Las huelgas por el clima despegan desde Girona

Huelga por el clima en Girona. Foto: Fridays For Future Girona

La huelga comenzada por tres estudiantes de la Universidad de Girona hace un mes, inspirándose en Greta Thunberg, comienza a extenderse.

El 20 de agosto del año pasado, la activista sueca Greta Thunberg se sentó frente a la sede del parlamento de su país, en Estocolmo, para protestar por la inacción de su gobierno contra el cambio climático. Thunberg, que entonces tenía 15 años, no se imaginaba la repercusión que ese acto tendría en todo el mundo. Hoy, Greta es un icono global de la lucha contra el colapso climático, y decenas de miles de jóvenes en todo el mundo siguen su ejemplo cada viernes.

En España, la huelga aún no cuenta con el mismo grado de seguimiento que tiene en países como Reino Unido, Estados Unidos, Bélgica, Alemania o Australia. Sin embargo, las semillas que tres jóvenes de la Universidad de Girona sembraron hace un mes ya han empezado a germinar. El pasado viernes ya eran más de 50, y la convocatoria se ha extendido a Madrid y Barcelona.

Cuando Lucas Barrero, Ander Congil y Roger Pallàs vieron que la huelga de Greta Thunberg levantaba el vuelo en todo el mundo, supieron que tenían que hacer algo. “Nosotros estudiamos Biología y Ciencias Ambientales, y el medio ambiente es algo que nos preocupa y con lo que creemos que tenemos que implicarnos. Si ella puede hacerlo, nosotros también podemos,” afirma Barrero, quien durante una semana de visita a su familia (procede de Aracena, en Huelva) se manifestó frente al Parlamento Andaluz para no interrumpir su protesta.

El pasado viernes, por fin, se disparó el número de huelguistas en Girona. Coincidiendo con las marchas masivas celebradas en otros países, y gracias a una campaña de difusión en redes sociales algo mayor que otras semanas, la sentada contó con la asistencia de más de 50 personas, lo que animó al grupo a constituirse como movimiento. “Nos sentimos impresionados por lo que ocurrió el viernes, y lo valoramos como muy positivo”, afirma Barrero, quien afirma que “ahora el objetivo es crecer y que el cambio climático esté en las agendas de todos nosotros, y también en la de los políticos”.

Este martes, se celebró la primera asamblea, a la que asistieron 70 personas. El próximo paso, explica Ander Congil, es pasar al nivel nacional. “La idea es que no se centralice todo en una ciudad, sino llevar a cabo varias actuaciones grandes el mismo día. Da igual el sitio en el que estés en el mundo, tienes que saber que no estás solo, no estás sola. Recuerda que esto lo empezó una sola persona sin pensar en qué pensarían los demás”, anima.

Congil explica que, aparte de la recién constituida asamblea, no forman parte de ninguna organización. “Empezamos esto como un grupo de amigos, y no formamos ni queremos formar parte de ninguna organización. Creemos que esto tiene que ser de persona a persona, dejando las diferencias políticas o personales aparte”, afirma. Lucas Barrero coincide en que es contraproducente que se vea el cambio climático como algo de izquierdas: “El planeta no puede depender de los líos políticos que haya en nuestro país, ni de los piques. Es un problema que nos va a afectar a todos, y todos tenemos que implicarnos”.

Como estudiante de Ciencias Ambientales, Barrero ya era consciente de las posibles consecuencias del cambio climático, lo que impulsó a Lucas Barrero a comenzar su protesta fue constatar, en una simulación realizada por la Junta de Andalucía, en la que vio como la temperatura media en Aracena estaría, en el mejor de los casos, cuatro grados por encima de la actual para finales de siglo. En el peor de los casos, afirma el joven activista, serán ocho. “Yo creo que la gente no sabe lo que supondría eso, y lo primero que tiene que hacer la gente es saber lo que se le viene encima”, afirma.

Este desconocimiento, del que hace responsables tanto a los medios de comunicación como a la sociedad en general, es la causa, en su opinión de que en España la huelga por el clima aún no haya despegado. Pero aún así, considera que sus acciones están lejos de ser en vano: “Se está tejiendo una comunidad global de personas, y sobre todo jóvenes, que nos preocupamos por el medio ambiente”.

