lamarea.com

lunes 16 julio 2018

Opinión

No es un monstruo, es un hombre

La idea de que el asesino machista es un “enfermo” o un “monstruo” falsea el análisis e impide afrontar el machismo estructural existente.

12 enero 2018
10:17
Compartir
No es un monstruo, es un hombre
'El Chicle', asesino confeso de Diana Quer. Facebook

El 31 de diciembre, la Guardia Civil encontró el cadáver de Diana Quer. José Enrique Abuín, El Chicle, había confesado ser su asesino. Después, condujo a los agentes hasta el lugar donde se había desecho del cuerpo, una nave abandonada en la localidad coruñesa de Rianxo.

Al día siguiente, los medios de comunicación dieron con Margarita Gey, la madre del asesino confeso. Entre otras, estas fueron las afirmaciones de la mujer que aparecieron en todos los medios: “Qué van a perdonar, dios mío, con semejante cosa. No tiene perdón de Dios mi hijo, ¿eh? Lo digo de corazón, no tiene perdón de dios. Para mí se ha convertido en un monstruo (…) Es un monstruo, lo dije antes y lo digo otra vez… para mí no es mi hijo”.

Esa misma semana, un programa matinal informativo lanzaba a sus tertulianos y participantes la siguiente pregunta: “¿Un monstruo nace o se hace?”. Con ella, daba por buena la idea de que el individuo que secuestró y estranguló a la joven Diana Quer no era un ser humano, sino un “monstruo”. Tal idea coincide con la convicción de cierta parte de la población que ve en los asesinatos machistas una causa patológica. O sea, que los asesinos no son sencillamente criminales, sino que padecen una enfermedad, y de ahí su comportamiento.

“Llamar monstruo a un asesino surge de la necesidad de encontrar una explicación a algo que en ‘condiciones normales’ no la tiene. Decir que es un monstruo conlleva aceptar lo ocurrido e inmediatamente situarlo en lo ‘anormal’, bien por patológico, por deforme, por extraño… o por cualquier otro motivo”, explica Miguel Lorente, profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, especialista en Medicina Legal y Forense y en el estudio de la violencia de género, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género. “Una vez que la investigación indica que no se puede negar, solo caben dos opciones para la familia, o lo consideran un monstruo o aceptan que lo que ha hecho es producto de su voluntad y decisión, algo mucho más traumático para quien mantiene lazos afectivos con esa persona”.

En este sentido, los medios de comunicación reproducen y amplían esa idea. “Vienen a actuar como una especie de ‘familia social’ que prefiere creer que este tipo de crímenes son obra de monstruos o de hombres con problemas (alcohol, drogas, trastornos mentales…), que verlos como un crimen de los miles que se producen cada año dentro de la violencia sexual, aunque las circunstancias en la forma de producirse y en el resultado último haya sido diferente”, añade Lorente.

Construcción cultural

En su ponencia Hombres y violencia de género, Luis Bonino, psiquiatra y miembro del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, afirma lo siguiente: “La definición de violencia es una definición cultural, es lo que la sociedad y el derecho consideran violencia. Hay una idea: los hombres nos dividimos entre los maltratadores, malos, y los no maltratadores, buenos. Esto no es así. Entre los hombres más igualitarios y los más dominantes hay un continuo donde los hombres funcionan diferente modulados por el nivel sociocultural y la edad”. Y añade: “Esta es la base del problema: los hombres ejercen violencia porque se sienten con derecho a hacerlo y porque banalizan el problema”.

Se trata de una permisividad social que puede llevar al hombre incluso a jactarse de lo hecho.

En la misma línea abunda Lorente, quien opina que “la violencia contra las mujeres está avalada por una construcción cultural que lleva a entender que no existe. Cuando se conoce se dice que es algo ‘normal’, y cuando los hechos son tan graves que no pueden considerarse ‘normales’, entonces recurren a mitos que hablan de la ‘provocación de la mujer’ o de la ‘enfermedad o alteración en el agresor”.

