lamarea.com

miércoles 17 octubre 2018

Sociedad

El porno es político

¿Cómo impacta el porno en nuestras relaciones afectivas y sexuales? Algunas reflexiones en torno a la industria y el consumo de estos vídeos.

30 julio 2018
10:59
Compartir
El porno es político
Performance en un festival erótico en Barcelona. REUTERS

Puedes leer en #LaMarea61 el dossier ‘Una mirada pornográfica’. Y aquí puedes suscribirte a nuestra revista y suplementos (YoIBEXtigo, Apuntes de clase y Rutas de la memoria). 

La complejidad de la realidad nos obliga a crear marcos de pensamiento en los que el mundo que percibimos se ordena en cajitas con el cuidado y la precisión con que empaquetaríamos nuestra casa para una mudanza. Lo político, nos decían, es aquello que discurre en los pasillos parlamentarios, y no lo que sucede en nuestras casas. Lo político, sin embargo, es también todo aquello que legisla nuestras vidas sin necesidad de crear leyes específicas, sin evidenciar las herramientas del poder. El acto de consumir es político. Trabajar es político. Comprar es político. Comer es político. Follar es político.

Ahora, además, el debate social empieza a impregnarse del discurso teórico feminista, que cuestiona lo que hasta este momento era incuestionable. Con la revolución sexual de los años 70 se comenzó a vislumbrar la idea de que la liberación de la mujer resultaba de una ecuación cuyos principales elementos eran nuestro cuerpo y nuestros genitales. Nuestra actitud ante el sexo determinaba el grado de libertad. Cuarenta años después, criticar las consecuencias de ese modelo que cosifica e instrumentaliza el cuerpo de las mujeres –escudado en una supuesta igualdad de género– te convierte en una puritana. El ejemplo más paradigmático es la reacción de determinados sectores a las denuncias del #MeToo o el #AMíTambién. E incluso ha servido como argumento para deslegitimar a los defensores y defensoras de la víctima de La Manada. “¿Por qué una chica no va a querer estar con cinco chicos a la vez?”, se ha escuchado en alguna tertulia televisiva de quien dudaba de la palabra de la víctima y de la propia sentencia condenatoria.

https://kiosco.lamarea.com/categoria-producto/suscripciones/

Hace unos meses, la página porno Xhamster aseguraba que el vídeo de este caso concreto era uno de los más buscados. Varios medios de comunicación y las redes sociales se hicieron eco de ello, pero apenas hay datos al respecto. Según El Español, 300 personas al día buscaban la grabación del delito en la citada página porno. La búsqueda se incrementó justo el día en que se hizo pública la sentencia contra los cinco agresores. El pico también coincidió con un mayor incremento de la frase “vídeo La Manada” en Google, tal y como se puede observar a través de Google Trends. Tras esos días, la búsqueda cayó en picado. Es decir, actualmente, casi nadie solicita ese vídeo en el buscador. De hecho, que hubiese un incremento no implica que los usuarios lo hiciesen para excitarse ni como consumo pornográfico.

El ejemplo, no obstante, nos lleva a otra reflexión: ¿hay violencia en el porno? ¿Cómo afecta a nuestras relaciones sexuales? ¿Qué nos enseña la pornografía? A esa última pregunta respondía la profesora de Filosofía Moral y Política de la Universidad Rey Juan Carlos, Ana de Miguel: “Por ejemplo, que las chicas están ahí para usarlas. Pongan en el buscador ‘porno / violaciones’. Y miren de frente cómo aprenden nuestros chicos esta otra verdad sobre lo que es una chica y lo que se puede hacer con ella. Y todo bien accesible para niñas y niños con la edad del primer móvil”, explicaba en un artículo en El País.

Una de las páginas web de porno más visitadas es Pornhub. Cada año publica un informe con algunos datos, como los términos más buscados o los vídeos más visitados. El informe de 2017 revela que la mayor demanda es la que hace referencia a “lesbians” (lesbianas). “Hentai” (manga pornográfico) y “milf” (“una madre que me follaría”, por sus siglas en inglés) son el segundo y tercer términos más buscados. Las palabras “rape” (violación) o “violence” (violencia) no aparecen en ninguna de las 25 categorías del top elaborado por esta plataforma.