Las huelgas semanales de jóvenes no tienen, por el momento, fecha de caducidad. El objetivo a corto plazo, explica Ander, es que las empresas y los gobiernos cumplan los requisitos mínimos a los que ya están comprometidos. ¿Y a largo plazo? “Inimaginable. Concienciar a la gente y que esto sea un día a día de actuar cada vez mejor”, concluye el joven.

PUBLICIDAD
Banner Banner

Santiago Sáez

Periodista especializado en cambio global, con un ojo en el cambio climático y otro en sus causas. Además de para La Marea, escribe en PIQD, Deutsche Welle, Chemistry World y, ocasionalmente, en Mongabay y Atlas Obscura. Antes curraba en la sección de noticias de CNBC. También traduce de vez en cuando.

Comentarios

Una respuesta a “Las huelgas por el clima despegan desde Girona”

  1. Vacas = CH4 + N20 = Cambio climático

    Hasta la fecha se ha cometido el error de pensar que el responsable del cambio climático era el CO2, pero el brusco aumento de las temperaturas en las dos últimas décadas y la aceleración del cambio climático, con temperaturas más extremas en verano e invierno – inviernos más fríos en el hemisferio norte, y veranos más tórridos en el hemisferio sur- unido a un exponencial descenso de la pluviosidad, demuestra que hay otro componente que está detrás, y ese es el metano. El metano (CH4) es un gas veinte veces más nocivo que el CO2, pues a diferencia del CO2, que es absorbido por las selvas, los bosques, las praderas y los arrecifes coralinos, el metano permanece en la atmósfera durante años hasta que se precipita en los océanos -fenómeno que se puede observar en Titán, el astro de nuestro sistema solar más parecido a la Tierra en densidad atmosférica- y acelerando el aumento de temperatura, de ahí que el metano haya estado detrás de todos los cambios geológicos por los que ha pasado el Planeta y que se caracterizaron por temperaturas más altas y menor pluviosidad, cambios que provocaron la extinción de especies animales y vegetales.
    Las dos fuentes principales de producción de metano son las vacas y las prospecciones petrolíferas en los fondos marinos, especialmente en el Ártico, que es donde están las mayores reservas de metano.

    Las vacas son las que más contribuyen al cambio climático, al ser las principales emisoras de metano y óxido nitroso, gases de efecto invernadero (GEI) mucho más nocivos que el CO2.
    Los informes científicos son claros y concluyentes:
    1º. “El ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día. Se requiere una acción urgente para hacer frente a esta situación”, asegura Henning Steinfeld, Jefe de la Subdirección de Información Ganadera y de Análisis y Política del Sector de la FAO, y uno de los autores del estudio. Informe de la FAO de 29 de noviembre de 2006.
    El sector ganadero genera más gases de efecto invernadero –el 18%, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el sector del transporte. También es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos.
    Las vacas emiten el 9% del CO2, el 30% del metano – 20 veces más nocivo que el CO2-, el 50% del amoniaco y el 60% del óxido nitroso -296 veces más nocivo que el CO2-
    Para alimentar a las vacas se destina un tercio de la superficie terrestre. La mayor parte de los bosques y selvas están desapareciendo para destinarlos a forraje para vacas. Las vacas consumen miles de hectómetros cúbicos de agua, y sus residuos van a los ríos, al mar y a los acuíferos subterráneos, contaminándolos con los antibióticos y hormonas que arrastran en su orina. La desaparición de las abejas, además de otros animales necesarios para el equilibrio del ecosistema, se debe al empleo de herbicidas en los pastos para vacas. El 75% de los incendios forestales provocados lo son para obtener pastos. Una parte de la población del Planeta no tiene acceso a cereales debido al encarecimiento de su precio por destinarlos al engorde de las vacas.
    2º. Un estudio llevado a cabo por el Instituto Goddard de Estudios Espaciales, de la NASA, y el Joint Global Change Research Institute, concluye que los datos aportados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) están desfasados. En diez años demuestran que las tasas de metano se dispararon comparado con el periodo comprendido entre 2000-2006. Han aumentado en un 8,4% las emisiones de metano por digestión y un 36,7% en las relacionadas con sus excrementos
    La investigación, publicada en la revista científica Carbon Balance and Management, concluyó que las emisiones de metano producidas por el ganado aumentaron un 11 por ciento en comparación a las medidas publicadas en 2006 por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. El Instituto Goddard de Estudios Espaciales, de la NASA, subraya que la cantidad real de metano no está siendo analizada correctamente, y que podría ser hasta el doble de la que se calcula en la actualidad. Así, su responsable, el climatólogo Drew Shindell, afirma que el metano, al llegar a la atmósfera, se ve afectado por contaminantes que afectan su composición. Por ello, concluye, habría que estudiar estos gases cuando se emiten en la superficie terrestre, y no cuando ya se han mezclado en la atmósfera. Informe del año 2016

    Tras las vacas, los elementos que más están contribuyendo al cambio climático, por emisiones de GEI, son los aviones y las centrales térmicas.
    Hay evidencias que relacionan los gases que emiten los aviones con el cambio en la composición de la Troposfera y este con la virulencia de los vientos, así como el desplazamiento de masas frías polares del Ártico hacia zonas más meridionales al ser el Ártico el corredor de los vuelos entre América-Europa-Asia.
    Las Centrales Térmicas son las mayores emisores de CO2 en %.

    Por todo ello es urgente y necesario aplicar las siguientes medidas:
    1º. Exigir a los dirigentes de la Unión Europea que supriman toda subvención al ganado. La Política Agraria Común, además de contribuir al cambio climático con las subvenciones al ganado, destruye las economías agrícolas del Magreb y Sahel, lo que fomenta que la población se desplace a las ciudades y hacia la UE, donde acaba en la economía sumergida de las explotaciones subvencionadas con la PAC de Italia y España. Si no hubiese PAC, se frenaría el cambio climático, se asentaría la población en el Magreb y Sahel, cuyos productos exportarían a la UE y con el dinero adquirirían los productos manufacturados y de nuevas tecnologías fabricados en la UE. Ellos no vendrían y se generaría empleo en la UE, mientras que la PAC lo único que ha fomentado es la economía sumergida. Por eso es urgente y necesario la supresión de la Política Agraria Común.
    2º. Acuerdo amparado por la ONU para la drástica reducción del número de vacas en el Planeta. Para ello hay que cambiar el modelo de alimentación, gravando con un impuesto su consumo.
    3º. Poner fin a las prospecciones petrolíferas en los fondos marinos, especialmente en el Ártico, hasta que se usen técnicas que aseguren que el metano allí acumulado no se escapa a la atmósfera
    4º. Sustitución de los aviones por dirigibles movidos con energía solar. Los dirigibles tienen una gran capacidad de carga y pueden llevarla a donde los aviones no llegan, y sin emitir GEI si se mueven con energía solar.
    5º. Libre acceso a la energía solar en vehículos y viviendas, con vehículos movidos por energía solar en lugar de vehículos eléctricos. Los vehículos eléctricos son más nocivos que los de combustión al ser altamente contaminantes sus elementos, y se están destruyendo zonas naturales para su extracción; además, para obtener la electricidad se emiten GEI. No al vehículo eléctrico, sí al vehículo solar. ¿Por qué en las Escuelas de Ingeniería no se apoya la investigación sobre la energía solar aplicada a los vehículos?
    6º. Eliminación de la pesca pirata y de la pesca de arrastre; así como la retirada de los plásticos de los océanos. Se están convirtiendo los mares y océanos en desiertos donde no hay vida, por la contaminación y la sobrepesca.
    7º. Repoblación forestal a escala planetaria con especies autóctonas, adaptadas a la nueva realidad climática. Además de generar millones de empleos, se frenará el avance de la desertización, se reducirá el nivel de CO2 en la atmósfera, y se generarán microclimas húmedos para aumentar la pluviosidad.
    Un saludo WW
    José María Álvarez Álvarez
    Trubia-Asturias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner