lamarea.com

sábado 18 agosto 2018

Internacional

Detrás del conflicto en Ucrania también están los límites naturales

“Para entender y solucionar la crisis en Ucrania hay que atender también a factores como el alza del precio de los alimentos como consecuencia del encarecimento del petróleo”, sostiene el autor

<em>Detrás del conflicto en Ucrania también están los límites naturales</em>
Estacion de gas en Boyarca, Ucrania.

Para entender los conflictos hay que juntar una amalgama de factores. En el caso de Ucrania es necesario analizar los intentos de Rusia, por un lado, y la UE y EEUU por otro (aunque no totalmente coincidentes) en tener a la potencia centroeuropea en una posición de subordinación a sus intereses. También el devenir histórico y cultural de las regiones occidental y oriental del país. Este devenir ha estado condicionado también por las políticas económicas de corte neoliberal, que han polarizado y empobrecido más a la población. Y, por supuesto, también ha sido central el quehacer de distintas organizaciones sociales desde la caída de la URSS, con momentos de especial intensidad como la Revolución Naranja y la actual.

Estos y otros elementos están saliendo en los análisis que se están produciendo en estos días. Sin embargo, hay otros factores, que seguramente están también desempeñando un papel central, que no aparecen: los relacionados con la menguante disponibilidad de recursos.

Antes de que estallase el conflicto actual, el alza del precio de los alimentos implicó un empobrecimiento general del país pero, sobre todo, de la población urbana. Este proceso vino acompañado por un aumento de los precios en general, a pesar de cómo lo camuflaron las estadísticas oficiales. Esto provocó que más del 50% de los ingresos en los hogares ucranianos se dedique a la compra de alimentos. La causa principal (pero no única) que explica la fuerte inflación de los precios de los alimentos es la subida del petróleo como consecuencia de que ya hemos alcanzado el pico de máxima producción y lo que resta es el petróleo más difícil de extraer, de menor calidad y en cantidades decrecientes. Todo ello provoca que los hidrocarburos sean cada vez más caros.

En realidad, la correlación entre altos precios de la alimentación y revueltas sociales no es exclusiva ni mucho menos de Ucrania, sino que se encuentra en muchas de las crisis recientes, como la Primavera Árabe, como Ecologistas en Acción ya denunció para el caso de Siria. Esto no implica que esta sea la única causa de estos conflictos, sino que en una situación de carencia alimentaria la propensión social a alzarse es mayor.

A esto se suma que Ucrania es un importador neto de energía. En 1976 alcanzó su pico del petróleo y gas. Desde entonces su extracción de hidrocarburos ha disminuido más de un 60%. De este modo, hoy en día el 80% del petróleo y el 70% gas que consume el país proviene de Rusia. El precio de este gas se ha casi cuadruplicado desde 2004, lo que ha sido un factor adicional que ha empujado la inflación y el empobrecimiento de la sociedad.

A partir de este análisis, Ecologistas en Acción considera que es imprescindible el abordaje de los problemas de fondo que provocan situaciones de fuerte desigualdad e injusticia social para poner las bases de una convivencia pacífica. Algunas líneas de actuación desde la sociedad civil serían:

  • Presionar para que ninguna de las potencias siga interviniendo en el país. Esto incluiría no sólo a Rusia, EEUU y la UE, sino también al FMI y sus ayudas financieras a cambio de la implantación de políticas neoliberales.
  • Apoyar una regeneración democrática del país con la convocatoria de elecciones y un proceso constituyente participativo.
  • Poner en marcha medidas para garantizar unas condiciones de vida dignas en Ucrania. Algunas acciones inmediatas en este sentido serían la entrega de bienes básicos a precios asequibles para la población.
  • Descarbonizar la economía ucraniana haciendo una apuesta decidida por las energías renovables.

*Luis González Reyes es Coordinador del Área de antiglobalización, paz y solidaridad de Ecologistas en Acción

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Luis González Reyes

Luis González Reyes

1 comentario

  1. Salamander
    Salamander 06/03/2014, 16:17

    Ucrania, históricamente siempre ha sido muy dual. Por un lado mirando a Europa y por otro a Rusia, esto era así antes incluso de que existiera la URSS o de que los gaseoductos atravesaran su territorio. La parte occidental de Ucrania perteneció a Polonia y al Imperio Austrohúngaro, mientras que la parte oriental siempre fue territorio del Imperio Ruso, por tanto esa separación que divide a Ucrania en dos mitades no es en absoluto nueva ni ha venido de la noche a la mañana.
    Esas líneas fronterizas que dividen por colores a los países en los mapas, a menudo son caprichosas y artificiales, basadas más en intereses políticos o económicos que en el sentimiento de pertenencia a una unidad común. Y este es el caso de Ucrania. Por ejemplo; Crimea siempre formó parte de Rusia, fue territorio ruso hasta que en 1954 fue transferido a la RSS de Ucrania, ¿quizás tuvo algo que ver que el sucesor de Stalin fuera ucraniano?.
    Los lodos actuales, suelen venir de polvos antiguos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Quorum global, en busca de un diccionario de retos comunes

Con motivo de la celebración del encuentro de Quorum Global en Málaga en octubre, publicamos una serie de artículos. Hoy escribe Ruth de Frutos

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.