lamarea.com

viernes 25 mayo 2018

Política

"Es mentira que las elecciones sean un plebiscito sobre la autodeterminación"

Joan Herrera, candidato de ICV-EUiA en Cataluña, intenta que la campaña electoral se centre en los problemas económicos y sociales. “No hay proyecto nacional posible sin cohesión social”, dice sobre las pretensiones soberanistas.

30 octubre 2012
14:32
Compartir
"Es mentira que las elecciones sean un plebiscito sobre la autodeterminación"
El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, en una imagen de archivo.

BARCELONA // Joan Herrera (Barcelona, 1971) aspira a liderar un frente de izquierdas que plante cara a la “austeridad dogmática” que se ha impuesto en Europa. Presume de haber representado la oposición a CiU durante esta legislatura, y advierte del peligro de abandonar el eje social en pro del debate nacionalista. La formación ecosocialista defiende redistribuir antes que recortar, atacar la corrupción, incidir en la profundización democrática y auditar la deuda exterior. No rehuye el debate sobre la independencia, aun sin una postura definida, pero se le nota incómodo con el hecho de que este acapare la pugna electoral. Desde su despacho en la sede del partido, situado en las estrechas callejuelas del barrio Gótico de Barcelona, Herrera responde a Maspublico con tono firme y un ideario definido que desarrolla casi sin pausas, síntoma de la urgencia de que este cale en la sociedad catalana.

¿Qué se juega Cataluña el 25 de noviembre?

Lo mismo que se juega cualquier otro país del sur de Europa: si derrotamos a la austeridad o mantenemos estas políticas de una austeridad dogmática que no nos llevan a ningún lado. Porque tengo la sensación de que con el derecho a decidir ya hay una amplia mayoría, ya lo haremos.

Da la sensación de que CiU ha planificado el escenario de elecciones que más le conviene…

En primer lugar, el Govern no ha convocado las elecciones para aquello que debería haberlas convocado, que es por el fracaso de sus políticas. Y las convoca entorno al escenario nacional, cuando el escenario nacional lo podríamos haber desencallado de otra forma. En todo caso es el escenario que tenemos y de lo que tenemos ganas es de demostrar que se puede construir una alternativa a lo que representa CiU.

¿Por qué habéis adoptado como lema de precampaña ‘Catalonia is not CiU’?

Para que no se apropien de Cataluña. Históricamente, CiU siempre se ha apropiado de la idea de Cataluña. Ahora es un escándalo absoluto. No solo se apropia de la palabra Cataluña sino del derecho a decidir, que es de todos los catalanes y las catalanas, y el president Mas lo intenta hacer suyo.

ICV-EUiA se alineó al final de la legislatura con CiU, ERC, y SI en la resolución parlamentaria sobre el derecho a decidir que incluye la consulta. ¿Volveremos a ver acuerdos similares en el Parlament que salga del 25N?

ICV en esta legislatura ha sido la oposición a CiU. Lo que ha expresado en torno al derecho a decidir es lo que siempre ha expresado, y lo que había expresado antes el PSUC: estamos de acuerdo con el derecho a decidir, es incuestionable desde el punto de vista democrático. Tengo la impresión de que hay quien quiere ir a la lógica de los bloques. Unos que te quieren situar en un lado y otros en otro. Y estamos en un debate que no es de bloques, es un debate democrático. Lo que decimos es que tenemos que hablar de muchas más cosas que solo de la relación con España.

Déjeme que profundice un poco más en este tema… El programa de CiU habla de Estado propio y de impulsar una serie de estructuras de estado como la hacienda propia. El PSC defiende la vía federalista con una reforma de la constitución, ¿dónde se sitúa ICV-EUiA en este debate?

En primer lugar, nosotros somos un punto de encuentro entre federalistas e independentistas. El adversario de los federalistas no es el independentismo, ni al revés. El adversario común es un centralismo que no permite mover pieza, y creo que el derecho a decidir puede significar un punto de oportunidad. Yo soy federalista, y en ICV también hay independentistas, pero la cuestión ahora es si tenemos que embarcarnos en una reforma constitucional, o lo que tenemos que hacer es crear el consenso para ver como ejercemos el derecho a decidir y si es posible el acuerdo con el Estado a partir de una negociación bilateral. Deberíamos ubicarnos aquí y, en función de cual sea el modelo de país que decidamos y la respuesta que dé el Estado, ya veremos como avanzamos.

¿Si hubiese una consulta en la próxima legislatura, qué postura tomaría ICV?

Dependerá de dos factores principalmente: si es posible el acuerdo con el Estado o no, y también del modelo de país que vayamos definiendo. Tengo la impresión de que CiU quiere instalar como si el día 25 estuviésemos votando sobre esto. Y el día 25, y debemos decirlo desde la izquierda, lo que estamos votando es sobre el modelo de sociedad, el modelo educativo, sanitario, de servicios públicos…

¿Los comicios se plantean casi como un plebiscito sobre la autodeterminación, ¿qué espacio queda para el resto de debates?

Es mentira que sea un plebiscito, y el espacio que queda es el que queramos construir. Nosotros estamos cada día presentando propuestas diferentes sobre multitud de temas. Dependerá de la lógica mediática, de finalmente todas las preguntas van sobre este tema o no, y dependerá de la agenda social, y yo si que creo que la agenda social hoy es otra. El sábado pasado miles de personas salieron a la calle a favor de la educación pública, el día 11 en contra de los recortes en sanidad, el 14 de noviembre hay una huelga general… Nosotros nos ubicaremos aquí.

Sobre el discurso mediático, ¿qué opina del papel de TV3?

TV3 ha perdido pluralidad a partir de la modificación de la ley de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA). Solo se habla de un tema, y las preguntas solo son acerca de un tema. Por suerte creo que hay una agenda que va más allá de la que reflejan los medios o en este caso la CCMA. Esta agenda existe y nosotros hablaremos de ella.

Vuestro lema de campaña es “Y tanto si podemos: derecho a decidir si. Derechos sociales, también”. ¿Es necesario recordar el aspecto social a la ciudadanía?

Existe un discurso que es el de que no hay alternativa, que a lo que aspira es a que nos resignemos, a que aceptemos que no se puede hacer nada. Y nosotros queremos expresar nítida y claramente que sí que podemos. Porque hoy no hay proyecto de ningún tipo en el frente nacional sin cohesión social. Y no es que haya un riesgo de fractura social, la fractura ya existe. Y lamentablemente lo que no hay es una política de redistribución.

Si aceptamos, como viene repitiendo el Govern, que no hay dinero en la caja, ¿qué alternativas proponéis a los recortes para garantizar el Estado del Bienestar?

En primer lugar, creo que se debe redistribuir antes que recortar. Los recortes son un círculo desastroso: cuanto más recortas, más afectas a la población, más deprimes la economía, y los ingresos bajan, entonces tienes que volver a recortar.

Hace falta redistribuir, porque el tópico de que no hay dinero es falso. Hay dinero, y este dinero hay que sacarlo de la economía especulativa, de la economía que contamina más y de quien tiene más dinero. La demostración es que hay sitios que lo han hecho. La mayor parte del ajuste que hizo Francia, y no la pongo como ejemplo en todo, provenía del dinero de quien más tiene. De hecho, ahora mismo hay una revuelta de las grandes empresas porque no quieren pagar más. Por lo tanto redistribuir, y hacerlo para crecer de otra manera: invirtiendo en educación, en sanidad, en cohesión social, en investigación y desarrollo y en economía verde. Desde mi punto de vista este es el elemento clave. Y tenemos margen para hacerlo. Lo que no hay es voluntad de escuchar propuestas y de tocar los privilegios de unos pocos.

También contempláis la lucha contra el fraude fiscal…

En Cataluña tenemos en torno a 16.000 millones de fraude fiscal. Si solo recaudáramos una parte de esto, imagínate lo que podríamos llegar a recaudar. Y por qué no hablar del impuesto de sucesiones, el impuesto de depósitos bancarios, o el de patrimonio… y también de las políticas del impuesto de sociedades, el tipo de sociedades efectivo en la gran empresa se sitúa entre el 12 y 13%, y en algunos bancos incluso llegando al 6-7%. De acuerdo con lo que dicen los inspectores, el 72% del fraude fiscal proviene de grandísimas empresas, que facturan millones y millones de euros. Pero somos el país que invierte menos en lucha contra el fraude fiscal y con menor ratio de inspectores.

La deuda externa también es un factor que ahoga a las finanzas de la Generalitat…

Vamos a auditar la deuda que tenemos, porque hay una parte de nuestra deuda que creo que no es legítima. Por ejemplo, la deuda que tenemos con las eléctricas, o lo que nos prestan los bancos al 5% cuando ellos lo cogen del BCE al 1%. Deberíamos discutir que parte de la deuda hay que pagar y cuál no. Es un tema que se ha hecho en otros países, como Islandia, que se está planteando en Francia y en otros lugares, no es una cosa que descubramos nosotros. En Cataluña está la gente de la Auditoria de la Deuda también trabajándolo, por tanto hay una base detrás.

Esto significaría renegociar las condiciones para intentar también superar el artículo 135 de la constitución, la ley de estabilidad presupuestaria que ha consagrado -y aquí se han encontrado PSOE, PP y CiU- pagar a los bancos antes que a la gente, antes que a nuestros derechos. Permite esta lógica perversa en la que el saneamiento de los bancos va en contra de nuestros derechos, haciendo pública la deuda que era privada.

¿Pero es posible plantarse ante el dictado de los mercados desde Cataluña?

Hay una fuerza muy potente, que es replantear que hay parte de la deuda que quizás no se paga. Porque es obvio que si tu vas a un escenario de renegociación de la deuda tienen que entrar, porque sino tienen un problema, y un problema más gordo. Es una cuestión de voluntad política, lo ha planteado Islandia, pero lamentablemente no ha habido ningún país en Europa hoy que lo haya planteado. Ojalá en Grecia hubiera ganado Alexis Tsipras [el líder de la fomación de izquierda Syriza], porque quizás hoy estaríamos en un escenario diferente. Claro que hay margen, pero necesita de voluntad política para servir a la gente, y no plegarse ante los mercados.

¿Sería posible en Cataluña una coalición al estilo de Syriza?

Sería deseable que esto existiese. Nosotros aspiramos a representar gran parte de la alternativa de izquierdas, y hemos intentado sumar. Pero sí, hace falta un frente de izquierdas. Queremos tener el mejor resultado posible para construir una alternativa a partir del día 26.

¿Cómo puede incidir la huelga general del 14-N en la campaña electoral?

Nos recordará que lo que hace falta es derrotar estas políticas de austeridad dogmática y la reforma laboral, que solo ha servido para despedir más barato y contratar más barato. Espero que sea un éxito, porque en este país o derrotamos estas políticas o no saldremos de esta, seamos federales, confederales o independientes. Este es el gran reto, desde mi punto de vista.

¿Qué propone ICV-EUiA para reducir el paro?

El cambio de modelo productivo. En Finlandia, en el año 90, el paro superaba el 20%. ¿Qué hizo Finlandia? ¿Recortó? No, invirtió: en educación pública, en servicios públicos, y en investigación y desarrollo. ¿Por qué no hacemos lo que han hecho otros países con un escenario tan complicado como el que tenemos? Lo que hace falta es un cambio en la orientación política, y entender que hoy no se genera ocupación con lo que llaman la devaluación interna, que es la devaluación de nuestras vidas.

Habéis propuesto la creación de una Autoridad Catalana de Acceso a la Información y Protección de Datos para luchar contra la corrupción, ¿cuál sería su papel?

Garantizar que la política tenga paredes de cristal. Necesitamos que la democracia sea plena para que no seamos consumidores que vamos a votar cada cuatro años, sino que seamos ciudadanos activos. Que sepamos, en definitiva, qué se decide día a día y a qué intereses obedecen las decisiones.

Una profundización democrática, además, es una mejora de la economía. Porque las grandes decisiones que se han tomado en los últimos años han sido decisiones que, en el sector financiero, el sector energético, o la construcción, favorecían a la banca, a las grandes constructoras o a determinadas eléctricas. ¿Eso como lo hacemos? Con una política con paredes de cristal donde sepamos en todo momento las agendas públicas, con quién se reúnen nuestros representantes, de donde vienen las enmiendas… creo que esto es clave para recuperar la democracia, pero también para que la democracia sirva más a la economía, al interés general, y no al interés de unos lobbies o determinados grupos de intereses muy particulares. La Autoridad debería velar para que este acceso a la información sea real.

La CUP, con un solo regidor en Reus destapó las irregularidades en el holding sanitario Innova. ¿Teme que la CUP pueda capitalizar el voto de lucha contra la corrupción, quizás por el hecho de no haber estado en las instituciones hasta ahora?

Lo que sé es que nosotros hemos sido los primeros de llevar las participaciones preferentes al Parlament, los que hemos pedido la comisión de investigación en los casos de sanidad, la comisión sobre las entidades financieras, o hemos denunciado al segundo del Santander, Alfredo Sáenz, por el indulto que le otorgó el gobierno de Zapatero… ¿qué hemos dejado de hacer nosotros? Creo que hoy lo que hay son unas fuerzas que lo tenemos muy claro en torno a este tema. Hay muchos activos. La gente de Café amb llet, por ejemplo, que está destapando todos los casos de corrupción en el sistema sanitario y a los que estamos dando apoyo, o lo que hace la CUP en Reus. De lo que se trata es de sumar voluntades para que haya más transparencia.

¿Qué papel juega la deuda de los partidos con los bancos?

