lamarea.com

viernes 16 noviembre 2018

cambio climático

Jean-François Caron: “La innovación siempre implica desobediencia”

Entrevista con el alcalde de Loos-en-Gohelle, la localidad francesa que inspira a las comarcas mineras del carbón de todo el mundo por su transición ecológica y económica.

04 junio 2018
10:25
Compartir
Jean-François Caron: “La innovación siempre implica desobediencia”
Jean-François Caron, alcalde de Loos-en-Gohelle. Foto: Ayto. de Loos-en-Gohelle.

Dos enormes montes gemelos dominan el paisaje de Loos-en-Gohelle, un pueblo de unos 6.500 habitantes a unos pocos kilómetros de la ciudad de Lens, en el norte de Francia. La particularidad de estos promontorios es que no son naturales. Más altos que la pirámide de Gizah, son los montes artificiales más altos de Europa, y esconden décadas de residuos de la minería del carbón, activa en la zona hasta desde mediados del siglo XIX hasta 1990.

De familia minera, el ecologista Jean-François Caron fue elegido alcalde de la localidad en 2001, sustituyendo a su padre, Marcel. En ese momento, la villa agonizaba en la depresión económica que siguió al fin del carbón. A partir del municipalismo, el asociacionismo y un modelo de gestión basado en la descentralización y la innovación, Loos-en-Gohelle es hoy es uno de los espejos en el que se miran las comarcas mineras del carbón de todo el mundo, y que se enfrentan a una difícil etapa de transición ecológica y económica.

En un momento en que las cuencas mineras españolas contienen el aliento ante el más que probable fin de la actividad, La Marea habló con Jean-François Caron sobre las lecciones aprendidas y el camino que queda por recorrer.

Fue elegido como alcalde en 2001, ¿creía en ese momento que la ciudad sería capaz de transformarse como lo hizo?

Realmente no podíamos saber el futuro en ese momento. Simplemente queríamos impulsar el desarrollo. Cuando entré en el ayuntamiento como concejal en 1995, traje una visión de ciudad sostenible. En estos años hemos hecho mucho trabajo con la población, sobre la base de las perspectivas y los sueños compartidos que tenemos para nuestra localidad. Y de todo esto surgió una visión, pero no era una visión fija, como quien dice. Teníamos esta idea de ir hacia una ciudad sostenible, pero no sabíamos lo que iba a pasar.

Aquí en España, las personas que viven en las cuencas mineras están muy preocupadas por sus puestos de trabajo. ¿Como superaron este problema en Loos-en-Gohelle?

He tenido ocasión de visitar las cuencas mineras españolas, sobre todo la de Asturias y he podido hablar con la gente allí. Para nosotros lo primero fue realizar un trabajo de memoria colectiva. No se le puede pedir a la gente que se lance a un cambio estructural así de profundo, diciendo que vamos a dar marcha atrás en todo, que vamos a partir de cero. Hay que tener la capacidad de reapropiarse de la memoria colectiva. Hay que recuperar el orgullo y la confianza para poder afrontar los problemas de los mineros. Es sobre esta memoria colectiva que produje el archivo para la admisión de la Cuenca Minera de Pas-de-Calais como patrimonio mundial de la UNESCO. Es algo que ha sido muy importante para crear esta dinámica de cambio.

Después, implicamos mucho a la población. El cambio se produjo porque la gente tuvo iniciativa. Hay que realizar una campaña pedagógica importante. Si tratas a la gente como a un grupo de alumnos que escuchan una conferencia, pero no pueden participar, no te quepa duda de que al poco tiempo se les olvida el tema. En cambio, si consigues que sean actores en la transformación, es mucho más fácil conseguirla. Para mí, la implicación de los habitantes de la zona es decisiva. La democracia participativa tiene que ir más allá de decir lo que se quiere. Tienes que poder participar en esos planes. Así, en Loos-en-Gohelle se han co-diseñado todas las políticas públicas con la población. Desarrollamos las iniciativas de nuestros ciudadanos con un modelo que llamamos fifty-fifty, y en el que ellos también se responsabilizan.

También tenemos un modo de gestión y cooperación, tanto en el funcionamiento del Pleno municipal como de los servicios de la localidad, para el que usamos la palabra “proyecto”, en oposición a “gestión”. Un proyecto supone un jefe de proyecto, herramientas de gestión del proyecto y así es como comenzamos el gran trabajo de transformación del municipio. Así, por ejemplo, en un proyecto se tienen en cuenta los riesgos, y eso implica aceptar la posibilidad de errores. Eso no es fácil en una administración municipal, pero ha supuesto un gran cambio para nosotros.

