lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Opinión

El peligroso editorial de ‘El País’ que pone en jaque la libertad de expresión

La injerencia rusa como estrategia bélica a través de propaganda digital no es más que un bulo que, paradójicamente, pretende denunciar supuestos bulos con el fin de imponer límites inaceptables a la libertad de expresión, sostiene el autor

03 enero 2018
12:40
Compartir
El peligroso editorial de ‘El País’ que pone en jaque la libertad de expresión
Juan Luis Cebrián. FOTO: ÁLVARO MINGUITO.

Controlar (¿censurar?) desde las instituciones europeas los medios de comunicación extranjeros que ofrezcan una versión crítica, alternativa, si se quiere, de la realidad política, social y económica de lo que llamamos Occidente. Esto es lo que propone uno de los últimos editoriales de El País, titulado Un peligro real, que analiza la supuesta guerra cibernética de Rusia contra Europa. Según el estandarte mediático del Grupo Prisa, “redes rusas” han abierto fuego contra estados democráticos mediante propaganda digital. Cita como ejemplos los casos del referéndum del Brexit, las últimas elecciones francesas y alemanas y, por supuesto, el procès catalán. “Su poder de fuego” estriba “en su capacidad de influir de manera certera y eficaz en la opinión pública de las sociedades atacadas”.

A falta de pruebas concretas de una supuesta conspiración en la cual estaría involucrado el Kremlin y que tendría como objetivo socavar la estabilidad política en Europa, El País apunta hacia dos medios de comunicación rusos, Russia Today y Sputnik. Es decir, el diario español entiende que lo que publican los digitales rusos no se enmarca en el ejercicio de la libertad de expresión sino que debe interpretarse como una operación bélica. “España debería unirse al programa atlántico de comunicación estratégica para combatir desde la primera línea las injerencias digitales externas. Es necesario dotar a este servicio de recursos para rastrear las comunicaciones que utilicen lenguas cooficiales de los Estados de la UE, entre otras, el español y el catalán”, concluye el editorial.

Sin embargo, lo realmente preocupante, a mi entender, es que un diario que se supone de referencia normalice una narración más propia de la Guerra Fría que de nuestros días con el fin de silenciar aquellas versiones que no tienen cabida en su forma de entender el mundo. Los medios de comunicación tienen derecho a informar bajo sus propios criterios, por mucho que no nos guste lo que leemos. Si aplicamos el modelo de interpretación de El País podríamos llegar a considerar como un enemigo de guerra a cualquier voz disonante que cuestione nuestros principios, valores o interpretaciones del mundo, lo que nos lleva irremediablemente al establecimiento de una censura institucionalizada y represiva.

Siguiendo la tesis del editorial en cuestión, ¿qué diferencia hay, por ejemplo, entre la campaña constante de crítica al gobierno venezolano desde las páginas de El País con la campaña que pueda impulsar cualquier medio ruso a favor de tal o cual opción política? ¿No sería esta estrategia comunicativa interpretable por quién lo deseara como una “injerencia española” propia de un “acto de guerra”? Lastimosamente, los grandes medios de comunicación impulsan a diario campañas que no responden a criterios periodísticos sino que tienen origen en el interés político o económico de gobiernos, lobbies y empresas multinacionales. Pero, insisto, ¿no debe amparar la libertad de expresión el derecho de cualquier medio a interpretar la sociedad como le dé la gana, sea interesadamente o de forma independiente?

La campaña de El País en el caso de la supuesta injerencia rusa en el proceso independentista catalán subraya la necesidad de acabar con los bulos y las noticias falsas. Agradezco al rotativo de Juan Luis Cebrián esta preocupación que compartimos muchos periodistas pero, a pesar de su tendencia a dar clases magistrales de periodismo, me temo que El País no está en posición de dar lecciones a nadie. Conocidas son sus furibundas campañas contra todo aquel que cuestione el statu quo con el que se identifican Cebrián y sus acólitos, ya sea Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, el independentismo, los estibadores o la izquierda latinoamericana. Son reputadas también sus campañas-masaje a favor de Ciudadanos, los intereses económicos de la Unión Europea, Felipe González o la oposición venezolana, por citar tan sólo unos ejemplos.

