lamarea.com

Domingo 23 Julio 2017

Sociedad

Ocho marchas ciudadanas confluirán en Madrid para plantar cara a los recortes

Más de cien organizaciones han firmado el manifiesto de la convocatoria

26 Febrero 2014
18:30
Compartir
Ocho marchas ciudadanas confluirán en Madrid para plantar cara a los recortes
Manifestación contra el Gobierno en la Puerta del Sol. FERNANDO SÁNCHEZ

No al pago de la deuda, no a los recortes, sí al trabajo y la vivienda dignos y a los derechos sociales garantizados. Estos cinco puntos resumen el manifiesto y las reivindicaciones de las Marchas de la Dignidad, una movilización coordinada que partirá desde diferentes puntos de la geografía del país para confluir, el 22 de marzo, en una gran manifestación en Madrid.

Varios miembros de las marchas han explicado este miércoles en el Ateneo de Madrid sus principales demandas, arropados por representantes de algunas de las luchas más importantes de los últimos años, como trabajadores sanitarios, de la limpieza, del metro y el transporte público, así como de empresas privadas como Coca-cola o Panrico, que se encuentran en pleno conflicto laboral.

“Los responsables de la situación que estamos viviendo son las entidades financieras y el Gobierno”, ha señalado Irene Montero, miembro de la coordinación en Madrid. Los organizadores esperan que miles de personas acudan a la capital para mostrar una “respuesta coordinada” que permita proteger los “derechos sociales de la mayoría de trabajadores”.

En total, saldrán ocho “columnas” -norte, nordeste, sudeste, sur, sudoeste, noroeste, exterior e internacional-. De éstas, la más tempranera ha sido la nordeste, ya que de Cataluña salió una marcha ayer que pasará por Lleida, Alcañiz y Zaragoza. El resto irán partiendo desde el día 1 de marzo hasta el 20, algunas de ellas a pie, otras en medios de transporte y otras según el tramo.

Fernando Miñana, de la columna de Murcia, ha destacado la necesidad de luchar contra una deuda “completamente inasumible”, causada “en gran parte por el rescate de la banca y los pelotazos urbanísticos y de infraestructuras. Miñana, cuya marcha saldrá el día 9, ha reivindicado una auditoría que permita identificar a esa “minoría que se beneficia del saqueo”.

“La dignidad es la última barricada”

Cuando las columnas lleguen finalmente a Madrid, tendrá lugar una manifestación unitaria que arrancará en Atocha a las 17:00 y, el resto del fin de semana, habrá asambleas y actividades. “Sabemos cuándo llegamos pero no cuándo nos vamos”, han insistido los activistas, rodeados además por trabajadores de la sanidad, de la limpieza, de metro, de Coca-cola y Panrico, entre otros.

El objetivo será, sobre todo, “juntar todos los sí se puede”, según ha reivindicado el representante de la columna del Sudoeste, que partirá de Mérida, Álvaro Rodríguez. “Extremadura ya ha realizado siete marchas, es hora de llevarlas todas a Madrid y luchar por unos objetivos comunes”, ha defendido Rodríguez, quien ha advertido que “la dignidad es la última barricada”.

Una propuesta desde los movimientos sociales

La idea de las marchas de la dignidad surge del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), que comenzó a finales de 2013 a contactar con organizaciones de todo el país. “Queremos que esa convocatoria no parta sólo del SAT, sino de la población civil”, explicó el líder del sindicato Diego Cañamero en una entrevista con La Marea en septiembre.

“Creo que hace falta unir al 90% de la sociedad para acercarse a Madrid y decirle al poder político que ya está bien. Que no queremos un poder que engaña, que desvirtúa, que manipula el voto, que hace lo contrario”, detallaba el sindicalista

Pronto, el Frente Cívico de Julio Anguita y los Campamentos Dignidad extremeños se sumaron a la convocatoria, que se ha ido extendiendo más y más hasta englobar a asambleas del 15-M, asociaciones de vecinos, mareas en defensa de lo público, sindicatos, colectivos de cristianos de base, asambleas de la PAH y muchos otros colectivos.

A día de hoy, los actos de presentación de las marchas se suceden, con la presencia del propio Cañamero, Ada Colau y otros activistas.


Ver mapa más grande

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

  • SG
  • María

    Esto es el capitalismo, pero en este país se nos ha juntado además a la mentalidad que impartió la dictadura francofascista no superada todavía y al caciquismo más embrutecido y machista de aquella España

  • Rajoy, como el prófugo presidente ucraniano, está ucranizando España.
    No muy inteligente él o mejor nada inteligente, sabe sin embargo que mientras el Pepé se encuentre con el chollo de la mayoría absoluta los millones en Suiza y demás paraísos fiscales piratas están a salvo y ellos mismos también a salvo de la cárcel.
    Pero encima y por eso digo que es nada inteligente, se permite fanfarronear proclamando después del vapuleo que recibió en el Parlamento, que la Ley del Aborto seguirá su curso aunque en ningún país de la Unión Europea se la aprueben.
    Recuerden cuando Aznar con la misma soberbia demencial después de haber escuchado el clamor popular del no a la guerra,haciendo uso ilegal de su mayoria absoluta la aprobó y la declaró al pueblo de Irak que no nos había nunca atacado.
    Es la filosofía pepera contra el Pueblo con denominación de origen “que se jodan”.

    • balsietesoles

      Flanagan, creo que llevas una empanada más que regular. Comparar a Rajoy con “el prófugo preidente ucraniano” (es de suponer que te refieres a Yanukóvich) es, en la versión más benevolente no tener la más remota idea. A ver si te enteras criatura, en Ucrania ha sido un golpe de estado lo que ha depuesto al hasta ahora presidente elegido con “vigilancia” democrática europea aunque el personaje sea una buena pieza. A lo mejor es que quieres que a Rajoy le quitemos con otro golpe de estado. Algunos preferimos ganarle las elecciones.

LM51 – Julio/Agosto 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La errática política migratoria italiana

"Las ventas de armamento de Italia aumentan a un ritmo vertiginoso, lo que alimenta las guerras olvidadas que llenan las pateras".

Tus artículos

Alsasua: resucitar a ETA a toda costa

"Con ese caldo de cultivo no es extraño que organismos judiciales aporten su grano de arena en esa cerrazón por resucitar a ETA", escribe Gonzalo del Campo.