En su opinión, esta idea permite situar la violencia y sus diferentes resultados “fuera de las referencias del machismo y su cultura de la desigualdad, y al mismo tiempo situarla como un problema de ‘unos pocos hombres malos”. O sea, descartar el problema social, lo que se ha dado en llamar “machismo estructural”.

La “masculinidad”

Las actitudes machistas no solo individuales, sino de grupos sociales –y no precisamente de “monstruos”–  bien definidos, son de sobras conocidas. Más allá del asesinato de Diana Quer y de la larga lista de crímenes machistas, en los últimos tiempos se han sucedido en España las muestras de apoyo a los agresores, tanto en entornos deportivos, como en redes sociales o medios de comunicación. Sin ir más lejos, el pasado 16 de diciembre dos centenares de vecinos se concentraron en Aranda de Duero (Burgos) en apoyo a los jugadores del equipo de fútbol local acusados de abusar sexualmente de una menor. No fue poca la gente que se acordó entonces del lamentable espectáculo sucedido el 8 de febrero de 2015 en el estadio Benito Villamarín. Los aficionados del Betis corearon “no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien”. El cántico iba dedicado a Rubén Castro, entonces acusado de cuatro delitos de malos tratos y uno de amenazas a su exnovia –la Fiscalía ha recurrido la sentencia que lo absolvió posteriormente–.

“En el fondo lo hacen para defender la masculinidad y la hombría con la que se identifican, porque se produce un doble efecto: por un lado, se potencia la idea de hombre viril, con autoridad, decisión, criterio, mano dura… y por otro, se ataca, cuestiona, humilla a las mujeres a través de la celebración”, prosigue Lorente. “Todo es parte de esa actitud coral en la que cada uno de los hombres se ve reconocido en el otro para reforzar la camaradería masculina, porque ser hombre es ser reconocido como tal por otros hombres, y con comportamientos de este tipo el refuerzo es intenso y público, con lo cual alcanza mucha más intensidad”.

Al respecto, cabe recuperar la siguiente reflexión recogida en el libro La violencia contra las mujeres: Prevención y detección, un estudio dirigido por Consue Ruiz Jarabo Quemada y Pilar Blanco Prieto:

Muchos investigadores de los estudios de género masculino están de acuerdo en que el fiel cumplimiento del modelo social de la masculinidad tradicional hegemónica (MMTH) –y no el nacer de sexo masculino– es un factor de riesgo de primer nivel para la salud”.

Los valores matrices del MMTH –autosuficiencia, belicosidad heroica, autoridad sobre las mujeres y valoración de la jerarquía–, que los varones –a través de su socialización– interiorizan en forma de ideales y obligaciones, hacen que sus vidas estén marcadas por el control de sí y de los demás, el riesgo, la competitividad, el déficit de comportamientos cuidadosos y afectivos, y la ansiedad persistente. Y esta marca favorece el desarrollo de hábitos de vida masculinos poco saludables, promueve algunos valores que contravienen otros esenciales para la convivencia, la salud y la vida, genera desigualdades con las mujeres y propicia la producción de importantes trastornos en la salud de los mismos varones, en la de otros varones y en la de las mujeres, niñas y niños que los rodean”.

En la ponencia anteriormente citada, Bonino se hace la siguiente pregunta: “¿Qué es la masculinidad?”. Y ofrece una respuesta que bien podría enmarcar todo lo escrito en este artículo: “Aquellos mandatos que nos obligan a los hombres a hacer determinadas cosas por el hecho de ser hombres. Pero, además, la masculinidad es una posición jerárquicamente naturalizada, los hombres estamos arriba. Todos los hombres, por el simple hecho de serlo, disponemos de unos privilegios, entre los que se encuentra que la mujer está a nuestro servicio: que nos sirva, que nos apuntale, que nos cuide, que nos aguante. En este sentido, los abusadores no cambian a menos que se despojen de su ‘sentirse con derecho sobre la mujer'”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

Periodista y escritora. También colabora en Público.es y Cuatro, entre otros medios. Su última novela es Honrarás a tu padre y a tu madre. Recibió el Premio del Director de la Semana Negra de Gijón (2012) y el Premio Dashiell Hammet de novela negra (2012), entre otros galardones. Previamente trabajó para El Mundo, Cadena Ser, RNE, Diario ADN, Telecinco, Antena 3, La Sexta...

41 comentarios

  1. perezcp
    perezcp 30/01/2018, 22:06

    De hecho sí, es un hecho bastante recurrente encontrar trastornos de personalidad de base (antisocial, psicopatía, borderline, narcisista) y abuso de sustancias [1]. Las feministas confunden la concepción ideológica con la realidad. Hablar de monstruos entra en conflicto con su concepción ideológica, pero es perfectamente coherente con la realidad derivada de un análisis de las evidencias. Claro no es la “realidad” basada en la censura, ataque, propaganda feminista.
    De todos modos no usaría la palabra “monstruo”, estos individuos no son usualmente diferentes a cualquier otro “criminal” en el sentido de que usualmente su comportamiento es entendible y explicable si se examinan sus historia biográfica, experiencia, y desarrollo.

    [1] TORRES, Andrea; LEMOS-GIRÁLDEZ, Serafín; HERRERO, Juan. Violencia hacia la mujer: características psicológicas y de personalidad de los hombres que maltratan a su pareja. Anales de Psicología / Annals of Psychology, [S.l.], v. 29, n. 1, p. 9-18, ene. 2013. ISSN 1695-2294. Disponible en: . Fecha de acceso: 30 ene. 2018 doi:http://dx.doi.org/10.6018/analesps.29.1.130621.

    Responder a este comentario
  2. Rafael Martínez
    Rafael Martínez 20/01/2018, 19:35

    Estoy como siempre de acuerdo contigo, salvo en lo que dices de la afición del Betis, sencillamente yo estaba allí, ese grito no fue creado por el Villamarin, somos cuarenta mil en el estadio, recuerdo una manipulación de una televisión amarillista, que nunca rectifico.
    De todas formas porque un grupo de descerebradas griten algo, no se puede descalificar a más de un millón, pero encima en este caso es un montaje. Un afectuoso saludo.

    Responder a este comentario
  3. persono
    persono 15/01/2018, 20:40

    No es un monstruo, es una periodista.

    Responder a este comentario
    • Rasputin
      Rasputin 16/01/2018, 11:27

      ¡¡Cuanto hombre ofendido!!! Las personas que intentan buscar razones a este feminicidio estan atacando nuestra hombria!!!! No permitiremos que las mujeres recuperen una situacion mas igualitaria en la sociedad a costa de nuestras conquistas!!!

      Responder a este comentario
  4. Gustavo
    Gustavo 15/01/2018, 19:08

    Deberías de escribir o publicar un panfleto para maltratadores. Igual y así llegas a tu público favorito. Pero no nos metas a todos en el saco de tu desprecio feminista trasnochado. Salud. Y fin de mi admiración que tenía por tu persona como periodista.

    Responder a este comentario
  5. anonimo
    anonimo 15/01/2018, 13:07

    Ese hombre era un perturbado y un psicópata. Este artículo es tóxico y hembrista, las personas como tú lo último que buscan es la igualdad entre géneros, deseáis la supremacía y superioridad de la mujer, se puede oler a kilómetros el resentimiento, la amargura y el odio hacia el género masculino. Como hombre que lee esto, es evidente que este artículo busca hacerme sentir mal, inferior y malévolo por haber nacido como he nacido. Desprecio fírmemente este tipo de mentalidad que sólo incita al odio.

    Responder a este comentario
  6. PutinReloaded
    PutinReloaded 15/01/2018, 12:12

    Demonización políticamente correcta. En cambio con el terrorismo islámico no se permite atacar a todo un colectivo por los crímenes de uno, ahí si que vale la excusa de ser un enfermo mental.

