Con Ortega Smith regresa el fantasma de la Sección Femenina

Voluntarias de la Sección Femenina en la localidad de Zumaia. Foto: Colección Marín, fue proporcionada a GureGipuzkoa por Kutxa Fototeka (Kutxa Photograph Library) / Licencia CC-BY-SA 3.0

"No queremos volver a la Falange ni a Primo de Rivera, por mucho que el candidato a la alcaldía madrileña de Vox lo añore, reivindique y admire", escribe la autora.

Cuando hace más de diez años publiqué Coser y cantar. Las mujeres bajo la dictadura franquista, lo hice, no solo convencida de que nunca volveríamos a vivir una situación semejante, sino también de que había que explicar con detenimiento lo mucho que sufrieron durante cuarenta años las mujeres españolas para no volver a caer en el mismo error.

Me equivoqué.

Si le dejan –que esperemos que no–, el candidato de Vox a la alcaldía madrileña, Javier Ortega Smith, declarado admirador del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, tratará de que las mujeres volvamos a las cavernas donde nos metió durante cuarenta años la Sección Femenina, la rama femenina del partido fundado por el ídolo de Ortega Smith. Al menos eso parece a la luz de unas declaraciones que hizo el otro día en plena campaña: «Las mujeres tienen derecho a hacer con su cuerpo aquello que crean conveniente, pueden comer más o menos, cuidarse, cortarse el pelo o las uñas, pero lo que no es un derecho es acabar con la vida de un ser inocente como es la vida del niño que llevas en tu interior». Lo dijo y se quedó tan ancho.

Y yo, sin querer, me retrotraje a aquellas arengas de Pilar Primo de Rivera –la hermanísima–, quien, agarrada a las figuras “ejemplares” de Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús en un intento de imponerlas como símbolos a imitar, repetía a diario: “No hay que ser una niña empachada de libros que no sabe hablar de otra cosa… no hay que ser una intelectual”. «No tomes el deporte como pretexto para llevar trajes escandalosos». «Disimula tu presencia física en el trabajo. Seamos hormiguitas graciosas y amables»…

La abnegada hermana de José Antonio Primo de Rivera dirigió con mano férrea la Sección Femenina entre 1934 y 1977, para atraer las ansias de las simpatizantes que no eran admitidas en la Falange por razón de su sexo. En esos cuarenta años, la Sección Femenina de la Falange adoctrinó a las españolas, lo que equivalió a suprimirles cualquier deseo de independencia o rebeldía: «Si sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que haya podido experimentar». ¿Es esto lo que, como su admirada Pilar, querría que hiciéramos todas en nuestros hogares? Pues parece que habrá que explicarle a Ortega Smith que las cosas han cambiado bastante y eso se contemplaría en la ley de violencia de género que tantas ganas tienen de suprimir.

De modo que, Ortega Smith, sí, las mujeres tenemos derecho a hacer lo que queramos con nuestro cuerpo: abortar, hacer el amor, jugar al fútbol o ir a votar, recuerda, todas lo haremos. Llevamos años luchando y peleando para ello y no vamos a dejar que ni usted, ni ningún otro fascista disfrazado de demócrata nos lo impida, ni impida que tratemos por todos los medios de mantener los derechos y libertades que nos merecemos.

No queremos volver a la Falange ni a Primo de Rivera, por mucho que el candidato a la alcaldía madrileña de Vox lo añore, reivindique y admire. 

aportacion la marea

Carmen Domingo

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

18 respuestas a “Con Ortega Smith regresa el fantasma de la Sección Femenina”

