“Si estuviéramos todas en casa y con la boca cerrada no recibiríamos ninguna queja”

Concentración por el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado, en mayo de 2018. MAMEN HIDALGO

Pamela Palenciano, María Llopis y Barbijaputa reflexionan sobre el acoso al feminismo en redes.

Pamela Palenciano volvió a saltar recientemente a la palestra mediática y, de nuevo, no fue por su trabajo social en colegios e institutos ni por su faceta como monologuista de No solo duelen los golpes, sino por una amenaza de denuncia que se suma a la que ya se enfrentó en el año 2017 y que finalmente –sostiene– quedó tan solo en eso: una amenaza. En esta ocasión la noticia salió a la luz a través de RamblaLibre, una página web en la que se pueden llegar a encontrar textos como “el feminismo es el mayor enemigo actual de la civilización, de la democracia y de las sociedades libres. Erradicarlo ha de ser una tarea común del conjunto de la sociedad”. Son palabras que se enmarcan dentro de ese nuevo trending topic en redes (y la agenda mediática y política nacional) que algunos han dado en denominar “la tiranía de la ideología de género”.

A este concepto se refirió en una reciente intervención el escritor Bob Pop, en el programa Late Motiv: “La ideología es el ruido constante. Pero solo identificamos como ideología aquello que, en un momento, suena como un ruido diferente”. El ruido constante, en este caso, serían el machismo y el heteropatriarcado que forman parte intrínseca de nuestra sociedad actual. El ruido repentino o distinto sería el que puede ejercer Pamela Palenciano, así como otras conocidas feministas, a la hora de denunciar su situación (y la del resto de mujeres de la sociedad).

La amenaza recibida por Palenciano, en este caso, se une a todas las que ya recibe esta activista a través de sus redes sociales e incluso su teléfono personal. Una constante en su vida que, según ella misma cuenta, no responde a una especial inquina contra su persona, sino contra todo lo que ella representa como un rostro visible de la lucha feminista y, de nuevo, la “denuncia contra la tiranía de la ideología de género” a la que hacía referencia Bob Pop. “La toman conmigo porque soy una cara visible, pero Barbijaputa, Alicia Murillo, Irantxu Varela, María Llopis… también han recibido este tipo de amenazas. En mi caso, y por lo que he podido hablar con algunas de ellas, parece que van a por mí porque trabajo con adolescentes. No es que estén criticando mi ideología feminista, sino que quieren censurar mi trabajo de prevención de violencia de género en institutos”, explica.

No son ellas, sino la lucha feminista la que está siendo cuestionada a base de mensajes como “si no te callas tú, te callaremos nosotros” (comentario que recibía Palenciano por teléfono hace unas semanas). Una de las últimas alarmas saltaba en Twitter de la mano de una “tía normal”, como ella misma se define, la usuaria Cristina Hernández, quien, a raíz de las amenazas a Palenciano, se atrevió a relatar su propio caso de acoso, materializado en una denuncia real del periódico Mediterráneo Digital. Tras leer en ese medio el titular “¿Por qué las feministas son más feas que las mujeres normales?”, Hernández escribió unos tuits en los que pedía a las marcas que se publicitaban en él que dejaran de hacerlo. Aquella noticia se recogió en El País a finales de enero de 2017: “Una tuitera logra que varias marcas quiten su publicidad de un medio online por machismo”. Una aparente victoria que a Hernández le valió una querella y “un puñetero castigo”. Según ella misma relata: “No van a por nosotras por ser fulanita o menganita. Nos atacan por lo que decimos y hacemos. Nos atacan por hacer feminismo”.

Barbijaputa también ha sufrido el acoso en redes, “no en forma de denuncia, porque nadie me ha denunciado todavía”, según explica, “pero sí en forma de muchos videobloggers, youtubers y demás que se dedican a insultar, a mofarse de los argumentos y de los programas de radio que hacemos, de mis articulos… igual que conmigo, con otras compañeras y periodistas. A mí me acosan hasta donde pueden, claro. A otras feministas las acosan más tirando de lo que saben de su vida por lo que publican en redes. Pero a mí, poco tienen que tirar por ahí”, resume.

Aun así, el conocimiento de este hecho no exime del miedo y la ansiedad que puede llegar a generar esta constante recepción de mensajes de odio: “Hombre, claro que te mete miedo en el cuerpo, claro que piensas que pueda pasar de verdad”, responde María Llopis. “Y te entra el miedo de que España se pueda convertir en un país como Arabia Saudí, en el que sí que te podrían quitar a los niños y meter 20 años en la cárcel. Esto sí se está haciendo en otros países del mundo en estos momentos, no es algo que sea tan peregrino”, comenta al respecto de la única amenaza de denuncia que sufrió, basada en tratar de quitarle a sus hijos, tras la publicación de su libro Maternidades subversivas (Txalaparta, 2015), por parte de “una asociación de padres de Mallorca o algo así”, según Llopis, quien ya ha archivado en su memoria aquel suceso.

En este sentido, Palenciano sí nota un cierto retroceso en estos momentos: “Desde la llegada de ese grupo político que no voy a mencionar por no hacerles publicidad al Parlamento andaluz, he notado en los institutos donde fui a impartir charlas en diciembre un ambiente un poquito más crispadito. O sea, adolescentes con más discurso ya hecho. Más machista, más racista, más de interrumpirme o de miradas más desafiantes que en otros momentos”, explica.

