lamarea.com

lunes 25 septiembre 2017

El sector energético en 2013 (II): qué se ha hecho, qué puede hacerse

La prohibición del ‘fracking’ en varias regiones gracias a la movilización ciudadana y el crecimiento del movimiento por un nuevo modelo energético protagonizan las victorias del año en materia energética

17 diciembre 2013
09:00
Compartir
El sector energético en 2013 (II): qué se ha hecho, qué puede hacerse

MADRID// Durante este año han logrado una especial relevancia social y, por tanto, mediática, las mareas blanca y verde, en defensa de la sanidad y la educación públicas respectivamente. Sin embargo, no son los únicos movimientos ciudadanos de protesta que se han vivido en España durante este 2013. Aunque no hayan obtenido tanta visibilidad pública, algunos relacionados con el sector energético también han logrado ganar algunas batallas.

Un ejemplo que ilustra esta afirmación tiene que ver con la fracturación hidráulica o fracking. Esta técnica consiste en extraer gas natural mediante la fracturación de la roca por medio de una perforación mixta que hace que la piedra se fracture y que el gas se libere, y ascienda a la superficie a través del pozo. Entre otros, los problemas que puede causar esta técnica son la contaminación del aire y de las aguas superficiales y subterráneas, además de riesgos sísmicos.

Debido a las nefastas consecuencias asociadas al fracking, han sido muchos los países europeos que han decidido  prohibirlo, o bien imponer moratorias por los fuertes impactos ambientales que provoca. No ha sido el caso de España, motivo por el que ha surgido un movimiento ciudadano contra la fractura hidráulica que se ha canalizado a través de diferentes plataformas contrarias a esta técnica.

Tal y como afirma la coordinadora de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, patrona de la Fundación Renovables y miembro de ecooo, Cote Romero, “a lo largo del año se han sucedido numerosas manifestaciones en muchos de los territorios afectados, gracias a las cuales varios gobiernos regionales se han declarado territorios libres de fracking. Es el caso de regiones como Navarra, La Rioja y Cantabria o provincias como Valencia, Castellón, Lleida o Soria, donde las diputaciones provinciales han declarado su oposición contra la técnica; y decenas de municipios en todas las regiones afectadas, entre ellos algunas capitales de provincia como Zaragoza, Lleida, Vitoria-Gasteiz y Santander”.

Otro de los logros más sonados tuvo lugar el pasado mes de octubre, cuando una plataforma de compra colectiva de energía creada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se unió para conseguir descuentos en la factura de la luz. A pesar de que casi medio millón de personas se inscribieron a la iniciativa, las grandes eléctricas decidieron abstenerse de participar en una subasta que terminó ganando una cooperativa y comercializadora de energía 100% verde que únicamente opera por Internet, Holaluz.

Rebaja de hasta el 8% en la factura

Mediante esta iniciativa, los clientes, que no tenían la obligación de cambiarse de compañía, pudieron acceder a descuentos de entre el 4% y el 8% en su factura de la luz. En países como Holanda o Reino Unido, done ya se habían llevado a cabo iniciativas similares, entre un 20% y un 30% de estos clientes se cambió a la comercializadora de renovables de su país. En Portugal, sin embargo, solamente lo hizo el 8%. En el caso español, la OCU estimó que lo haría el 20% de los usuarios que habían formado parte de la plataforma.

Este porcentaje no es mayor porque como los usuarios no están comprometidos a cambiarse, las grandes eléctricas pueden hacer contraofertas mediante las que rebaja a los clientes la factura de la luz, que era el objetivo que se perseguía en un primer momento. Y aunque movilizar a medio millón de personas es, de por sí, un logro, el responsable de atención al socio de la cooperativa Som Energia, Marc Roselló, considera que acercarse a las energías renovables por motivos meramente económicos revela muchas carencias respecto a la concienciación social de los españoles.

A pesar de que el hecho de que la gente apueste por la energía renovable resulta muy positivo, Roselló considera que no ayuda demasiado si se decide hacerlo únicamente por la situación de crisis actual que atraviesa el país: “Cuando comenzamos con la cooperativa, hace justo ahora tres años, nuestros primeros socios eran personas vinculadas al sector cooperativo y con una conciencia clara sobre ecología, energía renovable y el medio ambiente”.

Sin embargo, durante estos últimos tiempos han notado que “cada vez más se acerca gente cabreada con las grandes compañías. Gente que está indignada, se siente estafada y busca alternativas. Pero no sé si eso es conciencia ambiental”, relata. “Ahora, lo que sí que es cierto es que puede haber un efecto colateral. A partir del acercamiento de estas personas es desde donde tenemos que trabajar para que entiendan que apostamos por las renovables para cambiar el modelo energético, de manera que si algún día tenemos que poner un molino al lado de casa estemos todos ahí defendiéndolo y sepamos por qué lo hacemos”.

Oligopoly Off

Conscientes de la necesidad de concienciar a la sociedad, la Plataforma por un nuevo Modelo Energético va a lanzar un crowfunding para poder elaborar Oligopoly Off, un documental con el que pretenden difundir las alternativas ciudadanas para cambiar el modelo energético y que los ciudadanos recuperen su derecho a la energía. La directora de este documental, Alba del Campo, explica que “la política energética en España está en manos de dos partidos que  trabajan para el oligopolio energético; las medidas no benefician a los ciudadanos ni se orientan hacia un cambio de modelo. Solamente se limitan a encarecer las facturas para poder beneficiar económicamente a las grandes compañías eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON España y HC Energía)”.

Dado que, según Alba del Campo, la política energética la tiene secuestrada este oligopolio, es el turno de la gente de salir a la calle a recuperarla. A pesar del repunte de movilización que España ha vivido durante estos últimos tiempos, los españoles se han caracterizado por una cierta pasividad. El componente externo de esta inacción reside en los medios de comunicación y los poderes públicos, sometidos a la dictadura de las empresas del oligopolio. Pero también existe uno interno, uno relacionado con la propia actitud de los ciudadanos que han preferido abrazarse al consumismo sin preocuparse por las consecuencias que su comportamiento podía tener, tanto sobre sus vidas como sobre el planeta.

Para contrarrestar esta realidad, Oligopoly Off propone llevar a cabo una serie de acciones que, tal y como recalca su directora, “no son consecutivas, sino simultáneas“. En primer lugar, todos los ciudadanos deben realizar una pequeña auditoría en su casa o en su lugar de trabajo, para poder averiguar cuáles son sus consumos ocultos. Solamente con tener enchufados ciertos aparatos eléctricos ya se está consumiendo energía; es el caso del cargador del móvil, del ordenador o de la vitrocerámica. Este consumo oculto, según asegura Alba del Campo, “supone un 10% de la factura de la luz”.

El siguiente paso consiste en cambiar de comercializadora, algo que puede hacerse tanto en un domicilio particular como en cualquier edificio de empresas, en colegios, hoteles… A pesar de lo que cree una gran parte de la población, es un paso muy fácil de dar. Basta con contactar con cualquier cooperativa que comercialice electricidad, que pueden buscarse en la página web Mecambio, y solicitarlo.

Un nuevo paso para virar hacia el cambio de modelo energético, hacia la energía limpia, no solamente desde el punto de vista medioambiental, sino que, como asevera Alba del Campo, también “para que la gente pueda tener un consumo responsable y, en lugar de comprar a empresas que promueven energía contaminante, con la violación de derechos humanos que esto supone, promociona la producción y la comercialización de una energía que no contribuye a agudizar el cambio climático”.

Labor de difusión

Sin embargo, que uno se limite a apostar por un modelo energético basado en las energías renovables en el seno de su propia casa no es suficiente. La directora de Oligopoly Off afirma que “hay una falacia que consiste en afirmar que con lo que hagas tú solo en tu casa puedes cambiar algo y no es verdad. Si no se lo cuentas a nadie, es contraproducente”. Es precisamente este individualismo lo que, para Alba del Campo, facilita que “se estén cometiendo los mayores atropellos en materia energética y ecológica“.

Muy al contrario, los ciudadanos tienen que darse cuenta de que “es un problema de todos. Hemos perdido el derecho a la energía porque la política en esta materia está en manos de dos partidos que  trabajan para el oligopolio energético español“. Por ello, Del Campo considera fundamental salir a la calle y hablar con familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo para tratar de concienciarlos de que este cambio de modelo energético que exigen quienes defienden las renovables es una necesidad social, así como también participar en las campañas de visibilización que se realizan en este sentido.

“El cambio climático es ya una realidad por la agudización de los fenómenos meteorológicos. Lo vemos a diario con la sequía en África, con los desastres naturales que se han producido, el más reciente en Filipinas”, recuerda Del Campo. Por ello, contra el llamado pico del petróleo y a favor de la democratización de la energía, desde la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético han decidido invertir todos sus esfuerzos en informar, concienciar y movilizar a la población.

“Los políticos están secuestrados por el oligopolio; ya hemos visto cómo después de abandonar sus cargos entran a trabajar en estas compañías por sueldos millonarios –lamenta Del Campo- Así que, como parecen que no van a ser ellos quienes lideren este cambio, es la ciudadanía la que tiene la obligación de responsabilizarse del giro que tiene que dar esta política para apostar por un nuevo modelo energético”.

La Marea es editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto 

Maria Cappa

Maria Cappa

1 comentario

  1. Jordi
    Jordi 17/12/2013, 18:20

    En un artículo reciente que publiqué en La Marea, comenté algunas medidas en la misma línea que la autora para combatir el oligoplio eléctrico.
    https://www.lamarea.com/2013/12/10/autoproduccio-electrica-reforma-electrica-ii/

    En concreto, esta página web indica cómo ver la opción de bajarse el término de potencia y, por tanto, la factura eléctrica:
    http://www.bajatelapotencia.org/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

Intelectuales en la vida pública: desmontando mitos

"El siglo XX parió dos grandes sistemas dictatoriales -comunismo y fascismo-, y bajo su sombra crecieron  los llamados intelectuales filotiránicos", escribe la autora.