  1. Está visto que la extrema derecha tiene mucho interés en blanquear la Sección Femenina, que fue de lo peor que le pasó a las mujeres después de la guerra civil y después de haber conseguido derechos considerables. La impresentable de Pilar Primo de Rivera dijo lo siguiente: «Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego,el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho.» O «La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular –o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse.» (Medina, revista de la Sección Femenina, 13 de agosto de 1944). Durante el franquismo las mujeres podían ser maltratadas por sus maridos y se consideraba un derecho de éstos, pues ellas debían obediencia a éstos. Si iban a la policía, les decían «es tu marido y tiene derecho a hacer contigo lo que quiera» (esto lo vivió una familiar mía personalmente). El modelo educativo del régimen franquista se atenía a esta orientación, articulándose para la “misión patriótica” de las mujeres en el hogar, y es por ello que las propias autoridades educativas señalaron en ocasiones que las mujeres no deberían tener estudios universitarios excepto en casos muy excepcionales. Como corolario, las cifras de analfabetismo femenino fueron mucho más altas que las del masculino, particularmente en las zonas rurales, ya que si alguien tenía que estudiar, se daba preferencia al niño.
    El franquismo restituyó el código civil de 1889, que mantenía a las mujeres en una situación de tutela y subordinación, la cual se mantuvo en reformas y leyes posteriores, como la ley de 24 de abril de 1958. Las mujeres, particularmente las casadas, eran tratadas como menores de edad permanentes, estaban bajo la autoridad de sus maridos, a quienes debían obediencia, estaban obligadas a seguir la residencia y la nacionalidad del marido, y no eran tutoras legales, con plena custodia de sus hijos, a menos que hubiesen enviudado. Aún en este caso, hasta 1958, si la viuda se volvía a casar, perdía la custodia, a no ser que el marido difunto hubiera dispuesto lo contrario en su testamento. Las mujeres casadas no podían contratar sin permiso del marido, y, en este sentido, el código civil equipara las mujeres a los locos o dementes y a los menores de edad. Necesitaban el permiso del marido para trabajar, para ejercer el comercio, para hacer trámites oficiales, para hacer contratos de compra-venta o asumir cualquier otro tipo de contrato comercial, para tener una cuenta bancaria. El marido era el administrador de los bienes de sus esposas y éstas no podían disponer de ellos sin su permiso. A partir de 1958, los maridos no podían vender o alienar los bienes matrimoniales sin el consentimiento de ésta, la cual podía administrar sus bienes parafernales necesitando “autorización judicial para los actos que excedan de la administración ordinaria”. Por otro lado, las mujeres solteras debían permanecer en la casa paterna a pesar de haber cumplido mayoría de edad (a los 21 años a partir de 1943) y no podían marchar sin permiso paterno a no ser que se casaran, ingresaran en un convento o hubieran cumplido los 25 años. Este requisito de edad no fue abolido e igualado a los hombres hasta 1972.
    Se reforzó una doble moral que controlaba la sexualidad de las mujeres y castigaba a las que tenían relaciones sexuales extramatrimoniales. Las mujeres casadas podían ser condenadas a prisión por adulterio, mientras que los hombres podían tener a la esposa y a la “fulana” sin grandes repercusiones. La moral cristiana nacionalcatólica prohibió los métodos anticonceptivos y el aborto, al tiempo que condenaba al oprobio a las mujeres solteras que tenían relaciones sexuales, sobre todo si se quedaban embarazadas. Las madres solteras quedaron en situación de marginalidad, como pecadoras y mujeres caídas.
    Las mujeres prácticamente tenían que dejar el trabajo cuando se casaban a cambio de una pequeña indemnización que no desapareció hasta 1962. Hubo un buen número de puestos de trabajo que a las mujeres no se les permitió ocupar. Fueron expulsadas de diferentes sectores, particularmente en la administración pública, por ejemplo en el ministerio de Justicia, donde las mujeres no podían ser abogados del estado ni magistrados, entre otros. Sus sueldos representaban un 70% de los salarios masculinos para la misma categoría y trabajo, pero frecuentemente eran inferiores a este porcentaje. La dependencia marital se agravó a partir de leyes como la Ley de Contratos de Trabajo de 1944, que impuso a las mujeres casadas el permiso del marido para firmar un contrato de trabajo. También existía una cláusula por la que, para trabajar en los sectores industrial o comercial, una mujer tenía que probar que estaba vacunada y no padecía ninguna enfermedad contagiosa, una exigencia que no se pedía a los hombres. La población activa femenina se redujo drásticamente, concentrándose en las edades de 15 a 25 años, es decir, antes de casarse. La mayoría de las mujeres trabajaban en el servicio doméstico y en el comercio. Un número importante de mujeres clasificadas como “amas de casa” trabajaban en el hogar, haciendo labores por encargo en casa para alguna empresa, una tarea dura y mal remunerada. En el sector agrícola las mujeres trabajaban como siempre en todos los procesos agrícolas pero sólo figuraban como “amas de casa”. En el sector industrial predominaban en el sector textil. En el sector de servicios predominaban las dependientas de comercio y, con mayor cualificación, las maestras de primaria, con condiciones precarias. A pesar de que la ley de 22 de julio de 1961 y otras posteriores (1962 y 1970) abren perspectivas laborales a las mujeres, particularmente en la administración pública, éstas seguirán teniendo muchas limitaciones, como por ejemplo, la necesidad de la autorización marital, aún más expresa en esta ley.

  2. LAS MUJERES DE LOS ROJOS, que en España nos quedamos…. seguimos a nuestro modo luchando
    y esa guerra, sólo nuestra, esa guerra la ganamos….
    Nuestros hombres en la cárcel, nuestros hombres exiliados, nuestros hombres cada día cayendo cómo rebaños
    en manos de matarifes fanáticos…
    esos días, siempre solas, esos días, largos, largos, éramos pobres mujeres y supimos elevarnos, sobre el miedo,
    sobre el hambre, sobre el dolor y el fracaso….y criamos nuestros hijos dignos de sus padres, responsables y honrados…
    Las mujeres de los rojos que en España nos quedamos, queremos tener al menos derecho a contarlo…
    https://www.youtube.com/watch?v=ntrlDIPK44s

  3. El artículo está bien documentado. Si quiere le doy bibliografía. La Sección Femenina y el franquismo significaron un enorme paso atrás en los derechos de las mujeres respecto al período republicano. Todo lo que dice la autora es cierto y más. Solamente hacia los años 60, por la competencia de Acción Católica, se abrió un poco la SF, pero bastante poco. Y que en algunas ocasiones ampliaran horizonte en chicas de pueblo tampoco pasó antes de los 60. Y ya se ve por los comentarios que Ortega Smith tiene el apoyo de los herederos del franquismo, por tanto, vínculo directo. Las mujeres tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, tanto si queremos gestar como si no y, como comenta alguien, la decisión de abortar no se hace a la ligera, y de hecho, se considera que debe ser el último recurso cuando lo demás ha fallado. Mejor no abortar, pero somos nosotras las que decidimos nuestra maternidad y no los demás. También reivindicamos poder ser madres si así lo decidimos aunque seamos solteras, lesbianas, o en cualquier caso, sin que por ellos perdamos el trabajo o se arruine nuestra economía. M. Fernanda Del Rincón García, “Mujeres azules de la sección femenina: formación, libros y bibliotecas para el adoctrinamiento político en España (1939-1945)”, MEI II, Vol. 1, nº 1, 2010,. Adela Soto Marco, La mujer bajo el franquismo, Castellón, Universitat Jaume I. Tengo más libros sobre el tema.

  4. La incultura y el desconocimiento del que hace gala está señora no tiene parangón. La labor de la Sección Femenina en España es inconmensurable. Los logros muchísimos. La agnegacion de aquellas mujeres (con sueldos ínfimos) es digno de ser alabado y no vituperado por personas nacidas tóxicas. Vd no cambiará la historia, ni logrará igualar la labor de estas mujeres. Agradezcamos lo que hicieron por España. Un recuerdo para todas ellas.

  5. Espero que estos falangistas disfrazados, que sólo saben que humillar e insultar, vuelvan pronto a sus cuevas. Debería estar prohibido hacerse pasar por otros y mentir sin parar a algunos de sus votantes, que ni siquiera saben lo que están votando.

    Con el auge del auténtico Feminismo podemos cambiar las cosas.

  6. La verdad es que la Sección Femenina dio alas a muchas mujeres que en los pueblos o en las ciudades disponían de corto horizonte. Nací en 1928 y he tenido tiempo de verlo y lo vi.

  7. Sra Carmen.. Volver a la época de Primo de, Rivera??
    Se han perdido valores y educación que falta a día de hoy. Vengo de familia militar y mi tio abuelo estuvo en la guardia Real de, Franco. Así que por favor.. Seamos sensatos con desvalorizar a Ortega Smith que tiene mi total apoyo. Tanta libertad hoy en día, dio lugar al libertinaje del que me siento totalmente en desacuerdo.
    Y soy mujer,y me gusta la ideología que tanto ustedes critican. VIVA ESPAÑA SIEMPRE. ??

  8. el lobby próvida en acción a ver si coaccionan a las mujeres, eso es vox y sus acólitos que se financian con personajes como banon y el opus y … .
    La ley del aborto no obliga a nadie a abortar y permite que aquellas mujeres que no desean un embarazo o han sido violadas o tienen otra razones médicas o psicológicas o económicas no tengan un hijo no deseado.
    Los cristianos que hagan lo que quieran y que no ofendan a las opiniones del resto de los mortales porque decir lo que ha dicho el Smith (el apellido no parece muy hispano para uno que se dice hispano, je,je)ese es lo que el no aplicaría en su familia porque los adinerados y pudientes , incluso en el franquismo se iban a Londres tranquilamente, mientras las pobres iban a la cárcel

  9. Menuda cutrez de articulo. De dónde sacas que Ortega quiere traer la seccion femenina? Por la lógica aplastente de que acabar con la vida de un hijo en gestación no es un derecho?
    Pues claro que no lo es y llegará un dia, que igual que se veia normal tener esclavos, nos escandalizaremos de ello.
    Por otro lado el mayor adoctrinamiento que existe es el feminista, así que un dia cuando recuperemos el raciocino y la libertad nos reiremos de articulos tan rancios, poco serios y absurdos como éste igual que nos suena ahora rancio lo de la sección femenina. Es lo que tiene el esquema del pensamiento politicamente correcto. Antes seccion femenina, ahora feminazis. Qué será lo próximo?

