lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Cultura

‘Marea humana’, de Ai Weiwei: una obra de arte que humaniza las migraciones

Tras dos años de rodaje en 23 países, el artista chino estrena una obra de arte en forma de documental que logra renovar la narrativa sobre personas refugiadas y migrantes.

04 abril 2018
18:26
Compartir
‘Marea humana’, de Ai Weiwei: una obra de arte que humaniza las migraciones
Ai Weiwei en un fotograma de 'Marea Humana'.

Tristeza, violencia, lejanía. Estas y otras connotaciones negativas eran denominadores comunes en las historias y noticias sobre migrantes y refugiados. Ahora Ai Weiwei acaba de dar un giro maestro y radical a esta narrativa en Marea humana (Human Flow), una obra de arte en forma de película documental, coproducida y dirigida por el artista y activista chino, que recorre nada menos que 23 países afectados por los flujos de millones de personas que abandonan sus hogares empujados por la guerra, el cambio climático o el mero sueño –o derecho– de aspirar a una vida mejor.

Marea humana llega a los cines españoles el seis de abril de la mano de A Contracorriente Films, aunque este martes unas 300 personas –entre ellas el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero– asistieron al preestreno del filme en un acto para recaudar fondos para la Fundación porCausa, especializada en investigar asuntos migratorios. La nueva película de Ai Weiwei logra una fórmula casi imposible: narrar con belleza artística y planos que parecen cuadros realistas la desgarradora y a la vez esperanzadora –sí, esperanzadora– situación de millones de personas refugiadas y migrantes, reflejando su faceta más humana, sin caer en el amarillismo y poniendo énfasis en la dignidad, su oda a la vida en mitad del infierno de incertidumbre que viven, y el alto coste que pagan por la indiferencia de quienes no atraviesan su situación. El artista chino consigue unir al público y a los protagonistas de la película creando una atmósfera de empatía y dureza que parecía agotada tras años de titulares vacíos y distantes.

La película arranca en la isla griega de Lesbos y desde ahí salta a Iraq. Durante dos horas de largometraje, Ai Weiwei y su equipo acompañan y escuchan a miles de refugiados y migrantes a través de la ruta de los Balcanes, Calais, la frontera de México con Estados Unidos, Líbano, Palestina, Jordania, Turquía, Italia, Kenia, Birmania, Afganistán…

Este viaje íntimo y poético del artista chino no solo avanza en el plano geográfico, sino también en el discursivo. Arranca con los sueños de quienes acaban de emprender el camino hacia su salvación (“vamos a un país que nos ayudará y nosotros le devolveremos el favor”, dice al principio un refugiado sirio), sus primeros tropiezos (“¿qué debo hacer?”, se pregunta un refugiado que ha perdido a varios familiares) y la angustia que les produce sentirse abandonados (“nos dijeron que en Europa había democracia, respeto a la dignidad humana”, afirma un migrante de origen africano que duerme al raso en París). El filme derrocha belleza y al mismo tiempo evidencia el elevado coste económico, cultural y humano de deshumanizar a quienes emigran, así como las consecuencias directas de erigir muros para atajar una de las peores crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Marea humana no es una película documental convencional. El director entra en escena y permite que el espectador aprecie cómo interactúa con los protagonistas de la historia, con su faceta más terrenal. Ai Weiwei, que fue y sigue siendo emigrante, se aleja del áurea mística que muchos le atribuyen y devela la cara humana, íntima y mundana para reivindicar algo que con frecuencia olvidamos: que no somos más que seres humanos que ríen y lloran, que aman y sufren, y que desean una vida en paz. Hasta las escenas más fortuitas esconden metáforas que ponen en evidencia cómo las migraciones han formado parte de la historia y la riqueza humana desde antes incluso de que pudiéramos dejar constancia de nuestra memoria.

El cine tiene la capacidad de crear vínculos emocionales capaces de transformar la sociedad. Quien no esté de acuerdo, que pruebe a ver Marea humana.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

José Bautista

José Bautista

4 comentarios

  1. palomont
    palomont 10/04/2018, 20:38

    En qué salas se puede ver?

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 07/04/2018, 20:12

    VAMOS A UN PAIS QUE NOS AYUDARA Y NOSOTROS LE DEVOLVEREMOS EL FAVOR:
    Un pin del Athletic en la chaqueta, en el lado izquierdo, junto al corazón. Fue lo primero en lo que me fijé cuando conocí a Nicolás Gregorio Rodríguez, niño de la Guerra, exiliado en Moscú durante la Guerra Civil. Tiene 90 años y unos meses, y con nueve llegó a Rusia. Era un chavalito de Bilbao, del barrio de Las Siete Calles (el casco antiguo), me dice. Aún tiene acento después de pasar toda su vida aquí.
    En la entrada al centro español de Moscú una placa recuerda cómo la ‘Pasionaria’ organizaba en ese local las actividades de la emigración española en Rusia. “Era una mujer muy lista, muy inteligente. Yo he estado con ella decenas de veces… sabía mucho. También conocí a Irene Falcón, su secretaria, y estuve con Fidel, con el ‘Che’, con Raúl”.
    Nicolás abandonó su Bilbao junto a miles de niños más, no le acompañaba ningún familiar, viajaba solo. A todos los niños y niñas les ubicaron en el Puerto de Odessa, en el mar negro, en un orfanato.
    “Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, nos trasladaron a un pueblo y comenzamos a aprender una profesión. Había varias escuelas. Durante dos años estudié para ser tornero. Tenía muchas faltas en ruso, pero los españoles tenímos algunos privilegios en la Union Sovietica y, bueno, después hice ya el ‘Técnico’ que se llamaba. Luego llegó la edad del amor y me casé con una rusa”.
    Nicolás cada día, a partir del verano del 41, hablaba en la Radio España Independiente -más conocida como Radio Pirenaica- para buscar a su madre. “Yo la llamaba, decía mi nombre, explicaba quién era, a ver si me escuchaba… y finalmente, mi madre me escuchó”.
    En el año 1948 recibió una carta desde Argentina, no entendía qué estaba pasando. “Me preguntaba por qué mi madre estaba en Argentina, pero luego descubrí que enviaba las cartas a una persona allí y desde allí me la reenviaban con otro sobre porque estaba prohibida la correspondencia España-Rusia”.
    “En el año 1968 tuve la posibilidad de ir a España. Vi a mi madre después de 31 años. Te puedes figurar cómo fue el encuentro… mi padre ya no estaba, murió”.
    http://arainfo.org/del-barrio-de-las-siete-calles-a-moscu/

    Responder a este comentario
  3. Ignacio
    Ignacio 06/04/2018, 00:26

    Zapatero, aquel gran presidente. Libia.

    Responder a este comentario
  4. Alicia
    Alicia 04/04/2018, 23:58

    Donde puedo ver el documental online?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.