Sin embargo, hay páginas que sí albergan este tipo de contenidos. Basta con teclear en Google “forced porn” (porno en el que se fuerza o viola a una mujer) para que aparezcan cientos de vídeos en los que las mujeres son golpeadas, violadas y humilladas. Buceando un poco se puede ver que la violación siempre la perpetra un hombre o varios –nunca una mujer– y la persona violada siempre es una mujer –solo hay dos hombres violados por otros hombres después de consultar al menos 200 vídeos–. Es relevante el hecho de que haya otras cuestiones tangenciales pero que son detalles de vital importancia para construir la historia: una mujer musulmana cubierta con un hijab, una recién casada con el vestido de novia, una chica mucho más joven que su agresor, una secretaria, una enfermera, una chica con uniforme del colegio… De hecho, una de estas webs se llama Rape in porn(violación en el porno), y aparecen elementos como pistolas, cinta adhesiva, cuerdas y hasta simulaciones de graves heridas o mujeres inconscientes y ensangrentadas.

No es posible saber si este es el contenido más buscado en Internet, ni el más consumido. La única certeza es que existe, aunque quizá sea de manera minoritaria o como un reducto. Un estudio realizado en 2015 en la Universidad de Ámsterdam y publicado en la Journal of Sex Research, analiza 400 de los vídeos pornográficos más populares de Internet, tanto de producción amateur como profesional. Las tablas elaboradas arrojan algunas cifras. Por ejemplo, el 75,5% de los hombres alcanzaban el orgasmo, mientras que solo un 16,8% de las mujeres lo hacían. Es decir, el placer femenino es secundario. Además, hasta en un 38% ellos eran los que ejercían una dinámica de dominación y ellas solo en un 13%. Y en cuanto a sumisión, ellas representaban ese papel en un 42,5%, mientras que los hombres sumisos suponen el 10%.

En cuanto a “actos físicamente violentos”, el sujeto de esa violencia era una mujer en un 37,2%  de los casos, pero solo un 2,8% en el caso de los hombres. “La desigualdad de género”, apuntan los investigadores del estudio, es más acuciada en los vídeos amateurs porque representan sobre todo felaciones. También señalan que la violencia explícita hacia mujeres se trata, sobre todo, de “gagging and spanking” (amordazar y azotar). “El sexo no consentido [violación] tiene lugar en un 6% de los vídeos”, se afirma en el estudio.

Sin embargo, la relación causa-efecto entre porno y violaciones no deja de ser puramente teórica. Las agresiones sexuales se han cometido desde mucho antes de que existiese la pornografía como industria, y en culturas donde no existe tal industria también se cometen violaciones. Los discursos feministas que señalan al porno para someterlo a escrutinio son, no obstante, un ejercicio necesario para desafiar al poder. La verdad no es natural. En el libro Microfísica sexista del poder, su autora, Nerea Barjola, cita a Judith Walkowitz: “Las mujeres de cualquier clase y raza tienen que basarse en construcciones culturales existentes para contar sus verdades”. Si nos dicen que la violación es y debe ser un trauma, qué mujer se atrevería a mostrarse sin heridas. En palabras de Foucault: “Estamos sometidos a la producción de la verdad desde el poder y no podemos ejercitar el poder más que a través de la producción de la verdad”. Que viene a significar que para defendernos y para transgredir una verdad que a nosotras nos limita y perjudica debemos crear nuestra propia verdad. Una que respalde nuestros intereses. Por ejemplo, que el porno es machista y reproduce actitudes que degradan a la mujer.

Una performance por la igualdad de género en una óptica. YOLANDA DOMÍNGUEZ

Una performance por la igualdad de género en una óptica. YOLANDA DOMÍNGUEZ

Gracias a estas “nuevas verdades” que calan en el terreno social, la comunidad científica se preocupa por estudiar en qué medida son acertadas. Cabe preguntarse, por tanto, si el porno impacta en el modo en que nos relacionamos afectiva y sexualmente; si la ficción que incluye violencia contra las mujeres produce más violencia contra las mujeres en la vida real; si ver porno, en definitiva, condiciona nuestra conducta.

¿Qué se puede concluir y qué no?

