lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Opinión

La burbuja del café

“Si el campesinado no aumenta su renta ni siquiera en momentos de alza de precios, ¿quién se lleva la ganancia? Empresas transnacionales, tostadoras y comercializadoras”, señala el autor

<em>La burbuja del café</em>
Un campesino recoge la cosecha de café en Colombia.

La OIC (Organización Internacional del Café) con sede en Londres, acaba de informar que el precio medio mensual de su compuesto de café de referencia alcanzó el mes pasado su máximo en dos años, 1,65 dólares (1,19 euros) la libra, un aumento del 20 % respecto a febrero.

Durante este mes de marzo el precio del café está en medio de un festival de volatilidad en los mercados internacionales de materias primas, con oscilaciones de hasta un 10 % en menos de diez días, lo que supone el paraíso para los bancos y fondos que se dedican a la especulación alimentaria.

cafe

Esta burbuja de precios esta vez encuentra su explicación en la posible falta de suministro provocado por un descenso de la producción de Brasil, el primer productor del mundo, por la actual sequía. Esto alimenta los contratos de futuro y el negocio bursátil, que nada tiene que ver con la realidad de la producción y el consumo. Así, la OIC anuncia que “la variable más importante en este momento es el tamaño de la cosecha de Brasil para 2014-2015, que empieza en abril de 2014”.

Las situaciones de alta volatilidad de precios durante los últimos años son cada vez más recurrentes y en absoluto son coyunturales.

El café es un ejemplo nítido de cómo funciona el actual sistema agroalimentario mundial. Observamos que el 80% del cultivo del café mundial es producido por 25 millones de pequeños agricultores que reciben un precio miserable, condenados a la eterna pobreza, y a sobrevivir con menos de 2$ al día. Por el contrario, como decíamos, el precio del café (que se fija en la bolsa de New York y Londres) no ha hecho más que fluctuar los últimos años, batiendo su récord histórico el año 2011. No obstante, esto no se traslada en un aumento de renta de los pequeños agricultores. En el actual informe, la propia OIC señala que si bien los aumentos de precios serán muy importantes y previsiblemente se acaben trasladando al consumidor, el valor del grano bruto de café está aún muy por debajo de un nivel que garantice al productor la sostenibilidad a largo plazo de este cultivo.

Durante el año 2011, por ejemplo, se produjeron cerca de 8 millones de toneladas de café, de las cuales 6,2 millones fueron exportados. Esto implica que los pequeños productores de los países del sur están dedicando las mejores tierras a un producto para exportación que reproduce una pobreza eterna, en lugar de dedicarlo a cultivos destinados a la alimentación y al estímulo de los mercados y economías locales.

Entonces, si el campesinado no aumenta su renta ni siquiera en momentos de alza del precios. ¿Quien se lleva la ganancia de este producto superventas? Pues ya pueden imaginar, cuatro empresas transnacionales que controlan el 40 % del comercio mundial del café y cinco empresas tostadoras y comercializadores que controlan el 50% del mercado global.

Pero esto no es todo. En este nuevo orden alimentario, a las transnacionales no les basta con su inmenso poder en la cadena alimentaria, en los últimos años han ido más allá y ahora quieren controlar el último eslabón, la producción: para ello desarrollan estrategias de acaparamiento de tierras en países del sur, expulsado a sangre y fuego a los campesinos y campesinas.

Los estados europeos no pueden seguir ignorando su responsabilidad en este asunto. Urge abordar una regulación y control de la actuación de las empresas fuera de las fronteras europeas, así como abordar una regulación estricta que acabe con el fenómeno de la especulación alimentaria que condena al hambre y la miseria a millones de personas en el mundo.

*Javier Guzmán es Director de VSF Justicia Alimentaria Global

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Javier Guzmán

Javier Guzmán

2 comentarios

  1. Emilio MamanibVillca
    Emilio MamanibVillca 22/06/2014, 10:33

    es cierto que el productor verdadero sigue siendo el que menos recibi el recurso economico de su exportacion del cafe, los que mas se benefician son los empresas intermediarios.

    Responder a este comentario
  2. Cronicas del Despojo
    Cronicas del Despojo 21/04/2014, 19:36

    Interesante artículo. Los efectos sobre la gente campesina son inmensos, ya que les obligan a ser monocultivadores de café en sus pequeñas fincas y dependen totalmente de esas empresas. En las mejores zonas de producción de café de Colombia (Huila, Cauca, Nariño) está Nespresso y Starbucks). A la vez la cosa se complica ya que muchas de esas tierras las ha concesionado el gobierno a transnacionales mineras, extractivas o proyectos hidroeléctricos, con lo cual el despojo del territorio es total. Intentaré escribir sobre casos concretos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".