Si nos preocupa la propaganda y la difusión de contenidos basados en hechos no contrastados, deberíamos, además de apostar por medios públicos independientes, poner el acento en la educación de los ciudadanos para que puedan interpretar con criterio propio la tormenta de información a la que están sometidos. Una herramienta elemental es dedicar tiempo a contrastar las afirmaciones que más interés nos generan, informativamente hablando. Por ejemplo, cuando uno lee lo de la “guerra propagandística” de Russia Today y Sputnik, antes de dar por bueno o malo el argumento, lo adecuado sería visitar estos portales para ver qué cobertura hicieron del referéndum en Catalunya. Analicemos. “Cuidado con los bulos: fotos falsas de heridos en el referéndum de Catalunya”, “Una Cataluña independiente no sería gobernable ahora” o “El recuento que suma 100,88%: los motivos para no confiar en el referéndum catalán” son los titulares de tres noticias que se publicaron el 2 de octubre en Russia Today. Ciertamente, el digital ruso condenó y denunció duramente la violencia policial durante la jornada del referéndum, como también lo hicieron la mayoría de grandes medios de referencia internacional. Pero, revisen los titulares que destaco: ¿les parecen propios de un medio de propaganda pro independentista? En el caso de Sputnik, la cobertura de la votación fue muy similar a la de medios catalanes favorables al referéndum o medios europeos como el The National escocés, y mantiene coincidencias con medios de referencia internacional como The Guardian, que recordemos que la jornada del referéndum titulaba “España ha perdido”. ¿Será que The Guardian también nos tiene declarada la guerra a los europeos?

Vemos pues que ni tan siquiera los portales en castellano de Russia Today y Sputnik ofrecieron en el momento más tenso y violento del procés independentista una visión original o única, puesto que las mismas informaciones y las mismas interpretaciones se publicaron igualmente en multitud de medios catalanes, estatales y europeos con muchísima más audiencia que los portales rusos. No se fíen de mí, la mayoría no me conocen de nada, visiten estos portales y contrasten lo que les explico. Comparen lo que van a encontrar allí sobre Catalunya o sobre el Brexit con lo que dice el editorial de El País y saquen sus propias conclusiones. La mía, la tengo clara: lo de la injerencia rusa como estrategia bélica a través de propaganda digital no es más que un bulo que, paradójicamente, pretende denunciar supuestos bulos con el fin de imponer límites inaceptables a la libertad de expresión. Este es el peligro real.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(28 votos, promedio: 4,57 de 5)
Cargando…
Èric Lluent

Èric Lluent

7 comentarios

  1. Inmaculada Gonzalez
    Inmaculada Gonzalez 05/01/2018, 13:35

    Dejé de leer El País, ese periódico que me acompañaba en la juventud, porque me resulta intragable su mediocridad y su venta de mentiras para hacernos tragar con el neoliberalimos imperante, hace años. Desde luego este editorial es infumable.

    Responder a este comentario
  2. Agapimu
    Agapimu 04/01/2018, 20:33

    Da pena de verdad la deriva de ese medio

    Responder a este comentario
  3. Berlanga
    Berlanga 04/01/2018, 02:49

    Esto suena a Ley mordaza 3.0 en la Red… Cuidadito, porque parece que Macron está preparando para Francia también legislación en esta dirección… Es muy grave. ¿Erdoganización Europea?

    Responder a este comentario
  4. La Magdalena.
    La Magdalena. 03/01/2018, 19:50

    España, bien pudiera estar siendo utilizada como campo de pruebas de estas sofisticadas armas (que no nuevas) que son los medios comunicación. Como ya se hizo,(1936 – 1939),España fue un campo experimental después de que nuestro país fuera dividido en dos bandos antagonistas. El bombardeo mediático de uno y otro bando, está llevando a España a una situación prebélica. Atentos!!!!!
    Luego, será Europa la que salte. Por qué las ratas huyen?…. Sólo cuando intuyen peligro.
    Se podría escribir un libro de 20.000 páginas, contando los desaguisados que ha realizado Europa, con tal de tener contentos a otros países que no son de Europa o que ya no pertenecen a Europa. Atentos!!!!

    Responder a este comentario
  5. Alias
    Alias 03/01/2018, 19:34

    ¿ La marea usa energia nuclear para alimentar los ordenadores, con software Propietario o libre Que usa para su gran labor ?

    Responder a este comentario
  6. Pacomo
    Pacomo 03/01/2018, 15:34

    Totalmente de acuerdo. EL PAÍS de hoy está en las antípodas del que nos informaba en la transición y años posteriores. Ahora está al servicio descarado del PP y Ciudadanos.La tendencia cuando no manipulación resulta agobiante.

    Responder a este comentario
  7. trimaila
    trimaila 03/01/2018, 13:11

    Enhorabuena por el artículo. Quizás yo podría haber escrito algo parecido con otras palabras, pero no sería tan brillante, así que suscribo totalmente este.
    Nota: Recordar que las coincidencias en política no existen, ¿quizá por eso la banda que gobierna nos trae de la mano de estas informaciones en la prensa/régimen una PNL para “controlar/filtra/sellar” las informaciones “adecuadas” al pensamiento correcto en RRSS?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

‘La vida nueva que empieza en el territorio’, por Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso

Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso (Chile), reflexiona sobre el gobierno local y el movimiento municipalista global, y defiende que "es allí donde podemos avanzar de forma más clara en la reconstrucción de la comunidad".

Los socios/as escriben

Actas de asamblea: ¡tenemos un infiltrado! (5)

En la quinta entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Libro de Actas del Departamento Itinerante "Paulo Freire" de la Universidad Libre, en Nuevo Tecpatán.

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".