lamarea.com

martes 18 septiembre 2018

Los socios/as escriben

M’alegre de pagar la llum! (¡me alegro de pagar la luz!)

[Al final del text es pot llegir el text en valencià] Muchas corrientes psicológicas humanistas / fenomenológicas y actividades de salud, como el yoga o el tai chi, fomentan la

06 noviembre 2013
18:18
Compartir

[Al final del text es pot llegir el text en valencià]

Muchas corrientes psicológicas humanistas / fenomenológicas y actividades de salud, como el yoga o el tai chi, fomentan la conciencia en la propia experiencia (el propio cuerpo, las propias emociones, los propios pensamientos) como motor para tomar las propias decisiones y responsabilizarme de mis actos. Si consumir es un acto, lo puedo hacer conscientemente, de acuerdo con mis emociones y mi bienestar.

¿Te has preguntado alguna vez cómo se ha hecho el azúcar que pones en el café o a quién va el dinero de tu factura eléctrica? Puede que sí, dado que cada vez tenemos acceso a más información al respecto, especialmente por parte de organizaciones no gubernamentales y desde movimientos sociales que apuestan por un consumo transformador, consciente y crítico.

¿Qué es eso del consumo transformador, consciente y crítico? Significa, primero que nada, plantearme, antes de hacer una compra, si lo que quiero comprar lo necesito, realmente me hará más feliz y/o lo utilizaré con frecuencia. A continuación, significa, en caso de que quiera comprarlo, plantearme si su proceso de elaboración, transporte y comercialización está de acuerdo con mis valores. Por último, implica el hecho de intentar hacer una compra lo más coherente posible con mis valores.

Quizá el azúcar sepa amargo si sé qué hay detrás de su producción y comercio mundial. De la misma manera, el aumento del precio de la electricidad doméstica da aun más rabia al conocer algunos de los personajes que más se benefician. A veces puedo reaccionar cuestionando el valor de las pequeñas cosas, de mis pequeños actos, frente a la fuerza de los poderosos. Mis motivos contra este fatalismo los comenté en un texto previo.

En este texto quiero compartir algunas páginas web que me ayudan para decidir respecto a mi consumo y que espero que os puedan ayudar también a quienes lo leáis.

CRIC (http://opcions.org/es/cric), pionero del consumo crítico

La gente del Centro de Investigación e Información en Consumo –CRIC, por sus siglas en catalán- es pionera en preguntarse las consecuencias del consumo propio y las posibilidades de cambio al respecto. Su revista Opciones, editada en castellano y catalán, es una joya en este sentido. Cada uno de los tres ejemplares que editan anualmente analiza en profundidad uno o más productos o servicios de consumo, desde los colchones hasta la compañía de telefonía móvil. Además, las revistas que tienen más de un año se pueden descargar gratuitamente. Asimismo, el CRIC ofrece el espacio gratuito de consulta Consumpedia, también en castellano y catalán, en que nos podemos informar sobre el valor nutricional del pescado, cómo se pesca, las diferencias entre comprarlo fresco o congelado y en un supermercado o en una parada del mercado, así como de consejos para evitar que se pase una vez comprado. Y podréis encontrar un análisis equivalente de productos tan variados como las bombillas o las zapatillas de deporte.

La investigación, carro de combate pacífico

Carro de combate es otra página web interesante para consultar y apoyar. Muestra la investigación exhaustiva realizada por sus autoras sobre las condiciones de producción de determinados productos de consumo frecuente (azúcar, cacao, quínoa…). Las personas que apoyamos económicamente su tarea elegimos mensualmente de qué producto harán el análisis y recibimos cada mes una ficha informativa con los resultados de su faena.

¡Cambiemos de consumo!

Hay diferentes páginas web que comentan alternativas concretas para realizar un consumo consciente. En concreto, sugiero Mecambio, que me encanta por la facilidad en encontrar la información, organizada en ámbitos de consumo (seguros, energía…), por los textos que la acompañan y por el esfuerzo de actualización que hacen. Por cierto, tienen un buzón de sugerencias en cada ámbito, que me consta que leen y que les ayuda a actualizarse.

La gente del CRIC también tiene un banco de recursos de consumo interesante. Es sin embargo difícil de encontrar la información, dado que las empresas están organizadas alfabéticamente y no por productos o servicios.

Las redes de economía solidaria, una garantía

Quiero finalizar destacando las redes de economía solidaria en que se han unido empresas cuyo objetivo es principalmente la incidencia social, mucho más allá del ánimo de lucro. Sus productos y servicios son una garantía de consumo transformador. La que más conozco por la mi residencia y actividad social es la Xarxa d’economia solidària de Catalunya -XES-, de la cual la Cooperativa MásPúblico, conjuntamente con otras empresas muy variadas, formamos parte.

Un azúcar más dulce, una electricidad transformadora

A mí personalmente el azúcar sabe más dulce si sé que su elaboración es responsable social y ambientalmente. Probablemente cerca de casa puedes encontrar un pequeño comercio que tenga azúcar de caña ecológico de comercio justo. En cuanto a sabor, me quedo con la panela, el azúcar de caña menos refinado.

Y, desde que soy socio de la cooperativa Som Energia, me alegro de pagar la factura eléctrica. El número 7 de La Marea incluía un reportaje muy completo que os animo a leer sobre el funcionamiento de esta cooperativa, que nos permite a todas las personas socias recibir en casa electricidad verde sin sobrecoste y participar en su funcionamiento. Soy consciente de al menos algunas de les limitaciones en cuanto a la capacidad transformadora de la actividad de Som Energia, pero de esto último podemos hablar otro día.

——————————————————————————————————————————-

Moltes corrents psicològiques humanistes / fenomenològiques i activitats de salut, com el ioga o el tai-txi, fomenten la consciència en la pròpia experiència (el propi cos, les pròpies emocions, els propis pensaments) com a motor per prendre les pròpies decisions i responsabilitzar-me dels propis actes. Si consumir és un acte, el puc fer conscientment, d’acord amb les meues emocions i el meu benestar.

T’has preguntat alguna vegada com s’ha fet el sucre que poses al cafè, o a qui van els diners de la teua factura elèctrica? Potser sí, perquè cada vegada tenim accés a més informació al respecte, especialment per part d’organitzacions no governamentals i des de moviments socials que aposten per un consum transformador, conscient i crític.

Què és açò del consum transformador, conscient i crític? Significa, primer que tot, plantejar-me, abans de fer una compra, si el que vull comprar el necessite, realment em farà més feliç i/o l’utilitzaré amb freqüència. En segon pas, significa, en cas que vulga comprar-lo, plantejar-me si el seu procés d’elaboració, transport i comercialització està d’acord amb els meus valors. Per últim, implica el fet d’intentar fer una compra el més coherent possible amb els meus valors.

Potser el sucre sàpiga amarg si sé què hi ha darrere de la seua producció i comerç mundial. De la mateixa manera, l’augment del preu de l’electricitat domèstica dóna encara més ràbia en conèixer alguns dels personatges que més se’n beneficien. De vegades puc reaccionar qüestionant el valor de les coses menudes, dels meus xicotets actes, front la força dels poderosos. Els meus motius en contra d’este fatalisme els comentí en un text previ.

En este text vull compartir algunes pàgines web que m’ajuden a l’hora de decidir respecte el meu consum i que espere que vos puguen ajudar també a vosaltres.

CRIC (http://opcions.org/cric), pioner del consum crític

La gent del Centre de Recerca i Informació en Consum -CRIC- és pionera en preguntar-se les conseqüències del consum propi i les possibilitats de canvi al respecte. La seua revista Opcions, editada en català i castellà, és una joia en este sentit. Cadascun dels tres exemplars que editen anualment analitza en profunditat un o més productes o serveis de consum, des dels matalassos fins a la companyia de telefonia mòbil. A més, les revistes que tenen més d’un any es poden descarregar gratuïtament. Així mateix, el CRIC ofereix l’espai gratuït de consulta Consumpedia, també en català i castellà, on ens podem informar sobre què el valor nutricional del peix, com es pesca, les diferències entre comprar-lo fresc o congelat i en un supermercat o en una parada del mercat, així com de consells per evitar que es faça malbé en comprar-lo. I una anàlisi equivalent la podreu trobar amb altres productes tan variats com les bombetes de la llum o les vambes (sabatilles d’esport).

La recerca, carro de combat pacífic

Carro de combate és altre web interessant per consultar i recolzar. Mostra la recerca exhaustiva realitzada per les seues autores sobre les condicions de producció de determinats productes de consum freqüent (sucre, cacau, quinoa…). Les persones que recolzem econòmicament la seua faena elegim mensualment de quin producte faran l’anàlisi i rebem cada mes una fitxa informativa amb els resultats de la seua faena.

Canviem de consum!

Hi ha diferents pàgines web que comenten alternatives concretes para realizar un consum conscient. En concret, suggerisc Mecambio, que m’agrada molt per la facilitat en trobar la informació, organitzada en àmbits de consum (assegurances, energia…), pels textos que la acompanyen i per l’esforç d’actualització que fan. Per cert, tenen una bústia de suggeriments en cada àmbit, que em consta que llegeixen i que els ajuda a actualitzar-se.

La gent del CRIC també té un banc de recursos de consum interessant. És tanmateix difícil de trobar la informació, donat que les empreses estan organitzades alfabèticament i no per productes o serveis.

Les xarxes d’economia solidària, una garantia

Vull acabar destacant les xarxes d’economia solidària en què s’han unit empreses l’objectiu de les quals és principalment la incidència social, molt més enllà de l’afany de lucre. Els seus productes i serveis són una garantia de consum transformador. La que més conec per la meua residència i activitat social és la Xarxa d’economia solidària de Catalunya -XES-, de la qual la Cooperativa MásPúblico, conjuntament amb altres empreses d’un ventall molt ample, formem part.

Un sucre més dolç, una electricitat transformadora

A mi personalment el sucre em sap més dolç si sé que la seua elaboració és responsable socialment i ambiental. Probablement prop de casa pots trobar un xicotet comerç que tinga sucre de canya ecològic de comerç just. En quant a sabor, em quede amb la panela, el sucre de canya menys refinat.

I, des que sóc soci de la cooperativa Som Energia, m’alegre de pagar la factura elèctrica. El número 7 de La Marea incloïa un reportatge molt complet que vos anime a llegir sobre el funcionament d’esta cooperativa, que ens permet totes les persones sòcies rebre a casa electricitat verda sense sobrecost i participar en el seu funcionament. Sóc conscient d’almenys algunes de les limitacions en quant a la capacitat transformadora de l’activitat de Som Energia, però d’açò últim podem parlar un altre dia.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

 
Jordi Ortiz

Jordi Ortiz

5 comentarios

  1. 4lex
    4lex 19/11/2013, 03:41

    Tengo una experiencia personal (una “pequeña cosa”) que compartir, y creo que este puede ser el sitio adecuado:

    Desde ayer tengo una mochila nueva, hecha para mí por una amiga de un amigo. Por fin podré retirar a la que llevaba hasta ahora, que ya resultaba inservible (y complicada de reparar, porque además de estar rompiéndose por cuatro sitios distintos, se me había quedado pequeña).

    La nueva es muy cómoda y agradable de llevar, y muy funcional. Bueno, y agradable de ver, también. Del tamaño que yo quería y con los bolsillos que le pedí. Y para cuando falle -esta sí- será reparable, porque se ha hecho pensando en eso y tendré a mano a la persona que la diseñó y cosió.

    Comercio de proximidad y un producto de gran calidad, por el mismo precio que podría haber pagado por el trabajo de una niña esclava en otro continente, encima para que el beneficio se lo repartiera gente que no me cae bien.

    No sé cómo de transformadora es esta acción, al ser muy limitada y muy individual, pero la cosa es que yo ahora tengo mochila y esta amiga ha aprendido a hacer mochilas, y no hemos hecho daño a nadie, y el dinero no ha ido a parar a malas manos.
    Buena cosa, digo yo.

    Responder a este comentario
  2. Senyor_G
    Senyor_G 13/11/2013, 14:51

    Muy interesante, aunque el principio de la consciencia y fenomenología me ha dado un poco de reparo 🙂 solventado por el resto del artículo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".