Opinión

La llave de Unidos Podemos

El autor afirma que nada garantiza que la banca, las grandes corporaciones y las grandes fortunas vayan a permitir a Iglesias y a Garzón poner en marcha sus recetas.

30 mayo 2016
22:46
Compartir
La llave de Unidos Podemos
Pablo Iglesias y Alberto Garzón, durante un debate en febrero de 2014 en la Sala Mirador (Madrid) - PODEMOS

Las cerraduras son preguntas y las llaves, respuestas. Los dientes de una llave son como elementos de una frase: colocados en la manera adecuada abren la puerta (o responden a la pregunta). Por eso las palabras llave y clave son el mismo vocablo. Los ingleses usan key para señalar los dos significados. Las próximas elecciones del 26 de junio son una pregunta: ¿Qué realidad queremos construir? En política, uno puede utilizar muchas llaves para responder a una misma pregunta, para desbloquear una misma cerradura. Lo que haya detrás de la puerta, esa realidad por construir, variará –como en un cuento de fantasía– según la llave o la respuesta elegidas. ¿O quizá no variará tanto?

Ya lo hemos dicho en alguna otra ocasión, la realidad es el relato ficticio más comúnmente aceptado. Ese relato ficticio es el del poder: la banca, las grandes corporaciones, las grandes fortunas y los políticos a sus órdenes. Es el relato ficticio de Rajoy. Para él sólo existe una realidad tras la puerta del 26J y sólo una llave posible. Se encarga de recordarlo a menudo. El periodista Joaquín Estefanía recogía el otro día esta cita, de julio de 2012, del presidente en funciones: “La única opción que la realidad nos permite es aceptar los sacrificios y renunciar a algo, o rechazar los sacrificios y renunciar a todo”. En su carta secreta a Juncker de hace unos días, Rajoy vuelve a reiterar esa respuesta única: los recortes. En ella se compromete a reducir el déficit por debajo del 3% para 2017, “a más tardar”.

Una cosa es el déficit (lo que gastamos por encima de nuestras posibilidades para mantenernos) y otra es la deuda (lo que hemos pedido prestado). Hace un par de semanas, cuando supimos que la deuda pública supera el 100% del PIB, muchos fuimos conscientes de hasta qué extremo llevamos décadas viviendo en esa ficción comúnmente aceptada que es el orden económico mundial y sus mecanismos de autodefensa. Muchos descubrimos, con pasmo, que existen registros de la deuda pública española desde 1880.

Desde hace más de un siglo el mundo se organizó de acuerdo a un relato tan ficticio y artificial como todos los demás; pero éste, en concreto, mata al día a miles de niños por desnutrición y está acabando con los recursos del planeta. En ese relato todo es metafórico. Los Estados son como familias, empresas o particulares. Tanto da, porque en realidad toda familia es una empresa y todo particular es una familia.

El caso es que el relato dominante nos hace creer que para poder mantener su nivel de vida, ese Estado/familia debe endeudarse. La devolución de la deuda conlleva una obediencia al acreedor y la renuncia a la autonomía. El endeudamiento se convierte así en un mecanismo de control y, además, sirve de elemento de autolegitimación del propio relato. En otras palabras: quien tiene una hipoteca no se pone gallito en el trabajo.

Ya sabemos qué realidad quiere construir el PP tras la puerta del 26J, la misma que hasta ahora. Idéntica a la que ve la troika. Una ficción comúnmente aceptada que exige un recorte de más de 8.000 millones de euros entre 2016 y 2017 y una amenaza de multa por parte de Bruselas de hasta 2.000 millones de euros si no se ejecuta el hachazo a nuestra sanidad, educación y protección social.

En el llavero del PSOE hay tres llaves, una es exactamente igual que la de Rajoy. Otra se parece bastante a la de Ciudadanos y la otra, la tercera llave, nunca ha sido utilizada.

La llave de Unidos Podemos es diferente. Su respuesta propone crear una realidad muy distinta tras esa puerta del 26J. En Grecia, Alexis Tsipras prometió usar esa misma llave; pero luego ha utilizado la de siempre. Esa sumisión ha funcionado como una gigantesca legitimación del relato dominante. Tsipras ha hecho bueno el There is no alternative que consagró el neoliberalismo de Margaret Thatcher.

Nos dicen que la llave (o la clave) de Unidos Podemos es la confianza en que el peso de España nos otorgará una posición de negociación más fuerte que la griega en un escenario de insumisión ante los dictados de Bruselas. También cuentan en Unidos Podemos con que se les dejará recaudar mucho más de los que más tienen para que no haga falta practicar más recortes.

Sin embargo, nada garantiza que la banca, las grandes corporaciones, las grandes fortunas (y los políticos y los medios a sus órdenes) vayan a permitirlo. Quizá prefieran reventar la cerradura antes que autorizar a alguien el empleo de una llave, o de una respuesta, distinta a la suya.

Toño Fraguas

Toño Fraguas

Última hora

Opinión

La importancia de la organización popular en las renuncias de Puzder y Flynn

El primero, acusado de robo de sueldos y acoso sexual generalizado en sus empresa, ha renunciado como secretario de Trabajo. El segundo, un conocido islamófobo que se ha referido al Islam como “un cáncer”, ha dimitido como consejero de Seguridad Nacional.

La precaución y el ‘youtuber’

"Cuando en el ámbito del entretenimiento, pensado a menudo para ocultar las tensiones subyacentes, estas se empiezan a manifestar de forma clara es que tenemos un problema con nuestros valores, pero sobre todo con el aparato ideológico que los genera", escribe el autor.

Colabora con La Marea

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

‘Por qué recuperar la ilusión’

Violeta Martín, socia de La Marea, explica sus razones para apoyar la candidatura Recuperar la Ilusión en la próxima asamblea ciudadana de Podemos

¿Hasta cuándo estos muros?

"Leo por Twitter historias de gente que se queda tirada al otro lado de una frontera, sus vidas rasgadas por una raya imaginaria y una violencia muy real", denuncia el autor.

TUS ARTÍCULOS

Carta de despedida de UGT: una sindicalista sin sindicato

"La brecha que se ha ido creando entre lo que las ejecutivas dicen a lo que las ejecutivas hacen, hace ya tiempo que ha instaurado una disfunción demasiado grande como para poder seguir haciendo mi trabajo teniendo mis principios intactos", escribe Sonia Gatius.

Podemos y el tercer mandato que Iglesias prefirió silenciar

"Si quiere 'parecerse a la gente' tendrá que exponer a su organización a las lógicas propias de un tejido social diverso, multiforme y acentrado. Un lenguaje reñido con la vocación centralista y 'representativa' de los partidos y de las instituciones", escribe Alberto Azcárate.

Enseñanza: maquillaje o pacto imposible

"El tan manido 'Pacto por la Educación', en todo caso y si se da, va a consistir en un simple maquillaje de la actual LOE-LOMCE", reflexiona Francisco Delgado, presidente de Europa Laica.