lamarea.com

viernes 21 septiembre 2018

cambio climático

¿Por qué salir a la calle contra el cambio climático? ¿En serio vale para algo? (IV)

Preguntas y respuestas sobre la necesidad de actuar de manera urgente contra el cambio climático.

07 septiembre 2018
09:21
Compartir
¿Por qué salir a la calle contra el cambio climático? ¿En serio vale para algo? (IV)
Los animales de zonas polares o de alta montaña son los primeros en mostrar la gravedad de los cambios provocados por el calentamiento global / Alan D. Wilson
Contra el diluvio advierte (una vez más) de la necesidad urgente e inaplazable de tomar medidas contundentes contra el cambio climático. A partir de cuatro preguntas, que iremos publicando en días sucesivos, y un artículo en profundidad, el colectivo explica la gravedad de un asunto que todavía hoy suma negacionistas, con Donald Trump a la cabeza. Como adelanto de la próxima cumbre global de acción climática, este sábado 8 de septiembre se celebrará una marcha por el clima, con acciones en ciudades y pueblos de todo el mundo.

1. ¿Seguro que está cambiando el clima? ¿No es algo natural?

Hay un consenso científico casi absoluto (por poner esto en contexto: mayor que el que existe acerca de la bondad de tomar paracetamol para el dolor de cabeza) acerca del origen humano del cambio climático. Y, dado que este cambio se ha producido esencialmente en los últimos 170 años, en realidad hablamos de un origen capitalista.

Es cierto que ha habido cambios climáticos en el pasado de nuestro planeta, y que incluso en nuestras vidas experimentamos fenómenos de variabilidad natural (el ciclo Niño/Niña en el Pacífico, que calienta y enfría el planeta cada pocos años), pero el cambio climático actual tiene varias particularidades que lo hacen diferente de lo que el planeta pueda haber experimentado antes: ningún cambio anterior ha sido así de brusco y ninguna variación climática ha amenazado con afectar tan brutalmente a tantos seres humanos (la pequeña edad de hielo de los siglos XVIII y XIX afectó a cosechas en medio planeta y provocó hambrunas, y su magnitud no fue global ni su intensidad tanta como lo que estamos sufriendo ahora).

Además, ninguna variación del clima ha podido ser atribuida a la acción industrial de forma tan clara como esta que estamos experimentando. Es indiscutible que, si no estuviéramos emitiendo gases de efecto invernadero, el planeta no se estaría calentando como lo está haciendo, ni estaríamos viendo los primeros efectos del caos climático que llevan ya años dejándose sentir.

2. ¿De verdad aún se puede hacer algo contra el cambio climático?

Sí. El cambio climático es un proceso brusco a escala geológica (nunca ha habido un cambio global de esta magnitud en tan poco tiempo, si exceptuamos impactos de meteoritos), pero eso no quiere decir que sea algo inmediato para nuestros estándares. Sus efectos se sienten más ahora que hace treinta años, pero menos que dentro de cincuenta. El calentamiento es gradual y depende directamente de la cantidad de gases de efecto invernadero que haya en la atmósfera.

Por eso, estamos a tiempo de evitar lo peor del cambio climático. El Acuerdo de París se marcó como objetivo mantener el calentamiento respecto a la época preindustrial (1850, aproximadamente) por debajo de 2ºC (e, idealmente, por debajo de 1,5ºC). Se considera que esto garantiza que se eviten los peores efectos del cambio climático (derretimiento de los polos, alteración de las corrientes marinas, aparición de efectos en cadena de consecuencias imprevisibles…), aunque hay cosas que no son ya evitables, como el aumento de frecuencia de las olas de calor y la desaparición de algunas zonas costeras y naciones insulares.

Esto, por grave que sea, no es nada comparado con lo que podría ocurrir si no actuamos inmediatamente. Es imprescindible presionar para que las naciones del Norte global, principales responsables del cambio climático, reduzcan sus emisiones y descarbonicen su economía cuanto antes, e incluso contribuyan, mediante la mejora en la conservación de ecosistemas, a la eliminación de parte de los gases de efecto invernadero que están ya en la atmósfera y el océano. Es posible avanzar rápidamente en esta dirección, pero es necesario un compromiso fuerte por parte de los Estados, y eso no va a lograrse sin una tremenda presión popular.

3. ¿Qué pasa el 8 de septiembre?

El 8 de septiembre nos ponemos en pie por el clima, con acciones en ciudades y pueblos de todo el mundo, y es que durante este mes de septiembre el futuro del clima se va a seguir decidiendo en cumbres globales al más alto nivel.

La aprobación del Acuerdo de París marcó 2018 como año clave en la lucha contra el cambio climático. Se esperaba que en la Cumbre del Clima (COP24), que se va a celebrar el próximo diciembre, se definiesen muchas de las medidas contenidas en el acuerdo, tales como la financiación, el libro de reglas o un incremento de la ambición. Sin embargo, la falta de avances durante estos tres años ha obligado a una reunión extraordinaria durante esta semana de septiembre en Bangkok. Una reunión que viene precedida por un bloqueo en negociaciones, especialmente en lo relativo a la financiación necesaria para afrontar los efectos del cambio climático. La situación de conflicto es tal que ha forzado la dimisión del director del Fondo Verde para el Clima.

A su vez, la próxima semana se celebra en San Francisco lacumbre global de acción climática, donde se espera “llevar la ambición al siguiente nivel”. En esta cumbre se decidirán medidas concretas que lleven a la disminución de las emisiones de GEI. Por desgracia, en estas negociaciones participarán de forma destacada representantes de empresas (por ejemplo, el CEO de Starbucks). La urgencia de la lucha contra el cambio climático y la relativa debilidad del movimiento puede hacer parecer deseable este tipo de colaboración voluntaria por parte de grandes compañías. Pero no podemos olvidar quenuestros intereses, los de la mayoría, nunca van a ser los de de Starbucks ni ninguna gran empresa, por muy verde que sea su envoltura.

Por ello, es necesario que la ciudadanía recuerde a los gobernantes que deben de afrontar la lucha climática de forma decidida independientemente de su costo y teniendo como principio rector la solidaridad internacional y la justicia social.

4. ¿Por qué salir a la calle contra el cambio climático? ¿En serio vale para algo manifestarse contra el cambio climático?

El movimiento contra el cambio climático no existe en nuestro país, o al menos no dispone de medios ni organización para hacerse oír. De momento. La manifestación colectiva es un primer paso en un camino que es largo pero tendremos que recorrer muy rápidamente. Según las encuestas, la mayoría de la población es consciente de que en estos momentos el cambio climático es uno de los problemas más acuciantes a los que se enfrenta el planeta y el ser humano. Es primordial mostrarlo, hacer visible esta preocupación y trasladarla a nuestros dirigentes. Los dirigentes políticos han de ser conscientes de que el cambio climático es un problema de primer orden, que afecta a toda la ciudadanía y que va a afectar, ya está afectando a nuestras vidas. Cada vez más. Y deben darse cuenta de que lo sabemos, y sabemos quiénes son los responsables.

Por ello, necesitamos que escuchen nuestras voces, y que tanto el gobierno como las instituciones se vean obligados a posicionarse claramente frente al lobby de las multinacionales fósiles y demás agentes que, dentro de este sistema capitalista, no miran más allá de sus intereses económicos. El interés por el bienestar de los ciudadanos debe ser el motor que rija las acciones de nuestros políticos. Y, si eso no es posible, al menos deben ser conscientes de que el coste político de ignorarnos será mayor que el de hacernos caso.

No podemos dejar pasar esta oportunidad de manifestarnos y ponernos en pie por el clima.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Contra el diluvio

Contra el diluvio

1 comentario

  1. Felipe
    Felipe 07/09/2018, 11:28

    “Por El Clima”, sí, pero mejor sería “Contra el Calentamiento Global” o Contra los Combustibles Fósiles”.
    Lo que no tiene sentido es lo de “Contra el Cambio Climático” porque es bastante difuso y engañoso: refuerza la idea que subyace en la mayor parte de las informaciones de los medios de comunicación tratando de ocultar el origen del cambio climático para que nos quede en la cabeza algo así como que el clima está loco. No les hagamos el juego con titulares como “a la calle contra el cambio climático”.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".