la precariedad económica… Hay otras salidas, hay bienes públicos que no se están utilizando, como es el caso de tierras en Andalucía, o empresas que están aprovechando esta crisis para recortar e irse a otros países, y aquí ponemos el caso de Panrico. Defienden que se deben de ocupar las tierras, autogestionar las empresas, y ocupar las casas que están vacías”, apunta el director del film. “Que ya está bien de lamentarnos y pensar que no podemos, que este discurso lo mantienen desde arriba porque nos quieren como ciudadanos pasivos y deprimidos, pero que si somos capaces de darnos la mano y hacer fuerza, como por ejemplo hace la PAH, podemos tirar adelante”, añade.

El equipo del documental ha abierto un proceso de micromecenazgo para acabar de hacer realidad la película. Cuentan con el apoyo de profesionales del sector audiovisual y de la productora Metromuster (No-Res, Ciutat Morta), que se ha ofrecido para realizar el montaje. “Son garantía de éxito”, subraya Caro. No en vano, su último trabajo acaba de recibir la Biznaga de Plata al Mejor Documental en el Festival de Cine de Málaga.

 

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

2 comentarios

  1. María
    María 24/05/2014, 19:03

    Que buena noticia:
    Javier García (SAT):
    “VOLVEREMOS A MADRID Y SERA UNA MOVILIZACION AUN MAS GRANDE”
    Así sea, Javier.

    Responder a este comentario
  2. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 12/05/2014, 20:08

    La Tierra para quienes la trabajan con sus honestas manos.
    Vergüenza de sistema que permite que el caciquismo andaluz, ociosas duquesas, señoritos terratenientes, se hayan hecho los dueños de las productivas tierras andaluzas.
    No es justo, no señor.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.