  10. Nada mas de acuerdo con el articulo, es todo doble moral, han estado durante muchisimos años sometiendonos al yugo de la religion a la fuerza por estar en una dictadura, y ahora que estamos en una democracia si no piensas y actuas como ellos, somos los enemigos de España, somos gente mala, pervertida, no respetan a los que piensan diferente y si no mandan ellos, insultan a la gente inteligente, llamandonos de todo, no voy a poner los insultos por que todos los conocemos… por eso ante tanta mentira y tanta intolerancia + democracia.

  11. Mira Carmen ,tu naciste en el 70 ,yo en el 48 ,fui el fruto del matrimonio de una chica que en la cárcel de San Marcos de León hacia labores sociales (era la sobrina del obispo ) y un preso supuestamente anarquista por la denuncia de alguien que como tu no tolera que otros puedan pensar de otra manera ,siempre me crié en un ambiente de paz a lo largo de mi vida ya de estudiante en Madrid fui expedientado por insurrecto político, tu posiblemente de esto ,ni «pajolera» idea, y a lo largo de mis años, la vida me ha enseñado tener algo, Tolerancia con la gente que no piensa igual que yo, cosa que los que habéis sido intoxicados por una historia, en la mayoría de los casos tergiversada para crear desconcierto y odio en la sociedad en que vivimos. Cada uno puede pensar del otro lo que quiera , pero ello no es motivo para faltar a la verdad y al respeto.

  12. Siempre se ha dicho que tiempos pasados fueron mejores. En la epoca que relata era lo mas acertado y se evitaba la anarquia cosa que la izquierda siempre ha deseado, volver a esencia del pasado en tiempos modernos con la tecnologia actual, no sería retroceder en el tiempo si no reactivar valores del ser humano que se ha perdido. Pero para que vamos a explicar algo que las mentes obtusas no quieren aceptar, sería predicar en el desierto, mejor lo dejo.

  13. Cuántas falsedades hay en este artículo.Solo leyendo ya se advierte el sectarismo y la nueva lacra de la ideología de género subvencionado con dinero públicoJamás podréis cambiar la historia a vuestro antojo.Comprendo que las derrotas duelen pero como dicen los norteamericanos..THE WAR IS WAR..Saluditos.

  14. El aborto es un derecho fundamental de la mujer que, le aseguro, no se hace a la ligera sin pensar porque no es un proceso amable y es algo que deja huella en cualquier mujer pero hay momentos en la vida en que traer un hijo al mundo no es una opción, porque por lo que sea ya no solo nos dedicamos a la vida doméstica (gracias a Dios o más bien a pesar de él) y hay etapas en nuestra vida al igual que en la de los hombres.
    Hablando por otro lado de vuestras corrientes Provida me gustaría saber el porqué de tanta fijación en no natos que no miden más que una alubia y porqué en cambio volvéis la cabeza a tantos niños inmigrantes que se ahogan día a día en el mar. Si tanto defendierais la vida deberíais estar fletando barcos para ayudar a esos pobres niños que están nacidos y huyendo del horror de guerras con sus padres y que cada día quedan en el mar o al menos deberíais estar a la cabeza de reivindicaciones al gobierno para que protejan a esos niños, algo que no parece que pase… Quizá hay unos no nacidos que valen más que otros? O quizá vuestro movimiento solo está fundamentado en creencias absurdas e ideas rancias que no pretenden proteger a un ser sino someter a otro?

  15. ¡Cuanta manipulación en el artículo, cuanta mala intención en el ataque gratuito al adversario político! Así nos va en este país llamado España

  16. No sé de dónde sacas que por no estar a favor del aborto vamos en contra de que las mujeres lean. Hay millones de personas en España que no están a favor del aborto y estoy harto de oír decir que si no estás a favor del aborto eres despreciable. Los Provida, aún pensando que lo que se comete es un asesinato, tratamos de acercarnos a esa situación, de comprender a todas las partes, de cargar de responsabilidad también a los hombres y en ningún momento se ha hablado de causas penales. Solo de incentivar la vida. Tú artículo no es serio y lo siento pero estoy harto de este ataque constante por los que defienden la vida. Estamos en democracia, hay que dejar exponer las ideas y no demonizar las sin sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner