lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

Medio ambiente

Viaje al mínimo impacto ambiental

Cada vez son más los hoteles que apuestan por el ecoturismo y promueven prácticas para no comprometer el estado natural de los ecosistemas.

23 diciembre 2017
12:44
Compartir
Viaje al mínimo impacto ambiental

Puedes suscribirte aquí. Y si quieres regalar una suscripción esta Navidad, un curso, unos pendientes republicanos o una agenda diseñada con amor, puedes descargarte los vales aquí.

“Todo comenzó con un propósito: encontrar un lugar donde el paisaje estuviera conservado como en sus orígenes y la naturaleza hablara por sí sola. Todo debía sentirse, tocarse y observarse como si la tierra fuera pisada por primera vez. Queríamos crear una experiencia de turismo rural con el mínimo impacto ambiental”. Con esta filosofía nació Mar de Fulles, un proyecto de turismo social y ecológico, que incluye hotel y albergue, ubicado en la Sierra de Espadán, en la provincia de Castellón.

El establecimiento es autosuficiente energéticamente gracias a su instalación fotovoltaica completamente aislada de la red eléctrica. Consta de tres fases inteligentes: consumo directo, almacenaje a baterías y según demanda a consumo o a baterías. Cuenta, además, con un huerto ecológico, del que seleccionan “una a una” las frutas y verduras para los menús del restaurante. En 2016 recibió el galardón Citizenergy, que premia los proyectos de energía verde promovidos por plataformas de crowdfunding y / o cooperativas de energías renovables que contribuyan a la transición energética.

Cada vez son más los hoteles que apuestan por el ecoturismo y promueven prácticas para no comprometer el estado natural de los ecosistemas. En Teruel encontramos La Ojinegra, una casa rural que dispone de un restaurante ecológico donde los productos utilizados, además, son de comercio justo. Tiene la mención Restaurante Km0 de Slow Food, que promueve la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera producidas por el transporte de alimentos y favorece el consumo de productos locales, comarcales y estacionales, entre otras medidas. Un plato Km0 incluye un 40% de sus ingredientes de origen local, por lo que el restaurante compra directamente al productor a menos de 100 kilómetros de distancia. Ningún plato podrá tener alimentos transgénicos o animales que hayan comido transgénicos.

Kaaño Etxea, en Arrarats (Navarra), es una casa rural ecológica y sostenible próxima a parajes como la Selva de Irati. La idea del proyecto, según explican sus promotores en la página web, nació en un caserío sin agua ni luz, en el que se empleó la bioconstrucción para su rehabilitación y las energías renovables como abastecimiento energético. Entre los talleres que ofrece destaca la permacultura: “Es la integración armoniosa de todos los reinos vivos dentro de ecosistemas productivos agrícolas y entornos socialmente justos con resultados económicos que tienen sentido mediante buenos sistemas de gestión”. Según explican, todo ello supone una ética de vida inclusiva, simple y universal de retorno de excedentes a los sistemas naturales para promover el cuidado de la tierra y sus habitantes.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Mónica Hubert

Mónica Hubert

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".