“¿Eres un violador? Entrevista de investigación por teléfono y de manera anónima para proteger tu identidad”. Este anuncio fue publicado en varios periódicos de Los Ángeles en 1976 por el psicólogo clínico Samuel D. Smithyman. Lo cuenta The New York Times en un reportaje titulado “Qué saben los expertos sobre los hombres que violan”. Su teléfono sonó cerca de 200 veces. Hombres que se reconocían violadores en una época en la que tanto la industria del porno como tal e Internet eran dos fenómenos incipientes. Esto enlaza con lo que explica el doctor en Psicología Marcos Nadal, cuya investigación trata sobre los mecanismos del placer: “Violar a una mujer es más antiguo que el uso de la pornografía. Si miras la historia de la cultura a lo largo de los siglos, verás que la mujer tiene muy poca capacidad de decidir con quién quiere casarse, pasar el resto de su vida o mantener relaciones sexuales. La pornografía vendría a ser un reflejo o una explotación de algo que ya existía. Una ficción que se construye sobre una realidad que es mucho más antigua”. El porno, por tanto, sería la monetización y comercialización de algo que no existía aún –de manera tan obvia– en la ficción. Si hay público, hay consumo. ¿Que se explote económicamente y el mensaje se reproduzca en diferentes formatos normaliza esa realidad? ¿Es más cierta una verdad cuando esta se mercantiliza? “Es posible que se perpetúe más de lo que nosotros desearíamos con nuestros valores cívicos”, apunta Nadal.

“Sabemos que lo que conviene es la equiparación de derechos, donde las personas compartan y construyan relaciones de manera conjunta en todos los aspectos: a la hora de hacer la compra, de gestionar la casa y de estar en la cama. Pero eso no lo puedes hacer cuando el modelo está dirigido al hombre porque es el que va a comprar más pornografía. No le vas a vender algo que le humille, le vas a vender propaganda. El resumen es: eres un regalo para la mujer, tu pene es el mejor regalo que le puedes hacer y ella lo va a disfrutar, todo está pensando para ti”, añade.

Para el doctor en Psicología, la pornografía es un “mercado sesgado donde se pueden encontrar maneras disfuncionales de expresar el interés y el deseo” fruto, en parte, de la “penalización de la expresión natural del deseo sexual”. “Para buscar una solución a este tema hace falta una educación en el sexo y en deseo mucho mejor. Que los chicos y las chicas puedan hablar de estos temas en clase, entre amigos, en familia… de una manera mucho más abierta. Que reciban toda la información que están buscando”.

Nadal reconoce que una de sus mayores preocupaciones está en el modelo negativo de autoestima y autonomía que se promueve para las mujeres: “Observo que las chicas jóvenes aprenden que para sentirse guapas, atractivas o valoradas necesitan una respuesta externa por parte de los chicos. Eso crea generaciones de mujeres que sienten que tienen que ceder en sus derechos y obligarse a sí mismas a participar en prácticas que a ellas no les gustan simplemente para sentirse queridas, atractivas…”.

En 2015, tres investigadoras publicaron en la Journal of Epidemiology and Community Health un estudio titulado El impacto de la pornografía en la violencia de género, la salud sexual y el bienestar: ¿qué sabemos? Un dato: en Estados Unidos nueve de cada diez hombres de entre 18 y 26 años reconocen consumir porno online frente a una de cada tres mujeres en el mismo tramo de edad.

“Si la pornografía online es la fuente primaria de educación sexual de una persona joven y no reconoce que es fantasía y que no está diseñada para ser educativa, entonces quizá lance mensajes no saludables. Debido a la falta de formación sexual de calidad en la mayoría de países, esto es preocupante”, destacan las autoras, quienes también reconocen que no se puede demostrar una relación causal entre ver porno y el aumento de violencia de género, y que los experimentos hasta ahora no son concluyentes.

Las investigadoras se refieren a que hay estudios que dicen una cosa y la contraria: por un lado, hay literatura científica que establece una correlación entre hombres expuestos a pornografía de violencia contra la mujer y un aumento de las agresiones sexuales; pero por otro, también hay estudios que revelan que hay relación entre consumir porno y una mayor tolerancia a la igualdad de género. Incluso ponen de manifiesto que en algunos países, a la vez que aumenta el consumo de pornografía, disminuyen las violaciones. Sin embargo, admiten que este tipo de datos no son una prueba sólida y no permiten extraer una conclusión causa-efecto, pues los cambios en un territorio geográfico concreto y a través del tiempo pueden deberse a múltiples factores sociales de otra índole. Sugieren, además, que los hombres que tienen predisposición a la violencia podrían tender mayor medida a buscar pornografía con violencia.