El tercer criterio es la manera de autorizar la innovación, porque una innovación siempre implica desobediencia. Nuestra teoría es que tiene que haber un derecho a la experimentación. Aquí se experimenta a pequeña escala, evaluamos los resultados y después los amplificamos. Hace 25 años nos atrevimos con una serie de iniciativas artísticas y paisajísticas que no tenían nada que ver con el territorio que nos rodea. Comenzamos, por ejemplo, con actividades de parapente en los montes formados por las escombreras de la mina, y otras actividades en las cortas mineras. Fue algo completamente extraordinario. Tenemos una cultura de la innovación que se ha desarrollado junto a una gestión que te permite llevar a cabo tus sueños, junto con el sueño de tener una ciudad sostenible. Un pueblo minero que renace de sus cenizas.

Por ejemplo, teníamos un sueño que es que todo el pueblo se abastezca de energía solar, y en el norte de Francia no hace tanto sol como en España. Pensamos más en juntar granos de arena que en alcanzar las estrellas. Así, por ejemplo, el primer grano de arena fue equipar nuestro polideportivo y nuestra escuela con paneles solares. Después, durante los cinco años siguientes hemos movilizado a los ciudadanos para que invirtieran sus ahorros en energía solar. En los siguientes cinco años implementamos paneles solares en prácticamente todos los edificios. Así, grano de arena a grano de arena nos acercamos más a las estrellas.

No sabemos qué nos deparará el futuro, pero sabemos que tenemos la capacidad de avanzar por el camino.

¿Cuál es la lección más importante que otras localidades podrían aprender de Loos-en-Gohelle?

La lección más importante es que si tenemos un movimiento colectivo, todo es posible. Es como tener una varita mágica. Es decir, yo he sido un líder importante para iniciar las cosas, pero si yo no hubiera estado rodeado de un colectivo con tanta calidad, tanto en el equipo municipal como de los ciudadanos, no hubiera podido hacer nada. No vivimos una época en la que se puedan decretar los cambios. Para que pueda haber una transición hay que crear las condiciones para que todo el mundo se implique en ella.

¿Qué planes tiene en mente, a corto y medio plazo?

Continuar con esta aventura de la ciudad sostenible, y afrontar un cambio profundo del modelo económico, abrazando una economía circular, una economía de la funcionalidad y la cooperación. Es lo que llamamos afrontar el cambio económico de frente, con una actitud que supone una transformación completa de la economía y que afecta a todos los sectores. Así, por ejemplo, ya no nos compramos un coche, sino compramos los kilómetros que vamos a recorrer. Son tendencias que van a llegar, y en Loos-en-Gohelle van a cambiar el sector agrícola o el energético. Vamos a ver aparecer un nuevo modelo económico, y tengo muchas ganas de trabajar en ello, porque aunque he sido elegido como ecologista, la cuestión económica es central, porque es la que permite crear la riqueza, con impactos negativos o positivos sobre el territorio.

Y a largo plazo me gustaría crear en Francia lo que llamo el tejido de la transición. Crear un espacio de formación para la transición, para poder ayudar a los cargos electos y los técnicos, porque tenemos formación en gestión, pero la transición requiere conocimientos particulares que creo que muchas personas clave tienen dificultades para adquirir. Creo que podríamos tener un espacio, una gran escuela francesa, que permitiera a estas personas ser más eficaces en el campo de la transición, a partir de las experiencias de Loos-en-Gohelle, pero también de otras. De Francia, de España y del mundo.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Santiago Sáez

Santiago Sáez

Periodista especializado en cambio global, con un ojo en el cambio climático y otro en sus causas. Además de para La Marea, escribe en PIQD, Deutsche Welle, Chemistry World y, ocasionalmente, en Mongabay y Atlas Obscura. Antes curraba en la sección de noticias de CNBC. También traduce de vez en cuando.

1 comentario

  1. Carmen C.
    Carmen C. 10/06/2018, 20:51

    “No sabemos qué nos deparará el futuro, pero sabemos que tenemos la capacidad de avanzar por el camino”.
    Que sirva de respuesta a todos aquellos temerosos que siguen alimentando al sistema capitalista porque según ellos nadie ofrece una alternativa a dicho sistema criminal.
    “No vivimos una época en la que se puedan decretar los cambios. Para que pueda haber una transición hay que crear las condiciones para que todo el mundo se implique en ella”.
    Un maire inteligente y una población con mucha “calidad” la de Loos-en-Gohelle.
    No tienen desperdicio las lecciones, llevadas a la práctica, que nos da este alcalde.
    Dice le maire: hay que realizar una campaña pedagógica importante.
    Tomemos nota de ello para empezar ya con las poblaciones de las cuencas mineras españolas.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.