No podrán pararnos: por qué los jóvenes salimos a la calle por el clima

Lucas Barrero, durante una manifestación de Fridays For Future Girona. Foto: Marina Vargas.

"Estamos viviendo un estado de emergencia climática", denuncia Lucas Barrero, miembro fundador de Fridays For Future Girona.

Si hace mes y medio, cuando hablaba con un periodista de este medio, me hubieran dicho que, de los cinco jóvenes que iniciamos el movimiento #FridaysForFuture en España, pasaríamos a ser más de doscientos solo en nuestra ciudad la semana pasada, no me lo hubiera creído. Si me hubiesen dicho que asistiría al Parlamento Europeo en Estrasburgo junto con 60 jóvenes de toda Europa, implicados activamente en la lucha contra el cambio climático, tampoco me lo hubiera creído. Si además, me dijeran que hoy, 15 de marzo, salimos a la calle jóvenes en más de cincuenta ciudades españolas, no me lo hubiera creído.  Por otro lado, hemos conseguido algo que parecía imposible: movilizar al estudiantado.

Por eso, porque todo ha sido tan rápido e inesperado, me gustaría responder a una pregunta clave que quizás ha quedado poco clara.

¿Por qué somos los jóvenes los que salimos cada viernes a la calle y qué pedimos?

Los jóvenes hemos llegado, hartos de la inacción de nuestros políticos. Queremos difundir en en la sociedad la conciencia sobre la crisis climática, sobre las soluciones y sobre los modos de acción. Queremos presionar a los políticos y contribuir a aumentar el apoyo social a los cambios políticos a favor de la justicia climática.

Esta semana se me brindó la oportunidad de sumarme a un encuentro con más de 60 jóvenes activistas climáticos de toda Europa. Durante dos días, hemos podido reunirnos, intercambiar vivencias y conocimientos. Solo tengo buenas palabras sobre la experiencia. Sesenta jóvenes, con culturas y orígenes dispares, nos hemos entendido mejor que muchos de nuestros gobernantes. La jornada del miércoles, en la que asistimos al debate sobre cambio climático, marcó el punto agridulce de este viaje. Los jóvenes europeos asistimos a este debate aunque, en un principio, tendría que haber sido Greta Thunberg la que estuviese allí. Se ve que ciertos grupos políticos tenían miedo de lo que les pudiese decir una joven de 16 años que lanza palabras como balas (estos grupos argumentaron que la obligación de esta joven era estar en la escuela, ya que el debate sería en horario escolar). Sin embargo, se ve que ellos mismos no se adecuan a su mensaje, ya que al llegar al hemiciclo nos encontramos con un Parlamento desolado, donde apenas había un puñado de parlamentarios.

Es triste pensar que ni nuestros propios representantes le dan al cambio climático la importancia que tiene. España, por ejemplo, es el país de la Unión Europea más vulnerable a los efectos del calentamiento global. No obstante, el ‘deseado’ paquete de medidas sobre energía y clima, que incluye el famoso Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Justa, no llegó hasta hace tres semanas. Este paquete de medidas nació muerto, y así lo criticamos desde @ForGirona. No nos bastan ya las palabras. Estamos en un punto de no retorno, todos los informes nos lo indican. Las medidas a tomar son claras. Las mismas personas expertas que realizan estos informes las destacan en cada uno de ellos. No podemos esperar más.

Por eso es importante que los jóvenes salgamos hoy a la calle; y por eso es importante que se nos una toda la sociedad. Porque el cambio climático no distingue, es un problema transversal que ya nos está afectando a todos. Cada año se producen unas 8,8 millones de muertes a causa de la polución atmosférica. Los años más calurosos de la historia de España se han dado en la última década: 2011, 2015 y 2017. Y en la costa de Girona, provincia en la que resido, la temperatura del mar y del aire ha subido ya dos grados desde 1971 (Més calor i menys pluges, Carles Bayés y Xavier Soler; Revista de Girona nº 312).

La cosa está clara. Estamos viviendo un estado de emergencia climática. Nos afecta a todos los seres vivos que habitamos este planeta. Aún no es demasiado tarde para actuar, pero queda poco tiempo: 11 años según el último informe del IPCC. Muchos jóvenes de todo el mundo nos hemos dado cuenta de esto, y desde hace semanas salimos a la calle para hacer sentir nuestra voz. Queremos ahora que el resto de la sociedad se una a nosotros, nos demos la mano y reclamemos juntos la acción necesaria. La sociedad, desde la base, tiene el poder y la responsabilidad de salvarse, porque nuestros dirigentes no lo van a hacer por nosotros. Tenemos que incluir al medio ambiente en nuestras vidas, necesitamos un cambio de paradigma y, para ello, es necesaria la ayuda de todos y todas.

Si ahora me dijesen si creo que hoy es el final de nuestro movimiento, no me lo creería. Lo de hoy no es el final, sino el principio. Semana tras semana seguiremos reclamando medidas urgentes, reales y justas frente al cambio climático y por el medio ambiente. No podrán pararnos, porque es nuestro futuro, y el de nuestro planeta, el que está en juego.

Lucas Barrero es estudiante de Biología y Ciencias Ambientales en la Universitat de Girona, y miembro fundador de Fridays For Future Girona.

PUBLICIDAD
Banner Banner

Lucas Barrero

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner