lamarea.com

Martes 22 Agosto 2017

Próximo viaje por la memoria: una ruta de las mujeres. ¿Nos ayudas?

En ‘La Marea’ queremos recuperar y publicar al menos 25 rutas desconocidas de la Guerra Civil y el franquismo en los próximos números. Creemos que es una apuesta muy necesaria que requiere, además, de un esfuerzo económico importante.

10 Julio 2017
16:06
Compartir
Próximo viaje por la memoria: una ruta de las mujeres. ¿Nos ayudas?
Entierro de las rosas de Guillena. O. C.

Tras la pequeña guía de viajes por la memoria que hemos realizado en #LaMarea51, queremos recuperar y publicar al menos 25 rutas desconocidas de la Guerra Civil y el franquismo en los próximos números. Desde los maquis a las trincheras. Desde los campos de concentración a las cárceles. Desde los lugares de exilio hasta los lugares de represión de homosexuales. Un turismo de memoria entendido como aquel que difunde y divulga una historia todavía silenciada.

En La Marea creemos que esta es una apuesta muy necesaria que requiere, además, de un esfuerzo económico importante. El coste medio de la publicación de cada ruta asciende a 500 euros, que incluye el trabajo de redactor/a, fotógrafo/a, infografía, diseño y edición. La de Castuera, por ejemplo, nos costó 417 euros.

Por eso son vitales vuestras suscripciones. Si te suscribes desde hoy hasta el próximo 18 de julio, participarás en un concurso, que se celebrará el próximo 28 de septiembre. El ganador/a recibirá los gastos de alojamiento para una noche de la ruta que más le guste. También realizaremos otro concurso entre los lectores y lectoras ya suscritas. Puedes participar de estas tres formas

Próxima parada: Grazalema-Guillena-Zufre

¿Habéis oído hablar de Grazalema? Suele ser conocida como la zona donde más llueve de España. Enclavado en la sierra de Cádiz, es un pueblo blanco con huellas de asentamientos prehistóricos. Su casco urbano está declarado conjunto histórico y la iglesia barroca de Nuestra Señora de la Aurora es la joya patrimonial. Miles de turistas pasan cada año por sus casas rurales y senderos. Quizá hayáis visitado ya estos maravillosos parajes. O quizá vayáis a hacerlo durante estas vacaciones. ¿Pero habéis oído hablar de lo que ocurrió en ellos hace no tantos años? Quince mujeres y un niño, conocido en el pueblo como El Bizarrito, fueron arrojados a una fosa común tras su asesinato en el verano de 1936. A dos horas en coche, dirección Ruta de la Plata, 17 mujeres igual de inocentes que aquellas otras fueron peladas y humilladas con aceite de ricino en Guillena, en la provincia de Sevilla. Luego fueron asesinadas y enterradas como perros en el pueblo de al lado, Gerena, muy cerquita de la Reserva de animales del Castillo de las Guardas. Unos 70 kilómetros más al norte, a menos de una hora en coche, en la salida de Santa Olalla del Cala, pueden hacer una parada en Zufre, dentro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche (Huelva). Los quesos son exquisitos. Rodeado de encinas, alcornoques y castaños, su casco urbano está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC). Desde este idílico paisaje hasta el pueblo vecino, Higuera de la Sierra, famoso entre otras cosas por su espectacular cabalgata de reyes, 25 mujeres –tras ser vejadas y en algunos casos violadas– fueron trasladadas directamente a una fosa. 

Los enclaves señalados conforman una ruta que no aparece en ninguna guía turística. Es una de las numerosas rutas de las mujeres, uno de tantos viajes por la memoria escondidos por toda España. ¡Hazla con La Marea!

Puedes mandarnos propuestas a redaccion@lamarea.com.

La Marea

La Marea

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

¿De quién es la Universidad?

"Estoy orgullosa de mi pasado y de mi presente, mucho. Pero yo soñaba con ser médico y creo que mi madre también lo soñaba", escribe Noelia Ordieres