La ficción como herramienta política

Desde el punto de vista teórico, la pornografía es disciplina. Hay una carga simbólica, una transmisión más o menos explícita de un mensaje: la violencia puede ser un precio a pagar por tomar un terreno –el sexual– que pertenecía a los hombres. El porno es un canal, una herramienta, como lo son los medios de comunicación o el arte: emiten una moral no enunciada. La escritora Virginie Despentes decía que la ficción incide en el hecho de que las mujeres no nos defendemos de nuestros violadores. “Una empresa política ancestral”, lo llama. En el momento en el que a través de las diferentes producciones de ficción –desde el porno hasta el cine– se transmite una única idea de violación –la de un hombre a una mujer que no reacciona con violencia, sino con sometimiento– se genera un relato, un modelo de conducta. ¿Y si se empezase a producir ficción en la que ellas violan a hombres? ¿Y si de repente consumiésemos pornografía en la que ellos son sometidos y humillados?

Despentes plantea la violencia como territorio geográfico que no pertenece a las mujeres. “Como si la integridad física de un hombre fuera más importante que la de una mujer”. “Yo habría preferido aquella noche [dice en referencia a su violación] ser capaz de dejar atrás lo que habían enseñado a mi sexo y degollarlos a todos, uno por uno”, escribe en Teoría King Kong. La escritora Angela Carter proponía en La mujer sadiana la figura del “pornógrafo moral”: “Un artista que usara el material pornográfico como parte de la aceptación de la lógica de un mundo que proyectase un modelo de cómo ese mundo podría funcionar”. Una pornógrafa moral, de ese modo, podría subvertir el orden.

“El sexo de las supervivientes” es el término que usó la escritora y periodista Gabriela Wiener para definir el espacio erótico de muchas mujeres. “Le oí decir a la feminista peruana Angelica Motta, que suele darle vueltas al tema de la educación sexual en los niños, que hay que erotizar el consentimiento desde muy temprano. Sí, porque si las mujeres sufren tantas violaciones es porque los hombres lo que tienen erotizado es el forzar y violentar mujeres; así como muchas mujeres tienen erotizados la obediencia, la pasividad y el sometimiento”, escribía Wiener en eldiario.es. Hablaba del trauma como un cacho de tierra, ese rincón en el que nos acostumbramos a pasar largos ratos. Excitarse con una experiencia defectuosa es recuperar la autonomía. Y reescribir la ficción, la pornográfica también, es un acto político.

Puedes leer en #LaMarea61 el dossier ‘Una mirada pornográfica’. Y aquí puedes suscribirte a nuestra revista y suplementos (YoIBEXtigo, Apuntes de clase y Rutas de la memoria). 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(13 votos, promedio: 4,46 de 5)
Cargando…
Noemí López Trujillo

Noemí López Trujillo

Reportera y youtuber frustrada. Autora de 'Volveremos' (Libros del K.O.) y 'Lo conocí en un Corpus' (Podium Podcast). Premio Periodismo Joven sobre Violencia de Género (INJUVE, 2017). Le gustaría escribir como Clarice Lispector o Amélie Nothomb; lamentablemente, solo sabe hacerlo como Noemí.

6 comentarios

  1. Chorche
    Chorche 28/08/2018, 20:28

    A LAS MUJERES, canción anarquista, 1.936.

    https://www.youtube.com/watch?v=JNWuPocQPwI

    Responder a este comentario
  2. ArroyoClaro.
    ArroyoClaro. 20/08/2018, 19:25

    HIPERSEXUALIZADOS, Plácido Cabrera, Jaén. (cartas de los lectores).
    Cada día ocupa más tiempo en los telediarios, en la prensa y en otros espacios informativos las noticias relacionadas con las agresiones sexuales. Esta situación lejos de disminuir en los últimos años no ha parado de crecer, a veces, de forma trágica, lo que puede significar que las medidas aplicadas no tienen la eficacia necesaria. Pienso que estas agresiones difícilmente se reducirán si no van acompañadas de otras actuaciones relacionadas con la vida ordinaria de las personas: en el colegio; la familia; las diversiones; los contenidos de internet; la televisión; las revistas; la publicidad; la moda, etc. Resulta fácil y un poco hipócrita informar de estas agresiones y ofrecer espacios que puedan favorecer estos comportamientos. Porque el bombardeo sexual es constante -a veces sin buscarlo- en muchos de los ámbitos citados. Pero ¿cómo se van a reducir estas situaciones cuando los estudios revelan que el 80% y el 40% de los varones y mujeres, respectivamente, consume pornografía, siendo la edad media del inicio del consumo en los 11 años?. Esta situación no sólo tiene importancia en relación a reducir las agresiones sexuales sino que afectan directamente a la convivencia y a la estabilidad personal en los ámbitos profesional, familiar y social. Por otra parte, no para de crecer el dinero público que sale de los impuestos que pagamos los ciudadanos y que se destina a combatir estos casos, que cada vez será mayor y tendrá menos eficacia si no se adaptan las medidas correctas y necesarias.

    Responder a este comentario
  3. Blanquita de la Tormenta
    Blanquita de la Tormenta 13/08/2018, 23:03

    Que a las chicas se las presione psicológicamente (lo que es un tipo de violencia de género según la ley 3/2007) para acepten lo que no les gusta forma parte del modelo patriarcal. Hace 20 años mi novio me dijo que me depilara el pubis. Hace 10 otro novio que tenía los labios, mayores y menores, demasiado grandes. Esto es consecuencia del porno. El que se hacía en los 80 mostraba mujeres atractivas pero con vello y genitales naturales. Ahora bien depiladitas, con los genitales recortados para que las cámaras graben bien la penetración y con el ano blanqueado (por cierto, por ahí cagamos todas).
    Yo tengo amistades de edades muy distintas. Un examigo dejó de serlo por esto: solíamos quedar a ver pelis en inglés (por aquello de practicar) y viendo “El lobo de Wall Street” consideró que no estaba violando a su mujer, por más que yo le repetía que sí. La amistad desapareció por completo cuando, en plena violación, cuando ella todo lo que quiere es que acabe y se mueve para lograrlo, mi examigo soltó un “mira cómo pone los labios”, le miré y estaba disfrutando. Tiene 24 años y presume de consumir porno y de lo que le gusta el cibersexo.
    A propósito, este chico suele enviar fotos de su pene. Algo bastante común hoy día por lo que me cuentan mis amigas. Y yo pregunto: si le ocurriera alguna desgracia, ¿se hablaría de que iba provocando o de que mira que libertino era como ocurre cuando se viola a una mujer o desaparece y se justifica que en Instagram tenga fotos enseñando los pechos? Sí, el porno es político y el machismo también.

    Responder a este comentario
  4. Lyly Black
    Lyly Black 08/08/2018, 12:20

    Creo que este artículo explica muy bien por qué se tiene la idea de que las mujeres, de partida, no solemos consumir este tipo de pornografía o no tanta. Sencillamente no nos gusta lo que vemos. No nos vemos cómodas con esas imágenes.

    Responder a este comentario
  5. Apfely
    Apfely 07/08/2018, 10:15

    Que digas ‘Sería mucho más eficaz hacer porno feminsita y que las mujeres que les apetezca lo consuman’ ya dice mucho de la percepción del feminismo y del porno…No creés que el porno feminista también les podría interesar a los hombres?

    Responder a este comentario
  6. Pensador
    Pensador 30/07/2018, 22:56

    Sólo un dato, un poco borroso, pero dato.
    Países pioneros en la libertad de consumos de pornografía: los países nórdicos.
    Países donde está penado el porno hasta con cárcel o algo peor: Arabia Saudí, por ejemplo.
    El porno es tan machista como la sociedad que le rodea. Pero no es la causa. Si mañana la sociedad es feminista, seguirá exisitiendo el porno y será feminista.
    Esta obsesión con el porno entre una parte del feminismo tiene más que ver con la herencia cultural judeocristiana. Sería mucho más eficaz hacer porno feminsita y que las mujeres que les apetezca lo consuman. Y que no tengan reparos en contestar que así lo hacen en las encuestas porque socialmente no se las juzgue por hacerlo y se sientan tan libres de verlo o no como hoy los hombres.
    Un saludo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".