    Responder a este comentario
  7. Alá Great
    Alá Great 15/01/2018, 11:13

    Vamos a ver, sí son monstruos. En un ambiente de intimidad creada por la amistad el hombre sí puede intentar o lograr forzar a una mujer. Soy hombre hetero y negro y sé que muchas mujeres suelen confiarse en que si comparten la cama con un hombre no pasará nada. Y puede no pasar, pero lo frecuente es que el hombre no aguante el calentón. Y sé que el hombre, ane el sexo, es básico. Pero otra cosa es violar, y no todos los hombres pueden perseguir a una mujer por un descampado o por la calle, cogerla y violarla en el mismo sitio, mediante la violencia. Eso sólo pueden hacerlo los violadores. Así que pueden hacer estudios de gente estudiosa, pero no engañen a nadie, no me jodas.

    Responder a este comentario
  8. Kastan
    Kastan 15/01/2018, 09:24

    Según el artículo no hay hombres malos y buenos. Hay sólo hombres malos, unos de facto y otros en potencia.

    Nos socializan así: los asesinos no son monstruos, son hombres, y todos podemos matar. Incluso aquellos que aman a sus madres, esposas, hijas y amigas, y que se horrorizan ante estos hechos, son peligrosos portadores de esta violencia atávica, inherente al macho.

    Somos como animales salvajes con un engañoso barniz de amor y cariño por nuestras parejas, con una agenda biológica oculta que nos obliga a dominarlas, a someterlas y a maltratarlas. Todos nosotros, del primero al último.

    O a lo mejor todo esto es una sarta de insultantes idioteces y hay hombres que desprecian y condenan la violencia hacia las mujeres tanto como las propias mujeres. Que cada cual se quede con la versión que más le convenza.

    Responder a este comentario
  9. Tarquemada
    Tarquemada 15/01/2018, 03:40

    hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino,hombre=asesino. ¿Alguien, ya sea hombre o mujer, va a empezar a mostrar a sus hijos a respetar las decisiones de los demás en las relaciones humanas, sin que tengan que decir, decidir o hacer nada al respecto? ¿Alguien va a dejar de tratar de solucionar esto de forma acusatoria, para ver el problema como lo que es, una pérdida completa del respeto hacia la otra persona, enquistada culturalmente? ¿No nos damos cuenta de que el matrimonio es en si un problema? ¿una enfermiza posesión mutua?

    Los dos géneros han participado de esta cultura enfermiza, pero sólo el hombre está matando mujeres todos los días en las relaciones de pareja… Y sólo sabemos seguir eternamente tirándonos los trastos a la cabeza… VENGA YA!!

    Responder a este comentario
  10. Un hombre
    Un hombre 15/01/2018, 01:16

    Vergüenza ajena de artículo, se os va de las manos.

    Responder a este comentario
  11. Icaria36
    Icaria36 14/01/2018, 22:40

    Muchas gracias Cristina por este artículo. Ayuda un poco a responder la pregunta ¿qué podemos hacer ahora y aquí contra los feminicidios? que estamos tratando en https://la.confederac.io/t/que-hacer-contra-los-feminicidios/1537/2

    Responder a este comentario
  12. Mikel
    Mikel 14/01/2018, 14:29

    El maltrato lo puede ejercer tanto un hombre como una mujer. Y tanto un hombre como una mujer pueden educar futuros machistas. Un Asesino como éste va más allá. Creo que entra dentro de la psicopatía y eso no tiene que ver ni con los monstruos ni con los hombres. Los Psicópatas se forman de muchas maneras. El machismo es una más de ellas.

    Responder a este comentario
  13. ricardo ruyz
    ricardo ruyz 14/01/2018, 12:34

    hola,para empezar no existe el genero hombre,sino homo sapiens-sapiens,con dos sexos complementarios,mujeres o hembrs y varones o machos.LOs dos juntos,xx-xy.pueden reproducir la especie homo.Atribuir la violencia a un solo sexo es una burda generalizacion,ambos son agresivos por nexcesidad de supervivencia.

