Consejo de DDHH de la ONU: acusados y jueces a la vez

España acaba de acceder, al Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el periodo 2018-2020. De los nuevos miembros incorporados a este organismo, que vela precisamente por el cumplimiento de esos derechos, República Democrática del Congo es uno de los países que más los pisotea.

 “Alzaremos la voz contra toda discriminación en cualquiera de sus manifestaciones. Contra el racismo, la xenofobia, la intolerancia y los discursos de odio. Por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Por los derechos de las personas con discapacidad (…) Por la aplicación de todos los derechos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Por un planeta más habitable”. España acaba de acceder, con esta candidatura, al Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el periodo 2018-2020.

¿Cumple actualmente con todas esas aspiraciones? En numerosas ocasiones, no y, como explicamos en este dossier, legisla en determinadas situaciones en contra de ellas. No es, evidentemente, un caso aislado. Y no es evidentemente el más grave. Arabia Saudí, por ejemplo, con el que España mantiene importantes relaciones comerciales, forma parte de este organismo y del Consejo de Derechos de la Mujer de Naciones Unidas mientras castiga incluso con pena de muerte la homosexualidad y establece, entre otras cuestiones, que el hombre es el único que tiene derecho a solicitar el divorcio de manera unilateral.

De los nuevos miembros incorporados a este organismo, que vela precisamente por el cumplimiento de esos derechos, República Democrática del Congo es uno de los países que más los pisotea. La Oficina de Derechos Humanos de la ONU en este país africano ha documentado violaciones masivas. “Cientos de ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones de los derechos humanos perpetradas por las fuerzas armadas han quedado sin investigar, agravando un conflicto que ya afecta a ocho provincias y en el que se calcula que han muerto entre 500 y 1.000 personas”, denuncia Amnistía Internacional.

Sobre México, que también se sentará en el Consejo, pesan denuncias por ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada y ausencia de un protocolo efectivo de búsqueda de personas desaparecidas. “Exigimos a las autoridades que realicen las investigaciones correspondientes de manera imparcial y expedita para que todos aquellos responsables sean llevados ante la justicia”, reclama Oxfam en el caso concreto de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa. A la violencia sistemática contra las mujeres se ha sumado en los últimos tiempos el asesinato de periodistas.

El Consejo está integrado por 47 países que cumplen mandatos de tres años. Además de España, México y República Democrática del Congo, han sido elegidos Australia, Senegal, Angola, Nigeria, Nepal, Catar, Pakistán, Afganistán, Eslovaquia, Ucrania, Chile y Perú. ”Que la ONU elija a Catar, el Congo o Pakistán como jueces mundiales en derechos humanos es como hacer a un pirómano jefe de bomberos”, dijo en un comunicado el director ejecutivo de la ONG UN Watch, Hillel Neuer.

Olivia Carballar

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner