lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Sociedad

La escuela pública impartirá “educación financiera” a los niños desde los 11 años

En quinto curso, los alumnos aprenderán qué es la “empleabilidad”, el “espíritu emprendedor” o la “actividad y funciones” de una empresa, entre otros temas

08 mayo 2014
10:12
Compartir
La escuela pública impartirá “educación financiera” a los niños desde los 11 años

El borrador del currículum de Primaria en la Comunidad de Madrid incluye, entre los contenidos a impartir desde los once años, el bloque “Vivir en sociedad”, que introduce una asignatura sobre “educación financiera”.

De este modo, a partir del quinto curso, los niños deberán saber elaborar un “pequeño presupuesto personal”, conocer qué es la “empleabilidad”, el “espíritu emprendedor”, la “actividad y funciones” de una empresa, así como “identificar diferentes tipos de empresa según su tamaño y el sector económico al que pertenecen las actividades que desarrollan” y “describir diversas formas de organización empresarial”.

Para los sindicatos, la aplicación de la Lomce (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa) lleva aparejada grandes dosis de ideología neoliberal, y no sólo de manera explícita. “Se trata al alumno con un sesgo ideológico claro que no tiene en cuenta su desarrollo evolutivo o su psicología”, denuncia la secretaría general de la Federación de Educación de CCOO de Madrid, Isabel Galvín. “El currículum está plagado de elementos de carácter adoctrinante que pretende generar un tipo de ciudadano homogéneo y potenciar la competitividad”, añade.

De forma paralela, tiene un especial peso en este nuevo currículum el concepto de disciplina, que aparece en dos ocasiones: una en la asignatura de Educación Física y otra en Música, en la que se han añadido actividades como danzas regionales y coro. Este último, según el texto, “exige al alumno disciplina y esfuerzo en aras de un bien común”.

Antonio Chazarra, de Enseñanza de UGT de Madrid, considera que incluir formación empresarial en Primaria es un “disparate en términos de psicología evolutiva”. “El PP ha criticado siempre que la asignatura de Educación para la Ciudadanía adoctrinaba, lo que no era cierto, y ahora ellos sí hacen adoctrinamiento puro y duro”, lamenta. “No les interesa la autonomía de los alumnos sino la disciplina, pero la obediencia como valor educativo no es precisamente lo mejor”, sostiene.

Con asignaturas como ésta, que se suma al temario sobre filosofía empresarial y emprendimiento de secundaria, Isabel Galvín cree que el PP pone a los niños “la responsabilidad de generar tejido productivo mientras miran hacia otro lado cuando se destruye empleo”.

Los “beneficios” del espíritu emprendedor

Las pautas del currículum de primaria las puso el Ministerio que dirige José Ignacio Wert a finales de febrero, cuando se publicó el Real Decreto del currículum de Educación Primaria. En éste se recogía la intención de incluir conceptos empresariales en la formación de los alumnos de quinto y sexto cursos. La palabra “emprendedor” aparece en varias ocasiones.

“Las Administraciones educativas fomentarán las medidas para que el alumnado participe en actividades que le permitan afianzar el espíritu emprendedor y la iniciativa empresarial”, reza el texto. De este modo, el temario en primaria deberá tratar, según la norma, “la capacidad emprendedora de los miembros de la sociedad y el estudio de la empresa, que comprenderá la función dinamizadora de la actividad empresarial en la sociedad”.

Entre los criterios de evaluación se incluye que el niño comprenda “los beneficios que ofrece el espíritu emprendedor”.

“La culpa es mía”

Esta lógica, en palabras del catedrático, investigador y director de la revista Profesorado, Antonio Bolívar, “dentro de la etapa actual del capitalismo de las ideologías que se mueven en él” trata de “hacer responsable a los individuos de su propio destino”. “Es una estrategia que Michael Foucault ya denunció y consiste en trasladar el cristiano soy pecador, la culpa es mía al plano social”, afirma.

Para este profesor de la Universidad de Granada, lo propio de la “ideología emprendedora” es resaltar ese espíritu e incluirlo como una “competencia transversal” en el currículum”. Un espíritu que, en todo caso, es engañoso: “Como explica Thomas Piketty en El capitalismo en el siglo XXI, triunfan los que ya tienen un capital de base. La mayoría de la gente con gran iniciativa fracasa porque no tiene una base económica que pueda sostener su proyecto”, agrega.

De la autonomía a la creación de empresas

La inmersión de la educación en la ideología neoliberal ya se lleva fraguando años, aunque de una manera mucho más sutil y al calor de las directrices europeas, bajo el concepto “Autonomía e iniciativa personal”.

“Este proceso proviene del Tratado de Lisboa, ya que el espíritu empresarial aparece entre las competencias básicas”, explica Enrique Díaz, coordinador del Área de Educación de IU. Según esta ideología, la riqueza la crearían los emprendedores en lugar de la clase trabajadora. “Han logrado cambiar la mentalidad, nos han hecho entender la vida únicamente dentro de esos parámetros”, denuncia.

Díaz considera que los cambios que llegan con la LOMCE suponen “aplicar la doctrina Friedman a la educación”. “Están inyectando mucho dinero para que, desde infantil hasta la universidad, se cuente con concursos en colaboración con la banca para que los estudiantes creen empresas”, analiza. “Ya no se trata de que los niños y niñas desarrollen destrezas psicomotrices con muñecos de plastilina, ahora tienen que crear una empresa y comercializarlos”, señala.

Los consejeros de Educación del PP de diferentes Comunidades Autónomas se están lanzando a defender que la educación en el mundo empresarial debe comenzar a edades tempranas y prestan decididos apoyos a proyectos como Mi primer libro de economía: ahorro e inversión, un manual de pensado para niños que ya se ha presentado en varios colegios. “Se trata de educar a las futuras generaciones de que no somos clase trabajadora, sino que todos somos o autoexplotadores o explotadores de otros”, zanja Díaz.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

1 comentario

  1. Carmen
    Carmen 09/05/2014, 16:39

    No se puede esperar otra cosa de quienes carecen de valores humanos. ¿cómo van a pensar en enseñarlos?.
    Otro mundo es posible. Otro mundo mejor donde aprendamos a compartir, no a competir. Donde aprendamos a respetar y utilizar equilibradamente los recursos de Madre Tierra. Otro mundo donde crezcamos como seres humanos.
    La dictadura capitalista siempre se ha beneficiado de nuestra ignorancia y falta de valores y quiere seguir viviendo a costa nuestra. Normal por su parte, por la nuestra no debería serlo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor