lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Economía

Las medidas de Merkel contra el paro en España no convencen en Alemania

Asustada por el aumento del desempleo en España, Merkel ofrece ahora su ayuda para crear un sistema de formación profesional y dar créditos a las pymes españolas ya que la banca privada no abre el grifo y Rajoy sigue reacio a convertir las entidades nacionalizadas en una banca pública.

31 mayo 2013
16:22
Compartir
Las medidas de Merkel contra el paro en España no convencen en Alemania
Angela Merkel en una imagen de archivo. CONSILIUM

DÜSSELDORF // La nueva ofensiva del Gobierno de Angela Merkel contra el paro juvenil en Europa ha sido recibida con cierto escepticismo en su país. La canciller se ha dado cuenta de que la política de austeridad sin compromiso, que impone a los países en crisis como España, no está dando los resultados esperados. Al contrario, el aumento imparable del desempleo ha sorprendido a los dirigentes de Berlín y Bruselas.

En la Comisión y en el Gobierno alemán apenas ocultan su decepción por la actuación del presidente Mariano Rajoy en la crisis ya que las medidas económicas resultan insuficientse para bajar el paro. Además de insistir en más reformas, Alemania se ha sacado de la chistera una serie de medidas para socorrer al maltrecho mercado laboral de España. La ministra de Empleo Ursula von der Leyen firmó hace diez días en Madrid un acuerdo para que Alemania ayude al Gobierno español a montar un sistema de formación profesional a semejanza del modelo germano. Además, se facilitará a 5.000 jóvenes ir a trabajar en Alemania.  Junto con Francia se ha acordado esta semana un paquete de ayudas europeas a cursos de formación y políticas activas de empleo.

Pero los alemanes son conscientes del principal problema de la economía española: falta crédito porque los bancos no quieren prestar a las pequeñas empresas y a los hogares. Incluso el Banco de España recomienda a las entidades nacionales ser muy restrictivas con el crédito. Por ello, el dinero necesario vendrá ahora de nuevo una vez más del erario publico. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ha anunciado una línea de crédito del Kreditanstalt für Wiederaufbau, un banco público que tiene su origen en la reconstrucción del país durante la posguerra y que asiste a las pymes alemanes, entre otras cosas. Aún no se saben los detalles, pero es probable que el KfW de dinero al ICO que ya concede préstamos a través de la red de filiales de la banca privada que se lleva una comisión.

La oposición ha criticado este plan. “La idea de Schäuble llega demasiado tarde y además un préstamo global es el instrumento equivocado”, dijo el portavoz de Hacienda del Partido Socialdemócrata (SPD), Carsten Schneider a Der Spiegel. “Desde el principio era previsible el aumento del paro juvenil en España y otros países, porque las reformas estructurales solo se basaban en recortes presupuestarios”, criticó. Los verdes quieren esperar a ver los detalles del macrocrédito del KfW antes de comentarlo. Die Linke celebra que el Gobierno de Merkel se haya dado cuenta de que “no se soluciona la crisis a través de ahorrar hasta la quiebra”, según la diputada Gesine Lötzsch, pero advierte de que el programa de crédito será insuficiente.

Por una banca pública

Los sindicatos y la oposición en España exigen a Rajoy la creación de una banca pública ya que la banca privada está fallando en una de sus tareas fundamentales que es dar la liquidez necesaria a la economía real. Sin embargo, desde el Gobierno, el Banco de España y por supuesto el sector financiero se oponen a que las tres entidades nacionalizadas –Bankia, CatalunyBanc y NovaGalicia- se conviertan en un banco publico en toda regla. “La propiedad pública no resulta eficaz para corregir las imperfecciones del mercado”, mantuvo el subgobernador del banco central, Fernando Restoy.

El N°6 de la revista mensual de La Marea contiene un amplio dossier sobre la “Crisis del trabajo”, los efectos del paro, de las reformas y la falta de ideas para salir de la crisis del desempleo. A la venta en kioskos y aquí.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

4 comentarios

  1. Verbarte
    Verbarte 02/06/2013, 15:03

    Rajoy tiene en sus manos adoptar medidas audaces que acabarían con el paro en dos años y pondrían la economía por encima de la alemana. http://wp.me/p2v1L3-ke

    Responder a este comentario
  2. Flanagan
    Flanagan 01/06/2013, 11:29

    Hay que incrustarle a Mariano en el ganglio pensante que si alguien no compra en una sociedad de mercado, tampoco alguien vende y que no se vende porque Mariano ha subido los impuestos y ha alcanzado un paro de mas de seis millones de trabajadores que como la mayoría son responsables de familia, hay que multiplicar la cifra al menos por tres, entonces el número de ciudadanos que carecen del mínimo poder adquisitivo son así como dieciocho millones, además de los que aterrorizados por lo que les espera si la economía continúa llevándonos al abismo, desisten de renovar enseres o comprar mas allá de lo estrictamente básico. Podemos encontrarnos así como con treinta millones de españoles que gracias al *sentido poco común* de Mariano y su panda no mueven industria y comercio provocando el mismo drama que se vivió en la noche del Titánic. La mayoría en las urnas del PP ha resultado ser el iceberg que nos acechaba en la obscuridad. ¿En qué universidad adquirió Mariano ese modelo de *sentido común* del que alardea? Porque muchos creen a contrapelo que la inteligencia se imparte en las universidades y que no es una combinación genética.

    Responder a este comentario
  3. vicent76
    vicent76 01/06/2013, 04:14

    Me gustaria poder llegar a viejo, solo por ver a esta sociedad lo suficientemente cambiada como para que los que ahora nos esclavizan, tuvieran que sobrevivir comiendo billetes de 500 y 200, y bebiendo sus meados, porque no nos engañemos, todos estos que gobiernan el mundo hoy, solos no duran ni dos dias ¡si no sabrian ni freirse un huevo!

    Responder a este comentario
  4. Flanagan
    Flanagan 01/06/2013, 01:07

    ¿Trabajar lo mismo y con la misma calidad por menos dinero? ¿Quién se embolsa la diferencia entonces del producto creado por el trabajador si los precios de ese y otros productos serán los mismos o mas caros?

    A ver si nos damos cuenta de que están ejerciendo ya el derecho de pernada medieval y de que tenemos que reaccionar antes de que sea demasiado tarde porque nos veamos obligados a trabajar por solo un pedazo de pan sin posibiolidad de defendernos.

    Y no olvidéis que lo que esperan de los trabajadores y trabajadoras, es que hagan aquí los mismos trabajos y por los mismos salarios que pagan nuestros grandes ricachones empresarios a las esclavas de Bangla Desh, Pakistán, India y Marruecos: un euro al día.

    Tenía razón Asnar cuando decía estar seguro de que había armas de destrucción masiva. Es el Pepé las armas de destrucción masiva. Vamos a recordar muchos lustros la catástrofe Mariano Rajoy y su harka de ignorantes malvados aplicando la doctrina QUESEJODAN.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.