La cuestión es, ¿qué hemos dejado de hacer por tener ésta deuda? ¿Hemos dejado de preguntar sobre las participaciones preferentes? ¿Hemos dejado de denunciar a Sáenz? A nosotros no nos han condonado nunca ninguna deuda, nunca. Estamos pagando más interés que otros, supongo que por alguna razón debe ser, eso no lo sé. Queremos hacer esta campaña sin endeudamiento financiero.

¿Cómo pensáis financiaros?

Con la aportación a fondo perdido, por decirlo así; bonos retornables al cabo de un año con un interés del 3%, y con crowdfunding. También te digo que reduciremos el coste de la campaña alrededor del 55-60%. Nuestra campaña costará más o menos lo mismo que el mitin central de CiU en el Palau Sant Jordi.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

5 comentarios

  1. ogueta
    ogueta 02/12/2012, 23:02

    El único plebiscito auténtico que realmente tiene valor como tal es el Referendum, Consulta popular o demás votaciones, que preguntan de forma directa e inequívoca la “Pregunta que expresamente se plantea” y las dos posibles respuestas: Si y No.
    Las elecciones al Parlamento son lo que son, y las elecciones a Cortes Constituyentes sólo lo son cuando para ese fin se celebran.
    NO QUITA QUE SE PUEDAN HACER MUCHAS INTERPRETACIONES, QUE DE HECHO SE DEBEN HACER. PERO UN CONSULTA (tipo referendum) NO SE SUSTITUYE CON NADA QUE NO SEA EL EJERCICIO DE ESA CONSULTA MISMA.
    Sería como darle valor a las Encuestas frente al resultado real de las elecciones: sólo tienen valor informativo, pero el resultado concreto de las urnas es el que es relevante. NO ES EXTRAÑO QUE LAS ENCUESTAN A PIE DE URNA NO COINCIDAN INCLUSO CON LOS VOTOS CONTADOS UNO A UNO.
    El problema reside en que con empleo de la retórica los que cosechan resultados favorables, interesadamente, hacen su propia, subjetiva y sesgada interpretación. Legítima, pero subjetiva. A diferencia de LAS ELECCIONES QUE SÓLO PUEDEN OFRECER RESULTADOS OBJETIVOS Y NUNCA SUBJETIVOS.
    Un Saludo.

    Responder a este comentario
  2. EVABADALONA
    EVABADALONA 31/10/2012, 13:09

    Me parece una buena idea esto de hacer un referemdum.
    Debería hacerse pro¡imero para ver si los ciudadanos queremos:
    SI – NO . A la inmunidad parlamentaria.
    Si – NO . A los desahucios.
    SI – NO . A “los” copagos de sanidad.
    SI – NO. A los decretazos.
    SI – NO . A modificar por libre la Constitución.
    SI – NO. A la inmunidad parlamentaria.
    SI – NO . A la monarquía.
    Si – NO. A los privilegios de Bancos y Empresarios.
    SI – NO. A una reforma Electoral mas justa.
    SI – NO. A una reforma Judicial mas iguialitaria.
    SI – NO. A una reforma Laboral menos tirana.
    SI – NO. A los Recortes en educación y Sanidad.

    Creo que con estas ya tendríamos trabajo para ir haciendo algúnpequeño cambio, pero….¡¡¡¡¡ uy !!!!! se me olvidaba….. SI – NO . a la Independencia Comedianta.

    Responder a este comentario
  3. Entretierras
    Entretierras 30/10/2012, 22:07

    La cohesión social llega desde la izquierda, igualando. Separación es diferencia … http://entretierras.net/2012/09/13/el-independentismo-y-la-izquierda/

    Responder a este comentario
  4. EVABADALONA
    EVABADALONA 30/10/2012, 21:57

    DESPLUMANDO LA GAVIOTA – DESHOJANDO EL CLAVEL

    Son sin lugar a dudas las dos derechonas de nuestra política Española, camufladas una de Gaviota y la otra de Clavel, y sirven a un mismo interés ¿a alguien le queda duda?.

    Debemos desterrarlas de nuestro horizonte político, por falsas y embusteras, por ilegales e ilegítimas: han modificado la Constitución, han incumplido sus programas electorales. Porque ni la Gaviota ni el Clavel gobiernan para los ciudadanos, gobiernan para el mejor postor, para quien les acarré beneficios particulares para ellos mismos y sus allegados.

    Desplumemos a la Gaviota y deshojemos el Clavel de nuestros votos.
    Porque si no lo hacemos, nos va a desplumar ella y nos van a deshojar él a todos nosotros.

    Responder a este comentario
  5. Verbarte
    Verbarte 30/10/2012, 15:05

    Hay que ver el trabajo que les cuesta a los políticos escuchar al pueblo y conducir el tren de la democracia hacia el destino que la mayoría decida. http://wp.me/p2v1L3-bz

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.