    Responder a este comentario
  14. Javier Marzal
    Javier Marzal 14/01/2018, 09:09

    Vivimos en un mundo que deshumaniza, radicaliza, indoctrina e idiotiza; es decir, en una sociedad enferma que crea enfermos y monstruos. Además, es una sociedad que promoueve el machismo y la violencia sexual machista de estos enfermos y monstruos

    Responder a este comentario
  15. luzbelguerrero
    luzbelguerrero 14/01/2018, 09:06

    Hasta hoy,las opiniones de Cristina Fallarás me parecían acertadas y fundamentadas. Debí suponer que era cuestión de tiempo que hiciera honor a su apellido. Seguramente, un hombre, escogido por ella, le habrá hecho algo que consideró tan grave como para arrearle al género masculino al completo. Me recuerda a una canción de Rozalen:” …quería vengarme en un cuerpo parecido, sólo escupirte mi dolor…”
    Adiós señora.

    Responder a este comentario
    • Jovi
      Jovi 15/01/2018, 19:19

      Sigue siendo acertada Luz. El machismo es algo estructural, no son aberraciones aisladas. Como muestra de ello puedes ver tu propia reacción a este estupendo artículo, o también, si lo prefieres, la de Catherine Deneuve y su grupo contrario al “Me Too”. Pero no te preocupes: poco a poco, y con algo de voluntad, podrás ver las cosas mucho más claras gracias a las gafas violetas que, espero, puedas tener pronto. Saludos cordiales.

      Responder a este comentario
  16. Egión
    Egión 13/01/2018, 15:40

    La pareja tampoco es un monstruo, es una mujer que fue cómplice. que ha sabiendas que había intentado violar a su propia hermana,no solo seguía viviendo con el sino que además le dio cobertura ante la policía mintiendo en su coartada. Ella tampoco es un monstruo es una mujer, es mas yo digo es una persona. Los millones de seres que apoyaron a Hitler, Stalin, Franco, etc. No son monstruos, son personas. El artículo es una obviedad bastante ridícula. la que si es un monstruo es la maturaleza, por no haber otorgado a los diferentes sexos la misma capacidad de defensa, ella es el auténtico monstruo. Y monstruoso es intentar hacer política de género, algo que está muy de moda y prejuzgar por el sexo con el que nace una persona eso si es una monstruosidad. Educación, cultura, acabar con los mitos, eso está muy bien pero es que luego vemos como los mismos que atacan a unos mitos, por retogrados y dañinos, los vemos defendiendo a otros iguales o peores llamándolos culturas y excusándolos por esa denominación, no es un mito es una cultura ¿Y por que? Pues porque también se politiza ese delicado y cancerígeno problema.

    Soy el hijo mayor de un psicópata, que sistemáticamente torturaba día tras día a mis hermanos, a mi madre y a mi. Ahora el vive en una residencia de ancianos con una habitación exclusivamente para el y pagada en un cincuenta por ciento por los impuestos de los españoles. Nadie nos ha ayudado, mis hermanos han empezado a recibir tratamiento psicológico desde que se lo han podido permitir. Mi padre no es un monstruo, tampoco es un hombre,ni una persona. Es simple y llanamente un ser de este mundo. Como todos.

    Responder a este comentario
    • cind
      cind 13/01/2018, 23:48

      Socorro.

      Responder a este comentario
      • Alá Great
        Alá Great 15/01/2018, 11:05

        I agree. Vamos a ver, cómo es posible que los hinchas enardecidos del futbol, sobre todo de cierto equipo, puede pueda ponerse como ejemplo. Y segundo, violar a una mujer es fácil según si hay intimidad y la mujer tiene la guardia bajada. Esto un porcentaje de hombres podrían llegar a forzar a la mujer. Lo digo en el sentido de que puede dar el caso de que una mujer crea que puede dormir con un hombre y no pasar nada. Pero seguir por la calle a alguien, a una mujer, perseguirla y violarla en un descampado o en la calle es algo que sólo los violadores lo pueden hacer. No me jodas, decir que una persona que ha intentado raptar a una chica en plena calle es normal Utilizás estudios tontos.

        Responder a este comentario
  17. Francisco
    Francisco 13/01/2018, 10:43

    No os parece que la sociedad es un poco hipócrita? ??
    Os recuerdo que unos años atrás en este país, se endiosó y se hizo famoso a un tipo cuya momento estelar fue decirle en un programa de tv a una mujer que le iba a dar dos “yoyas”. A muchos de los que hoy se rasgan las vestiduras por el machismo y la violencia de género entonces les pareció divertido

    Responder a este comentario
    • feministas_locas
      feministas_locas 15/01/2018, 10:54

      no fue a una mujer, fue a otro hombre…
      Pero seguid echando mierda a los hombres

      Responder a este comentario
      • Francisco
        Francisco 15/01/2018, 21:21

        Estas seguro/a de que fue a otro hombre??? creo que te equivocas…..Pero tanto da. El resultado es el mismo. Saludos

        Responder a este comentario
      • Francisco
        Francisco 15/01/2018, 21:26

        Que yo sepa fue expulsado por amenazar a su pareja…..pero da igual. Tal vez esté equivocado en eso. Independientemente de eso el resultado seria el mismo. Saludos

        Responder a este comentario
    • Jovi
      Jovi 15/01/2018, 19:27

      No es hipocresía Francisco. Afortunadamente estamos cambiando. Cada vez hay mas personas que son conscientes del sexismo y el machismo imperantes. Ya sabes, todo eso de desaprender y de replantearse las convicciones que nos han guiado hasta ahora, y tal y tal. Ahora no me hace gracia, porque ahora soy feminista y antes no lo era. Eso es todo. Un cordial saludo.

      Responder a este comentario
  18. María R.
    María R. 12/01/2018, 20:31

    QUIERO UNA UNIVERSIDAD INCLUSIVA, LAICA Y QUE PROMUEVA LA IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES.
    Jon Ander Gonzalez Martin, vicesecretario de Ceune.
    Queridos padres, madres, amigos, amigas, estudiantes universitarios, futuros estudiantes universitarios y cualquier persona preocupada por la Universidad Pública.
    Somos conscientes que por estas fechas lo que procede es realizar una Carta a los “Reyes Magos” pero sabemos que la capacidad de hacer posible esto que tanto deseamos no la tienen ellos, sino vosotros y vosotras.

    Quiero una universidad que muestre su apoyo incondicional a los afectados en los casos de acoso o discriminación por motivo de género, raza, orientación sexual o religión y que fomente estos valores dentro de la comunidad universitaria.
    Una Universidad Pública bien financiada para que no condicione la gobernanza universitaria.
    Quiero que el estudiante sea un sujeto activo en la toma de decisiones y que todos los sectores se vean representados de manera proporcional en los órganos de gobierno.
    Que se fomenten las líneas de investigación tanto en áreas técnicas como en no técnicas en favor de un beneficio para la sociedad.
    En el último informe se estima que más de 70.000 estudiantes se quedaron sin beca del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes a pesar de cumplir los requisitos económicos.
    Este tema junto con el RD 43/2015 (comúnmente conocido como el 3+2), los recortes en las dotaciones presupuestarias de las universidades, la escasa y en algunos momentos nula tasa de reposición del profesorado o el famoso ‘Pacto por la Educación’ han generado que nuestra Universidad Pública haya sufrido y se haya visto en la obligación de sobrevivir..
    https://laicismo.org/2018/01/carta-del-vicesecretario-del-consejo-de-estudiantes-universitarios-de-espana-quiero-una-universidad-inclusiva-laica-y-que-promueva-la-igualdad-entre-mujeres

    Responder a este comentario
    • Lula
      Lula 13/01/2018, 09:15

      Saludos!” Marta R. Tienes mas razón que un Esto, la EDUCACION-LAICA al 100 x 100 y mixta: La violencia machista solo su acabará con la educación de la ciudadanía es decir “Laica, Los padres bien enseñados” educaran correctamente a sus hijos y estos a los suyos etc etc; Con gente bien formada no cabe la sin razón violenta… Salarios y educación y cuidado de los hijos a partes iguales, es la única manera posible para vivir con dignidad y respecto mutuo, particular y comunitario: Buenos días

      Responder a este comentario
  19. Mansplainer
    Mansplainer 12/01/2018, 19:28

    Todavía no sé cómo, ni por qué frase exacta. Pero te va a llover. Por no comulgar con la idea de fondo y por mansplainer.

    Responder a este comentario
  20. Pensador
    Pensador 12/01/2018, 14:48

    Es un hombre y es un monstruo. Ser hombre no te convierte en violador ni asesino. El machismo es clave para entender el proceso:
    – Indica quien ocupa la posición de poder y puede convertirse en agresor: el hombre
    – Indica quien es la potencial víctima en función de su posición: la mujer.
    Pero matar a alguien no es machismo, es un asesinato y debe ser responsabilidad del asesino, no compartida. ¿O es menos culpable el asesino porque a l ser hombre tenía el camino marcado debido al machismo imperante? Eso sería una barbaridad. Sólo él es responsable de su acción, aunque para comprender por qué siempre termina una mujer en el peor papel debamos recurrir a comprender el patriarcado. Pero no confundamos las cosas.

    Responder a este comentario
  21. Ni monstruo ni hombre es un vil asesino,criminal, que nada tiene que ver con el género masculino en general
    Ni monstruo ni hombre es un vil asesino,criminal, que nada tiene que ver con el género masculino en general 12/01/2018, 12:56

    El caso del asesinato de Diana Quer y otros similares representan lo más cruel,inhumano y repugnante. Esto es muy poco para definir a estos asesinos miserables.No hay una palabra que pueda definir al que asesina y no respeta lo más mínimo a sus semejantes. Merecen el peor de los infiernos. Condenar de la manera más enérgica esta sinrazón.La mayor de las vergüenzas para la humanidad.
    Es muy importante recordar que estos miserables y repugnantes casos nada tienen que ver con el género masculino en general, al igual que cuando ocurre un caso de terrorismo islamista, nada tiene que ver ni representa a todos los musulmanes.
    Y así pues,a nadie se le ocurriría hacer leyes específicas para,o contra los musulmanes, tribunales de excepción para juzgarles, quitarles su presunción de inocencia y cambiársela por presunción de culpabilidad, y especializar a todo el personal, abogados, incluida la justicia en la defensa,o protección de los no musulmanes, sino hacer llamamientos a la calma y a la razón.
    Jamás se podrá entender porqué la Ley de Violencia de Género excluye de manera sistemática al varón como si fuera responsable de los crímenes que algunos de su género comenten.
    Todos los días,a todas horas, en todos los medios, feministas queriendo extender la idea de la terrible indefensión de las mujeres en la Ley,lo cual es un insulto.Desde 2004 Zapatero y las feministas promulgaron la ley de genero que ataca al varon de una manera terrible, dejándolo indefenso,vulnerando sus derechos fundamentales.Lo peor aún está por llegar.Este proximo año puede ser el terror mas injusto contra el hombre,ejercido por un supuesto estado de derecho.El pacto de estado contra el hombre da paso a que cualquier mujer pueda destrozar la vida a cualquier hombre,fuera incluso de una relacion sentimental o afectiva.El hombre en general pasa a estar en una especie de libertad condicional,que cualquier mujer podrá convertir en prisión a su antojo,ya sin tan siquiera tener que declarar,mayores ventajas económicas para todas ellas,pero no para las verdaderas víctimas que quedarán indefensasa a base de dispersar los recursos en todas aquellas qué harán denuncias instrumentales y la enorme parafernalia de género, dada la indefension en que este Pacto deja al hombre en general.Toma el control de todos los medios de comunicación para extender la ideología de genero y se criminaliza al varón heterosexual hasta lo maximo inimaginable,diciendo hacerlo en nombre de la igualdad,y habilitando que puedan determinar maltratos medicos y otro personal,pero sólo contra el hombre. Muchísimos miles de denuncias que pondrán como prueba científica del maltrato y la maldad del hombre,infectado de machismo y patriarcado.Esta es la otra cara del pacto de Estado,que nadie quiere ver.¿Que ocurre?.Acaso todo el mundo se ha vuelto loco,alienado por ideologias de genero,nadie puede ver la otra cara de la moneda,o es que lo “politicamente correcto”está por encima de los derechos humanos,la vida, la igualdad y la cordura?Se puede olvidar que en 2017 han sido asesinados 9 varones por sus parejas femeninas según ha publicado algún medio incluso ha habido niños asesinados por sus progenitoras, nadie los ha mencionado,nadie los ha contabilizad nadie ha condenado su asesinato, nadie se ha manifestado por ellos, no han tenido la más mínima ayuda, tan solo marginación y silencio.Si una sola víctima es intolerable porque 9 no merecen la más mínima consideración, acaso porque son de sexo masculino, acaso importa más las ideologías que la vida, la justicia o la igualdad?Acaso es imposible que un hombre pueda ser víctima de maltrato, ni tan siquiera maltrato psicológico, para tener que excluirlo de la ley, y perseguir no solo a los que cometen delitos si no dejar indefensos a todos los de su género? Si de evitar maltrato se trata hemos de ser conscientes que este tipo de leyes suponen el maltrato más terrible sobre una parte de la población,los hombres, no solo con la denuncia si no con la amenaza de esta, y si queremos educar en igualdad tenemos que partir de una base justa,que incluya a todas las personas,indistintamente del numero de casos de violencia de unos y otros,de su raza o el color de su piel, y no de una base excluyente y totalitaria.