Parece que aquella frase de Simon de Beauvoir, repetida tanto estos días, conminando a la constante vigilancia de los derechos alcanzados por la mujer, ha de ser tenida muy en cuenta frente a estas situaciones de acoso: “La historia de la humanidad demuestra que se hacen muchos avances y luego se va para atrás alegremente. Ya antes de la Guerra Civil había debates feministas muy bonitos y luego fue como si no hubiera pasado nada, o peor. La historia se escribe así. No es que cada conquista sea inamovible”, ilustra Llopis.

Así, el hecho de elevar la voz en contra del sistema hegemónico parece conllevar, casi automáticamente, la exposición a amenazas e insultos que aumentan en función de la visibilidad pública de aquella mujer que se atreva a rebelarse contra el estado de las cosas. “Todas las que decimos ‘hasta aquí hemos llegado, señores’, nos encontramos en la risible situación –que por eso yo le llamo península histérica a este país– de que nos pueden denunciar por eso”, bromea con cierta tristeza Palenciano. “Si estuviéramos todas en casa y con la boca cerrada no recibiríamos ninguna queja. Cuanto más te posicionas, más se visibiliza lo que hay. Si yo me levanto y protesto, va a haber una respuesta”, remata Llopis.

PUBLICIDAD
Banner Banner

Elena Rosillo

Elena Rosillo (Madrid, 1989). Periodista cultural freelance especializada en la crítica musical y la escena alternativa y underground. Doctora con la tesis 'La cultura underground madrileña a través de la música en directo durante la dictadura franquista'. También colabora en varios podcast radiofónicos.

Comentarios

2 respuestas a ““Si estuviéramos todas en casa y con la boca cerrada no recibiríamos ninguna queja””

  1. 8 de marzo: día de la mujer trabajadora y revolucionaria, no el de reinas y explotadoras.

    “Las mujeres somos la parte más golpeada de la clase explotada. Somos víctimas de las guerras imperialistas, del saqueo capitalista que empobrece regiones y países enteros, de las privatizaciones y la precariedad, y además somos víctimas del machismo incesantemente promovido por los medios y toda la industria cultural del capitalismo. Porque el capitalismo se sustenta fragmentando y dividiendo a la clase explotada: por ello la industria cultural del capitalismo difunde incesantemente paradigmas de discriminación como el machismo y el racismo….
    https://insurgente.org/cecilia-zamudio-8-de-marzo-dia-de-la-mujer-trabajadora-y-revolucionaria-no-el-de-reinas-y-explotadoras/

  2. Manifiesto de la de la Federación Humanista Europea (FHE) ante las próximas elecciones europeas. (Europa Laica forma parte de la Federación Humanista Europea).
    La UE es un proyecto laico amenazado actualmente por presiones religiosas extremas que buscan socavar la imparcialidad de nuestras instituciones. Los intentos de involucrar a más organizaciones religiosas en los procesos de toma de decisiones de la UE deben ser rechazados y pedimos más transparencia con respecto a los grupos de interés existentes y sus fuentes de financiación.
    La UE debería intensificar sus esfuerzos para combatir todas las formas de discriminación y adoptar la directiva transversal contra la discriminación pendiente desde 2008. La UE y sus estados miembros deben promover planes de acción ambiciosos para lograr la igualdad de género, fomentar la participación de las mujeres en todos los niveles institucionales de la UE y ratificar el Convenio de Estambul. También deben abstenerse de políticas nacionalistas desequilibradas que socavan la emancipación de las mujeres. Debe además intensificar su acción contra la discriminación LGTBI, incluido el reconocimiento legal de las parejas LGTBI en todos los estados miembros, la promoción de la educación segura para los jóvenes LGTBI y los hijos e hijas de las parejas LGBTI, así como la lucha contra la discriminación relacionada con la identidad y expresión de género.
    EDUCACIÓN LAICA Y PÚBLICA COMO CONDICIÓN PARA LA IGUALDAD.
    POR UNA EUROPA QUE RESPETE VERDADERAMENTE LA LIBERTAD, LA IGUALDAD, LA SOLIDARIDAD Y LA DIGNIDAD HUMANA.
    PRESERVAR EL ESTADO DE DERECHO Y LA DEMOCRACIA.
    LA SOCIEDAD CIVIL COMO CONTRAPODER Y CLAVE EN LA PROMOCIÓN DE LOS VALORES EUROPEOS.
    PROTEGER UNA VISIÓN LAICISTA DE EUROPA.
    DEFENDER LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO PARA TODOS.
    DEFENDER LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.
    MEDIOS DE COMUNICACIÓN LIBRES Y PLURALISTAS COMO EJE DE LA EMANCIPACIÓN CIUDADANA.
    LIBERTAD DE ELECCIÓN, UN PILAR FUNDAMENTAL DE LA DIGNIDAD HUMANA.
    UNA SOCIEDAD QUE VALORA A TODAS LAS PERSONAS TAL Y COMO SON.
    NO HAY DIGNIDAD HUMANA SIN JUSTICIA SOCIAL Y EQUIDAD.
    INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y EVALUACIÓN DE TECNOLOGÍA.
    UNA POLÍTICA DE INMIGRACIÓN COMÚN, BASADA EN LA SOLIDARIDAD Y LA RESPONSABILIDAD.
    UNA EUROPA FUERTE QUE PROMUEVA LA PAZ Y LOS DERECHOS HUMANOS A NIVEL MUNDIAL.
    SOLIDARIDAD CON LAS GENERACIONES FUTURAS: CAMBIO CLIMÁTICO Y DESARROLLO SOSTENIBLE.
    https://laicismo.org/manifiesto-de-la-de-la-federacion-humanista-europea-fhe-ante-las-proximas-elecciones-europeas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner