lamarea.com

Jueves 22 Junio 2017

Economía

[VIDEO] Tres compañías controlan el 88% de la Bolsa de EEUU

Una investigación de CORPNET (Universidad de Amsterdam) revela que Blackrock, Vanguard y State Street poseen la mayoría de acciones del índice S&P500.

08 Noviembre 2016
19:44
Compartir
[VIDEO] Tres compañías controlan el 88% de la Bolsa de EEUU
Imagen de archivo de la Bolsa de Nueva York.

CORPNET // Antes del crack financiero de 2008, la mayoría de las compañías que cotizan en Bolsa no tenían un único dueño, sino que numerosos accionistas controlaban pequeñas partes. Pero desde el inicio de la crisis se ha producido un importante cambio en la forma de invertir. CORPNET ha mostrado en una investigación que tres corporaciones (Blackrock, Vanguard y State Street) son las principales accionistas del 88% del S&P500 (el equivalente estadounidense al Ibex 35).  Estas tres compañías (conocidas como Las Tres Grandes) poseen la mayoría de las acciones de multinacionales como Coca Cola, Microsoft o Apple. Este fenómeno no está restringido a EEUU, sino que también ocurre en España. Por ejemplo, Las Tres Grandes ya son los principales accionistas de BBVA (más del 20% de acciones), de Banco Santander (más del 17%) o de Telefónica (8,5%).

Por norma general, las personas o compañías que invierten en Bolsa no lo hacen directamente, sino que contratan un fondo de inversión, que puede ser de gestión activa o pasiva. Los fondos de gestión activa hacen análisis complejos para saber qué empresas se van a revalorizar. Por el contrario, los fondos de gestión pasiva no analizan qué negocios van a subir en Bolsa, sino que compran todas las compañías de un índice (por ejemplo, del Ibex 35). En lugar de intentar batir al mercado, simplemente igualan su rentabilidad.

Desde el inicio de la crisis, la inversión en fondos pasivos ha aumentado en 1.000.000 millones de dólares, mientras que la inversión en fondos activos ha disminuido en 600.000 millones. La razón de este cambio es que los fondos pasivos son mucho más baratos (no tienen que hacer ningún análisis), pero sus rentabilidades son iguales a la mayoría de los fondos activos. Y Las Tres Grandes controlan más del 90% de estos fondos pasivos.

Como resultado de este cambio, Blackrock, Vanguard y State Street ya son las mayores accionistas del 40% de todas las compañías estadounidenses, y del 88% de las 500 mayores empresas del país. Esto les permite tener una voz dominante en las decisiones de todas estas corporaciones. En las reuniones anuales todos los accionistas deciden en temas tan importantes como los salarios de los directivos, qué directores deben ser despedidos, o qué medidas medioambientales se deben adoptar. El número de votos de cada accionista se basa en el número de acciones que controlan. Por tanto, Las Tres Grandes pueden influir en las decisiones, aunque suelen apoyar siempre a los equipos directivos.

Las consecuencias de esta concentración de poder en las manos de unos pocos son aún desconocidas, si bien algunos medios ya califican este fenómeno como “socialismo sigiloso”. Mientras el capitalismo se basa en la libre competencia entre empresas, hemos llegado a una situación en que tres compañías pueden controlar las decisiones de competidores. Por ejemplo, pueden controlar a Coca Cola y Pepsi, ya que Las Tres Grandes poseen el 16% y el 17% de sus acciones. Y esta falta de competición puede conllevar distorsiones en el mercado, como aumentos de precios.

Javier García-Bernardo forma parte del grupo de investigación CORPNET  (Universidad de Amsterdam).

Javier García-Bernardo

Javier García-Bernardo

LM50 – Junio 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Comentarios al reportaje sobre Venezuela de la periodista Natalia Viana de Agencia Pública

"Dice Natalia Viana que ha estado tres semanas en Venezuela pero parece que hay algunas cosas de las que no se ha enterado", escribe el socio cooperativista de 'La Marea'..

Tus artículos

Dueños de nada. De nada de lo que dices

David Sánchez responde al artículo de Antonio Navalón. "Hablas de nosotros como si supieras. Y, aun siendo seres deplorables sin valores algunos, nuestros padres nos han explicado que no se debe hablar de lo que uno no sabe", escribe.