Buscadores de huesos

Exhumación en El Álamo (El Madroño, Sevilla), en noviembre de 2011. ARMH

"Nada más oírlo, sentí indignación. Luego se transformó en el verso más hermoso que pasó por mi cabeza".

Nada más oírlo sentí indignación: buscadores de huesos, había dicho un diputado de Vox para referirse a la lucha de las familias que quieren saber, que buscan, sí, los cuerpos, los restos de sus seres queridos, arrumbados en cientos de fosas. Estaba viendo, vía streaming, el debate celebrado este jueves en el Parlamento andaluz sobre memoria histórica. Bajé la tapa del ordenador con desasogiego. Me acordé de aquella otra senadora del PP. De tantos otros insultos. Y pensé que hoy, mejor, me dedicaba al día de la poesía.

Me aseguré que llevaba las llaves de casa conmigo y, con un libro de Idea Vilariño en el bolso, me fui a tomar un café. Buscadores de huesos, me repetía por el camino. Leí algunos versos de la poeta uruguaya al sol, con un café hirviendo, incapaz de llevarse el frío. Buscadores de huesos. “Sabés / Dijiste / Nunca fui tan feliz como esta noche / Nunca. Y me lo dijiste / en el mismo momento / en que yo decidía no decirte / Sabés / Seguramente me engaño / pero creo / pero esta me parece / la noche más hermosa de mi vida”.  

De repente, en medio de la decepción, de la tristeza o de no sé qué sensación de esta primera mañana de primavera, pensé en todos aquellos buscadores de huesos que he conocido, en todas aquellas buscadoras de huesos que se dejan los suyos para hallar la verdad. Y entonces, seguramente me engaño, pero ese buscadores de huesos despectivo se transformó en el verso más hermoso que pasó por mi cabeza.

Olivia Carballar

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

7 respuestas a “Buscadores de huesos”

  1. Poco importa lo que esos mequetrefes digan sigamos denunciandoles en Europa y en la comisión de derechos humanos, los crímenes de lesa humanidad no prescriben y somos muchos los que lucharemos por obtener el fin de la impunidad, aquí y el exilio

  2. Secuestraron los fascistas a mi anciano (74 años) abuelo Juan López Moreno, después de diezmar y arruinar a toda la familia, a la caída de Madrid. Nunca supimos, ni siquiera, en qué cárcel murió, hasta que, tras muchas pesquisas y viajes a Salamanca, donde se le perdió el rastro, conseguí saber ¡¡¡ en 2008 y sin ayuda oficial alguna..!!!, que había muerto, de hambre y frío, tras el duro invierno de 1940 y sus restos arrojados a una fosa común en el cementerio.
    Sólo me queda su nombre en un memorial, levantado por la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, el orgullo de saberme nieto, hijo, sobrino y hermano de verdaderos Luchadores y Héroes de la Democracia (que eso es lo que significa República), el dolor de no haber podido decírselo a mis padres y familiares antes de su muerte y las lágrimas limpias de “buscador de huesos”, que colabora con cuantas asociaciones de orgullosos y dignísimos “buscadores de huesos” encuentra en su camino.
    ¿Qué les quedará a esos fascistas que pretenden insultarnos, que tratan de que el genocidio cometido por sus antepasados siga impune y este atribulado país siga ostentando el triste record de ser el segundo, tras la Camboya de Pol Pot, con mas desaparecidos, aproximadamente 150.000, en cunetas y fosas comunes..?

  3. Mi abuelo fue fusilado en 1936 por el ejército de Franco, a los 29 años, siendo el alcalde de su pueblo. Mi padre y mi abuela nunca quisieron buscar sus huesos ni reclamar justicia. Vivo en Argentina, donde los huesos también tienen nombre; los huesos de 30 000 detenidos desaparecidos. Hoy, acá, se conmemora el aniversario número 43 de la llegada de los militares al poder y del inicio de sus vejaciones y asesinatos. Nosotros no nos acostumbramos a convivir con huesos anónimos ni a que los responsables anden sueltos.

  4. “Mientras Franco sigue enterrado con honores, los nuestros están en cunetas sin reconocer”
    (Oscar Reina Gómez -Sindicato Andaluz de Trabajadores).
    El dibujó una sonrisa con los labios
    dedicando una mirada de calma disfrazada
    al hermano pequeño a su lado tembloroso,
    un regalo antes de la muerte.
    Los canallas le dispararon primero
    su mano sin vida soltó al más joven
    borbotones de inocencia en su sangre,
    donación forzosa a la Libertad.
    Entre tiros de gracia y carcajadas
    habló el psicopático asesino
    les avisé que dejaran las chaquetas
    donde iban la ropa no sirve de nada.
    —————
    Recuperación de 17 personas desaparecidos hasta la fecha por el fascismo a partir de 1936, que sus familiares quieren tener consigo, en Fervenzas – A Coruña y Guitiriz – Lugo.
    KuKumiKu- crowdfunding solidario.
    https://www.kukumiku.com/proyectos/exhumaciones-galicia/?fbclid=IwAR2oSJ-VNA_xGI3s4rQXrgdyvWy9rbNcYt3zKjfBHdEVpJA6gmgotdBRL1s

  5. Unos huesos con nombres y apellidos, con rostro, con proyecto de vida interrupida por manos asesinas, unos huesos que aún permanencen en lugar desconocido, ilegales, cuya muerte “legal” quedo en suspenso y después ….”DESAPARECIDO”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner