lamarea.com

Sábado 24 Junio 2017

Política

“La Ley Integral contra la violencia de género está totalmente desmantelada”

“En las sentencias se reproducen conductas machistas y misóginas, y se normaliza la violencia hacia las mujeres cuando, por ejemplo, no se recoge la violencia psicológica”, afirma Gloria Vázquez, presidenta de la asociación Velaluz.

17 Febrero 2017
08:15
Compartir
“La Ley Integral contra la violencia de género está totalmente desmantelada”
Homenaje en la Puerta del Sol en memoria de las mujeres asesinadas por violencia machista. A.M.

MADRID // “Las mujeres que sufren violencia machista están desprotegidas por una ley que a día de hoy está totalmente desmantelada“. Quien lo denuncia es Gloria Vázquez, presidenta de la asociación para la defensa de mujeres y menores víctimas de violencia de género Velaluz. Desde el pasado jueves, 9 de febrero, ella y dos mujeres más están en huelga de hambre para denunciar la impunidad de las agresiones machistas. Rodeada por varias compañeras dentro de una carpa habilitada en la Puerta del Sol de Madrid, Vázquez explica que “la Ley Integral contra la Violencia de Género de 2004 no llegó a dotar de medios y formación a los agentes que iban a intervenir y no ha sido revisada desde que se aprobó”.

Desde Velaluz consideran que la medida, “a la hora de recuperar a las víctimas, lo que hace es someterlas”. Vázquez denuncia que las mujeres se encuentran “a personas sin ningún tipo de formación en este tema” durante el proceso judicial. “En las sentencias se reproducen conductas machistas y misóginas y se normaliza la violencia hacia las mujeres cuando, por ejemplo, no se recoge la violencia psicológica“, añade. “Además, es imposible que los policías puedan dar un buen servicio: llevan a la vez entre 100 y 150 ordenes de alejamiento a la vez”, explica Vázquez.

Los niños y las niñas que sufren violencia machista son uno de los focos sobre los que ponen atención desde Velaluz: “Pedimos que, ante indicios de violencia, se suspendan las visitas y tras sentencia firme, los hombres pierdan la patria potestad”. “Entendemos que un violento no es un padre; en todo caso es un progenitor. Y eso puede serlo cualquier persona en dos segundos”, añaden.

El 3 de febrero, Vladimir Valdovinos mató a su bebé de 18 meses arrojándose con ella desde una ventana del Hospital de la Paz, en Madrid, donde se encontraba la madre de la niña. Para Vázquez, asesinatos como este deberían reconocer como víctima no solo a los menores, sino también a las mujeres.

Un pacto de Estado que no llega

Este martes el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, inició las conversaciones con los grupos parlamentarios sobre el pacto de Estado contra la violencia de género, según ha informado el Ministerio del Interior. Sin embargo, Gloria Vázquez explica que, previsiblemente, el pacto se retrasará hasta junio, lo cual “nos está saliendo muy caro. Están permitiendo que cada tres días una mujer sea asesinada en España”, denuncia. “No pedimos tanto un pacto de Estado, sino un gabinete de crisis”, concluye Vázquez.

11 víctimas mortales por violencia machista en 2017

Desde que empezó el año, han sido asesinadas por sus parejas, exparejas o sus progenitores: Matilde Teresa (24 años), Estefanía (24 años); Blanca Esther (48 años); Toñi (33 años), Virgina (66 años), Laura (26 años), Carmen (79 años), Cristina (38 años), una bebé de 18 meses en Madrid y Ana Belén (46 años). Además, el novio de Ana Belén también mató a Ana, su hija, de 18 años.

 

 

 

 

Alba Mareca

Alba Mareca

Última hora

LM50 – Junio 2017

Los socios/as escriben

Comentarios al reportaje sobre Venezuela de la periodista Natalia Viana de Agencia Pública

"Dice Natalia Viana que ha estado tres semanas en Venezuela pero parece que hay algunas cosas de las que no se ha enterado", escribe el socio cooperativista de 'La Marea'..

Tus artículos

Todavía dura el silencio del dolor

"A mí me gustaría saber cuántas de esas personas que desfilarán por el orgullo han sacado los colores en sus puestos de trabajo a quiénes suelen usar expresiones homófobas o reírse de nosotros", escribe la autora.