lamarea.com

Domingo 23 Abril 2017

Sociedad

El BOE encasilla a la madre: trabajo sin especialización

La orden para la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad incluye una pregunta sobre el puesto que ocupan el padre y la madre. En el caso de la mujer, el documento ya trae marcada la opción.

16 Enero 2017
13:25
Compartir
El BOE encasilla a la madre: trabajo sin especialización
El BOE marca la casilla de la madre: trabajo sin especialización.

Viernes, 23 de diciembre de 2016. Boletín Oficial del Estado (BOE). Orden para la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad, las fechas máximas de realización y de resolución de los procedimientos de revisión de las calificaciones obtenidas, para el curso 2016/2017. “¿Qué clase de puesto de trabajo ocupan tu madre y tu padre en sus respectivas actividades laborales principales?”, dice una de las preguntas recogidas en el cuestionario para el alumnado. El documento ya tiene premarcada la casilla de la madre y, de entre todas las opciones, señala el trabajo sin especialización: ayuda doméstica y limpieza, mantenimiento de edificios, mensajería, portería, agricultura, ganadería, pesca y construcción.

“Realmente no sé de dónde puede partir este despropósito, pero me parece muy grave”, explica a La Marea el profesor de Secundaria Joaquín Vallina, que se ha quedado de piedra al descargar la versión digital del BOE que debe rellenar el alumnado. “Esto es lo que presuponen para las madres”, añade. Formalmente, todas las opciones están descritas con un lenguaje no sexista -trabajador/a, operario/a, técnicos/as, ejecutivos/as- pero en el documento sólo está marcada la casilla de la mujer.

El Ministerio de Educación aún no ha respondido sobre el asunto y si lo corregirá.

Olivia Carballar

Olivia Carballar

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.