lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Sociedad

CMS: La isla de la Sanidad pública, universal y gratuita en Madrid

En los Centros Municipales de Salud se da asistencia a los inmigrantes sin preguntarles si tienen tarjeta sanitaria o no. Los trabajadores sospechan que el Ayuntamiento quiere acabar con este servicio

06 mayo 2014
10:23
Compartir
CMS: La isla de la Sanidad pública, universal y gratuita en Madrid
Centro Madrid Salud (CMS), de la junta municipal de Latina. FERNANDO SÁNCHEZ

MADRID // Rabab tiene 24 años y una alerta en la cabeza: en el hospital Gregorio Marañon le descubrieron un bulto de 5 milímetros en el pecho. El médico le recomendó que se hiciese varias pruebas diagnósticas pero, al no tener papeles ni recursos económicos, ella no podría hacer frente a ese gasto que no le cubría la Seguridad Social. Esta mujer, de origen marroquí, acudió la semana pasada a un Centro Municipal de Salud (CMS), dependiente del Ayuntamiento de Madrid, donde fue atendida sin demandarle la tarjeta sanitaria.

Ahora Rabab conocerá qué es ese bulto que tanto le asusta gracias a un servicio muy desconocido por la población pero a través del cual se están realizando pruebas diagnósticas sin preguntar el origen de los usuarios. Es lo que sus profesionales definen como la “Sanidad pública, universal y gratuita” que aún se mantiene fuera del negocio.

La ciudad de Madrid tiene 17 CMS. Allí se hacen, entre otras labores, tareas de prevención en materia de salud. Se da la píldora del día después, hay atención en planificación familiar, se programan charlas en colegios, se reparten preservativos… Pero también se da atención, por ejemplo, a ciudadanos con riesgo de padecer diabetes. “Y damos una asistencia muy buena, en el Sermas los pacientes están 10 minutos como máximo; pero aquí, al no tener presión asistencial, podemos atender a los hábitos de vida, a su alimentación… y ofrecer una solución antes de que aparezca la enfermedad”, explica un profesional de este centro que prefiere mantenerse en el anonimato.

La labor de los CMS es muy desconocida y, en muchas ocasiones, sirve para que los extranjeros sin tarjeta sanitaria tengan acceso a la atención. “Por ejemplo”, explican trabajadores del centro, “para practicar una interrupción voluntaria del embarazo a una inmigrante sin papeles, intentamos buscar algunos recovecos de la ley”. Esos recovecos consiste en tramitar la tarjeta sanitaria como embarazada, a la que tienen derecho según el RD 16/2012, y luego acogerse a la ley del aborto.

Para las pruebas del VIH no se pide ninguna documentación. De hecho, hasta hace unos años eran anónimas. Ahora, sólo se solicita una pequeña identificación para comprobar que la persona que va a por los resultados es la misma que a la que se le realizó la prueba.

En el caso de la detección precoz del cáncer de mama, en los CMS se practican cerca de 20.000 mamografías cada año, pruebas que se complementan con biopsias, ecografías o ampliaciones. Además, gracias a los equipos con los que cuentan, las pacientes salen del centro con un diagnóstico preciso del problema, algo que en el servicio público de salud puede demorarse en ocasiones más de medio año.

Los CMS, en peligro

El personal que trabaja en los CMS son funcionarios del Ayuntamiento de Madrid. Cada centro está compuesto por una plantilla base de cuatro médicos, un ginecólogo, un pediatra, cuatro enfermeros, tres auxiliares sanitarios, un psiquiatra, un psicólogo y un trabajador social.

Los sindicatos médicos y de enfermería denuncian que en los últimos años “no se están reponiendo jubilaciones y bajas por el Plan de Estabilidad Presupuestaria”.

Ahora, los trabajadores temen que el Ayuntamiento acabe con los CMS. La ley de duplicidades que se está debatiendo en la Comunidad de Madrid sería la excusa perfecta para acabar con ellos. La autonomía dejaría de dar dinero a la municipalidad para hacerse cargo de ese servicio y sería muy difícil su mantenimiento. “Si desaparecemos”, denuncian los trabajadores, “se acabará la prevención y la promoción de la salud en Madrid”.

 

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

2 comentarios

  1. Toni Martínez
    Toni Martínez Author 07/05/2014, 17:50

    Muchas gracias por hacérnoslo notar, ya lo hemos cambiado. Un saludo.

    Responder a este comentario
  2. Yvone
    Yvone 07/05/2014, 14:28

    Agradecería que revisárais el género de las palabras que se usan en este artículo para hablar del personal de salud del centro. MédicOs, ginecólogO, UN pediatra, pero eso sí, enfermerAs.
    O lo ponéis todo en masculino como supuesto inclusivo o habláis de ambos géneros, pero que lo único en femenino sea enfermeras…

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.