    Responder a este comentario
    • luzbelguerrero
      luzbelguerrero 14/01/2018, 09:21

      Completamente de acuerdo con su indignación; le reconozco también la valentía de nadar contra corriente violeta totalitaria que como lamentable metástasis ha minado la capacidad de análisis de los hipotéticos ”bienpensantes” de nuestra sociedad. La vergüenza añadida de que el tribunal prostitucional haya avalado la aberración jurídica del inefable Zapatero ( Pierre Nodoyuna), que choca frontalmente con el artículo 14 de la Constitución Española, no hace más que desesperar a los que piensan que la igualdad no admite discriminaciones, ni siquiera las que de forma tan alegre se han denominado:’ positivas”.
      Las feministas dan la impresión de que en su desaforada lucha por la subvención y la ventajita, bregan por una igualdad en la que las mujeres sean más iguales que los hombres.

      Responder a este comentario
  22. hecmipe
    hecmipe 12/01/2018, 12:42

    Soy hombre y no he maltratado nunca a ninguna mujer; y no conozco a ningún hombre (en mi circulo) que lo haya hecho. Si los hombres de su alrededor si son maltratadores, lo que debería hacer es denunciar.

    Responder a este comentario
    • Kike
      Kike 15/01/2018, 01:01

      Suscribo tu comentario y añado, que conozco a algún hombre, que ha sufrido mas de lo que debia por el trato que le ha dado alguna mujer.
      Este feminismo exagerado, le esta haciendo mas daño a las verdaderas mujeres maltratadas, que el propio machismo.

      Responder a este comentario
    • DaBeast
      DaBeast 15/01/2018, 03:53

      asi es en una inmensa mayoría de los casos pero lo que se intenta aqui es victimizar a la mujer, da igual cuantas estadisticas o datos reales les muestres, SOLO QUIEREN VICTIMIZAR A LA MUJER. y de paso destruir a la familia (lo cual ya han conseguido) reducir población europea de blanquitos heteropatriarcales, y dejar que los asiaticos vengan en masa. Todo forma parte de una agenda muy divertida que pronto nos explotará a todos en nuestras narices. Saludos, y vaselina para todos!

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.